<- Actualmente solo registrados A- A A+

SM – Capítulo 46

 

Capítulo 46: Las Reglas Las Hago Yo.

 

—¿Qué? ¿Quieres que de ahora en adelante le hagamos kowtow a Yang Zhan? ¿Que lo tratemos siguiendo el protocolo imperial? ¡Nunca habíamos tenido reglas como esas antes!

Los ancianos líderes estaban atónitos por las demandas de Yang Qi.

Después de todo, cada uno de ellos tenía un rango más alto que Yang Zhan. Ellos eran como patriarcas, o incluso más que eso, eran figuras enigmáticas que pasaban su tiempo cultivando. Tener que seguir la etiqueta imperial sería convertirlos en oficiales gubernamentales que debían mostrar el máximo respeto a Yang Zhan. No solo tendría hacer kowtow ante él, también tendría su vida en sus manos. ¿Cómo podrían aceptar algo como eso?

—De ahora en adelante las reglas las hago yo… —dijo Yang Qi fríamente—. Si se niegan a aceptar simplemente destruiré vuestras artes marciales. Además, esta nueva manera de hacer las cosas será buena para el clan. Antes éramos tan inestables como un montón de arena. Todos se la pasaban conspirando los unos contra los otros para conseguir la más mínima ventaja. El clan terminaría fragmentado tarde o temprano.

Yang Qi sabía bien que no podría contenerse al lidiar con este grupo de veteranos.

Las cosas no terminarían bien si lo hacía.

Sin embargo, matarlos a todos como si nada tampoco era una opción. Por un lado, tenía que asegurarse de que no divulgaran nada de lo sucedido en este día. Si eso ocurría, la amenaza de Yang Xu podría convertirse en realidad, y alguna secta poderosa podría intervenir. Yang Qi tendría problemas para librarse si ese tipo de personas venían por él. Además, aún estaba el tema de los discípulos del Templo de Primavera y Otoño que había matado.

No solo eso, no quería arrastrar a su padre a la situación.

Y todo sin siquiera mencionar al Templo de Peste Sombría.

Si no lograba que este grupo de sometiera, serían como termitas que seguirían carcomiendo los cimientos del clan y lo llevarían inevitablemente a un desastre.

Por tanto, Yang Qi decidió recurrir a toda la fuerza posible para lidiar con la situación. Yang Zhan se quedó observando como su hijo revelaba que estaba por encima de todo el clan, y asintió con satisfacción. —«¿Puedes ver esto Verdesura? Tu hijo se ha vuelto tan poderoso. Está creciendo. Quizás aún no llegue a ser digno entre tu Pueblo Demoniaco, pero su potencial no conoce límites. Ni siquiera ha llegado a los veinte y ya puede derrotar a cualquier Maestro de Energía. Uno de estos días seguro irá a buscarte.»

—¡Yang Qi! —gritó Yang Shi con furia—. Es obvio que te has convertido en un monstruo endemoniado, ¡el vil engendro de un monstruo! ¡Si tienes lo que hace falta entonces extermina todo el clan! Ninguno de nosotros seguirá tus órdenes. Solo espera. ¡Tarde o temprano conseguiremos a alguien que venga a matarte demonio!

—Si eso es lo que quieres, pues está bien. —Yang Qi podía ver claramente que el desprecio de Yang Shi era demasiado profundo y jamás se sometería, solo seguiría causando problemas en el futuro. Así que una ráfaga de energía verdadera salió disparada repentinamente desde Yang Qi.

¡Crack! ¡Clac!

Yang Shi dejó salir un rugido apagado, sus meridianos estallaron y su mar de energía fue quebrado. Toda la energía verdadera glaciar en su interior hizo erupción y lo congeló en un abrir y cerrar de ojos.

Los demás miembros del Clan Yang empezaron a susurrar prácticamente al instante.

—¿Yang Shi está muerto? ¡Lo ha matado!

—¡Yang Qi hizo que su propia energía verdadera lo convirtiera en hielo!

—Qué cruel… parece que ya nadie le puede hacer nada a Yang Qi.

—¿Qué hacemos ahora? Si nos resistimos nos matará a todos. Su base de cultivo es demasiado poderosa, ni siquiera los ancianos líderes pueden manejarlo.

Repentinamente, uno de los miembros jóvenes del clan dio un paso adelante, se puso de rodillas e hizo kowtow hacia Yang Zhan.

—Señor del Clan, estoy dispuesto a obedecer las nuevas reglas.

Este joven era uno de los jóvenes de élite del clan. En este momento tenía veinte años y se encontraba en la quinta etapa de las artes energéticas, su nombre era Yang Yang[i].

—Bien. Muy bien. —dijo Yang Qi con un gesto de aprobación—. Gracias por tus buenas intenciones Yang Yang. Claramente tienes los intereses del clan en tu corazón. Así que estás en la quinta etapa, bien encaminado al nivel de las Armas de Energía. Excelente. Como recompensa, te ayudaré a avanzar tu cultivo un poco. De ese modo podremos trabajar juntos por la gloria del clan con nuestras cabezas en alto.

Yang Qi colocó la palma de su mano sobre la cabeza de Yang Yang y este se estremeció. Repentinamente sentía cómo si un fuego que limpiaba impurezas lo estuviera limpiando. Era como si su carne, su sangre y sus meridianos estuvieran siendo envueltos por refuerzos de acero, se estaban volviendo aterradoramente resistentes.

Al mismo tiempo, Yang Qi también envió un poco de su energía verdadera al mar de energía de Yang Yang para fortalecerlo. En apenas pocos momentos, Yang Yang experimentó los mismos beneficios que recibiría alguien tras cultivar por veinte o treinta años.

En cuanto la palma de la mano de Yang Qi se separó de su cabeza, Yang Yang se puso de pie y movió su dedo, con lo que una hebra de energía de espada salió volando y abrió una fisura profunda en el suelo.

Yang Yang no pudo evitar reír maravillado. —¡Llegué a la sexta etapa! ¡Ahora puedo formar armas de energía! ¡Esos son años de trabajo duro entregados en un momento!

Todos se quedaron mirando impactados a Yang Qi ante este desarrollo tan súbito.

Por lo general, usar la energía vital propia para mejorar el cultivo de otro era extremadamente dañino, y hasta potencialmente mortal. Pero Yang Qi lo acababa de hacer de manera casual. Ni siquiera parecía haberle tomado el más mínimo esfuerzo; como si fuera tan fácil como separar el suelo.

—¡Estoy dispuesto a seguir las nuevas reglas del clan!

—Yo también.

Los jóvenes importantes empezaron a avanzar uno por uno y a hacerle kowtow a Yang Zhan, como tratándolo del mismo modo en el que un emperador sería tratado.

Esto era verdadero poder.

Estaban molestos e indispuestos, pero la amenaza que suponía Yang Qi, y al mismo tiempo el prospecto de mejorar sus bases de cultivo sirvió para que al final aceptaran cambiar las reglas.

Los intereses personales siempre estaban por encima de cualquier otra cosa. La base de cultivo y los artes energéticas duraban para siempre, y eran la fuente de cualquier posible honor, gloria y reputación. A cambio de eso, cualquiera podría lidiar con una situación difícil. Muchas personas harían lo que fuera para adquirir riquezas, y esto aplicaba aún más para la base de cultivo y las artes energéticas.

—Muy bien, —dijo Yang Qi y vertió su energía verdadera a los jóvenes que habían dado un paso adelante.

Todos ellos pasaron de inmediato de la cuarta a la quinta etapa. La cual era por supuesto una línea de demarcación considerable. Llegar al nivel de la Erupción de Energía significaba que ahora podían liberar su energía verdadera afuera de su cuerpo para luchar.

Todos los presentes quedaron conmocionados.

Luego de eso, algunos miembros de rango más alto en el clan empezaron a avanzar, a arrodillarse y hacer kowtow.

Yang Qi no los bendijo con su energía verdadera; eso era algo que tenía reservado para los jóvenes. Con estos viejos astutos y poderosos no valía la pena gastar su energía vital. Y usar la política del palo y la zanahoria solía ser lo mejor para lidiar con grupos grandes de personas.

A estas alturas, los ancianos líderes seguían sin tomar ninguna acción. Pero ahora intercambiaban miradas incómodas.

Las expresiones en los rostros de Yang Xingshi y la Viuda Yan eran espantosas; para ellos, hacer kowtow ante Yang Zhan era un destino peor que morir.

Al final, Yang Zhan decidió no llevar las cosas demasiado lejos. —Muy bien, el consejo de ancianos líderes no necesita hacer kowtow. Un saludo normal es suficiente.

Sus palabras sirvieron para aliviar un poco las tensiones. Yang Zhougong asintió y luego saludó formalmente. —Estoy dispuesto a seguir las nuevas reglas del clan.

No pudo evitar mirar a un lado al cadáver congelado de Yang Shi, cuyas artes energéticas habían estado al mismo nivel que las suyas propias. Pero Yang Qi lo había matado como si de una simple gallina se tratase, y dejó a Yang Zhougong con la sensación de que apenas había logrado escapar de un destino similar.

Después de él, otros ancianos líderes expresaron su disposición a seguir las nuevas reglas.

Yang Qi se quedó observando y estaba contento de ver que había logrado someterlos a todos con su pura fuerza. Nada se comparaba al poder personal; ni la riqueza, ni ninguna posición ni ninguna influencia. Solo el poder personal era realmente invencible.

Al final, los únicos que quedaban por someterse eran Yang Xingshi y la Viuda Yan. Ya que eran Maestros de Energía, no podían simplemente aceptar a Yang Zhan como su superior.

Ellos habían sido los verdaderos líderes del clan hasta ahora; ¿cómo podían someterse tan fácilmente ante un nuevo líder? ¿Cómo podría la figura más importante de cualquier organización aceptar repentinamente trabajar para otro?

—Qué, —dijo Yang Qi con una voz tan fría como el hielo—. Yang Xingshi, Viuda Yan, ¿no me digan que no están dispuestos a aceptar una regla que podrá llevar al clan a nuevas alturas? ¿No están dispuestos a ser un buen ejemplo para todos?

Al principio se había referido a Yang Xingshi como un patriarca, pero ya no mostraba nada de decoro. Ya se daba cuenta de que la amabilidad no le serviría de nada. La única manera de forzar a estas personas a someterse era la violencia.

Y estaba dispuesto a matar si era necesario para proteger la autoridad de su padre.

—Tú… —A Yang Xingshi casi le da un espasmo de energía al escuchar las palabras de Yang Qi. Y no tenía nada que responder ante eso, especialmente al ver el ansia asesina en los ojos de Yang Qi.

—«Este chico es aterrador. Apenas está en la octava etapa, pero ya puede someter completamente a cualquier Maestro de Energía. ¿Eso significa que si llega a la novena etapa podrá vencer a los invencibles Usurpadores de Vida?» —Yang Xingshi finalmente apartó su mirada de Yang Qi y le dirigió un saludo respetuoso a Yang Zhan.

—Yo, Yang Xingshi, le ofrezco mis saludos, Señor del Clan.

Esta era la primera vez que se había sometido ante otra persona de tal modo.

—¿Qué hay de ti Viuda Yan? —dijo Yang Qi con una voz calmada. Por supuesto, todos entendían que, ya que era la única que faltaba, Yang Qi podía matarla con impunidad si así lo quería.

De esta manera se establecía el verdadero poderío y majestuosidad.

—Respetaré las reglas del clan, —dijo la Viuda Yan y luego se forzó a saludar. La verdad era que Yang Qi la había aterrado por completo; cuando la sujetó hacía unos momentos se había dado cuenta de que no podía resistirse en lo más mínimo, ni siquiera escapar.

—Bueno, eso es bueno, —dijo Yang Qi. Entonces juntó sus manos y sonrió como para disipar un poco el ambiente tenso—. Bueno, eso no fue tan difícil, ¿verdad? Se ha removido la corrupción del clan y hemos dado vuelta a la página. Este día el Clan Yang ha renacido. Hemos centralizado el poder y hemos establecido un nuevo nivel de autoridad para el señor del clan. Por cierto, Yang Xingshi, Viuda Yan, será mejor que no se les ocurra hacerse ideas. Pronto seré un Maestro de Energía, y entonces sabrán lo que es verdadero poder. Después de todo, ustedes dos aún tienen esperanzas de llegar al nivel de Usurpación de vida.

Sus palabras parecieron despertar a Yang Xingshi y a la Viuda Yan de una ensoñación.

El rostro de la Viuda Yan se ablandó un poco; ninguna palabra o muestra de respeto podía compararse a la importancia del maravilloso nivel de Usurpación de Vida. Ya se estaban acercando al final de su longevidad, solo les quedaban unos veinte o treinta años antes de que su sangre y energía se secaran y murieran.

Así que le harían kowtow a Yang Zhan y hasta lo llamarían “papá” si significa poder usurpar la vida de los Cielos. El respeto no era prácticamente nada comparado a la vida y al poder.

Yang Zhan no podía haber estado más satisfecho con la manera en la que Yang Qi se encargó de todo. Como padre, pocas cosas podían hacerlo más feliz que ver a su hijo tener éxito.

—Padre, ¿deberíamos empezar la cacería? Solo estamos esperando tus órdenes.

—Cierto, —dijo Yang Zhan con un movimiento solemne de su mano, —¡Qué comience la cacería de otoño!

 


[i] Yang Yang: El Yang en su nombre no es el mismo que en su apellido. Es el mismo Yang del “Yin-Yang”, y también significa “sol”.


Donación. Frozzy. Sage Monarch
Descarga:

8 Comentarios Comentar

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.