<- Actualmente solo registrados A- A A+

SM – Capítulo 58

 

Capítulo 58: Chu Tiange[i].

 

Un experto en la novena etapa, un Maestro de Energía había emboscado a su equipo de cinco personas.

En cuanto a esa figura que parecía empapada de sangre, era Energía Verdadera Humanoide que se había escabullido silenciosamente como un fantasma y desapareció de manera igual de repentina.

Por lo general, si cinco estudiantes principiantes en la octava etapa eran atacados por alguien en la novena; terminarían por ser erradicados. Pero lamentablemente para el atacante, el monstruoso Yang Qi estaba allí para enfrentarlo.

Una voz siniestra resonó súbitamente a la distancia. —¿Quién se hubiera imaginado que habría un experto oculto entre los estudiantes principiantes del Instituto Semi-Inmortal?

Junto a esa voz, un viento demoníaco que apestaba a sangre recorrió las ruinas desoladas. El hedor era tan insoportable que el grupo casi vomita.

—¡Esa es un arte energética de toxina de sangre! —dijo Hua Yinhu, sacó con esfuerzo una píldora de entre sus ropas continuó—. ¡Tengan listo el antídoto! —Su rostro recobró un poco del color tras consumir la píldora, y unas hebras de energía tóxica color sangre empezaron a emanar de su cuerpo.

—Toma una Hermano Yang, —dijo Li He mientras sacaba otras píldoras. Estaba claro que todos los demás en el grupo tenían la suficiente experiencia para haber venido preparados para algo así.

—No hace falta, —respondió Yang Qi—. Esa toxina de sangre no me afecta—. En efecto, la energía verdadera que fluía por su cuerpo evitaba que ninguna sucia energía de sangre pudiera entrar a su cuerpo.

De hecho, incluso envió su energía verdadera a varias decenas de pasos a la redonda, limpió todo el veneno y negó los efectos del viento demoniaco.

Los otros cuatro estudiantes se le acercaron al ver eso.

No eran ningunos tontos, se dieron cuenta de lo que sucedía al instante. Yang Qi claramente era mucho más poderoso que ellos, y finalmente estaba revelando un poco de la fuerza que había estado ocultando.

—¿¡Cómo me hubiera podido imaginar que tendrías tu poder tan bien oculto!? —dijo He Jili mientras se frotaba las manos con anticipación—. ¡No me digas que ya estás en la novena etapa! ¿Supongo que de verdad hubiera quedado en ridículo si peleábamos hace rato no?

—No soy un Maestro de Energía, —le respondió Yang Qi con una sonrisa. Sacudió la cabeza y continuó—, Pero no se preocupen, puedo enfrentarme a un si es necesario. Ahora me encargaré.

Por supuesto, si convocaba el verdadero poder de su base de cultivo, podría acabar fácilmente con cualquier Maestro de Energía que estuviera oculto entre las ruinas. Pero eso sería demasiado dramático.

Y en este momento solo podía usar su Puño del Rey Invencible y la Muralla de la Campana Dorada.

La Esgrima de las Cuatro Estaciones no era una opción; era una disciplina consumada del Templo de Primavera y Otoño, así que, si se descubría su uso, aunque quizás él no temiera las consecuencias, tenía que considerar a su padre y sus hermanos.

Aun así, con el nivel de su energía verdadera, esas dos técnicas eran suficientes para derrotar fácilmente a un Maestro de Energía.

Una risa siniestra retumbó repentinamente alrededor. —Te tienes bastante confianza chiquillo. ¿Crees que puedes escapar de mí? ¡Que chiste! ¡Los chiquillos como ustedes no entienden la altura de los Cielos y la envergadura de la tierra! ¿Creen que pueden venir aquí a librar al mundo de diablos y demonios? Aah… pero considerando que están en la octava etapa y pueden llevar a cabo la Encarnación de la Mente, eso significa que su sangre será mucho más nutritiva que la de cualquier mortal. Supongo que simplemente tendré que dejarlos secos.

Yang Qi dejó salir un frío bufido y respondió. —Basta de alardear. Muéstrate.

Entonces pisó con fuerza y usó su energía verdadera para sujetar una gran roca que envió disparada hacia la cumbre de una muralla cercana.

Repentinamente se escuchó un sonido de sorpresa, y luego un rayo de luz color sangre salió disparado, golpeó una roca y la hizo pedazos.

En cuanto el polvo se asentó, un hombre de mediana edad apareció en la muralla, llevaba puesta una túnica color rojo sangre.

Tenía el rostro tan pálido como la muerte, y se retorcía de manera feroz. Apenas se vislumbraban dos colmillos en su cara, claramente usados para chupar sangre. Pulsaba con energía demoniaca que lo hacía ver casi como un demonio real, y gracias al arte energética que cultivaba, una luz color sangre lo rodeaba.

Este hombre salió caminando de la pared pisando el aire como si fuera tierra sólida.

Otros forajidos aparecían en el muro a medida que se acercaba, eran cientos de ellos, y todos poseían artes energéticas profundas. Hasta el más débil de ellos se encontraba en la quinta etapa, y con un solo vistazo Yang Qi pudo identificar al menos a diez que eran expertos en la octava etapa. Cada uno de ellos apestaba a sangre y se veía extremadamente monstruoso.

Estos miraban hacia abajo a Yang Qi y sus compañeros como si fueran un montón de lobos hambrientos observando a ovejas indefensas.

—¡Estamos acabados! —murmuró Li He. Los demás también tenían rostros totalmente pálidos y corazones llenos de desesperanza.

—Aún podemos escapar, —dijo Hua Yinhu—. Si enviamos un llamado de auxilio, cualquier estudiante en un radio de cincuenta kilómetros vendrá ayudar. —Dicho eso, sacó una bengala esférica. Solo tendría una oportunidad de disparar la esfera por el aire y alertar a los estudiantes cercanos. Y la arrojó arriba con todas sus fuerzas sin dudarlo.

¡Plop!

Una luz sagrada estalló sobre ellos, y gradualmente tomó la forma de unas palabras: Semi-Inmortal

Cualquier estudiante a decenas de kilómetros lo podría ver claramente.

—Eso no les servirá de nada, —dijo el líder de los forajidos—. Hemos sellado este lugar. No hay ningún ser viviente a cincuenta kilómetros a la redonda. Si piensas que otros estudiantes de tu instituto vendrán a ayudar eres un completo imbécil.

Al líder realmente no parecía preocuparle en lo absoluto el llamado de auxilio.

Observó fijamente a Yang Qi y continuó, —Quiero la sangre de este chiquillo. Pueden compartir a los demás.

—Si señor! —respondieron los demás forajidos, y entonces empezaron a reír de manera amenazante.

—¿¡Qué hacemos!? —dijo Hua Yinhu. Todos voltearon a ver a Yang Qi a quien ya habían empezado a tomar como líder.

El hecho de que tantos de estos forajidos fueran expertos de las artes energéticas y estuvieran todos listos para atacar parecía indicar que era imposible escapar.

Yang Qi frunció el ceño. —«Parece que la única manera de matar a todos estos forajidos será usar mi verdadera fuerza. Podría haber problemas después. Pero sorprender a estos cuatro ahora podría ser algo bueno. Mientras mantenga mi secreto no debería haber problemas.»

Su expresión se relajó, y se preparó para iniciar la masacre.

—¡Mátenlos! —gritó el líder, su base de cultivo de Maestro de Energía se activó por completo.

La batalla estaba a punto de comenzar… pero fue justo en ese momento que se escuchó un silbido por el aire.

Empezó desde lejos, pero en pocos momentos parecía ya estar a escasos kilómetros. A estas alturas ya sonaba como tronidos y las ruinas temblaban físicamente alrededor de ellos.

Todos se quedaron impactados mirando a sus alrededores.

Hasta Yang Qi estaba claramente sorprendido.

Por lo que escuchaba, este nivel de energía verdadera sobrepasaba a cualquier persona que se hubiera topado antes. Era al menos diez veces más poderoso que un Maestro de Energía, quizás hasta cien veces. Era algo mucho más allá de lo ordinario.

No pudo evitar pensarlo, —«No me digan que… ¿es un Usurpador de Vida…?»

Se había estado preparando para desatar su verdadero poder, pero ahora controlaba su energía y decidió esperar a ver como se desarrollaba la situación.

El silbido terminó de manera tan súbita como había comenzado.

Y una figura apareció en una zona cercana de las murallas de la ciudad.

Era un joven vestido con ropas sencillas de cáñamo que lo hacían ver como un monje ascético. Pero tenía una espada en su espalda, y se veía tan dignificado e imponente con artes energéticas tan poderosas que quien lo viera querría ponerse de rodillas en veneración.

Desde su lugar sobre las murallas podía observar toda la escena, y quien fuera tocado por su mirada sentía como si le cayera un rayo en el alma.

Observó al líder de los forajidos y dijo, —¡Monstruos endemoniados! ¡Cómo se atreven a emboscar a estudiantes del Instituto Semi-Inmortal!

—¿¡Quién eres!? —chilló el líder de los vampiros. Obviamente podía reconocer el poder de este joven.

—Chu Tiange del Instituto Semi-Inmortal. Recuerda mi nombre después de que te mate. Después de todo, no queremos tener a fantasmas ignorantes en el infierno ¿cierto?

En cuanto Chu Tiange habló, una luz de espada se extendió desde la espada de su espalda, casi como un sol brillante que iluminaba toda el área.

Antes de que los vampiros pudieran siquiera reaccionar, un sinfín de hebras de energía de espada los apuñalaron a todos y empezaron a escucharse gritos espeluznantes por doquier.

—¿¡Un Usurpador de Vida!? —gritó el líder. Se dio la vuelta y un par de alas color sangre salieron de su espalda, listo para escapar.

Pero antes de poder hacerlo, esa espada de luz que parecía un sol cubrió todas las salidas posibles.

Hacía unos momentos, esta antigua ciudad había sido como una ciudad de fantasmas en lo profundo de la noche, extremadamente siniestra. Pero ahora una luz de espada que parecía un sol intenso la llenaba, deshizo completamente la energía fantasmagórica y llenó el lugar de calidez.

Solo las artes energéticas más sorprendentes podían provocar fenómenos astronómicos como este con un solo movimiento.

—Una llamarada cósmica deja a miles pasmados. Un golpe contra el mal que no puede ser bloqueado. ¡Un élite Semi-Inmortal no puede ser parado! ¡Solo Chu puede cantar un salmo a los Cielos[ii]!

Mientras Chu Tiange recitaba su poesía, su energía de espada recorría todo dramáticamente. Poco después de eso, el líder de los vampiros forajidos cayó gritando ya incapaz de seguir resistiéndose.

Entonces un núcleo demoníaco color sangre salió volando.

Chu Tiange había usado un solo movimiento para matar a cientos de forajidos y también acabó con un Maestro de Energía.

Se le había hecho tan fácil como sacudirse los hombros.

Una vez que la luz de espada se apagó, Hua Yinhu bajó la cabeza y dijo, —Mis respetos Hermano Mayor Tiange.

Li He y los demás hicieron lo mismo.

—No hay problema, —dijo Chu Tiange mientras los miraba. En un momento su mirada se posó sobre Yang Qi—. ¿Fueron ustedes los que enviaron la señal de auxilio?

—Si.

—Es peligroso que estudiantes principiantes como ustedes intenten encargarse de forajidos vampiros a este nivel. Ya he investigado el asunto; la presencia de estos forajidos es obra de uno de los reyes demonios de las setenta y dos grutas que están subordinadas a la Montaña Colgante. Para ser específicos, vienen de la Gruta del Demonio de Sangre. Su propósito aquí es sembrar el caos y causar desastres. —Volvió a levantar la mirada y continuó—, están muy por encima de ustedes, así que será mejor que se vayan.

Fue entonces que un aullido de león alcanzó repentinamente sus oídos y aparecieron varias figuras sombrías.

Sorprendentemente, estos eran monstruos colosales, criaturas con cabezas de león y cuerpos de aves. Yang Qi las reconocía. A estos engendros demoníacos los llamaban grifos, una criatura antigua que algunos institutos criaban para usar de monturas.

Los grifos bajaron velozmente y aterrizaron sobre las murallas de la ciudad, entonces varias personas se bajaron, claramente todas eran estudiantes del Instituto Semi-Inmortal. Pero ninguno era un principiante. Todos miraron la escena frente a ellos mientras reían.

—Eres asombroso Hermano Mayor Tiange. Mataste a todos los forajidos antes de que nuestros grifos siquiera llegaran.

Los ojos de Yang Qi titilaron repentinamente con un resplandor gélido, su mirada se había fijado en una joven en particular que llevaba ropas azules.

¡Era ella!

¡Yun Hailan!

 


[i] Chu Tiange: Chu es un apellido común que también significa “claro, particular, ordenado” así como muchas otras cosas. Tian significa “cielo, los Cielos” y Ge significa “cantar, canción”. Así que Tiange podría traducirse como “canción de los Cielos”.

[ii] Esta traducción no es exactamente precisa, pero lo suficiente. La idea es que las primeras tres líneas rimen como en Chino. La cuarta línea no se supone que rime. Es un juego de palabras ya que su nombre significa “canción de los Cielos” o “cantarle a los Cielos”.


Donación. Frozzy. Sage Monarch
Descarga:

9 Comentarios Comentar

  1. Avatar

    Lector

    Nivel 3

    carpato2019 - hace 2 semanas

    no creo que intente atacarla yo pieno que se va a esconder y ella le mirara la espalda y lo recordará pero va a pensar que lo confundio

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.