Para usar el Modo Noche debes estar Registrado e Iniciar Sesión.
A- A A+

Capítulo 17 Paseando por Barl

“Viajar a otros mundos?”

“Si, por ejemplo, podríamos ir al mundo del que vienes”

“Mmm… no quiero volver… o no al menos por ahora”

“Tengo pensado ir a un mundo el que no tenga demasiada dificultad vivir, pero sea avanzado tecnológicamente y es preferible que tenga una gran cantidad de monstruos pero que no sean tan fuertes, así podremos subir nuestro nivel sin mucho peligro”

“Cuál sería? ¿Y cuándo iríamos?”

“No lo eh decidido todavía, lo pensare por el resto del día y pienso en ir de inmediato, mañana probablemente, es mejor que tengamos mayor fuerza para poder estar más tranquilos en este mundo”

“Mañana? No me eh acostumbrado a este mundo y ahora tenemos que ir a otro… haaa…”

“Es lo mejor, no me siento tranquilo al tener que interactuar con personas más de 50 niveles sobre mí que me pueden matar porque no les gusto como los miro.

Mientras trato de pensar en un lugar adecuado, por ahora caminemos por la ciudad de Barl y veamos qué cosas interesantes tiene”

“No acabas de decir que no quieres interactuar con las personas ahora? ¿Ya cambiaste de opinión tan rápido?”

“Hahaha, tampoco puedo suprimir mi curiosidad. Además, si encontramos algún peligro nuestras armas pueden ganar el tiempo suficiente para partir a otro mundo de inmediato y no es como que fuéramos a los tugurios de la ciudad. Caminaremos por las calles principales”

“Bien”

Después de hablar por un momento decidimos pasear por la ciudad, pienso en retirar el grimorio y este desaparece en una luz dentro de mi pecho como anteriormente. Salimos del cuarto y bajamos por las escaleras hasta la recepción.

Nos encontramos otra vez con la pequeña señora hobbit y nos recibe con una sonrisa. A su lado se encuentran 3 pequeñas niñas y un niño. Interrumpimos su plática con nuestra presencia y ellos nos observan, al llegar al mostrador la dueña habla preguntando.

“Que les pareció la habitación?”

“No está mal”

“Unn, Ellos son mis hijos, las chicas ayudan como meseras del bar y el chico ayuda a su padre en la cocina y otras labores de la posada, así que seguramente los veras caminando por aquí. Si necesitas algo puedes pedírselo a ellos. Vamos chicos preséntense”

“Soy Leina la mayor, tengo 17 años”

“Somos Dela y Delu, somos gemelas y tenemos 15 años”

“Soy Ulen, tengo 13 años”

“Soy Tena y soy la menor con 10 años!!”

“Que Lindos!!”

Kurisu corre y abraza a la más pequeña… siento envidia. Bien tendré mi tiempo en la noche, pero aun así todos aparentan menor edad de la que dicen… teniendo una madre de 33 años con la apariencia de 10 tiene sentido.

“Vamos Kurisu, no son juguetes. Puedes molestarlos”

“No te preocupes están acostumbrados, por cierto no me presente, soy Vila y soy la dueña de esta posada”

“Como dije antes soy Alexander, y la que parece querer secuestrar a tus hijos es Kurisu… no me importa decirla, ¿pero es algún tipo de formalidad decir la edad al presentarse aquí?”

“No, ese es solo una costumbre de los hobbits”

“Entiendo… Bueno, los dos saldremos a pasear por la ciudad un rato, probablemente volveremos a para la cena. ¿A qué hora sirven la comida?”

“Después de las 8”

Con un asentimiento salimos del paraíso de los lolicones después de entregarle la llave a Vila, Kurisu con tristeza suelta a la niña hobbit y me sigue. Volveremos en la noche, puede jugar con ella todo lo que quiera cuando regresemos, no tiene que poner esa cara.

“Buscamos algo de comer? Solo tomamos el desayuno”

“Está bien”

Con eso en mente caminamos por la calle buscando algún establecimiento o puesto en el que la comida se vea apetecible. Cruzando unas cuantas calles y encontramos un puesto callejero con algunos clientes, si tiene gente que lo frecuenta solo hay dos opciones. La comida que sirven es buena o tiene una belleza atendiéndolo, cualquiera funciona para mí.

“Veamos allí”

Nos aproximamos y vemos una parrilla con varias brochetas de carne en esta con el aceite fluyendo haciendo chirriar el fuego. Es una lástima que el quien atiende no sea una belleza, pero se ve apetecible. Antes de poder preguntar algo Kurisu habla.

“De que animal es la carne?”

Correcto, esta eso con Milane de la mañana, tampoco quiero comer carne de goblin por lo que es bueno confirmarlo primero. El dueño del puesto levanta la mirada de su producto y contesta.

“De Avestruz”

¿Avestruz? ¿Son esas gallinas súper desarrolladas? Quizás sea el equivalente a los pollos aquí. No lo eh comido pera para mi es algo aceptable con lo cual llenar mi estómago. Miro a Kurisu y ella me asiente.

“Deme cuatro de esos por favor”

“Claro”

Nos sentamos en la barra del puesto y enseguida nos da un plato con las 4 brochetas. Cada uno de nosotros toma una y le sopla para enfriarla. Tomo un bocado y el jugo de la carne inunda mi boca con cada mordida, el sabor se impregna en mi lengua y me causa el impulso de tragar.

5 minutos después el plato estaba vacío, sin más opción ordeno otros 4 y el proceso se repite. ¿Debería llevar comida de este mundo al otro? Extrañare los gloriosos sabores de Gaia… no, es esencial llevarlo para otro mundo. Después de haber comido 6 brochetas cada uno le pregunto al dueño del puesto por la cuenta.

“Cuánto es?”

“16 brochetas por 5G… 80G”

“Aquí están 100G, ¿Señor cuantas brochetas tiene todavía?”

“Emmm… no lo sé, unas 200?”
“Me las llevo todas”

“Eh? ¿Todas? ¿Pero qué venderé el resto del día? Además, no están cocinadas todavía”

“No importa, las quiero para cocinarlas yo mismo y puede ir temprano a casa hoy. ¿Está bien?”

El señor lo piensa por un momento y entonces empieza a contar las brochetas, después de unos minutos cuenta las 200 quedándole algunas para vender, pero probablemente las termine muy pronto.

“Aquí están, serian 1000G”

“Tome, ¿Puede llevarlas a la posada “Dulces sueños”? Además, si mañana me prepara 500 para cuando salga el sol, le daré 3000G por ellas. ¿Qué le parece?”

“Es un trato!! Estaré allí mañana antes de que el sol salga y cuando termine llevare las 200 que me pagaste”

Con ese acuerdo nos apartamos del puesto siguiendo caminando por la ciudad para digerir la comida. Creo que la estimación de 1, 000G por día estaba equivocada si la gente en Gaia come más de lo normal… Fuuu.

“Estaban buenas, ¿pero era necesario que compraras tantas?”

“Mañana partiremos a otro mundo y probablemente no podamos probar la comida de Gaia a menos que la lleve conmigo”

“¿Eh, cuanto tiempo duraremos en el otro mundo? ¿Será suficiente con esas?”

“Creo que será suficiente para un tiempo”

Continuamos caminando por la calle observando a la gente y los puestos, por lo que parece era un lugar pacifico, si excluyes las armas que veras ocasionalmente portada por los aventureros, era una ciudad normal. Nadie buscaba problemas especialmente, probablemente porque podrían matarte si lo hacías o las leyes hechas por el señor que gobierna aquí eran estrictas.

Merodeando por un tiempo una tienda que se especializa en armas llamo mi atención. Era un edificio de un tamaño respetable y muchos aventureros entraban y salían de ella. No hará ningún daño vitrinear por un tiempo. Con esa idea entramos en la tienda de armas.

Por lo que se veía vendían todo tipo de armas, era como ver una exposición de tiempos antiguos en mi mundo. Los precios variaban, armas que mi evaluación no tenían rango estaban en un valor de 500G a 1,000G, los de rango J subían hasta los 3,000G-5,000G y unos cuantos de rango I costaban hasta 6,000G-10,000G.

El equipo de Kurisu está constituido en su mayor parte en objetos de rango [I], lleva puesto unos 30,000G encima. Bien, no puede decir que eh sido tacaño con ella. Para comprobar algo me acerco al mostrador donde un pequeño hombre con barba se encuentra. Notándolo mi pregunta que pretendía hacer quedo en segundo plano y mi boca pronuncia antes de darme cuenta.

“Eres un hobbit musculoso?”

“Tonterías!! Está claro que soy un enano, no vayas y me confundas con esos pequeños escuálidos. ¿Que es lo que quieres mocoso? Aquí no fabricamos juguetes”

“Viejo, no te pongas así. Casi no eh visto otras razas”

“No soy viejo, tengo 17 años!! Soy el hijo menor del herrero de esta tienda!!”

“Joder!! No mientas, pareces tener más de 40, si te vas a reducir años hazlo más creíble”

“Ku-hum, Alex si te molesta que te confundan como mujer, no critiques a otros por su apariencia”

“Correcto, lo siento… joven”

“Tch, que es lo que quieren o solo vinieron a molestar?”

“No, quería preguntar si tienes armas parecidas a estas.”

Tomo mi colt y le pido a Kurisu el rifle que ha tenido con ella desde que se lo di sostenidolo con la correa en el hombro con ella y se los muestro al enano. Este los toma y los revisa detalladamente, entonces sus ojos brillan y responde.

“Estas de suerte mocoso, tengo uno similar y como estoy de buen humor te daré un precio especial de 10,000G por él”

Corre a unos baúles detrás del mostrador y saca lo que parece ser un rifle muy antiguo, de los que tenías que insertar una varilla para introducir la bala y la carga de pólvora. Pero antes de poder entregármelo para verlo se oye la voz de un hombre y este sale por una puerta frente a Kurisu y yo.

“Que era todo ese ajetreo de antes… hijo inútil que estás haciendo vendiéndole la tontería que le compraste a algún tipo afortunado que quiso deshacerse de ella y encontró al idiota indicado”

“P-papa, esto… ellos preguntaron por esta arma, no se las ofrecí yo!!”

Un hombre más grueso y con la barba de mayor longitud que el que nos atendía sale, mordía una pipa y lucia molesto, cuando ve lo que tenía en sus manos el que era su hijo por lo que él decía, ruge en furia.

“Tiene algún problema el arma, ¿o no vale lo que él dice?”

“Mmn? ¿Cuánto pedía?”

“10,000G”

“Si me preguntas si vale ese valor, tendré que responderte un sí. Este idiota pago 15,000G por ella y por su poder aun no diría que es cara”

“Entonces cual es el problema?”

“Saca los proyectiles hijo inútil!!”

“S-si”

Después de platicar con el nuevo enano, este ordena con sus palabras al hom-… al joven y vuelve a buscar en el baúl anterior, saca 6 pequeñas esferas de metal y pequeños paquetes que debería ser la pólvora o algo similar.

“Solo quedan estos proyectiles, aunque sería más caro que crear una flecha es posible hacer las esferas de metal, el problema son los pequeños paquetes, eh preguntado a alquimistas en toda la ciudad y no me pueden crear estos.

Así que después de que uses esos 6 proyectiles, en los mejor de los casos te quedaras con un palo de 10,000G para blandir para defenderte y con su valor no quiere decir que sea resistente, probablemente se romperá después de unos golpes quedándote sin nada.

Si quieres que el arma sea útil tendrás que buscar al que la fabrico y pedir que te fabrique más proyectiles”

“Ya veo”

Diciendo volteo a ver al joven enano que trataba de vender el arma, che, en verdad alguien de corazón negro. Bueno, no iba a comprar un arma de todas formas solo quería comprobar lo que me dijo Aurora.

“Q-que? Tú fuiste el que pregunto por el arma”

“Cierto, pero no puedo comprarla si no puedo tener más proyectiles. Siento hacerte perder el tiempo, si tenemos oportunidad vendremos en otra ocasión. Hasta entonces”

Diciendo eso me despido de los dos enanos y regresamos al camino, ¿bien, que hora será? ¿Ya estará la cena en la posada?

[Son las 7:20]

¿Puedes saberlo Aurora?

[Claro, el sistema también puede mostrártelo si deseas]

Es más agradable escuchar tu voz. Es hora de regresar a la posada, esperemos que la comida este tan buena como las brochetas de carne de hace un tiempo.

[Fufufu… Entiendo, puedo decirte cuando gustes Alexander]

“Es hora de volver a la posada”

“Genial!!, regresemos a la guarida de esas pequeñas linduras”

Miro al mapa en la ubicación de la posada y camino a esta por otras calles diferentes las que vinimos para mapear el área, pero siempre procurando que sean transitadas. Nos toma unos 20 minutos ver el letrero de “Posada Dulces Sueños”. Entramos y se escucha bullicio dentro, el negocio del bar también parece ir bien.

“”Bienvenidos””

¿Eran Dela y Delu? Las gemelas hobbit nos reciben, sin duda son más lindas que los enanos… trotan hasta nosotros y vuelven a hablar.

“En un momento estará la cena, será estofado de lechón. Puedes ir al bar y esperar o la llevaremos a tu habitación, ¿que deseas?”

“Que quieres hacer Kurisu?”

“Prefiero comer tranquilamente en el cuarto si está bien”

“Lo han oído, por favor lleven los dos platos a nuestro cuarto”

“Claro!! Además, alguien dejo eso para ti”

Una de las gemelas dice señalando una caja y la otra va al mostrador, saca la llave y regresa para entregármela. Le entrego la llave a Kurisu y tomo la caja para cargarla.

Con un asentimiento de cabeza caminamos a las escaleras para ir a nuestro cuarto. Pasamos los dos pisos, Kurisu abre la puerta con la llave y todo está como lo dejamos, entramos y cuando cierra lanzo la caja al inventario. Camino a la cama y me recuesto en ella, luego Kurisu se sienta a mi lado.

“Se puede decir que ahora fue un día tranquilo”

“Tienes razón”

“Ya has decidido a que mundo nos dirigiremos?”

“Lo eh pensado mientras caminábamos, sin duda será un mundo interesante”

“Mmm, no sé si debería preguntar… no creo que consideremos las mismas cosas interesantes”

“Es un mundo similar del cual los 2 venimos… o debería decir fue? Lo cierto es que cumple con los requisitos que eh dicho anteriormente”

“Haaa… como sea, prometí seguirte y eso haré”

Le sonrió y ella también lo hace, cuando disfrutábamos de la tranquila atmosfera creada alguien toca a la puerta. Me levanto en un salto y me acerco para abrir, pero no sin antes preguntar quién es.

“Quien?”

“”Somos nosotras””

Abro y dejo entrar a las gemelas, van directo a la pequeña mesa con la que cuenta el cuarto y colocan los dos platos y una cesta con pan sobre esta. Se giran y al unísono dicen.

“”Que lo disfruten””

Entonces me pasan y regresan trotando por el pasillo, cierro y me aproximo a la mesa al mismo tiempo que Kurisu lo hace. Después de minutos terminamos, no tengo quejas, todo lo que eh probado en Gaia ha sido delicioso. Luego de comer Kurisu entra a bañarse y al terminar lo hago yo, nos acomodamos en la cama y dormimos a la espera del mañana.
……………………
[Knock]… [Knock] [Knock]

Al siguiente día me levanta el sonido de alguien tocando a la puerta, bostezo y trato de levantarme, pero me es impedido hacerlo por los brazos de Kurisu que rodean mi espalda, ya que ella me abrazaba como a una almohada. No me quejo porque yo estaba recostado en dos suaves cojines cálidos.

“Kurisu, despierta… Kurisu, si no despiertas te jugare trucos mientras estás dormida”

“Hnn?… que pasa Alex?”

“Necesito que me liberes para abrir la puerta”

“Liberarte?”

Con mis palabras ve nuestra situación conmigo sobre ella mientras me abraza fuertemente, al mismo tiempo que se sonroja me libera, me incorporo y voy a la puerta que vuelve a sonar.

“Ya voy, un segundo”

Abro y allí está la diminuta dueña de esta posada, miro hacia ella y me sonríe mientras dice en buen humor.

“Buenos días, siento despertarte temprano, pero hay una persona abajo que trae un paquete que dice que tú le encargaste”

“Paquete?… ah, la comida. Por favor dile que enseguida bajo”

“Claro, por cierto, el desayuno ya está preparado. Pueden tenerlo cuando quieran”

Cierro la puerta después de que Vila se da vuelta y procedo a ponerme la armadura al tiempo que le digo a Kurisu.

“Bajemos los dos, tomaremos el desayuno y nos marcharemos para ir a otro mundo.”

“Si”

Abajo me encuentro con el vendedor de brochetas del puesto callejero y le pago los 3,000G por dos cajas con estas, este se va feliz corriendo. Entonces nos dirigimos al bar y comemos, el desayuno era huevos fritos de algún tipo de animal. Terminamos y procedemos a despedirnos de Vila cuando le entrego la llave del cuarto.

“Gracias por quedarse aquí, ¿no quieres extender su estancia por más tiempo?”

“No, saldremos de la ciudad ahora y probablemente no volveremos en un tiempo”

“Es triste escuchar eso, cuídense y deben quedarse aquí cuando vuelvan a Barl”

“Seguro”

Con eso tomo una caja y Kurisu otra y abandonamos la posada “Dulces sueños” escuchando gritar a Vila despedirnos.

“Tengan un buen viaje chicos, y asegúrense de volver”

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.