Para usar el Modo Noche debes estar Registrado e Iniciar Sesión.
A- A A+

SL– Capítulo 03

Capítulo 03 – La Batalla Comienza

Edición por Paris_117

Los ojos de la colosal Estatua del Dios se iluminaron con una luz carmesí. Al girarse lo había podido notar ¿Era por su instinto de Cazador? No, eran los instintos de supervivencia de un ser vivo.

‘Algo viene’ y estaba fuera de su comprensión. Algo que no podía ser detenido.

Jinwoo se volvió y gritó con todo el aire de sus pulmones. “AL SUELO.”

Justo cuando abrió la boca, un rayo de luz carmesí salió disparado de los ojos de la Estatua. Jinwoo se arrojó hacia Juhee y la tiró al suelo.

*¡Rasho!*
[Paris_117 voló unos Cazadores con su rasho laser.jpg :v]

El rayo de luz pasó a través de donde Jinwoo estaba parado uno instante antes. 1 décima de segundo, no, 1 centésima de segundo. Si el tiempo de su reacción hubiese sido solo una infinitésima más lenta…

Otros Cazadores no fueron tan afortunados.

“¡Waaaaaaaaah!”

“¡Ahhhhhhh!”

Los gritos no vinieron de los Cazadores que fueron golpeados por la luz. Después de todo los que fueron alcanzados por la luz se desintegraron instantáneamente, dejando solo un rastro de cenizas y piedras quemadas a su paso.

“¡Qué demonios fue eso!”

“Waaaaah.”

“¿Cómo es posible…?”

Los Cazadores estaban en shock. 11 continuaban vivos de 16. Ellos nunca habían visto antes un ataque como ese.

‘Apenas lo esquive luego de escuchar a Jinwoo.’

‘Si el Señor Sung no hubiese gritado hace un momento…’

Los Cazadores miraron a Jinwoo y tragaron saliva.

Era el salvador de sus vidas. Si no fuese por él, sabían que serían contados entre los caídos.

“…”

Con todo su cuerpo apoyado al suelo, Jinwoo volvió la cabeza y observó la estatua.

Sus ojos seguían iluminados con un brillo carmesí pero no continuó su ataque.

‘¿Se… se detuvo ataque?’

Jinwoo volvió su cabeza en dirección al suelo nuevamente. Juhee yacía debajo de él, temblando de miedo. A pesar de que era una Cazadora Rango B, esta era la razón por la cual ella cazaba en incursiones simples supervisadas por la Asociación y no en incursiones supervisadas por grandes Gremios.

Su respiración se hizo cada vez más irregular. Él no podía simplemente dejarla así. Pensando que él debería hacer algo para ayudarla, Jinwoo empezó a levantarse cuando una mano fuerte lo obligó a bajar.

“No te pongas de pie.” Era el Señor Song.

Aunque sorprendido, Jinwoo escuchó severamente sus palabras.

El Señor Song también gritó a los otros Cazadores: “¡Todos quédense donde están! ¡No se muevan de su posición!”

Después de echar un vistazo rápido al grupo, el Señor Song se volvió nuevamente hacia Jinwoo.

“Los que se movieron fueron evaporados. Aquellos que escucharon lo que dijiste y se tiraron al suelo han sobrevivido.”

“Ya veo…”

El Señor Song inclinó su cabeza en confusión.

“¿No gritaste después de descubrir algo?”

“Solo sentí que algo peligroso se avecinaba, eso es todo…”

Los ojos del Señor Song brillaron al mirarlo. ‘Sus instintos son buenos. ¿Escuche que era un Rango E? si solo sus habilidades fueran un poco más altas…’ Su mirada se convirtió en una de lastima mientras seguía mirando a Jinwoo. Mientras tanto, Jinwoo pudo observar mejor al hombre que lo estaba mirando.

Lo que le llamó la atención lo sorprendió.

“Ah-Señor… tu brazo…”

“Está bien, puedo soportar esto.”

“Pero…” Jinwoo tragó saliva.

El brazo derecho del Señor Song se encontraba sobre el hombro de Jinwoo, y su otro brazo… su otro brazo… no estaba.

“…”

Mientras miraba a Juhee silenciosamente, el Señor Song envolvió los restos de su camisa alrededor del muñón donde había estado su brazo, apretando los dientes debido al dolor.

“¿Puedes atar el final aquí? Es difícil hacerlo con solo una mano.”

Cuando Jinwoo asintió y completó lo que apenas podría llamarse primeros auxilios, el Señor Song dejó escapar un largo suspiro. Fue un suspiro lleno de 10 años de experiencia de cacería.

Mirando a su alrededor, observó los alrededores y el estado de su situación.

El hecho de que la Estatua hubiese detenido su ataque no significaba que sus problemas hayan terminado.

Pasó el tiempo mientras los Cazadores yacían en el suelo.

“Uwaaaah-”

“¿Por qué nos pasó esto a nosotros…?” Algunos de los Cazadores comenzaron a llorar nuevamente.

“¡No podemos quedarnos así por siempre!” La paciencia de los sobrevivientes lentamente alcanzaba su límite.

Jinwoo se sentía igual.

‘No podemos quedarnos de esta manera por siempre.’

Pero, ¿Qué podían hacer ellos? Si la suposición del Señor Song era correcta, serían atacados en el momento en el que comenzaran a moverse e incluso si lograsen esquivar el ataque de la Estatua, todavía tenían que atravesar las otras que custodiaban la puerta.

Y ahí radicaba el problema.

Los movimientos de la que custodiaba la puerta era tan rápidos que apenas podía verse a simple vista. ¿Cómo podrían pasar por algo así? Era una situación imposible. La aniquilación de todos los Cazadores era solo cuestión de tiempo.

‘Espera… ¿Cuestión de tiempo?’

Así como el pensamiento surgió en su cabeza, fue precedido por un pensamiento de incomodidad. Algo que nadie más se había dado cuenta.

‘Hay… hay algo de lo que nos estamos olvidando.’ Tal vez la respuesta estaba allí.

Sin embargo, en ese momento.

“¡No se muevan!” El Señor Song gritó al Señor Joo, quien respondió mostrando los dientes.

“¡Cállate! ¡No sabemos cuándo esa cosa atacara de nuevo! ¿Solo quieres que esperemos hasta ese momento?”

El Señor Joo era un Cazador de clase luchador. Como entidades que se dedicaban a arriesgar su cuerpo en pleno combate, un luchador poseía habilidades físicas muchos mayores que los de una persona ordinaria. Además de eso el Señor Joo era alguien cuyas habilidades eran reconocidas por un gran Gremio, quienes le habían ofrecido un contrato.

“No puedo morir así.”

Con su cuerpo aun apoyándose al suelo, el Señor Joo flexiono los músculos de sus piernas. Su objetivo era la puerta.

Con un explosivo inicio, el Señor Joo corrió en dirección a la puerta. Observando el intento del hombre, Jinwoo se volvió y miró en dirección a la Estatua. Como lo suponía, la estatua miraba al Señor Joo.

Un rayo de luz salió disparado de sus ojos.

*¡Rayo!*

El rayo cubrió la espalda del Señor Joo.

“¡Ahhhh!” Una de las Cazadoras gritó. Incapaz de controlar su miedo, un charco amarillo apareció en el lugar en donde ella había colapsado.

Los rostros de los demás Cazadores se ensombrecieron.

“Oh dios mío…”

No quedó rastro alguno donde el Señor Joo había estado parado además de un par de pies en el suelo, que terminaban justo por encima de los tobillos.

El sonido de un hombre vomitando llegó a los oídos de Jinwoo, y él frunció el ceño. Como se esperaba, esa «cosa» era más que capaz de aniquilar a todos los Cazadores en un instante.

Para «eso», era más fácil que aplastar un insecto.

‘Entonces… ¿Por qué no lo ha hecho?’

Podía matarlos a todos, pero aun no lo había hecho. Comparadas con las bestias mágicas que siempre se lanzaban a los Cazadores, esa cosa eran diferentes.

Los pulverizaría si se levantaban. Atacar a alguien solo cuando se acercan a la puerta. Existían patrones y condiciones que provocaban sus ataques. Como un juego con reglas.

‘Tal vez… ¿Hay reglas para esta sala?’ En ese momento, Jinwoo encontró otra pieza para el rompecabezas en su cabeza. Era la tabla que el Señor Song estaba leyendo anteriormente ‘Los mandamientos del Templo de Cartenon’

Un mandamiento era una regla, y las reglas debían ser cumplidas. Si había una salida de este lugar, lejos de estas cosas, la respuesta estaba escrita dentro de la tabla.

“[…Adora al Señor]” Jinwoo pronunció el primer mandamiento en voz alta.

“¿Hmm? ¿Acabas de decir algo?” Preguntó el Señor Song, dirigiéndose a Jinwoo. En lugar de responder, Jinwoo puso un dedo en sus labios.

“Si estoy en lo correcto…” Lentamente, Jinwoo se levantó.

El Señor Song trató frenéticamente en detenerlo, pero Jinwoo negó con la cabeza con un rostro determinado. ‘…Esa no es la cara de alguien que se da por vencido en la vida.’ El Señor Song asintió a Jinwoo.

Sin apartar la vista de la Estatua del Dios, Jinwoo levantaba lentamente su cuerpo más y más arriba.

De repente, la mirada de la Estatua de Dios se posó en él.

*¡Rayo!*

Si hubiese dudado por una fracción de segundo volver a tobarse en el suelo, Jinwoo habría perdido mucho más que unos pocos mechones de cabello.

De regreso al suelo, Jinwoo jadeaba fuertemente. Casi había muerto justo ahora. Cuando sus ojos se encontraron con la Estatua, supo que había visto a la muerte directamente a los ojos.

‘Pero…’ No había sido en vano. ‘El no ataca a quien se mueva.’ Al tener su cuerpo apoyado en el suelo, ningún movimiento causaría una reacción de la Estatua del Dios.

‘No, sus ataques son dirigidos a los que se levantan por encima de una altura determinada.’ Para confirmarlo, él tuvo que poner su vida en riesgo. Y ahora, él lo había demostrado. ¡El significado del primer mandamiento!

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.