Para usar el Modo Noche debes estar Registrado e Iniciar Sesión.
A- A A+

SL– Capítulo 04

Capítulo 04 – Los Tres Mandamientos

Edición Paris_117

Jinwoo gritó hacia los Cazadores: “¡Todos!”

Y todos ellos se volvieron en dirección a su voz.

“¡Tienen que postrarse ante la Estatua del Dios!”

Los Cazadores inclinaron sus cabezas en confusión.

“¿Postrarnos…?”

“¿Postrarnos ante esa cosa?”

Los Cazadores que se miraban unos a otros empezaron a maldecir a Jinwoo,

“Joder… ¡¿Pero qué demonios estás diciendo?!”

“¡¿Es esta una situación en la que deberías decir algo como eso?!”

“¡¿Es que te has vuelto loco, Sung Jinwoo?!”

El Señor Kim ensanchó sus fosas nasales.

“¡Parece que te juzgué mal! ¡Si pudiera levantarme de este lugar, te golpearía justo en la nariz!”

Jinwoo mordió sus labios. Después de todo, 6 de sus compañeros habían perecido frente a la Estatua del Dios. Al pensar que él les estaba pidiendo a los demás que se inclinasen ante esa cosa, era comprensible que se sintieran molestos.

‘Más importante…’ No había pruebas sólidas para sus conjeturas. Solo un presentimiento. En esos momento el era incapaz de expresar en palabras lo que sentía por instinto.

Mientras el quedaba sin palabras, alguien habló: “Yo lo haré.”

La voz provenía desde detrás de Jinwoo. Los ojos de los Cazadores se giraron en la dirección del líder de incursión quien había hablado.

“¿Señor Song…?”

“¿Va a inclinarse ante esa maldita estatua?” Mientras los Cazadores se quejaban en confusión, el Señor Song volteo y miro los ojos de Jinwoo.

“¿Has descubierto algo?”

Jinwoo negó con la cabeza.

“¿Solo un presentimiento?”

“…Si, por ahora.”

“Ya veo.”

Los instintos de Jinwoo habían dado como resultado que 11 de ellos sobrevivieran, 10 luego de la muerte del Señor Joo. Como tal, ¿no valía la pena poner un poco de fe en él? Esto era lo que el Señor Song creía.

En el momento en que el líder de la incursión se postro ante la Estatua del Dios, hubo tensión en el aire.

“¿Realmente lo hizo?”

Tomando ventaja de la oportunidad que le brindó el Señor Song, Jinwoo habló, “¡Por favor! Póstrense ante la Estatua del Dios. ¡Esta tal vez sea la única oportunidad que tengamos de poder salir vivos de este lugar!”

Vivos.

De salir vivos.

Esa frase alcanzó los oídos de los otros con un gran peso.

‘¿Salir de vivos aquí?’

‘¿Podemos salir de aquí?’

‘¿Solo por inclinarnos a esa cosa?’

Uno por uno, los vacilantes Cazadores comenzaron a inclinarse ante la Estatua del Dios, imitando una escena de reverencia. Eventualmente, hasta el enojado Señor Kim cambio su postura y se inclinó ante la Estatua. Sin embargo, no había respuesta de la Estatua del Dios. Sus ojos aún estaban iluminados con una terrible luz carmesí.

Jinwoo sintió que su corazón se hundía en su estómago. ‘¿Me equivoque?’ Su mirada se volvió hacia Juhee que se encontraba a su lado. Yacía completamente tendida en el suelo con las manos cubriendo su cabeza, y era difícil decir si estaba en una posición de reverencia ante la Estatua.

‘Ah…’

Jinwoo agarró suavemente las muñecas de Juhee. Sorprendida, Juhee lo observó como si fuese una presa atemorizada. El asintió en silencio, y luego soltó su mano. Lentamente, Jinwoo ayudó a Juhee asumir su posición de reverencia ante la Estatua del Dios.

‘Esto debería ser todo.’

Y entonces solo faltaba uno. Él mismo.

Jinwoo miró a la estatua, se arrodilló y luego puso sus manos en el suelo y lentamente bajó la cabeza.

Y entonces algo ocurrió.

“Oh, ¿ooh?” Los Cazadores que se dieron cuenta de ello empezaron a murmurar.

“¿La Estatua del Dios? Todos, ¡miren a la Estatua!”

“¡Sus ojos!”

La luz carmesí que emanaba de los ojos de la estatua, se estaba desvaneciendo.

“¿Qué? ¿Quieres decir que realmente funciono?”

Y así como había surgido, la luz se desvaneció completamente de los ojos de la Estatua. Los Cazadores gritaron en unísono.

“¡La luz desapareció!”

“¡Estamos vivos!”

Los Cazadores emocionados se levantaron de sus lugares y aplaudieron, pero la Estatua del Dios no reaccionó.

Jinwoo que siguió su ejemplo, suspiró aliviado.

“Phew…“

Como él había imaginado. Aquella sala estaba operando de acuerdo a un conjunto de reglas y condiciones, igual a un juego.

‘Si era cierto,’ Sin embargo, el juego aún no terminaba.

Aun había aún otros dos mandamientos.

  • Segundo: Alaba al Señor.
  • Tercero: Prueba tu fe.

Súbitamente, con un repentino retumbar, toda la sala empezó a temblar. La expresión de Jinwoo se tensó.

‘Como pensé…’ Sus conjeturas eran correctas, esto aún no había terminado.

El colosal cuerpo de la Estatua del Dios lentamente se levantó de su trono.

“Eh, ¡¿eh?!” Los Cazadores que estaban celebrando con lágrimas de alegría en sus ojos, se congelaron de miedo.

“¡¿Qué?! ¡¿Aún no se ha terminado?!”

“¡No, no puede ser posible!”

Congelados por el miedo, los Cazadores no podían argumentar nada más. Sus rostros estaban llenos de terror y desesperación.

“No… no…”

La Estatua del Dios se puso de pie. Miró a su alrededor, observando su entorno, y luego empezó a caminar en dirección a los Cazadores.

*¡Retumbar!*

Con cada paso que daba, la Estatua hacía temblar la tierra.

*¡Retumbar!*

Su masiva figura era tan alta que su cabeza casi alcanzaba el techo.

*¡Retumbar!*

A medida que su gran tamaño ejercía presión en los Cazadores, lentamente cerraba el espacio entre ambos.

“¡Hey, Sung! ¡Sung Jinwoo!”

“¡¿Que deberíamos hacer?!”

Los Cazadores que habían maldecido a Jinwoo unos momentos antes, ahora lo miraban con esperanza en los ojos.

“¡¿Qué es lo que deberíamos hacer?!”

“¡Di algo!”

Incluso aunque ya eran adultos, en los rostros de los Cazadores se mostraba que estaban a punto de romper en llanto. Sin embargo, miraban a Jinwoo como lo último de su esperanza. Jinwoo ayudó cuidadosamente a Juhee, que se encontraba congelada de miedo, a ponerse de pie, él repitió el segundo mandamiento.

“Decía, [Alaben al Señor], esa es nuestra pista.”

“Ah, ¡eso!” El Señor Kim hablo recordándolo, “Es lo que estaba escrito en esa loza, ¿verdad?”

“Así es, [Alaben al Señor], [Prueba tu fe], debemos cumplir con los tres mandamientos.” Las palabras de Jinwoo estaban llenas de premura.

*¡Retumbar!*

Con un último paso, la Estatua del Dios ya había llegado frente al grupo. Una sombra gigantesca cubrió a los Cazadores, cuyos rostros se tornaron completamente pálidos.

“Yo, yo lo intentaré.” Uno de los Cazadores, que normalmente era un hombre tímido y joven, dio un paso al frente.

“¡Hey! ¡¿Qué es lo que intentarás?!”

“Soy parte del coro de mi iglesia. Si se trata de «alabar», tengo confianza.” El joven respondió al Señor Kim y caminó en dirección a la Estatua del Dios.

Al acercarse a la Estatua, respiro hondo y empezó a cantar.

♪♫ Mientras camino hacia el Señor ♪♫ Su voz juvenil resonó en toda la habitación. “♪♫ Por favor, renuévame y dame tu bendición ♪♫”

La Estatua del Dios se detuvo ante él. Los Cazadores quedaron atónitos. Como si estuviera satisfecho con la canción, la Estatua permaneció inmóvil. Cualquier otro sonido de la habitación desapareció, solo la juvenil voz se escuchaba en la sala.

Ganando coraje por el resultado aparente, el Cazador fortaleció su voz y continúo cantando, ♪♫ Todas mis debilidades serán eliminadas por la Gracia del Señor ♪♫

En medio de los Cazadores llenos de esperanza, Jinwoo no podía evitar tener un sentimiento de inquietud. El sentimiento de que les faltaba algo.

‘No… esto está mal.’ Repetía ese pensamiento para sí mismo. Esta sala tenía sus propias reglas. Ahora mismo, el joven Cazador estaba siguiendo las reglas de la Cristiandad. Pero afortunadamente, la Estatua aun permanecía inmóvil. ¿Tal vez eso era suficiente para satisfacer sus condiciones?

Jinwoo inclinó su cabeza. La razón por la cual no detuvo el canto era porque no podía pensar en otra forma para detener a la Estatua del Dios.

Repentinamente…

*¡Retumbar!*

Un fuerte estruendo rompió el canto, seguido de un grito,

“¡Aaaaaaaaaaaah!”

Cuando la Estatua de Dios volvió a levantar el pie, los destrozados miembros del Cazador que había estado cantando cayeron de la planta de su pie.

Los otros Cazadores empezaron a gritar también.

“¡Ahhhh!”

“¡Uwaaaaak!”

El rostro de la Estatua que antes se encontraba sin emoción alguna, ahora estaba llena de una rabia increíble.

“¡Es-está enojado!”

“¡C-corran!”

Los Cazadores rápidamente corrieron lejos de la Estatua.

Habiendo perdido toda cordura y razón después de ver al joven Cazador ser destrozado bajo el pie de la Estatua, una Cazadora se puso de pie y gritó. “¡¡Aaaaaaaaah!!!”

‘¡Mierda…!’ Jinwoo, quien se encontraba corriendo con Juhee mientras la sujetaba de un brazo, rápidamente volteó e intentó ayudarla. Pero fue bloqueado por el Señor Song.

“¿Señor…?”
[Paris_117 ok tengo un problema… en coreano Ahjussi se usa para nombrar una persona mayor a tu edad, si es un niño, para un joven, de un joven a un adulto, etc. Pero es una forma respetuosa de hablar, por lo que al ser Jinwoo quien habla, se refiere a él como “Señor” y por eso todos son señores… así que tratare de variar un poco para no ser tan repetitivo… usando Viejo, Hermano, etc. recuerden que es de manera respetuosa y no despectiva como en otras novelas]

“¡Es demasiado tarde!”

Como aplastando una mosca, la Estatua del Dios golpeó su mano sobre la Cazadora.

*¡Slam!*

Jinwoo se volteó. Era una escena espantosa que no podía soportar mirar.

“¡No podemos perder el tiempo aquí! ¡¿Estas intentando hacer que maten a esa joven también?!” Ante el regaño del Señor Song, Jinwoo volvió a prestar atención.

El Señor Song estaba en lo cierto.

*¡Retumbar!*

“¡Uwaaaah!”

*¡Retumbar!*

*¡Retumbar!*

“¡Ayúdenme!”

Ya no caminaba, ahora la Estatua de Dios corría de Cazador en Cazador, aplastándolos entre sus pies.

Con cada paso, se sacudía todo el templo.

*¡Retumbar!*

*¡Retumbar!*

Jinwoo corrió con los dientes apretados. Con sus ojos cerrados, Juhee se sujetaba de Jinwoo mientras corrían.

“¡Separémonos!”

“¡Está bien!”

Sabiendo que correr juntos los hacia un objetivo más sencillo de atrapar, Jinwoo y el Señor Song se separaron intentando mantener la mayor distancia de entre ellos y la Estatua del Dios.

Jinwoo corrió hacia un lugar en la pared.

El vio que el Señor Park ya se encontraba ahí, después de haber corrido con todas sus fuerzas, sabiendo que había más en riesgo para él que solo su vida. La imagen de su familia se reflejaba en sus ojos. Su hijo, que se parecía a su padre. Su esposa, esperando a su segundo hijo. El Señor Park no podía permitirse morir en un lugar así. Sacando cada gramo de sus fuerzas, el Señor Park fue capaz de alcanzar la pared más rápido que los otros Cazadores.

“Uff… Uff…”

Repentinamente, el Señor Kim, que era amigo del hombre, gritó al Señor Park que aun jadeaba: “¡Señor Park!”

Ante la voz familiar, el Señor Park volteo en dirección al Señor Kim, “¿Hmm?”

El Señor Kim hizo un gesto hacia la espalda del Señor Park y gritó: “¡Voltea! ¡Voltea ahora!”

Y algo afilado brotó por detrás del Señor Park.

“¿Huh…?”

*Slash*

El Señor Park fue partido limpiamente desde la parte superior de su cabeza hasta la base de su entrepierna. Los lados separados de su cuerpo cayeron al suelo en direcciones opuestas.

“¡¡¡SEÑOR PARK!!!”

La estatua que había partido al Señor Park en dos con su espada simplemente regresó a su posición original en la pared, como si nada jamás se hubiese movido.

El Señor Kim contuvo las lágrimas después de presenciar la muerte de su amigo.

“¡Estos pedazos de $#%#%#!”

*¡Retumbar!*

*¡Retumbar!*

*¡Retumbar!*

Detrás de él, la Estatua del Dios iba de Cazador a Cazador, aplastándolos con los pies.

Los que huían a las paredes, eran atacados por las estatuas.

“¡Ahhhh!”

“¡Mi brazo! ¡MI BRAZO!”

El interior del templo se había convertido en una escena de masacre aterradora. Jinwoo jadeo salvajemente mientras corría, su frente goteaba con sudor frio. Sus piernas se sentían cada vez más pesadas; su aliento se volvía cada vez más irregular.

Pero su cabeza estaba llena con solo un pensamiento, que se repetía una y otra vez: ‘[Alaba al Señor.] [Alaba al Señor.] [Alaba al Señor.]’ El segundo mandamiento rondaba dentro de su cabeza. La clave para resolver el significado de los mandamientos debía estar escondido en esta sala.

‘¡Debe haber algo aquí que supuestamente debemos usar!’ Pero cuando los Cazadores habían entrado al templo, no encontraron ni herramientas ni mecanismos. ‘Lo único aquí son esas malditas estatuas.’

‘Un momento.’ Un pensamiento surgió en la cabeza de Jinwoo. ‘¿Lo único aquí son esas estatuas?’

Los ojos de Jinwoo se ensancharon.

“¡¿Por qué no pensé en eso?!”

Si las estatuas eran las únicas cosas en esa sala. Entonces las estatuas debían ser la clave para solucionar el misterio. Las estatuas solo se movían cuando alguien entraba en el rango de su alcance; eso debía ser la clave para usarlos de alguna forma.

‘¡Si estoy en lo correcto…!’

Reuniendo la energía que le quedaba, Jinwoo gritó a entre jadeos…

“TODOS, ¡DIRÍJANSE A LAS ESTATUAS CON INSTRUMENTOS!”

El grito de Jinwoo llegó a los oídos de todos los Cazadores.

“¡¡¡¡…!!!!”

“¡¿Instrumentos?!”

La esperanza volvió a sus ojos.

A diferencia del momento en el que Jinwoo les pidió hacer una reverencia, esta vez los Cazadores no dudaron en responder. Por supuesto, si Jinwoo estaba equivocado en su suposición, serian masacrados cuando se acercarán a las estatuas. Pero en este momento, no había un solo Cazador que desconfiara de las palabras de Jinwoo.

El Señor Song fue el primero en llegar a una estatua con instrumento.

“…” Conteniendo su respiración, el Señor Song miró lentamente hacia la estatua. Como respondiendo a esto, los dedos de la estatua empezaron a moverse, y comenzó a tocar el arpa en sus manos, produciendo un hermoso sonido.

“¡Él estaba en lo correcto!”

“¡Vayan a las estatuas con instrumentos!”

Cada Cazador, con la esperanza renovada, corrió hacia las diversas estatuas que sostenían un instrumento.

Trompeta, flauta, lira.

Pronto, la armoniosa melodía de diferentes instrumentos llenó todo el templo.

El Señor Kim, que había estado corriendo hasta que se quedó sin aliento, se derrumbó y se arrodilló frente a una estatua que sostenía una mandolina.

♪♫ Rasgar ♪♫

♫♪♫ Rasgar ♫♪♫

Cuando la melodía de la mandolina resonó en el aire, la Estatua de Dios que estaba persiguiendo al Señor Kim lentamente se detuvo.

Incapaz de contener sus emociones, el Señor Kim estalló en lágrimas cuando se arrodilló.

“Uwaaaah.”

Y la Estatua del Dios se apartó de él.

Mirando el resto del templo, encontró un nuevo objetivo.

“¡Mierda!”

Cruzando sus miradas, Jinwoo maldijo su suerte. Y comenzó a correr, su corazón latía como si estuviese a punto de explotar. Su sudadera se encontraba empapada en sudor.

‘¡Por qué! ¡¿Por qué no está tocando?!’ Jinwoo miro hacia la estatua a la que había llegado con resentimiento. Sosteniendo un tambor en su mano, la silenciosa figura no mostraba un solo indicio de que tocar su instrumento.

*¡Retumbar!*

*¡Retumbar!*

*¡Retumbar!*

Con una aterradora velocidad, la Estatua del Dios acorto la distancia entre ellos.

Cuando la Estatua, que había estado en el extremo opuesto de la sala solo unos segundos antes, se acercó a ellos, Jinwoo tragó saliva.

‘¿Es porque Juhee y yo estamos aquí al mismo tiempo?’ Esa debía ser la respuesta. Por qué al mirar alrededor, ningún otro Cazador tenía problemas con su estatua.

‘No tengo tiempo para pensar en esto,’ Dejó a Juhee y se preparó para correr a un lugar distinto.

“Jinwoo…” Una aterrada Juhee se aferró a su manga.

Jinwoo lo más tranquilo que pudo susurró en su oído, “Si me quedo, ambos moriremos.”

Cuando vio las lágrimas formándose en las esquinas de sus ojos, Jinwoo supo que no había tiempo para explicarlo. El apartó suavemente sus manos de su manga, luego corrió con todas sus fuerzas hacia otra estatua.

♪~Ba-bum~♪

♫~Ba-bum~♫

♫♪~Ba-bum~♪♫

Pudo escuchar el sonido del tambor comenzando detrás de él mientras corría.

‘Gracias a Dios.’

Solo faltaba una cosa.

¡Llegar con seguridad a la otra estatua!

Jinwoo era el único que no había logrado llegar a la protección de las estatuas con instrumentos. En consecuencia, toda ira de la Estatua del Dios ahora estaba centrada únicamente en él. Jinwoo huía de los pasos de su perseguidor y atravesó la habitación.

*¡Retumbar!*

*¡Retumbar!*

En ese momento apenas esquivo y se apartó de los pisotones de la Estatua, sus jadeos se hicieron cada vez más irregulares. Aunque era el más débil de los Cazadores de Rango E, como un Cazador de clase luchador, su cuerpo ofrecía la poca ayuda que necesitaba en este momento.

‘¡Solo un poco más!’

Al darse cuenta de los pasos de la Estatua del Dios acercándose a él, se enfocó en fortalecer sus piernas. Su velocidad aumentó. Solo faltaba unos pocos pasos más hasta llegar a la estatua.

“¡NO, NO ES POR AHÍ!” El Señor Song le grito.

Habiéndose enfocado únicamente en los movimientos de la Estatua del Dios hasta ese momento, Jinwoo dirigió su atención a la estatua a la que había llegado.

“¡Ah!”

‘¡No está sosteniendo un instrumento!’ Fue entonces que se dio cuenta de que aquello que parecía ser un instrumento en las manos de la estatua era en realidad un escudo.

Sin piedad, la estatua alzó y bajó el escudo en sus manos.

“¡Uwah!” Jinwoo se lanzó hacia un lado.

“¡Aaaahh!” Gritó Juhee.

Mientras rodaba por el suelo, miró hacia arriba. La Estatua del Dios estaba casi sobre él.

“Voy de mal en peor…”

Su caída había resultado en un corte sobre su frente. La sangre fluyó hacia sus ojos, oscureciendo su visión. Jinwoo rápidamente miró a su izquierda y derecha. ‘Instrumento, instrumento…’ Pero no podía ver ningún instrumento. La Estatua del Dios levantó su pie.

“¡Mierda!”

*¡Retumbar!*

Jinwoo apenas evadió el pisotón lanzando su cuerpo hacia un lado. Pero estaba llegando a su límite. Sintiéndose mareado, le resultó difícil mantener el equilibrio por alguna razón.

‘Por favor…’ Si había un Dios, él quería rezarle. En ese momento, Jinwoo vio una estatua que no estaba sosteniendo ni un arma ni un instrumento. ‘¡¡Esa es!!’

Entonces se arrastró con los últimos vestigios de su fuerza, poniendo sus esperanzas en esa estatua. Con un giro final de su cuerpo, se lanzó a los pies de la estatua que sostenía un libro en las manos. De frente a la Estatua del Dios. Como si hubiese empeorado por su persistente resistencia, la ira en su rostro que mostraba un gran desprecio a Jinwoo, se alegró enormemente.

Deteniéndose frente a Jinwoo. Y delante a un gigante tan alto como un edificio, Jinwoo luchaba por respirar.

‘Supongo que soy una rata acorralada…’ La Estatua de Dios simplemente siguió mirándolo fijamente. ‘Este es el fin…’

Seguro de que su muerte era inminente, Jinwoo vio su final en los ojos que lo miraban.

En ese momento, escuchó un hermoso y melodioso canto que provenía desde detrás de él. Con esfuerzo, se volvió y miro a la fuente del canto. La estatua frente a la que descansaba, ahora cantaba con una sacra voz; su sonido hacía eco en todo el templo.

Mirando hacia atrás, Jinwoo vio que el rostro de la Estatua del Dios comenzaba a relajarse. Las huellas de su furia demoniaca desaparecieron cuando el rostro de la Estatua volvió a su expresión original sin mostrar emoción alguna. Cuando terminó la música de las estatuas, la Estatua del Dios giró y volvió a su trono, como si nada hubiese pasado.

*¡Retumbar!*

El sonido del gigante al sentarse resonó en todo el templo.

“Hah… Hah… ¿Estamos… a… salvo…?” Jinwoo sonrió levemente a través de sus pesados jadeos.

Juhee rápidamente corrió en dirección a él: “¡Jinwoo!”

Habiendo llegado después de correr con todas sus fuerzas, Juhee se derrumbó junto a él llorando.

“Oh dios mío… oh dios mío…”

Usando todo el maná a su disposición intentó convocar todos los conjuros de magia curativa que conocía. Pero no mostraba ningún efecto. Uno por uno, los Cazadores se reunieron frente a Jinwoo. Sus expresiones eran de terror.

“Oh no… Jinwoo…” En medio de las miradas y palabras de lastima, Juhee lloraba sin cesar.

‘¿Por qué me están mirando así?’ Jinwoo quería preguntar, pero carecía de la energía para hablar.

Entonces, intentó reunir fuerzas para levantarse.

“¿…?” Un charco de sangre se había acumulado donde él estaba sentado. Jinwoo finalmente pudo entender la situación en la que se encontraba. “Ah…”

Su pierna derecha había desaparecido debajo de su rodilla. Miró a través de la sala hacia la estatua que sostenía un escudo. La base del escudo estaba manchada con sangre. Su pierna perdida estaba bajo ella. Se volvió y vio que la sangre goteaba de la nariz de Juhee. Su cuerpo había llegado a su límite. La curación de un Cazador de Rango B era insuficiente para regenerar una parte del cuerpo. Sin embargo, ella aún continuaba, pero sus esfuerzos eran como recoger agua con una jarra rota.

Y a medida que continuaba, tanto su maná como su vitalidad disminuirían rápidamente.

“Juhee, está bien. Puedes detenerte ahora…”

“¡No! ¡Puedo curar esto! ¡Te voy a curar!”

Los Cazadores observaron a la pareja con pena. De los 17 que habían entrado, solo 6 quedaban. De esos 6 restantes, 2 tenían lesiones graves: El Señor Song y su brazo, y ahora Jinwoo y su pierna.
[Paris_117 ahora que hago recuento… ¡WTF! ¿Cómo llegamos a eso? Entre los que aplasto la estatua y los otros ¿solo murieron 2?]

Aunque sus vidas habían sido salvadas. Nadie pudo mostrar una sonrisa. De repente, un sonido atronador resonó en todo el templo. En el centro de la sala, el suelo con el círculo mágico inscrito comenzó a elevarse, formando una plataforma y Jinwoo se dio cuenta que la prueba final había llegado.

‘[Prueba tu fe…]’

Ya había estado vislumbrando su significado.

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.