Para usar el Modo Noche debes estar Registrado e Iniciar Sesión.
A- A A+

SL– Capítulo 29

Capítulo 10 – Kim Cheol

Edición Paris_117

“¡Uwaaaaak!”

“¡Kuk!”

Los compañeros de equipo de Kim Cheol estaban gritando a su izquierda y derecha. Los ojos de Kim Cheol estaban abiertos.

‘¡No es posible!’

… Que él, Kim Cheol, ¡fallara de esa manera! Siendo alguien que se convertiría en la élite de Baekho. Incluso había recibido entrenamiento especial con ese objetivo. Y ahora, ¡¿Iba a fallar?!

El Rango A no podía aceptarlo. Su grupo había soportado el frío, el hambre y estar luchando contra yetis. Después de eso fueron gigantes de hielo. Había perdido dos miembros de su equipo, pero de alguna manera lograron prevalecer contra ellos también. La incursión parecía ir sin problemas.

‘Pero.’

¡¡¡Pero!!!

En el momento en que habían triunfado sobre los gigantes de hielo, los Caminantes Blancos los emboscaron desde todas direcciones, como si hubieran estado esperando. Esos bastardos habían estado observando su grupo, esperando que sus fuerzas tocasen fondo. Lo que siguió fue una masacre. Los Cazadores cayeron, uno tras otro, en un instante.

“¡L-líder!”

Un Cazador caído estiró una mano ensangrentada hacia Kim Cheol. Este dio un paso hacia atrás. Súbitamente un Caminante Blanco apareció de la nada y cortó la garganta del Cazador en el suelo. Mientras que el hombre gorgoteó, ahogándose con su propia sangre, el Caminante Blanco levantó la cabeza hacia Kim Cheol.

El Rango A gritó, “¡U-uwaaaah!”

Se dio la vuelta y corrió hacia el bosque. ¿El bosque donde se encontraban los osos de hielo? Esos osos no eran nada en comparación con los yetis, gigantes de hielo, y los Caminantes Blancos. Kim Cheol corrió con todas sus fuerzas. Viendo su figura desaparecer en la distancia, los Caminantes Blancos levantaron sus arcos y apuntaron. Pero antes de que pudieran disparar, un Caminante Blanco levantó la mano y los detuvo. Era un Elfo de hielo de pelo suelto hasta la cintura. Los otros Caminantes Blancos bajaron sus arcos.

‘…’

El Elfo de pelo largo señaló e hizo un gesto para seguir Kim Cheol. Uno por uno, los otros Caminantes Blancos desaparecieron de la vista.

◆◆◆◆◆◆

Kim Cheol saltó a través de un arbusto.

“Haa, haaa, haaa.”

Sentían como si sus pulmones estuvieran ardiendo. La imagen de los Caminantes Blancos que sonreían mientras mataban a sus compañeros todavía estaba fresca en su mente. El hombre bajó la mirada hacia sus manos. Al estar congeladas, estaba perdiendo su sentido del tacto y tenía tiempo que habían perdido la sensación en sus dedos. No podía luchar adecuadamente en su condición actual.

‘Este maldito frío… No, si sólo no estuviese muerto hambre por los últimos días, habríamos ganado.’

Al final, Kim Cheol no podía reconocer su fracaso. Mientras murmuraba para sí, Kim Cheol levantó la cabeza.

“De todas formas, ¿Qué tan profundo me e internado en el bosque?”

Él miró a su alrededor. El olor de la sangre le pinchó la nariz desde alguna parte. El hombre siguió el olor.

Estaba cerca.

Moviéndose a través de los árboles, se encontró con un claro y no pudo creer lo que vio.

‘¿Cómo es esto posible?’

En frente de unas cuevas había más de 20 cadáveres de osos de hielo. ¡Se preguntaba por qué no había llegado a cruzarse con ningún oso!

“¿Qué rayos?”

Estudió los cadáveres. Todos los cadáveres tenían huellas de haber sido cortados con algo. Algunos de ellos también tenían rastros de haber sido quemados. Sung Jinwoo y su grupo cruzaron por la cabeza de Kim Cheol.

“No puede ser… ¿esos bastardos hicieron esto?”

No, Kim Cheol negó con la cabeza. Las heridas en los cadáveres de los osos de hielo habían sido hechas con una espada. Hasta donde sabia, el grupo de Sung Jinwoo no tenía un usuario de espada.

‘Los dos Rango E ni siquiera tenían un arma.’

No había manera de que hubiesen sobrevivido en ese lugar. Entonces sólo había otra conclusión, ‘¡Los Caminantes Blancos también están aquí!

Su corazón se hundió. Pensaba que se las había arreglado para escapar de los elfos. Jamás hubiese pensado que se alejaría solo para toparse con otro grupo de ellos. Con un gran temor en su corazón, Kim Cheol contuvo el aliento y se volvió en la dirección en que se había acercado.

Más lejos. Más rápido.

Él quería salir del territorio de los Caminantes Blancos.

◆◆◆◆◆◆

Al mismo tiempo.

“¡Wuwaaaaang!’

Un oso de hielo cayó estruendosamente. Los soldados de sombra pululaban sobre su cuerpo y se aseguraban de que estuviese muerto.

“Bien.”

Jinwoo estaba en una guarida diferente de los osos. Habían pasado cinco días desde que habían entrado por la puerta. También había atacado tres guaridas de oso diferentes desde entonces.

‘Parece que me he encargado de cada oso en el bosque.’

Gracias a eso, tanto él como el nivel de su ejército habían subido un poco. Al principio, requería de dos soldados sólo para contener un oso de hielo. Ahora, un soldado era capaz de ganar en un 1vs1 contra la bestia. Jinwoo estaba satisfecho. A medida que las habilidades de sus soldados aumentaban, comenzó a asignarles diferentes roles.

Su límite actual era de 30 sombras. 28 de ellos serían asignados al combate, mientras que 2 de ellos serían asignadas a la recolección de núcleos mágicos y carne. Ahora que él no tenía que levantar un dedo para luchar o recoger los drops, la vida se había vuelto muy conveniente para él.

‘No siento ninguna otra bestia mágica.’ La parecer había limpiado todo el bosque. Entonces. ‘¿Es hora de ir por el jefe?’

Todavía tenía alrededor de un mes, en el peor de los casos varios meses, hasta que ocurriese la ruptura del Calabozo. No tenía ninguna intención de esperar a que eso ocurriera.

‘Tengo que matar a ese elfo arrogante también.’

Una mera bestia mágica se había burlado de un Cazador. Su arrogancia aun molestaba a Jinwoo.

◆◆◆◆◆◆

La nariz de Kim Cheol detectó el olor de carne asada de algún sitio.

*Sniff, Sniff,*

El sentido del olfato del hombre se había vuelto sensible debido a su hambre. Después de entrar en el portal, todo lo que había podido comer en los últimos días era un conejo. Su boca se hizo agua por el olor de la comida.

*Glup*

Los Caminantes Blancos podrían estar comiendo en alguna parte.

‘Pero si sólo hubiese unos pocos de ellos…’

Estaba seguro de que podía hacerse cargo de ellos y robar la comida. Era una confianza equivocada nacida del hambre.

‘Vamos a ver.’

Kim Cheol hizo todo lo posible para silenciar sus pasos y con cuidado se acercó a provenía donde el olor. Finalmente, se encontró con un claro donde estaba el equipo de Jinwoo. Los ojos de Kim Cheol se abrieron de par en par.

‘¿Qué?’

El olor de la carne venía de su fogata.

‘¿Cómo es que todavía están vivos?’

Sin embargo, no pudo ver a uno de los Cazadores de Rango E.

‘Pft. Él tomó la delantera con tal confianza. Debió haber muerto primero.’

Eso era obvio. Pero lo que no tenía sentido era la escena frente a él. ¿Cómo… debía analizar eso? Algo era raro.

‘Espera, ¿sus ropas…?’

Abrigos, mantas, tiendas de campaña y otros equipos llegaron hasta sus ojos. Ellos se habían preparado claramente para el clima.

‘¿Cómo diablos?’

Si bien estaba nervioso, la mirada de Kim Cheol quedó fija en algo. Era un trozo de pan al lado de la carne. No había manera de que hubiesen encontrado pan hecho en ese lugar. Era algo que debía ser preparado de antemano. Su confusión rápidamente se convirtió en ira.

‘Estos hijos de puta…’

*Apretar*

Kim Cheol apretó sus dientes. Estos cabrones tenían todo eso con ellos y se marcharon por su propia cuenta.

‘Si mis manos no estuvieran congeladas, no, si yo no tuviese hambre, podría haber acabado fácilmente a los elfos de hielo.’

Pensando en cómo estaban acumulando con avidez algo que debería haber sido compartido con el equipo de Incursión, Kim Cheol no pudo contenerse más y saltó dentro del claro.

“¡Bastardos!”

Park Heejin saltó ante la sorpresa y se puso de pie. “¿Kim Cheol? ¿Cómo llego usted aquí?”

Siendo francos, era difícil decir que se trataba de un lugar acogedor. Pero era porque los ojos del hombre se llenaron con intenciones asesinas. Kim Cheol no ocultó su hostilidad.

“Nuestro grupo no pudo limpiar este Calabozo porque nos faltaba el equipo adecuado y la comida. Entonces, ¿cómo demonios es que están sentados aquí con esos equipos y alimentos?”

“Eso es…” Park Heejin no podía responder. Ella temía que el cuidado de Jinwoo se convertiría en la ira de Kim Cheol hacia Jinwoo. No quería que algo le ocurriera a quien había salvado su vida.

‘Desde el principio, no me agrado la forma en que este hombre miro a Sung Jinwoo.’

Park Heejin cerró la boca. Al verla desafiar su voluntad, la rabia de Kim Cheol aumentó.

“No consideraré a ninguno ustedes un cómplice. ¿Quién ocultó todo esto? Los perdonaré a ustedes.” Las venas del cuello se hincharon. “¡¿Quién de ustedes acumuló todo esto mientras PONÍA en peligro la vida de sus compañeros?!”

Su grito resonó con fuerza en todo el bosque. Kim Cheol se dio cuenta de que tendría que subir la apuesta.

“Voy a contar hasta tres. Si no hablan, voy a considerarlos a todos ustedes igualmente culpables.”

Han Songyi tiró de las mangas del Park Heejin. “U-Unni…”

Park Heejin abrazó a Han Songyi. Go Myunghwan y Yoon Gijoong también tragaron saliva mientras sudaban. Kim Cheol era un Rango A. Incluso si combinasen sus poderes, no tenían esperanza de ganar contra él. Sin embargo, ni uno de ellos traicionó a Jinwoo.

“Uno.” Kim Cheol desenvainó la espada de su lado.

“Dos.” Los Cazadores todavía guardaban silencio.

¿Unos meros Cazadores de bajo nivel se atrevían a desobedecerle? la ira de Kim Cheol estalló.

‘¿Cómo se atreven a subestimarme a mí…?’

Sus ojos se tornaron de color rojo con intenciones asesinas.

Primero sería esa mujer. La que había traicionado a su equipo y decidido unirse a los débiles. Park Heejin sería la primera en morir.

‘Sí. Debe haber estado ocultando todo. Eso es por eso que se fue de mi equipo.’

Esa era la única razón en la que podía pensar. Kim Cheol se acercó a Park Heejin y terminó su cuenta atrás.

“Tres.”

Park Heejin cerró los ojos.

Repentinamente…

“Cuatro.”

*¡Bam!*

Algo golpeó a Kim Cheol en la nuca, y el hombre cayó hacia adelante golpeando su cara contra suelo y se deslizó unos metros.

Todos los ojos de los Cazadores se abrieron.

“¡Líder de Grupo!”

Jinwoo había golpeado con una fuerza que su puño todavía sacaba humo.

“¿Quién fue el idiota que puso en peligro la vida de sus compañeros?” dijo enojado.

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.