<- Actualmente solo registrados A- A A+

SR- Capitulo 12

Furia Estruendosa

Nubes oscuras se alzaban, la atmósfera era sofocante mientras el viento aullaba.

Bajo la señal de Yan Ziqian, los practicantes marciales de la Mansión de Hielo Destruida no se precipitaron apresuradamente, sino que se dispersaron ordenadamente en forma semicircular, acercándose poco a poco a la pila de piedras donde todos se escondían.

La encantadora cara de Zhou Qian cambió abruptamente de expresión, mientras gritaba: “¡Mierda!”

Al descubrir las intenciones de Yan Ziqian, Tu Ze y otros también se pusieron pálidos de repente, ya que pensaban “no es bueno” consigo mismos.

Con esos arqueros apuntando hacia ellos, si todos trataban de atravesarlos, se convertirían en blancos vivos. Yan Ziqian vio a través de su desventaja, y no corrió apresuradamente hacia allí, sino que se dispersó, encerrándolos.

¡Tal acto tenía la intención de eliminar a todos y cada uno de ellos a la vez!

Una vez que se formó el cerco, para luchar contra números más altos con siete personas además de tener camaradas heridos, esta batalla probablemente terminaría en una miserable conclusión de aniquilación total.

“Los arqueros no se acercaron, y ya es demasiado tarde para atravesarlos ahora. Esta batalla… ¡las probabilidades son sombrías!” De repente, Tu Ze repentinamente tomo una profunda respiracion, su expresión feroz, sus ojos enrojecidos como una bestia atrapada que estaba a punto de luchar desesperadamente. Rugió suavemente: “¡No podemos salir de esto ahora! Mata a tantos de ellos como sea posible a toda costa, ¡mientras matemos a ocho de ellos, valdrá la pena!”

Los ojos de Kang Zhi, Zhuo Qian, Chu Peng y el resto se tiñeron de rojo en el instante en que escucharon este discurso, y también decidieron luchar desesperadamente.

Había un total de diecisiete o dieciocho personas de la Mansión de Hielo Destrozada, más del doble de su número. El aura del reino de Yan Ziqian no era en lo más mínimo inferior a Tu Ze, y los pocos practicantes marciales a su lado también tenían auras tan profundas como el abismo. Por la malevolencia y la ferocidad en sus ojos, uno podría decir que cada uno de ellos había pasado por el bautismo de sangre.

Tu Ze, Kang Zhi y todos los demás habían luchado con la Pitón Alma de Hielo durante mucho tiempo, mucha de su energía espiritual fue gastada; además, tres fueron heridos por ataques imprevistos….

Las cejas de Qin Lie se tensaron mientras el resplandor de un relámpago se disparó débilmente en sus ojos. Cuando Tu Ze y todos los demás ya estaban desesperados, seguía haciendo todo lo posible para encontrar una pizca de oportunidad de triunfo.

“¡Boooom!”

De repente, en ese momento, un retumbante sonido de truenos en el cielo explotó entre la profundidad de las gruesas nubes negras.

Un brillo maravilloso surgió instantáneamente de los ojos de Qin Lie.

“En un momento, todos ustedes intenten alejarse lo más posible de mí. ¡Por supuesto, no te acerques a mí!”

Tomo una respiración profunda, una atmósfera imponente que hacía temblar el cuerpo de Qin Lie, como si una afilada espada que había estado cubierta de polvo durante muchos años, estuviera a punto de revelar su inigualable filo.

El grupo de los siete tenía una expresión de asombro.

“¡No dejen a nadie vivo! ¡Mata!”

El grito insensible de Yan Ziqian también sonó abruptamente en ese momento. Los practicantes marciales de la Mansión de Hielo Destrozada que habían estado reteniendo su energía para entrar en acción rugieron fuerte y asaltaron desde tres direcciones.

Yan Ziqian, que estaba en el noveno nivel del Refinamiento, tomó la iniciativa, y se precipitó en primer lugar como líder. La Espada Pato de Hielo en su mano tembló, y un golpe de luz fría se disparó violentamente como un estiramiento de seda, como si un dragón sin cuernos que había estado hibernando durante demasiado tiempo estuviese saltando hacia el frente de Tu Ze.

“¡Esperaba eso!”

Tu Ze rugió explosivamente. La espada larga carmesí en su mano resplandeció con luz, mientras salía corriendo con grandes golpes, tomando la delantera y luchando junto a Yan Ziqian.

Zhuo Qian había tirado su arco curvo hacía mucho tiempo, su mano derecha agarrando con fuerza un Látigo Hueso de Dragón de color rojo oscuro. Su brazo de jade tembló, y azotó espejismos hasta donde se le veían los ojos retorcidos como serpientes, soltando silbidos penetrantes.

Kang Zhi y el herido Chu Peng, Han Feng y otros, también revelaron franqueza en sus rostros, y salieron corriendo sin preocuparse por sus vidas.

En el cerco exterior, los varios arqueros de la Mansión de Hielo Destrozada ajustaron incesantemente el objetivo de la flecha, pero debido a que Yan Ziqian, Tu Ze y otros ya habían luchado ferozmente en lugares cercanos, ellos, que temían herirse accidentalmente, no se atrevieron a disparar sus flechas durante mucho tiempo.

Uno de los arqueros de repente gritó en voz baja, y vio a Qin Lie, que estaba detrás del montón de rocas.

Se mofó fríamente, levantó su arco, apuntó a Qin Lie, y gritó: “¡Hay uno que queda solo!”

“¡Swoosh swoosh swoosh!”

Dos flechas nada suspicaces fueron disparadas instantáneamente hacia Qin Lie sin piedad.

Canalizando la Erradicación del Trueno Celestial, la mente de Qin Lie tembló con un fuerte estruendo. La sangre caliente en su cuerpo parecía haberse encendido, y sus miembros y esqueleto parecían estar inundados por el increíble poder del violento trueno.

“¡Rrrrmrmm!”

El divino trueno del Noveno Cielo parecía haber alcanzado una resonancia con él en este momento. Rayos de relámpagos causan estragos en los cielos como dragones enloquecidos, deslizandose rompieron a través de pesadas capas de nubes, y cayeron en espiral como si quisieran limpiar todos los pecados del reino de los mortales.

Tras la furia del trueno, Qin Lie rugió suavemente, y desapareció en un destello como un relámpago cegador que rasgaba el aire.

“¿Adónde se fue?”

La visión del arquero se descontroló temporalmente por el rayo, y después de recuperar sus sentidos, descubrió que la silueta de Qin Lie ya había desaparecido. Las dos flechas suspicaces que fueron disparadas también habían perdido su rastro.

“¡Detrás de ti! ¡Ahh, está detrás de ti!”

Otro arquero gritó de repente involuntariamente como si viera un fantasma a plena luz del día; su cara estaba llena de terror y ansiedad.

Vio la súbita aparición de Qin Lie, cuyo cuerpo estaba lleno de densos arcos de relámpagos. Esos arcos de relámpagos se envolvían alrededor de su cuerpo como serpientes, mientras pilares de gruesos relámpagos estruendosos flotaban sobre su cabeza como gigantescos dragones.

¡El actual Qie Lie parecía haberse convertido en la encarnación de un hijo del dios del trueno!

“¡Primero!”

Qin Lie rugió explosivamente. Sus manos, envueltas densamente con relámpagos, se agarraron repentinamente al cuello de esta persona y se estrecharon fuertemente con fuerza.

“¡SNAP!”

El sonido absolutamente horripilante de un cuello aplastado en pedazos resonó aguda y claramente. ¡El arquero respiró por última vez en el acto!

Qin Lie que había matado a alguien por primera vez, no sentía el más mínimo miedo, sus manos no temblaban en lo más mínimo. En esa hermosa carita había surgido una excitación que hacía temblar el corazón de uno, cuando sus ojos repentinamente revelaron ferocidad y locura.

Era como si su verdadera naturaleza, el rasgo lunático y violento que había estado oculto durante muchos años, estuviera totalmente excitado por la batalla de hoy.

“¡Tú eres el segundo!” Miró al arquero que estaba frente a él, y de repente sonrió.

El arquero que había gritado para avisar a su compañero solo sintió como su espina dorsal se helaba por esa sonrisa, y dio a luz un sentimiento de desesperación, como si estuviese marcado por una feroz bestia de la antigüedad.

“¡Zzzt Zzzt Zzzt Zzzt!”

Rayos tras rayos de relámpagos cayeron de las ondulantes nubes oscuras, y toda}os cayeron sobre los alrededores de Qin Lie.

Como si llevase consigo el trueno y el relámpago que llenaban el cielo, Qin Lie de repente corrió hacia este arquero. En medio de los rollos estruendosos, los ojos de aquel arquero se volvieron repentinamente blancos.

¡Oyó los genuinos sonidos explosivos del trueno!

El ensordecedor sonido del trueno parecía haber explotado dentro de su mente, sacudiéndose, mudo y deslumbrado, sin saber dónde estaba.

“¡SNAP!”

Con el mismo método, Qin Lie apretó el cuello de esta persona en pedazos. Antes de que el arquero cayese al suelo, su cuello estaba chamuscado como carbón negro.
N/T: (Cambien un poco el contexto de la oración, para que se entienda mejor=
Consecutivamente mató a dos personas. La sangre feroz dentro del cuerpo de Qin Lie se encendió en su totalidad. No se unió a la batalla entre Tu Ze y Yan Ziqian, sino que atacó y mató a los arqueros de la Mansión de Hielo Destrozada.

Dondequiera que pasase Qin Lie, los truenos rugirían. Rayos gruesos y largos, parecidos a cadenas gigantescas, podían zigzaguear y retorcerse como si fueran guiados por él.

Momentáneamente, esos arqueros de la Mansión de Hielo Destrozada pronunciaron sombríos lamentos y aullidos. Si se acercaba a ellos, serían golpeados por relámpagos atronadores incluso sin que él tomase ninguna acción.

Zhuo Qian de repente gritó asombrada. Tenía el Látigo Hueso dl Dragón en sus manos, la armadura de cuero que tenía frente su pecho se rompió, mientras perlas de sangre salían de su bella piel. Su pierna izquierda sana y en forma también tenía una herida larga y estrecha.

“¡Rápido, mira el lado de Ling Lie!” Zhuo Qian se dio cuenta. Mientras estaba en medio de un aprieto, sus encantadores ojos brillaron repentinamente con un brillante destello que atrajo el corazón de otros, mientras gritaba alocadamente hacia Tu Ze y otros.

El pelo largo de Tu Ze estaba cubierto de escarcha, sus dientes temblando. Penetrado por la energía fría de la Espada Pato de Hielo, su cuerpo se volvió rígido lentamente.
N/T: ¿(Pongo “dragón de hielo”?, aunque me parece muy cómico esto de pato de hielo xd)
La región abdominal de Kang Zhi fue penetrada, mientras sangre fresca salía sin parar. Su gordita cara se retorció, mientras daba gritos espeluznantes una y otra vez.

Chu Peng, Han Feng y otros estaban más o menos plagados de heridas, mordiéndose los dientes con una postura de destrucción mutua, preparándose desesperadamente para arrastrar a unos cuantos más al infierno con ellos.

Al escuchar los gritos de Zhuo Qian, todo el mundo miró al lugar donde Qin Lie estaba de paso…

Sólo para ver que la mayoría de los arqueros que hacían que el frio corra por sus espinas, en realidad yacían dentro de los arbustos con cuerpos negros carbonizados. Cada uno de sus ojos se abalanzó hacia fuera, evidentemente habiendo sido asesinado.
N/T: (Aquí también lo he cambiado un poco, sino no se entendería muy bien que digamos)
La causa de esto, Qin Lie, fue como una deidad que blandía el trueno del Noveno Cielo. Ráfagas de truenos estallaban incesantemente sobre su cabeza, rayos de relámpagos largos y gruesos vagaban a su lado, como cadenas atadas al cielo.

Los tres arqueros restantes fueron forzados a huir salvajemente por él. Continuamente siendo golpeados por truenos y relámpagos, el humo surgió de todos sus cuerpos, la posibilidad de ser maldecidos muertos por el trueno celestial era posible en cualquier momento.

Después de un ligero asombro al ver de repente una visión tan extraña, Zhuo Qian y Tu Ze, que estaban en un estado desesperado, todos sus espíritus se habían levantado cien veces, como si una vez más obtuvieran bendiciones de una fuerza milagrosa, y lucharon locamente contra con los practicantes marciales de la Mansión de Hielo Destrozada mientras gritaban locamente.

“¿Quién es este tipo?” La expresión de Yan Ziqian era severa, y de repente gritó fríamente: “¡Dos de ustedes, vayan allí!”

Dos practicantes de las artes marciales que asediaban a Tu Ze se alejaron rápidamente escuchando lo que decía, y se dirigieron hacia la dirección de Qin Lie.

La presión sobre Tu Ze de repente se hizo más ligera.

“¡Dos no es suficiente! ¡Envía unos cuantos más aquí!” Qin Lie sonrió extrañamente hacia Yan Ziqian en medio de un trueno, y de repente rugió con fuerza: “¡Disparadles! ¡Sigan disparando!”

La lluvia se precipitó, mientras el estruendoso relámpago de los cielos de este valle se movía para responder a su voz, reuniéndose distintivamente hacia su posición.
N/T: (No sé por qué pero me la imagine bien chida esta parte, relámpagos detrás, manos alzadas, sonrisa loca… Hay casi me olvido, estaba traduciendo)
Todos miraron al cielo. Podían ver claramente los arcos de relámpagos nadando alrededor, reuniéndose desde los alrededores hasta por encima de la cabeza de Qin Lie. Una escena tan extraña y aterradora hizo que sintieran que sus corazones se enfriaban y sus tripas se volvían tímidas, dando lugar a una desalentadora sensación de incapacidad para derrotar al enemigo.

Los dos practicantes de artes marciales que partieron del lado de Yan Ziqian, fueron golpeados por el estruendoso relámpago junto a Qin Lie antes incluso de acercarse a él. Sus pasos se tambaleaban, como si estuviesen borrachos, mientras un espeso humo salía de sus cabellos.

“¡Te dije que está lejos de ser suficiente!”

Qin Lie se acercó mientras se reía salvajemente. Aprovechándose de que los dos estaban fuera de sí, tomó una espada de escarcha y apuñaló unos pocos agujeros en los cuerpos de los dos ante Yan Ziqian, Tu Ze, Zhuo Qian y otros rostros.

Uno de ellos fue precisamente aquel que saqueó el botín de guerra. Se cayó mientras gritaba miserablemente, la bolsa de cuero de su cintura se aflojó y cayó, mientras que el núcleo de la bestia de la Pitón Alma de Hielo se caía.

Sin echar una mirada extra al núcleo de la bestia, los ojos de Qin Lie eran feroces, mientras caminaba hacia Yan Ziqian y los otros en largas zancadas con una forma extremadamente imponente.

Tras la muerte de los numerosos arqueros, con dos practicantes marciales de alto rango muriendo instantáneamente, además de esa actitud feroz e imponente de Qin Lie, similar a la del dios del trueno, todos y cada uno de los practicantes marciales de la Mansión de Hielo Destrozada se volvieron pálidos.

Bajo la lluvia torrencial sin límites, todos incubaron una sensación de temor que les decía que eran incapaces de luchar contra el Qin Lie. En el momento en que lo vieron acercarse, inconscientemente retrocedieron.

En cuanto a Tu Ze y otros, estaban emitiendo extraños rugidos. A ellos, que regresaron de la puerta de la muerte, hasta se les devolvió el vigor.

“¡Retirada!”

Siendo forzado sin una mejor opción, Yan Ziqian apretó los dientes, y ordenó a todos que se retiraran inmediatamente.

Los practicantes marciales de la Mansión de Hielo Destrozada parecían haber estado esperando estas palabras suyas. En el momento en que su voz cayó, huyeron ansiosamente en todas direcciones. Esas figuras se arrastraron entre los arbustos, y luego desaparecieron poco después.

Tu Ze y el resto no se atrevieron a perseguir, y se reunieron apresuradamente, corriendo hacia Qin Lie con expresiones excitadas.

“¡No vengas!” Qin Lie gritó a toda prisa: “El trueno y el relámpago en el cielo no se pueden contener”.

En el momento en que se pronunciaron estas palabras, Zhuo Qian y los demás palidecieron de asombro, y luego se detuvieron uno a uno. Todos le miraron con una expresión extraña.

Qin Lie, quien apresuradamente dejó de canalizar la Erradicación del Trueno Celestial, instantáneamente sintió todo su cuerpo dolorido e impotente mientras detenía su arte; también sintió una sensación de mareo. Aquella densa corriente en sus extremidades y huesos, le hizo sacudirse de la estimulación, luciendo también una triste figura.

En el momento en que se detuvo la Erradicación del Trueno Celestial, los truenos y relámpagos que se agolpaban sobre su cabeza, se dispersaron mágicamente.

“¡Ling Lie! Mientras yo, Tu Ze, siga respirando, ¡serás mi buen hermano para siempre!”

“¡Y yo, Kang Zhi!”

“¡Y yo!”

Los otros pocos repitieron en sucesión.

……

Descarga:

3 Comentarios Comentar

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.