<- Actualmente solo registrados A- A A+

SR – Capítulo 196

Coquetear

El olor fragante de las orquídeas vino lentamente del cuerpo de Tang Siqi. Se filtró en la nariz de Qin Lie e hizo que se distrajera.

El dúo estaba doblado dentro de una profunda cueva mientras se presionaban fuertemente entre sí. Qin Lie incluso la había abrazado con una mano.

Al oírla hacer pucheros, la expresión de Qin Lie cambió ligeramente, ya que inmediatamente se dio cuenta de que la zona que había tocado antes con sus labios era un poco sensible.

“No hables. Alguien viene”, explicó, después de haber bajado rápidamente la voz.

En la oscuridad, Tang Siqi rápidamente se quedó en silencio y empezó a escuchar seriamente.

También había escuchado los pasos de los practicantes de artes marciales y sus conversaciones impacientes. Entonces, se dio cuenta de que había malinterpretado Qin Lie.

“Registra el lugar una vez más. Alguien podría haberse deslizado a través de la red y haberse escondido o haberse dado la vuelta”, gritó el líder desde el exterior.

“Lo tengo, mi señor”, contestó perezosamente un practicante de artes marciales.

Alguien empezó a caminar más cerca de la falsa montaña detrás del edificio de piedra.

Qin Lie lentamente ajustó su respiración para que su ritmo cardíaco disminuyera. Él retiró la conciencia de su alma y bajó las ondas de su energía vital.

Entró silenciosamente en el estado de Tranquilidad Irreflexiva.

En este estado, era como si se hubiera fusionado como uno con el mundo y se hubiera convertido en parte de él. Era como un insecto que había entrado en letargo y que no llamaba mucho la atención.

Incluso aquellos practicantes marciales que tenían reinos más elevados que él encontrarían difícil detectar su presencia después de entrar en el estado de Tranquilidad Irreflexiva.

Tang Siqi nunca había trabajado duro en el cultivo de la forma marcial, pero su reino ya estaba bastante alto en primer lugar. Ella estaba en el Reino de la Manifestación y era aún más fuerte que Qin Lie.

Puede que no sea capaz de entrar en el estado de Tranquilidad Irreflexiva para lidiar con la situación actual, pero también tenía sus propios métodos.

Su método era muy sencillo: tragarse una píldora de concentración mental.

En el momento en que la píldora entró en su estómago, su ritmo cardíaco, el flujo sanguíneo y la energía vital obviamente se habían ralentizado. De hecho, había alcanzado un estado similar al de la Tranquilidad Irreflexiva de Qin Lie.

El dúo se apretó fuertemente el uno contra el otro dentro de la cueva de la falsa montaña: uno se apoyaba en un extraño estado y el otro en una píldora.

Los sonidos de los practicantes de artes marciales que hablaban se podían escuchar de vez en cuando. Buscaron en todas las habitaciones del edificio de piedra y también en el patio. Pero nadie prestó atención a una montaña falsa, y mucho menos a intentar meterse en la estrecha cueva de la montaña falsa para buscar en su interior.

Al cabo de un rato, el grupo que había recibido la orden de registrar esta zona no descubrió nada extraño y se marchó lentamente.

Qin Lie y Tang Siqi no se movieron inmediatamente.

Se apoyaron los unos contra los otros y no movieron ni un músculo, aún esperando porque tenían miedo de que esa gente se diera la vuelta.

Después de mucho tiempo, Tang Siqi sintió que su cuerpo ya estaba un poco rígido, finalmente movió los brazos y empujó suavemente a Qin Lie. “¿Cómo estás?”, frunció los labios y preguntó con una pequeña voz.

Al olfatear el olor de su cuerpo, Qin Lie se distrajo antes de reunir su alma y sus pensamientos y respondió indiferentemente: “Estoy bien”.

“¿Seguimos moviéndonos entonces?” Tang Siqi pidió su opinión.

Qin Lie asintió con la cabeza: “Muy bien”.

Tang Siqi comenzó a moverse. Luego, gritó repentinamente antes de caer coja sobre el cuerpo de Qin Lie. Ese cuerpo voluptuoso de ella fue apretado fuertemente contra él otra vez.

“Estuve media agachada durante demasiado tiempo, mis piernas están entumecidas…”, dijo avergonzada.

Qin Lie no se movió ni habló. Simplemente mantuvo su postura.

Una figura sexy estaba apretada contra la suya de esa manera. A pesar de que no tenía pensamientos indebidos hacia Tang Siqi, no pudo evitar inquietarse también.

Su respiración creció un poco rápido. Tenía miedo de no poder controlarse, por lo que se atrevió aún menos a moverse.

Tang Siqi también dejó de hablar después de dar la breve explicación. Con su cuerpo contra el de Qin Lie, pateó sus piernas suavemente.

Estaba tratando de recuperar la capacidad de moverse.

Siguiendo sus movimientos de patadas, a veces su cuerpo seductor entraba de repente en contacto con Qin Lie. En otras, de repente, se separaban.

Era como si estuviera bromeando con el corazón de Qin Lie una y otra vez…

Cada vez que su bella figura se alejaba de Qin Lie, sentía una sensación infundada de desilusión y renuencia. Cuando de repente ella se acercó de nuevo a él, Qin Lie se estremeció y sintió una satisfacción muy intrigante.

“Hermano Menor Qin, dime. ¿Crees que podremos sobrevivir a esto?” En medio de la oscuridad, Tang Siqi preguntó de repente en voz baja.

Había cambiado a su otra pierna para estirarse y patear, haciendo lo mismo para que la sangre fluyera.

Su circulación se había vuelto lenta después de quedar atrapada por las artes de sellado de sangre de Sombra de Sangre. Aunque había tragado la píldora circulatoria, su sangre no había vuelto completamente a la normalidad.

Por eso también sus extremidades se habían entumecido después de agacharse sólo por un rato dentro de la cueva. Casi no podía pararse adecuadamente.

Este fue el corto plazo después de los efectos de las artes de sellado de la sangre.

“No lo sé”, dijo solemnemente Qin Lie.

“¿Puedo hacerte una pregunta?” dijo Tang Siqi otra vez.

“Hazla.”
N/T: (Técnicamente no dice eso, peor no sabía cómo traducir correctamente lo anterior y lo deje así)

“¿Por qué querías matar a Liang Shaoyang? ¿Era por mí?”

Dentro de la oscuridad, Tang Siqi había dejado de patear sus piernas. Sus ojos eran brillantes, y su anillo espacial brillaba con una tenue luz.

Miró la cara de Qin Lie bajo la débil luz. La mitad de su cuerpo aún estaba presionado contra Qin Lie. No parecía tener prisa por moverse…

“Si no hubiera muerto, no habría podido dormir por la noche.” La expresión de Qin Lie era de calma dentro de la cueva iluminada por un rastro de débil luz. Dijo con indiferencia: “Intentó matarme con los insectos Eclipse y me tendió una emboscada en la Calle Libre Comercio más tarde. Casi pierdo la vida las dos veces. Cuando volví a la Secta del Armamento, lo primero que hice fue matarlo porque no podía garantizar que mi suerte aguantaría por tercera vez si me emboscaba de nuevo”.

“¿No está relacionado conmigo?” Hubo una inmensa decepción dentro de los brillantes ojos de Tang Siqi. “¿Realmente no era para mí?”

“Un poco.” Después de un momento de pausa, Qin Lie finalmente asintió, “No quería verte salir de la Secta del Armamento sola. Tampoco quería que caigas en sus planes. Quería recuperar esas cosas que originalmente eran tuyas para ti”.

Los ojos de Tang Siqi se iluminaron cuando la vivacidad rebosaba en su interior. Había un rastro de felicidad en la comisura de sus labios. “Entonces, ¿cuánta de tu motivación para matar a Liang Shaoyang fue por mí?”, preguntó de nuevo.

“Tal vez veinte o treinta”, contestó honestamente Qin Lie.

“¡Ya es suficiente!” Una hermosa sonrisa salía de sus labios.

Antes de que Qin Lie pudiera reaccionar, de repente se adelantó y picoteó la cara de Qin Lie una vez con sus labios llenos y fragantes. Entonces ella sonrió dulcemente, “Esta es tu recompensa, ¡heh!”

Qin Lie se congeló instantáneamente.

Miró estúpidamente a Tang Siqi y subconscientemente tocó el lugar donde ella le había besado antes. Todavía estaba un poco aturdido.

“Vámonos. Ya puedo ver las rocas que bloquean el paso de piedra”. La atractiva sonrisa en la cara de Tang Siqi no desapareció. Parecía sentirse muy bien mientras se dirigía de nuevo al frente.

El anillo espacial de su mano seguía emitiendo una tenue luz que iluminaba tenuemente su atractiva figura dentro de la cueva de color negro oscuro…

Dentro de la estrecha cueva, ella había doblado su cintura y levantado ligeramente su trasero. Su trasero en la forma perfecta de un melocotón era extremadamente seductor.

Mientras miraba atónito desde atrás, de repente se dio cuenta de que había fuego ardiendo dentro de su corazón.

La imagen de la sexy pose de Tang Siqi mientras su trasero se retorcía a través de la cueva quedó profundamente grabada en su mente. La imagen se repetía una y otra vez en su cabeza, y como un niño travieso, no podía borrarla sin importar qué…

De repente, su garganta se sintió un poco seca.

“¡Bang!”

Mientras aún estaba en estado de shock, escuchó los sonidos de la caída de piedras en la parte delantera. Fue entonces cuando se dio cuenta de que Tang Siqi había alejado las rocas y lo saludaba con alegría.

“¡Hermano Menor Qin! Venga rápido. Esa escritura secreta era completamente correcta, ¡realmente hay un pasadizo de piedra! Parece que el maestro de la Secta del Armamento no era una buena persona, cavó un pasadizo de piedra a propósito para encontrarse con su amante. Ese viejo lascivo…” Tang Siqi murmuró como si no pudiera superar el terrible comportamiento de su superior. Qin Lie no tuvo más remedio que canalizar las Artes de Escarcha antes de que pudiera finalmente suprimir los confusos pensamientos en su cabeza.

Aspiró profundamente y calmó su corazón. Luego se acercó caminando.

Había un pasaje de piedra bajo los pies de Tang Siqi. El pasadizo de piedra pasaba bajo tierra y estaba oscuro. Incluso había una especie de olor podrido que venía de el.

“Yo bajaré primero. Espera ahí arriba hasta que te llame”. Qin Lie frunció el ceño y saltó al pasillo de piedra.

El pasaje de piedra era más ancho de lo que pensaba. Al menos era mucho más ancho que la cueva dentro de la montaña falsa.

Después de que aterrizó, había piedras preciosas brillando junto al pasillo de piedra, haciendo que fuera mucho más brillante que la cueva de arriba.

Miró a su alrededor durante un rato dentro del pasillo de piedra. Viendo que no había nada malo, finalmente le dijo a Tang Siqi: “Ya puedes bajar”.

“De acuerdo”, Tang Siqi se rió suavemente antes de saltar desde arriba.

Después de un momento de conmoción, Qin Lie subconscientemente extendió sus manos para recibirla. Entonces, Tang Siqi cayó en sus brazos.

Sus manos estaban sosteniendo ese perfecto y suave trasero de ella. El toque completo y suave causó que un cierto fuego en su corazón ardiera instantáneamente fuera de control.

Descubrió que su boca se estaba volviendo cada vez más seca.

Sintió una llama que quemaba su cuerpo y su mente, alejando su racionalidad.

Sus manos no pudieron evitar apretar y agarrar ese hermoso trasero que le hizo sentir la sangre corriendo hacia su cabeza. Había un rubor loco en su cara que había perdido toda racionalidad bajo la iluminación de las piedras preciosas dentro del pasaje de piedra ligeramente ancho.

Sus ojos también brillaban con una luz que sólo un animal debería tener.

“Ooo…”

Tang Siqi murmuró en voz baja. Un rojo borracho apareció en su hermoso rostro. Una luz de lágrimas brillaba dentro de su alma robándole los ojos.

“Hermano Menor Qin, m-me estás lastimando.” De repente se mordió los labios y puso los ojos en blanco ante Qin Lie. Sus ojos llorosos miraban a Qin Lie mientras decía avergonzada: “Vamos, todavía tenemos cosas que hacer…”

Después de un momento de conmoción, Qin Lie de repente se dio cuenta de que el estado que había creado con las Artes de Escarcha se había roto antes.

Rápidamente canalizó las Artes de Escarcha de nuevo, llegando incluso a guiar la energía helada dentro de su Palacio de Natal para que circulara por todas sus venas a la vez.

Sólo entonces la lujuria dentro de su cuerpo se extinguió lentamente mientras recuperaba la verdadera claridad.

Sin embargo, se dio cuenta de que sus manos seguían sosteniendo el trasero de Tang Siqi…

Rápidamente la soltó mientras se veía un poco avergonzado. Tartamudeó, “Ahora mismo, ahora mismo, yo…”

No podía decir nada. No podía explicarlo, y tampoco podía encontrar palabras convincentes para explicarlo.

“No te preocupes, soy yo, mi culpa. Yo soy la que fue imprudente y causó esto…” Tang Siqi frunció los labios con un rubor, pero una pizca de una sonrisa traviesa salió de sus ojos. “Y yo que pensaba que Qin Lie no podía ser molestado ni siquiera en el regazo de una mujer. Hace un año, cuando tomabas el examen de ingreso, te veías tan serio, y ahora… aha, ¿por qué no veo ninguna chispa volando en mi dirección esta vez, hmm?”

Qin Lie se congeló.

Ya había pasado un año entero, y ella aún no se había olvidado de ese asunto. En realidad no se había olvidado del rencor todo este tiempo.

Y esta vez, finalmente encontró la oportunidad y la excusa para contraatacar.

“El corazón de una mujer…”

Qin Lie agitó la cabeza con una sonrisa irónica, e ignorando sus bromas, se dio la vuelta y se adentró más profundamente en el pasillo de piedra.

Como si hubiera ganado una guerra, Tang Siqi se rió todo el camino y le siguió alegremente.

Era como si el dúo no se diera cuenta de que su secta estaba en la frontera entre la vida y la muerte.

Descarga:

12 Comentarios Comentar

  1. Valenod

    Lector

    Nivel 10

    Valenod - hace 4 meses

    Y siempre hay tiempo para todo, incluso cuando el mundo se cae a pedazos alrededor
    En el ultimo parrafo fue un error del autor cuando Tang llamo por su verdadero nombre “Qin Lie” al prota no?
    Gracias por el capitulo

  2. SIR MONTBLACK

    Lector

    Nivel 10

    SIR MONTBLACK - hace 1 mes

    Interesante.
    🌩🌩🌩🌩⚡⚡⚡⚡.
    ❄❄❄❄ 🌬🌬🌬🌬.
    🌎🌎🌎🌎🗻🗻🗻🗻.
    Error de transcripción yo llamo por su nombre verdadero y no por su alias.

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.