<- Actualmente solo registrados A- A A+

SR – Capítulo 208

Una Palabra de Amor

La fuerza de Lang Xie quedó profundamente grabada en la mente de todos. Incluso los Ocho Templos Extremos y la Alianza del Cielo Profundo desconfiaban de él.

Cuando esas dos fuerzas decidieron actuar contra la Secta del Armamento, comprendieron que Lang Xie sería una amenaza potencial. Tuvieron que cuidar de Lang Xie antes de tener una buena oportunidad de poder invadir la Secta de Armamento.

Por lo tanto, Lang Xie fue atraído a donde estaban Sombra de Sangre, Liang Yangzu, Di Shijiu y Yuan Tianya. Liang Yangzu, Di Shijiu y Yuan Tianya iban a formar un equipo y matar a Lang Xie juntos.

¡Pero Lang Xie se liberó de la trampa!

Después de eso, Di Shijiu persiguió a Lang Xie para tratar de eliminar a Lang Xie.

Desde el punto de vista de Yuan Tianya y los demás, con Tu Xi y Di Shijiu de los Ocho Templos Extremos, Lang Xie estaba destinado a morir.

Pero ahora mismo, Lang Xie estaba de pie frente a ellos cubierto de sangre, y la cabeza de Tu Xi, con quien contaban, estaba rodando en el suelo justo al lado de sus pies.

Tu Xi estaba en la fase inicial del Reino del Cumplimiento, pero había muerto de una forma tan horrible incluso con Di Shijiu ayudándole. ¿Qué tan fuerte era Lang Xie?

Los tres cerebros, Shi Jingyun, Wu Tuo y Su Ziying, ahora tenían expresiones feas y se quedaron en silencio.

“¡Qué interesante! ¡Haha! ¡Interesante!” Xue Li, cuyo cuerpo estaba cubierto de plumas verdes, de repente sonrió a Lang Xie con una expresión de satisfacción. “¡Nada mal, nada mal! Es capaz de cultivar el arte espiritual de la sangre incompleta hasta tal punto con una mezcla tan heterogénea de sangre en su cuerpo, pero no se ha vuelto loco y ha mantenido su inteligencia. ¡Ja, loable!”

No disfrazó su admiración por Lang Xie en absoluto.

La expresión de Lang Xie era oscura, y no respondió; en cambio, caminó junto a Ying Xingran, se inclinó y dijo: “Saludos, Maestro de la secta”.

“¡Bien! Como era de esperar, no nos has defraudado, ¡has vuelto!” Exclamó excitado Ying Xingran.

“¿Di Shijiu?” Feng Rong insertado.

“Di Shijiu fue gravemente herido y huyó.” Mientras Lang Xie hablaba, las gotas de sangre sobre él lentamente se fusionaron con su cuerpo.

Cada vez que una gota de sangre desaparecía en su piel, una pizca de sangre aparecía en la cara de Lang Xie y la luz sangrienta en sus ojos se hacía más brillante.

Cuando Shi Jingyun, Wu Tuo y Su Ziying le miraron, sintieron que la presión aumentaba aún más. En ese momento, los practicantes de artes marciales que habían venido del Salón del Asura Oscuro estaban siendo locamente masacrados por un hombre de sangre.

¡Una masacre en la que no tenían poder para defenderse!

Liang Yangzu había cultivado secretamente el arte de los espíritus de sangre durante más de tres décadas y había llegado a la última etapa del Reino del Paso Inferior. En los últimos dos años, sobrevivió bebiendo la sangre de otros y el nivel que You Hongzhi había alcanzado en el pasado.

You Hongzhi había sido espantoso e inhumano en su apogeo. Aunque había empezado a beber sangre humana y a comer carne humana, su fuerza de combate era la más fuerte de todos.

Lang Xie, Feng Yong, Ying Xingran y los tres reverendos tuvieron que usar un veneno de acción lenta para corroer su cuerpo y su mente para matarlo, y también tuvieron que montar un ataque sorpresa cuando estaba cultivando y sin vigilancia…

De ahí se deduce claramente lo aterrador que había sido en ese momento You Hongzhi.

¡El actual Liang Yangzu había alcanzado el aterrador nivel en el que You Hongzhi había estado y había cultivado el arte espiritual de sangre incompleto hasta un extremo retorcido!

El esclavo de sangre que se formó a partir de su esencia vital podría matar a Yuan Tianya en un corto período de tiempo después de haber sido alimentado por Xue Li. Uno sólo podía imaginar el daño que podría hacer a los comandantes de Yuan Tianya!

Una racha de luz sangrienta voló alrededor de los practicantes de artes marciales del Salón del Asura Oscuro. Por dondequiera que pasaba la sangrienta luz, los practicantes de artes marciales del Salón del Asura Oscuro lloraban y lloraban. Su sangre estaba siendo atraída por lo que parecía ser una fuerza magnética que hacía que sus cuerpos explotaran.

¡No podían evitar que su propia sangre se volviera loca!

Cuando los practicantes de las artes marciales explotaron uno tras otro, más sangre fresca cayó al suelo. Ese hombre de sangre barrió los charcos ensangrentados y chupó toda la sangre. Su sangrienta fluctuación de energía no disminuyó en absoluto.

Xue Li se rió extrañamente: “Mientras el esclavo de sangre consuma continuamente sangre fresca, puede absorber el poder de la sangre y alargar su existencia”.

Miró a Shi Jingyun y a los demás mientras preguntaba a Qin Lie, “¿Capturar o matar?”.

“Lord Lang Xie, ¿qué te parece?” Qin Lie dudó.
N/T: (Lo dejo como Lord porque suena más chido)
“¡Capturar vivo y exigir un alto precio a cambio!” La expresión de Lang Xie era oscura, y una luz sangrienta brillaba en sus ojos. “Nuestros pabellones de armamento están repartidos en las ciudades de las cinco facciones principales, y muchos de los nuestros están allí. Ahora mismo, están siendo encarcelados. Necesito algunas personas vivas para intercambiar por la seguridad de nuestros miembros”.

“¡Agárrenlos!” Qin Lie anunciado.

Xue Li sonrió ampliamente.

“¡Whoosh whoosh whoosh!”

Gruesas y largas cadenas marcadas con sangre salieron repentinamente de los pilares de patrones espirituales detrás de Qin Lie como pitones ensangrentadas.

¡Esas eran las cadenas que encarcelaban el verdadero cuerpo de Xue Li!

Once cadenas, goteando sangre, se movían por el aire. Hizo que el aire de todas partes se llenara con el aterrador y espeso aura diabólica de sangre. ¡La Ciudad Armamento parecía haber sido devorada por una serpiente sangrienta!

El aura del demonio de la sangre cubrió instantáneamente toda la ciudad e hizo que el cielo cambiara de color.

Era como si el claro cielo azul hubiera sido teñido de rojo oscuro. Incluso la fuerte luz del sol estaba bloqueada por el color sangriento, incapaz de atravesarla.

¡Una inquietud, sedienta de sangre, frenesí y un aura violenta se extendió desde la plaza a cada rincón de Ciudad Armamento!

“¡Crack crack crack! ¡Crack crack crack!”

Las gruesas cadenas manchadas de sangre se enrollaron alrededor de Shi Jingyun, Wu Tuo y Su Ziying como enormes serpientes y las ataron a los pilares del patrón espiritual.

En el momento en que las cadenas salieron volando, Shi Jingyun, Wu Tuo y Su Ziying palidecieron y se dieron cuenta de la enorme diferencia de poder entre ellos y Xue Li casi instantáneamente.

Así que no intentaron resistirse.

“Deja a Shi Jingyun, Wu Tuo y Su Ziying, puedes matar a todos los demás”, dijo Lang Xie.

Una vez que las palabras salieron, el trío que estaba atado a los pilares del patrón espiritual comenzó a gritar furiosamente.

Lu Li, Ling Yushi, Ling Xuanxuan, Pang Feng, y las otras personas que vinieron de las cinco facciones tenían las caras cenicientas como si estuvieran viendo la muerte a la vuelta de la esquina.

“¿Lang Xie?” La expresión de Ying Xingran cambió ligeramente.

Luo Zhichang y los otros dos reverendos también fruncieron el ceño.

No se atrevieron a ser demasiado duros. Aún tenían miedo de las represalias de los Ocho Templos Extremos y de la Alianza del Cielo Profundo.

“Tienen que pagar un precio.” Lang Xie entrecerró los ojos y dijo: “Dieciséis cuchillos de sangre, siete grandes lanzas de sangre”.

Nueve practicantes de artes marciales vestidos con batas de sangre salieron de las sombras. Estas nueve personas estaban cubiertas de sangre, muchas de ellas sin miembros, y tenían agujeros sangrientos que aún tenían sangre saliendo de ellas.

Lang Xie había escogido personalmente los Dieciséis Cuchillos de Sangre y Siete Grandes Lanzas de Sangre y los había entrenado personalmente. Todos ellos habían experimentado la sangre y la batalla y eran personas fuertes que salían de montones de cadáveres.

Sin embargo, sólo quedaban seis de los Dieciséis Cuchillos de Sangre y tres de las Siete Grandes Lanzas de Sangre.

“En esta batalla, casi el setenta por ciento de los practicantes de artes marciales de Lanza de Sangre murieron”. Lang Xie miró fijamente a Shi Jingyun, Wu Tuo y Su Ziying con ojos rojos. “¿No deberían pagar un precio?”

Ying Xingran se quedó callado.

Los tres grandes reverendos suspiraron y agitaron la cabeza. Ya no intentaron detener a Lang Xie.

“¡Matar! ¡Mata a estos culpables!” Gritó enfadado Tong Jihua.

“¡Matar! ¡Matar! ¡Matar!” Las seis cuchillas de sangre restantes y las tres grandes lanzas de sangre gritaron juntas.

De los cuerpos de estos nueve salía un espeso olor a sangre. Se acercaron a Lu Li, Ling Yushi y los demás.

“¡Woosh woosh woosh! ¡Clang-clang-clang!”

Las gruesas cadenas del cuerpo de Xue Li nadaban en el aire y se deslizaban por el suelo como enormes pitones al acecho en busca de un nuevo objetivo.

Cuando las cadenas se deslizaron cerca de los practicantes marciales de las cinco facciones, esas personas tenían caras blancas y no se atrevían a moverse.

Xue Li miró a Qin Lie. “Chico, ¿qué te parece?”

La expresión de Qin Lie era oscura. Miró a Lu Li, Ling Yushi, Ling Xuanxuan y Pang Feng.

La cara de Pang Feng era oscura. Estaba erguido como una roca, y cuando Qin Lie miró a su alrededor, eligió mirar a los ojos de Qin Lie.

Miró a Qin Lie y luego a Ling Yushi y Ling Xuanxuan. Su mirada era muy extraña…

De todos los aquí presentes, él era el único que conocía la verdadera identidad de Qin Lie. Sabía de la conexión entre Qin Lie y Ling Yushi, así que tenía mucha curiosidad por saber qué haría Qin Lie.

¡Porque entre la gente que Lang Xie quería matar, estaba la ex prometida de Qin Lie, la persona que Qin Lie amaba!

“¿Qué vas a hacer?” Pang Feng pensó dentro.

“¿Matar o no?” Xue Li miró a Qin Lie y preguntó impaciente.

La única opinión que le importaba era la de Qin Lie.

Porque Qin Lie había encarcelado a la mitad de su alma.

“Hermana Menor, no esperaba que algo así pasara. Sólo quería venir a ver”, de repente Ling Yushi agarró la mano de Ling Xuanxuan.

Las manos de las hermanas temblaban. No querían morir.

Pero este tipo de situación no era algo que pudieran evitar. Aquí, a los ojos de Lang Xie y de los practicantes de las artes marciales de la lanza de sangre, no eran más que corderos, corderos que iban al matadero.

“Hermana, ¿te arrepientes de haberte ido de Ciudad Ling? ¿Te arrepientes de haber dejado Qin Lie?” Preguntó Ling Xuanxuan en voz baja.

“Él fue quien nos envió lejos. Dijo que vendría a buscarme, me lo prometió, pero no vino…” Los ojos de Ling Yushi se pusieron rojos. Empezó a sentirse desesperada. “Me temo que no puedo esperar a que me encuentre.”

En ese momento, ella realmente se arrepintió. Se arrepintió de haber dejado Ciudad Ling, se arrepintió de haber dejado Qin Lie.

Si hubiera podido volver hace tres años, no habría escuchado a Qin Lie. Habría insistido en quedarse con Qin Lie en Ciudad Ling.

“Ya ha hecho bastante por nuestra Familia Ling”, dijo Ling Xuanxuan con serenidad.

“Mn, le debo toda esta vida. Había pensado en pagarle poco a poco, pero ahora… probablemente no tendré la oportunidad. En la próxima vida, le devolveré lo que le debo en mi próxima vida…” La expresión de Ling Yushi era impotente.

“¡No me importa nadie más, pero quiero a estas dos hermanas vivas!”

En ese momento, Qin Lie repentinamente señaló a Ling Yushi y Ling Xuanxuan.

Miró a Lang Xie, miró a Ying Xingran, y miró a los tres reverendos y a los siete grandes ancianos. Miró a los practicantes de artes marciales rebosantes de intención asesina y gritó: “¡Quienquiera que toque a las hermanas, no importa quién sea, lo quiero muerto en el acto!”

Todos en la plaza cambiaron de expresión cuando esas palabras salieron. Incluso Shi Jingyun y los otros dos también, así como el grupo de Ying Xingran, quedaron conmocionados.

Los que querían matar a Lu Li, Ling Yushi, Ling Xuanxuan eran Lang Xie y los que pertenecían a Lanza de Sangre.

El Maestro de la secta Ying Xingran y los tres reverendos habían dado su consentimiento silencioso. Esto significaba que toda la Secta del Armamento había llegado a un acuerdo…

Sin embargo, como actor principal, Qin Lie dijo esto de repente. ¿Por qué hizo esto?

Mucha gente se sorprendió pero no entendió lo que Qin Lie estaba pensando.

Sólo Pang Feng lo entendió.

Pero no dijo nada. Como una roca dura y obstinada, se quedó en silencio, pero una luz resplandeció a través de sus ojos.

Xue Li tampoco lo entendía, pero sabía que tenía que escuchar a Qin Lie. Él asintió con la cabeza y dijo simplemente: “Está bien, mataré a cualquiera que se atreva a atacar a estas dos chicas”.

Todos miraron a Ling Yushi y Ling Xuanxuan. Descubrieron que las dos hermanas temblaron de repente, lágrimas rebosando en sus ojos mientras miraban fijamente a Qin Lie.

Todos asumieron que las dos estaban llorando de alegría y estaban agradecidas a Qin Lie. Lo que los otros no sabían era que las dos habían oído la voz de Qin Lie que había perdido el control al final debido a la excitación y adivinaron su identidad -¡Qin Bing era Qin Lie!

Descarga:

6 Comentarios Comentar

  1. Fortuine

    Lector

    Nivel 10

    Fortuine - hace 2 meses

    Que emotivo :”D
    Lastima Pang Feng pero bueno..
    Gracias por el capítulo. : )

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.