<- Actualmente solo registrados A- A A+

SR- Capítulo 24

Montaña del Lobo Celestial

La Montaña del Lobo Celestial abracaba dos picos montañosos.

Desde lejos, los dos picos de las montañas parecían dos enormes lobos agachados, uno frente al otro. Además, ambos lobos parecían estar aullando hacia el cielo.

Entre estas dos cimas había un cañón grande y escarpado. Dentro de los dos acantilados del cañón había cristales de fuego, y para extraerlos, uno tenía que escalar primero esos escarpados acantilados.

Para una persona común y corriente, poder subir y excavar en esos acantilados era claramente poco realista. Sólo los practicantes de artes marciales que habían pasado largos años entrenando amargamente podían asumir la gran responsabilidad de la minería debido a que su físico era de mucho mayor calidad que el de las masas.

Qin Lie y Ling Yushi viajaron con el grupo y llegaron a la Montaña del Lobo Celestial justo antes del anochecer.

Inmediatamente se dieron cuenta de las muchas cuerdas de ratán esaban colgantes a ambos lados de los escarpados acantilados del cañón. Confiando en el apoyo de estas cuerdas, los practicantes de artes marciales de las Familias Gao y Feng, maniobraron a lo largo de los acantilados como monos, usando sus cinceles y picos para martillar los cristales.

La luz del sol poniente brilló hacia abajo, haciendo que un tenue y ardiente resplandor carmesí destellara esporádicamente a lo largo de los acantilados del cañón.

Dondequiera que la luz roja de fuego parpadeaba, se podía encontrar un pequeño trozo de cristal de fuego. Este cristal era carmesí como si fuera una especie de cuerpo turbio cristalizado, y cuando era iluminado por el sol, brillaba.

Qin Lie observó la luz ardiente que parpadeaba a través de los acantilados del cañón y murmuró una frase en las profundidades de su corazón, “Así que esto es un cristal de fuego, eh…”

Al escuchar la explicación detallada de su abuelo sobre la forja de artefactos, supo que cada vez que un Artífice fundía materiales espirituales, necesitaba la ayuda de una fuente de fuego.

Esto fue extremadamente fácil de entender. Como incluso los herreros más ordinarios requerían fuego cuando fundían el hierro, el fuego sería naturalmente requerido cuando forjaban artefactos. No fue posible saltarse este procedimiento tan básico.

Por supuesto, los Artífices de la fuente de fuego utilizados serían naturalmente diferentes de los de un herrero que era de la quema de madera.

La fuente de fuego para los Artífices se obtenía generalmente a través de uno de tres métodos. Primero, los mismos Artífices podían cultivar una técnica de fuego que permitiría a su energía espiritual transformarse en la fuente de fuego para forjar artefactos. Este método dependía en gran medida del nivel de cultivo del Artífice y era también el más exigente para la energía espiritual y mental del Artífice.

Cuando su abuelo reparó artefactos espirituales, había usado este tipo de fuente de fuego para fundir y forjar. Los Artífices que cultivaban técnicas de fuego, siempre podían forjar artefactos sin importar dónde estuvieran. Por lo tanto, este era el método más conveniente para los Artífices. Sin embargo, consumía la mayor parte de la energía espiritual y también dependía en gran medida del nivel de cultivo del Artífice.

El segundo método para obtener una fuente de fuego era aprovechar el fuego del núcleo de la tierra y usar el fuego furioso de un volcán para forjar artefactos. En general, muchos Maestros en Artefactos sólo usaban este método si necesitaban refinar un artefacto enorme. También había Sectas de Artífices especializadas que seleccionaban volcanes como su terreno de forja, guiando el violento fuego del volcán hacia múltiples cámaras de forja que los discípulos usaban para forjar artefactos.

Este tipo de método, que dependía de la energía de la tierra como fuente de fuego, no podía ser usado a voluntad para forjar artefactos y sólo podía hacerse en un área designada. Sin embargo, donde había contras, también había pros. Este método consumía muy poca energía espiritual y no dependía del nivel de cultivo.

El tercer y último método fue el uso de materiales espirituales tipo fuego como los cristales de fuego. Al encender estos materiales espirituales, se convertirían en una fuente de fuego para la Forja de Artefactos.

Este tipo de fuente de fuego no consumía la energía espiritual del Artífice y tampoco dependía del nivel de cultivo. También era portátil, y por lo tanto, era el método más utilizado por los Artífices.

Sin embargo, este tipo de fuente de fuego era consumible, lo que significaba que cada uso de un cristal representaba la pérdida del mismo.

Cada una de las tres fuentes de fuego fue capaz de completar la tarea de refinar los materiales espirituales, y cada tipo tenía sus propios pros y contras. A veces, Artífices incluso combinaba múltiples fuentes, permitiéndoles utilizar las ventajas de cada fuente.

N/T: (Lo más probable es que haya algún error haya arriba creo que puse “bebida” en vez de otra cosa, perdonen eso…)

Después de llegar al séptimo nivel del Refinamiento, Qin Lie ahora también era capaz de descargar energía espiritual. Esto significó que finalmente fue capaz de usar los artefactos espirituales en todo su potencial.

Recientemente, Qin Lie había estado memorizando constantemente los diagramas espirituales dentro de su Orbe Supresor de Almas; esto le hizo desarrollar más o menos algunas ideas sobre la forja de artefactos….

A pesar de que los cristales de fuego eran sólo la fuente de fuego más básica para forjar artefactos, para él, no era algo que se pudiera obtener fácilmente.

Había dos razones por las que acompañó a Ling Yushi a la Montaña del Lobo Celestial. En primer lugar, temía que Ling Yushi tuviera problemas. En segundo lugar, él quiso obtener algunos cristales de fuego para que él probara su mano en la fabricación de un artefacto espiritual.

“La Familia Ling ha venido a reportarse”, gritó tiernamente Ling Yushi.

Debajo del cañón, un hombre con una túnica de Nebulosa se sentó en un sillón reclinable.

Estaba mirando perezosamente la puesta de sol en el cielo. En ese momento, sus ojos se fijaron inconscientemente en los miembros de la Familia Ling. Levantó la mano, haciéndoles una seña y les dijo: “Yo soy Liu Yan, la persona a la que los que están por encima de mí han encargado este asunto. Mn, ya es tarde hoy. A partir de mañana por la mañana, todos ustedes irán a la mina junto con las Familias Feng y Gao. Todos los cristales de fuego que ustedes minen me serán entregados a mí, y yo los contaré. Una vez completada la tarea, el Pabellón de la Nebulosa te dará el número correspondiente de piedras espirituales como pago”.

Liu Yan parecía de unos treinta años y tenía un cuerpo ligeramente regordete. Llevaba una barba larga, y sus ojos parecían siempre medio divertidos. Tenía una especie de actitud casual hacia él.

“Hermano mayor Liu, estas son las ganancias de hoy de la Familia Feng.” Un joven guapo y laxo con un cuerpo robusto saltó desde arriba, tirando una bolsa de tela sobre la mesa frente a Liu Yan. Luego se volvió hacia la Familia Ling, mostrando una magnífica sonrisa, y dijo: “Ling Feng, ¿cuánto tiempo ha pasado desde la última vez que nos vimos, hm?”

El joven era extremadamente guapo y vestía ropa blanca de combate. Una tira de oro fue grabada en las esquinas de su ropa, haciendo que la ropa pareciera extremadamente preciosa y extraordinaria.

Aunque dirigió su pregunta a Ling Feng, sus ojos estaban fijos en Ling Yushi. Caminando con pasos grandes y una sonrisa tan brillante como el sol, dijo: “¡Ling Yushi! Haha, así que esta vez la Familia Ling te hizo traer gente. Ha pasado bastante tiempo desde que nos conocimos, ¿verdad?”

“Sí, han pasado dos años”, respondió Ling Yushi con indiferencia.

“¿Quién es él?” preguntó Ling Ying a la gente que la rodeaba.

“Feng Yi, el segundo joven maestro de la Familia Feng. Hace dos años, ya había alcanzado el séptimo nivel del Refinamiento. Por ahora, definitivamente ha llegado al octavo. Su hermano, Feng Kai, ya es uno de los principales discípulos del Pabellón de la Nebulosa. Si no hay accidentes, este tipo también irrumpirá en el Reino Apertura Natal antes de cumplir veinte años y seguirá a su hermano en el Pabellón de la Nebulosa”.

El crudo y áspero Ling Xin miró al Feng Yi con leve admiración. Bajando la voz, le susurró una explicación a Ling Ying: “Hace dos años, cuando la Primera Señorita, Ling Feng, y yo estábamos en la Cordillera Ártica, formamos un equipo con ellos para cazar bestias espirituales. Hay más o menos algo de amistad entre ellos. Además, Feng Yi desarrolló algunos sentimientos por la Primera Señorita durante ese tiempo…”

“Nueve cristales de fuego de Cuarto Grado Común, no está mal. Sigue trabajando duro mañana.” Liu Yan grabó el número, entrecerrando los ojos mientras sonreía y asintió a Feng Yi.

En ese momento, los otros nueve practicantes de la Familia Feng también descendieron de los acantilados del cañón.

Estuvieron junto a Feng Yi, sonrieron e intercambiaron consejos para la extracción de cristales de fuego mientras observaban a la gente de la Familia Ling. Sus miradas se centraban sobre todo en Ling Yushi y Ling Ying, y ocasionalmente se reían y susurraban entre ellos.

Los diez practicantes de la Familia Feng estaban todos en el Reino del Refinamiento. La mayoría de ellos estaban en el quinto, sexto y séptimo nivel, pero lo más importante… eran todos hombres.

Como habían llegado un poco antes, ya habían pasado unos días minando aburridos. Ahora, al ver dos bellezas frescas, Ling Yushi y Ling Ying, sus ojos se iluminaron inmediatamente, emocionándose.

“Hermano Liu, esto es de la Familia Gao.”

Otro joven voló hacia abajo. Este joven vestía un uniforme negro con el pelo casi tocando sus dos hombros. Su mirada era insidiosa, y las profundidades de sus ojos revelaban maldad.

“Ese es Gao Yu, el joven maestro más joven de la Familia Gao. Sus dos hermanas han entrado en el Pabellón de la Nebulosa. El Matriarca de la Familia Gao lo mima mucho, y en cuanto a su carácter… es un poco excéntrico. Sólo debería tener dieciséis años, un año menos que Feng Yi. No hace mucho, oí que había entrado en el octavo nivel del Refinamiento”.

Esta vez, antes de que Ling Ying pudiera siquiera hacer un sonido, Ling Xin bajó la voz y explicó los antecedentes de este joven.

Después de pensar por un momento, la cara de Ling Xin se volvió hosca, y él continuó, “Este Gao Yu… deberías ser cauteloso a su alrededor. Se rumorea que este tipo está un poco loco y que aparentemente ha matado a algunas jovencitas en el pasado. Sí, deberías evitar provocarle, o de lo contrario podría haber problemas interminables”.

Escuchar las palabras de Ling Xin provocó escalofríos en la columna vertebral de Ling Ying, ya que siempre le gustó lucirse delante de Ling Feng.

Mirando la cara blanca pálida de Gao Yu y su par de ojos oscuros y fríos, que contenían maldad, Ling Ying no pudo evitar dar un paso atrás, acercándose a Ling Feng. Claramente, estaba algo asustada.

“Cinco de Cuarto Grado Común, seis de Tercer Grado Común y uno de Quinto Grado Común, no es una mala cosecha.” Liu Yan se sentó derecho, y tras un momento, se volvió hacia Gao Yu y sonrió.

Qin Lie los miró cuidadosamente y se dio cuenta de que cuando Liu Yan habló con Gao Yu, ya no estaba tumbado en su silla, sino que se había sentado derecho. Era como si le diera más importancia a esta persona.

Los ojos ligeramente fríos de Gao Yu se apoderaron del grupo de la Familia Ling antes de irse con el resto de los miembros de la Familia Gao. Caminaron hacia el otro lado del cañón y comenzaron a preparar fuego para su comida.

“Ling Feng, Yushi, venid a cenar con nosotros”, invitó calurosamente a Feng Yi.

“No es necesario. Trajimos nuestra propia comida. Además, matamos unas cuantas bestias pequeñas en el camino. No hay necesidad del problema”, declinó educadamente Ling Yushi.

“Yushi, eres demasiado cortés. Ya han pasado dos años desde la última vez que nos vimos. Bebamos algo de licor y conversemos alegremente por un rato. ¿Ni siquiera estás dispuesto a darme esta cantidad de cara?” Preguntó Feng Yi con una amarga sonrisa.

“Entonces… está bien, supongo.” Sin elección, Ling Yushi trajo a la Familia Ling a los aposentos de la Familia Feng.

Los practicantes de la Familia Feng rápidamente encendieron un fuego y sacaron las jarras de licor. También sacaron algo de carne cocida, sonriendo mientras invitaban a los miembros de la Familia Ling a sentarse.

Ling Feng, Ling Xin, y los otros estaban familiarizados con algunos de la Familia Feng, y por lo tanto, se sentaban como se les pedía sin ser demasiado corteses. Sacaron los conejos salvajes, los faisanes y otros animales pequeños que habían matado en el camino y los arrojaron al fuego. Se rieron y conversaron con los practicantes de la Familia Feng mientras mantenían la barbacoa de manera experta.

“Qin Lie, siéntate a mi lado.” Ling Yushi tiró discretamente de Qin Lie e intentó ponerle a su lado. Poco después, recibió la carne asada que Feng Yi pasó por encima y la apretó en las manos de Qin Lie, diciendo en voz baja: “Hoy hemos viajado hasta aquí para apresurarnos; debes estar hambriento. Come esto primero y llena tu estómago un poco. Iré a asar unos faisanes para que comas”.

Feng Yi, para impresionar a la belleza, no se comió ni un solo pedazo de la carne que cocinó y en su lugar galantemente se lo dio todo a Ling Yushi.

Nunca habría pensado que la belleza sería aún más directa y se la daría a Qin Lie junto a ella. Esto causó que Feng Yi fuera aturdido claramente levemente, su cara que llegaba a ser algo incómoda.

“¿Quién es este hermano menor?” preguntó Feng Yi con una sonrisa.

La expresión de Qin Lie era como un bloque de madera, uno que no conocía modales. Sostuvo la carne cocida y comió como si no conociera la decencia.

“Es mi prometido”, respondió Ling Yushi reflexivamente.

La sonrisa en la cara de Feng Yi se congeló inmediatamente, sus ojos se volvieron sombríos. Tosiendo de risa, preguntó: “¿Cuándo os comprometisteis? ¿Cómo es que tu padre no notificó a mi Familia Feng? Realmente no recibí ninguna noticia al respecto.”

Los rostros de otros practicantes de la Familia Feng también se volvieron ligeramente en blanco, comenzando inconscientemente a escudriñar de cerca la Qin Lie.

Al examinarlo, notaron la expresión de madera de Qin Lie y comenzaron a sentir que algo no estaba del todo bien. Así, se volvieron cada vez más curiosos.

“Es sólo un compromiso y no algo importante. Por lo tanto, mi padre decidió que no era necesario anunciarlo a todo el mundo. Por eso no notificamos a ninguno de nuestros amigos cercanos”. Ling Yushi sonrió débilmente. Escuchando los sonidos de masticación de Qin Lie, ella sabía que definitivamente lo estaba haciendo a propósito. Ella le miró con indefensión y le acusó. Dentro de su corazón, no sabía si reír o llorar, pensar: Este tipo, tienes que estar riéndote por dentro; definitivamente me estás avergonzando a propósito.

“Ling Xin, ¿quién es este tipo? Parece como si no lo hubiera visto antes, ¿es un poco…?” preguntó tímidamente uno de los practicantes de la Familia Feng.

Ling Xin gruñó y dijo con desdén: “Él no es parte de mi Familia Ling. Este tipo tiene algún problema con su cerebro y es un completo idiota. Sólo el diablo sabe por qué el Patriarca aceptó que él y la Primera Señorita se comprometieran”.

“Lo sabía, mira su torpeza. Pensar que en realidad es un idiota”. El tipo comenzó a reírse extrañamente.

“¡Whoosh!”

El palo ardiente en su mano, junto con el faisán grasiento en él, dibujó una línea de fuego mientras volaba a través y golpeó al tipo directamente en el pecho.

La persona golpeada no pudo evitar quejarse. Después, de repente se puso de pie, tratando rápidamente de dispersar todas las chispas sobre su pecho en caso de que comenzaran a arder. Dándose la vuelta, miró furioso a Ling Yushi.
“¡Ten cuidado cuando hables!” exclamó Ling Yushi, sus claros ojos entrecerrados. De repente se levantó y se volvió hacia Feng Yi, diciendo: “¡Gracias por la hospitalidad!” Luego, agarró a Qin Lie, se dio la vuelta y se fue.

Las expresiones de Feng Yi y de todos los demás se volvieron incómodas. Feng Yi regañó apresuradamente a su miembro del clan mientras que Ling Feng y Ling Ying, viendo cómo se había convertido, no pudieron evitar levantarse y despedirse antes de partir para seguir a Ling Yushi.

Ling Yushi llevó a Qin Lie al otro extremo del cañón, su bella cara áspera y triste. Ella esperó allí hasta que Ling Feng y el resto del grupo vinieron, mirando fríamente a Ling Xin, y dijo: “Delante de los miembros de tu propia familia, hay algunas palabras que no me importan, pero si te atreves a decir eso de nuevo delante de los forasteros, no me culpes por ser descortés”.

Ella, que siempre parecía ser amable y elegante, de repente se había vuelto tan estricta e irrazonable. Esto hizo que Ling Xin se sintiera un poco culpable en el fondo de su corazón, su cara enrojeció y no se atrevió a decir nada más que “sí”.

La expresión de Qin Lie aún era de madera, pero su corazón se calentó.

……

N/T: (Creo que subire dos caps estos dias por ser el primer arco y no quiero dejarlos con la duda igual que yo cuando leía)

Descarga:

7 Comentarios Comentar

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.