<- Actualmente solo registrados A- A A+

SR – Capítulo 39

Rey Lobo Demoníaco

Las fuerzas de la Mansión de Hielo Destrozada y las de Qin Lie habían sido completamente rodeadas por los Lobos Demoníacos de Alas Plateadas.

El grupo de Qin Lie y los practicantes de la Mansión de Hielo Destrozada fueron divididos por un poco de distancia, cada grupo en un lado. Cuando se miraban, sólo había miradas frías.

“Yan Dewu está en la etapa media del Reino Apertura Natal. Dentro de la Mansión de Hielo Destrozada, es famoso por ser despiadado y siniestro. Los tres Maestros de Salón a sus órdenes son todos hermanos. Sus nombres son Tang Mu, Tang Lin y Tang Sen, y todos ellos se encontraban en la fase inicial del Reino Apertura Natal, expertos en combate cuerpo a cuerpo. Se rumorea que… en el pasado, los tres hermanos Tang una vez mataron a un practicante marcial en la etapa media del Reino Apertura Natal después de tomarse de la mano.”

Después de que la gente de la Mansión de Hielo Destrozada emergió, Liu Yan explicó algunas cosas a Qin Lie y a la Familia Ling, “Este Yan Qingsong es el joven señor de un distrito de la Mansion de Hielo Destrozada. Es el primo de Yan Ziqian y ha cultivado hasta el noveno nivel del Reino del Refinamiento, y está a sólo un paso del Reino Apertura Natal. Su fuerza es también extremadamente aterradora…”

Mientras Qin Lie escuchaba las explicaciones de Liu Yan, observó solemnemente a los practicantes marciales de la Mansión de Hielo Destrozada mientras sus cejas se arrugaban juntas.

Cuando vio por primera vez el grupo de la Mansión de Hielo Destrozada, había unas sesenta personas con ellos. Después de su larga persecución, menos de cuarenta habían aparecido.

De los que habían muerto, la mayoría de ellos habían muerto por ataques de bestias espirituales. Si no hubiera otras variables, los Lobos Demoníacos de Alas Plateadas habían matado a la mayoría de ellos.

El poder de las fuerzas de la Mansión de Hielo Destrozada era muy grande. Tenían expertos como Yan Dewu y los tres hermanos Tang, así como Yan Qingsong y Feng Yi. No era de extrañar que, al luchar contra esta fuerza, el líder de los Lobos Demoníacos de Alas Plateadas hubiese tenido que pedir refuerzos.

Hablando en general, las bestias espirituales de Segundo Rango eran comparables en fuerza a los practicantes marciales del Reino Apertura Natal. Sin embargo, si esos practicantes marciales del Reino Apertura Natal esgrimieran poderosos artefactos espirituales, entonces los practicantes estarían una muesca por encima de ellos….

Desde esta perspectiva, Yan Dewu y los tres hermanos Tang deberían haber sido más poderosos cada uno que un único Lobo Demoníacoo de Alas Plateadas.

La Mansión de Hielo Destrozada tenía un sistema de entrenamiento disciplinado. Este grupo de practicantes marciales dirigidos por Yan Dewu eran todos sus compañeros de confianza y actuaban en perfecta armonía entre sí. Sus armas también eran de excelente calidad. Debido a su ventaja en números, no fue completamente desesperanzador para ellos luchar y ganar contra los Lobos Demoníacos de Alas Plateadas.

Su oportunidad era aún mejor ahora debido al hecho de que habían encontrado a Qin Lie y a los otros y los arrastraron a la refriega que dividiría los ataques de los Lobos Demoníacos de Alas Plateadas.

La expresión de Qin Lie gradualmente se hizo más y más profunda a medida que reflexionaba en secreto y se daba cuenta de que había muy pocas esperanzas de que salieran de esta situación.

“Qingsong, ¡bien hecho!” Después de que Yan Dewu llegó, continuó dando instrucciones, dirigiendo a los practicantes de la Mansión de Hielo Destrozado a formar una formación defensiva. Asintiendo hacia Yan Qingsong, le alabó y continuó: “Con la ayuda del grupo de Liu Yan, dividiremos la presión. Esta vez, será mucho más fácil”.

“Anciano Yan, ¿qué hay de las fuerzas del Pabellón de la Nebulosa?” preguntó Feng Yi.

Sólo por ver a Qin Lie y a Ling Yushi, Feng Yi se volvió un poco incapaz de contener su resentimiento interior y quiso correr hacia allí para matar. Quería matar tortuosamente a Qin Lie y masacrar despiadadamente a la Familia Ling, luego destrozar sin piedad la parte inferior del cuerpo de Ling Yushi y satisfacer sus impulsos.

“No te preocupes por las fuerzas del Pabellón de la Nebulosa”, contestó Yan Dewu, su expresión fría. “Ellos nos ayudarán a dividir la presión de los Lobos Demoníacos de Alas Plateadas y hacer que nos enfrentemos a unos pocos menos. Estén tranquilos, definitivamente todos serán mordidos hasta la muerte por los lobos demoníacos. De eso estoy seguro”.

“Hehe. La previsión del Señor Wu sigue siendo la más clara. Por favor, instrúyenos sobre cómo usar a esa gente”, felicitó Yan Qingsong con una sonrisa. “Liu Yan y su grupo sólo tienen unas diez personas. Cuando les grité a todos que vinieran, sólo quería arrastrarlos al agua y obligarlos a que nos ayudaran a bloquear los ataques de los lobos demoníacos. Sería extremadamente imprudente matarlos en este momento porque estaríamos desperdiciando nuestro poder”.

“Sigamos el plan de Qingsong”, dijo Yan Dewu. No se molestó en volver a mirar a Feng Yi mientras se volvía hacia los tres hermanos Tang. Asintiendo con la cabeza, dijo: “Quédate en esta zona y espera a que los Lobos Demoníacos de Alas Plateadas vengan hacia ti. Date prisa y prepárate. El rey lobo casi debería estar aquí. ¡Endurece tu mente y mata a todos esos malditos lobos demoníacos por mí!”

“¡Entendido!”

“¡Awooo!” Un aullido fuerte y vigoroso emanó de entre las profundidades del bosque.

Al oírlo, la manada de Lobos Demoníacos de Alas Plateadas que rodeaban a los practicantes de la Mansión de Hielo Destrozada y al grupo de Qin Lie, todos aullaron hacia el cielo en respuesta.

Se lamieron los dientes afilados como cuchillos, un aura cruel y sanguinaria que emanaba de sus ojos. Corrieron ferozmente hacia delante desde todas las direcciones, atacando simultáneamente a la gente de la Mansión de Hielo Destrozada, así como al grupo de Qin Lie; cada lobo tenía un comportamiento aterrador.

“¡Déjanos primero tratar con la manada de lobos!” Liu Yan juró en voz baja y luego detuvo apresuradamente a todo el mundo, haciéndoles preparar la formación defensiva para enfrentarse a los ataques de los lobos demoníacos.

Como había estado explicando antes a las principales figuras de la Mansión de Hielo Destrozada, su propio grupo se había movido lentamente hacia las fuerzas de la Mansión de Hielo Destrozada en formación, esperando una oportunidad para derribarlas decisivamente.

Desde su punto de vista, su grupo estaba condenado a morir aquí. Estaba siendo destrozado por la manada de lobos o por la Mansión de Hielo Destrozada.

Siendo ese el caso, también podrían arrastrar con ellos a unos cuantos enemigos más de la Mansión de Hielo Destrozada antes de morir. De esta manera, aunque murieran, valdría la pena.

¡Pero los Lobos Demoníacos de Alas Plateadas atacaron demasiado rápido!

Sin esperar a que el grupo se acercase a la Mansión de Hielo Destrozada, la manada de lobos desató una furiosa ofensiva, asustando a Liu Yan y obligándole a dar nuevas órdenes.

Todos siguieron sus órdenes, deteniéndose inmediatamente cuando Qin Lie, Ling Yushi, Ling Feng, y Gao Yu se adelantaron, enfrentándose directamente a los ataques de los lobos demoníaos como Ling Ying, Ling Xin, y el resto atacados desde dentro del anillo defensivo.

“¡Whoosh whoosh whoosh!”

Tres poderosos lobos machos desplegaron sus alas plateadas, y una siniestra luz brilló en sus ojos mientras se deslizaban en el aire.

“¡Ya vienen!”

Los pelos del cuerpo de Qin Lie se pararon de punta a punta mientras apretaba la escultura dejada por su abuelo. Respirando hondo, se concentró en la próxima pelea.

Aparecieron gotas frías de sudor en la frente de todos menos en la suya. Ellos también se prepararon para hacer todo lo posible, arriesgando sus vidas para tratar de ganar más tiempo.

“¡A la carga!”

“¡Dadlo todo!”

“¡Mierda, no voy a tolerar esto! ¡No quiero morir en la boca de un lobo demoníaco! ¡Quiero hacer añicos la Mansión de Hielo Destrozada!”

“¡Yo tampoco voy a tolerar esto!”

Desde dentro del cerco, varias personas gritaron, y sus ojos se volvieron rojos cuando su comportamiento se enfureció y enloqueció.

“¡Aooo!”

En ese momento, un aullido de repente vino de dentro del bosque cercano.

Al oír este aullido, entre los ojos fríos y crueles de los tres Lobos Demoníacos de Alas Plateadas que se estaban acercando cada vez más al grupo de Qin Lie, apareció una pizca de confusión.

Parecía como si su líder hubiera dado una orden extremadamente extraña, haciéndoles sentir sorprendidos y confundidos al mismo tiempo.

“¿Eh? ¿Qué pasó?” preguntó Ling Feng, atónito.

Qin Lie también se quedó aturdido.

Los tres Lobos Demoníacos de Alas Plateadas que habían estado corriendo habían cambiado de dirección repentinamente, pasando al lado del grupo de Qin Lie mientras se dirigían hacia la gente de la Mansión de Hielo Destrozada.

Incluso los lobos demoníacos detrás de ellos cambiaron sus objetivos. Todos ellos ignoraron al grupo de Qin Lie y se dirigieron a la gente de la Mansión de Hielo Destrozada.

“¡Maldita sea! Yo… Esta vez realmente vi fantasmas”, gimió Ling Xin, cayendo exhausto al suelo.

“Dios, no he visto mal, ¿verdad? Mis ojos no se han quedado ciegos, ¿verdad? ¿Por qué nos dejarían ir?” preguntó estridente Ling Xiao.

“¿Qué esta pasando?”Liu Yan susurró desconcertado, su expresión también se aturdió después de que los lobos demoníacos cambiaron de dirección. Sus nervios deshilachados finalmente se calmaron mientras él también caía al suelo.

“¿Eh? ¿Por qué no están atacando las fuerzas del Pabellón de la Nebulosa? ¿Están ciegos esos lobos demoníacos? ¿Podría ser que no puedan ver al grupo de gente justo ahí?” Un perplejo grito sonó desde dentro de las fuerzas de la Mansión de Hielo Destrozada.

En el lado de la Mansión de Hielo Destrozada, cada uno de ellos se había quedado completamente asombrado.

Miraron de una manera extremadamente incómoda en la dirección de Qin Lie, completamente incapaces de comprender lo que estaban viendo. Incluso después de todos sus insidiosos cálculos, nunca habían esperado que los Lobos Demoníacos de Alas Plateadas ignoraran completamente al grupo de Qin Lie.

— ¡Esto estaba completamente fuera de toda razón!

“¿Qué pasó? ¿Cómo pudo pasar esto exactamente? Esos lobos demoníacos… ¿por qué nos ignorarían? Cuando estaban corriendo hacia nosotros, estaban exudando intención de matarnos y estaban claramente listos para matarnos. Estoy seguro de que no vi mal”, preguntó Ling Yushi, sus hermosas cejas arrugándose mientras intentaba pensar en una explicación. No se le ocurría ninguna razón que explicara lo que acababa de ocurrir.

“¡Fue el aullido del líder de los lobos demoníaco!” exclamó de repente Gao Yu.

Todo el mundo lo miró de repente.

“Los tres lobos demoníacos más avanzados sólo pasaron por delante de nosotros porque el líder dio nuevas órdenes”, dijo Gao Yu, su expresión extremadamente perpleja. “Aunque yo tampoco lo entiendo, una cosa es cierta – ¡el que nos dejó ir fue el líder de los lobos demoníacos!”

“¿Eh?” Todos se miraron unos a otros mientras se desconcertaban cada vez más. No tenían idea de por qué el rey lobo rescindiría su ataque contra ellos.

¡Fue justo en este momento!

Un lobo gigante fuerte y de aspecto robusto salió majestuosamente del bosque, con un cuerpo entero de tres metros de largo, de color blanco plateado.

Este lobo gigante era claramente un nivel más alto ya que una energía pura fluctuaba alrededor de sus alas. Parecía que una vez que extendiera sus alas, podría volar alrededor del mundo.

Después de su aparición, todo el mundo estaba inmediatamente seguro de que este era el líder, ¡el rey lobo de la manada de lobos demonio!

Después de que apareció, no miró hacia el área de la Mansión de Hielo Destrozada, aparentemente sin preocuparse por ellos ya que estaban bajo ataque. En cambio, se movió hacia el grupo de Qin Lie.

“Tengo… tengo miedo de que el rey lobo pueda… ¡pueda ser un aterrador Tercer Rango!”

Al ver la verdadera apariencia del rey lobo, Yan Dewu, de la Mansión de Hielo Destrozada, no pudo evitar tragar su saliva, incomprensiblemente murmurando cuando una astilla de miedo apareció entre sus ojos.

Desde que la Mansión de Hielo Destrozada se había encontrado con la manada de lobos hasta ahora, el rey lobo aún no había aparecido, y por lo tanto, era también la primera vez que Yan Dewu lo había visto.

Bastaba con echarle un vistazo para que los escalofríos corrieran por la columna vertebral de Yan Dewu. Después de sentirlo ligeramente, inmediatamente adivinó la verdadera fuerza del rey lobo.

Una bestia de Tercer Grado era comparable en fuerza con un practicante marcial del Reino de la Manifestación, ¡lo suficientemente poderoso como para aplastar las vidas de cualquiera aquí!

¡Incluyendo al propio Yan Dewu!

¿Cómo podría no estar aterrorizado?

Sólo que cuando apareció el lobo blanco gigante y plateado, no le prestó atención. De hecho, ni siquiera miraba hacia la ubicación de la Mansión de Hielo Destrozada. En vez de eso, caminó directamente hacia el grupo del Pabellón de la Nebulosa. Esto hizo que Yan Dewu se sintiera nervioso, pero también dio lugar a un pensamiento salvaje: ¿Por qué quiere matar personalmente a las fuerzas del Pabellón de la Nebulosa? ¿Cómo lo enfadaron para que apareciera personalmente y atacara?

“Un Rango aterrador… entidad de Tercer Rango.” Al oír el grito de Yan Dewu, la cara de Liu Yan palideció mientras decía desesperadamente: “¡Parece que está a punto de hacer personalmente un movimiento! Mierda, ¿cómo lo enfadamos?”

En ese momento, todos los miembros de las familias Ling y Gao sintieron escalofríos en cada parte de sus cuerpos. Era como si su sangre hubiera dejado de circular, como si hubieran sido congelados por un escalofrío que les mordió los huesos.

Qin Lie agarró la escultura de madera mientras observaba como el Rey Demonio se acercaba casualmente. Mirando profundamente a los ojos del rey lobo, de repente tuvo una sensación extremadamente extraña: ¡El rey lobo venía a por él!

De hecho, después de que el rey lobo se acercó, ¡continuó caminando directamente hacia él!

Desde los ojos del rey lobo, se filtra una mirada de complejidad que poseían criaturas altamente inteligentes. Parecía estar suspirando como si pensara en un recuerdo lejano…

¡Sólo estaba mirando la escultura de madera en la mano de Qin Lie!

¡La escultura de Qin Shan!

El cuerpo de Qin Lie tembló como si una corriente eléctrica hubiera atravesado cada célula de su cuerpo. En este momento, ¡finalmente lo entendió!

Finalmente entendió por qué esos tres lobos demoníacos habían detenido repentinamente su ataque, ¡y finalmente entendió el verdadero motivo del rey lobo!

“¡Todo el mundo, todo el mundo no se mueva! ¡Todos ustedes, no se muevan!”

Qin Lie sintió como si su corazón estuviera a punto de salir de su pecho. Jadeó pidiendo aire mientras temblorosamente ordenaba a todos los que estaban detrás de él que se mantuviesen en su sitio mientras él mismo se alejaba de entre ellos.

Bajo la mirada conmocionada de todos, Qin Lie se dirigió hacia el Rey Lobo Demoníaco de Alas Plateadas y, al igual que la última vez, sostuvo la escultura por encima de él.

¡El lobo gigante y plateado finalmente se acercó!

Bajo los ojos perplejos de todos, el terrorífico rey lobo se agachó ligeramente. Abriendo la boca, sacó la lengua y, suave y cuidadosamente, lamió la escultura…

Todos se congelaron como si se hubieran convertido en piedra.

……

N/T: (Un extra que viene de mi parte ;v)

 

Descarga:

7 Comentarios Comentar

  1. Valenod

    Lector

    Nivel 9

    Valenod - hace 2 meses

    Demoro en desarrollarse la parte de los lobos, pero estuvo bueno este capítulo
    Gracias

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.