<- Actualmente solo registrados A- A A+

SR – Capítulo 535

¡Supresión del alma!

Tanto si fue Xue Moyan quien lo usó primero o Qin Lie quien lo usó después, ninguno de los dos había sido reconocido por el Dragón Sediento de Sangre. No habían domesticado este violento artefacto espiritual de Grado Celestial.

¡La única persona que reconocería como maestro era el Progenitor de Sangre!

El Progenitor de Sangre creó al Dragón Sediento de Sangre, lo templó con su propia sangre, y lo refinó usando incontables materiales espirituales.

¡Para el Dragón Sediento de Sangre, él era su verdadero maestro!

Nadie podía tomar el lugar del Progenitor de Sangre en su corazón.

Hoy, el Dragón Sediento de Sangre descubrió que el alma del Progenitor de Sangre había perecido, dejando sólo el cuerpo del hombre. Podía oler el olor familiar de su señor, pero ya no podía sentir su llamada.

Sin embargo, se negó a aceptarlo como una realidad.

En cambio, decidió que usaría las almas de estos dos jóvenes que cultivaban el arte espiritual de su maestro junto con su sangre templada para reunir los pensamientos fragmentados de su maestro.

¡Si aún quedaba algo de la conciencia de su señor, el Dragón Sediento de Sangre lo despertaría!

En el corazón del Dragón Sediento de Sangre, su señor era el único que estaba lo suficientemente cualificado para controlarlo, y al hacerlo, recuperar su antigua gloria.

Para ello, ¡deseaba a las Almas Verdaderas de Qin Lie y Xue Moyan!

Una cantidad aparentemente interminable de energía sanguínea diabólica condensada para formar un viscoso mar de sangre. El Dragón Sediento de Sangre llevaba el cuerpo de su señor sobre su cráneo, rugiendo en medio de este sangriento mar lleno de olor a hierro mientras se volvía para devorar a Qin Lie y Xue Moyan.

Un aura aterradora y diabólica cubría el cielo y la tierra, envolviendo al grupo de Qin Lie. Bloqueó el área, manteniéndolos completamente confinados.

Cada uno de ellos solo podía ver como el sangriento mar se inundaba hacia ellos. No pudieron escapar de esta zona.

Incluso los pensamientos de resistencia fueron completamente destrozados por el impacto del aura diabólica de sangre. Antes de que alguien se diera cuenta, la energía sanguínea del Dragón Sediento de Sangre impregnaba sus vasos sanguíneos y se esparcía por sus cuerpos. Su alma violenta había dominado sus mentes.

Estaban indefensos.

“¡Ba-dump ba-dump! ¡Ba-dump ba-dump ba-dump!”

El latido sordo e intenso de un latido del corazón resonaba constantemente como el estruendo de un trueno. Las caras y la piel de todos se enrojecieron mientras la sangre goteaba lentamente de sus ojos.

La velocidad a la que la sangre fluía dentro de sus cuerpos se volvió diez veces más rápida que antes. Este aumento repentino de la velocidad les hizo perder todo el control sobre sí mismos.

Ante la terrible presión del dragón de hueso sangriento, la desesperación reinaba sobre ellos. Por mucho que se rompieran los sesos, tratando de pensar en contramedidas, no podían pensar en ninguna.

Habiendo consumido una gran cantidad del aura diabólica de sangre dentro de la Lápida Selladora del Demonio, y luego encontrando el cuerpo del Progenitor de Sangre, el Dragón Sediento de Sangre emanó un poder invencible, cambiante y desgarrador de la tierra.

¿Quién podría competir contra él?

Expresiones sombrías dominaban las caras del grupo de Qin Lie, todos ellos perdiendo el control de su temperamento. Todo lo que podían hacer era esperar a recibir la orden que estaba a punto de llegar.

-La orden de estallar en pedazos y morir.

El comportamiento de Qin Lie parecía especialmente sombrío.

Se paró al frente del grupo. Él había experimentado la terrible y sangrienta aura del dragón de hueso, que había inundado las mentes de todos, contenido sus almas, y envuelto efectivamente toda esta área.

El color de la sangre hacía tiempo que había llenado su conciencia mental. Un sinnúmero de luces sangrientas incluso penetraron e inundaron su Lago del Alma.

Antes de que Qin Lie lo supiera, un hilo de la conciencia del alma del Dragón Sediento de Sangre se había filtrado en su mente y contaminado su Lago del Alma.

La conciencia de su alma se convirtió en un rojo sangriento, y su Lago del Alma se convirtió en un lago de sangre. Incluso su Alma Verdadera estaba siendo lentamente corrompida, poco a poco.

Su Alma Verdadera había sido atemperada repetidamente por el poder del trueno, un poder que podía eliminar todos los rastros de las almas malvadas. A pesar de ello, palideció ante esta sangrienta corrupción y quedó impotente.

Parecía como si el poder del trueno no pudiera eliminar la energía sanguínea que invadía la conciencia de su alma.

El corazón de Qin Lie se hizo pesado a medida que la energía de la sangre llenaba gradualmente su alma, haciéndolo sentir como si se estuviera hundiendo lentamente hacia un mar interminable de sangre.

Era muy consciente de cómo la energía sanguínea del Dragón Sediento de Sangre dominaba su mente y su alma, corrompiéndole.

En última instancia, perdería todo el sentido de sí mismo y sucumbiría, convirtiéndose en la marioneta del maldito dragón de hueso. Ya no tendría sus propios pensamientos, su propia conciencia.

Sufriría un destino aún peor que la muerte.

-Y poco a poco se rindió.

“¡Whoosh!”

En ese momento, una poderosa fuerza de succión, que él mismo no estaba seguro de que existiera, apareció de repente en el espacio entre sus cejas…

Las dos personas más cercanas a él, Xue Moyan y Song Tingyu, podían ver claramente que allí había aparecido un rayo de luz negra.

Al momento siguiente, un remolino que parecía un agujero negro apareció allí, consumiendo la aparentemente interminable cantidad de energía sanguínea que los rodeaba.

Xue Moyan descubrió instantáneamente que la energía de la sangre que se había extendido a la conciencia de su alma disminuía rápidamente, como si fuera una especie de pintura que se estaba drenando de su mente.

Como la conciencia del alma de Qin Lie, la suya estaba inundada de energía sanguínea.

Su conciencia había sido inicialmente borrosa, dejándola impotente para resistirse.

Poco a poco había cedido a la desesperación.

Sin embargo, cuando esa luz negra brillaba entre las cejas de Qin Lie, ¡todo sufrió un cambio asombroso!

Su conciencia del alma contaminada con sangre rápidamente volvió a la normalidad. La neblina sangrienta en su mente se dispersó como si hubiera soplado un fuerte viento, liberando sus pensamientos congelados y limpiando su alma contaminada de sangre. De esta manera, su conciencia se aclaró una vez más.

Incluso la densa aura de sangre diabólica que había invadido su cuerpo fue extraída rápidamente.

Xue Moyan estaba estupefacta.

Podía ver mechones de humo ensangrentado entrando en el punto negro entre las cejas de Qin Lie.

Ese punto negro era un ojo profundo y lejano.

-Era el Orbe Supresor de Almas.

“¡Boom!”

La mente de Qin Lie tembló, e instantáneamente se liberó de su estado de impotencia de antes.

La sangre que había teñido la conciencia de su alma había sido completamente extraída, y en el momento en que la última de ellas desapareció, recuperó su ingenio. Al enfocar su atención y revisar su entorno, vio innumerables luces ensangrentadas siendo absorbidas por el Orbe Supresor de Almas y arrastradas hacia el vasto espacio interior de éste.

Su tercer ojo, el Orbe Supresor de Almas, desató una fuerza supresora absoluta capaz de someter a todos los espíritus violentos y hacerlos ceder.

“¡Whoosh!”

Una aterradora fuerza de succión surgió del Orbe Supresor de Almas.

El mar de sangre aparentemente interminable y turbulento, el Dragón Sediento de Sangre rugiendo diabólicamente dentro de él, y el cuerpo del Progenitor de Sangre sentado sobre su cráneo… todos ellos transformados en rayos de luz sangrienta que el tercer ojo de Qin Lie devoró.

-Y desaparecieron por completo.

Sólo quedaba el Orbe Supresor de Almas entre las cejas de Qin Lie. Brillaba con una luz deslumbrante, rastros de rayos ensangrentados nadando en su interior.

Song Tingyu, Xue Moyan, Du Xiangyang, Luo Chen, Xie Jingxuan y Pan Qianqian se congelaron dónde estaban.

Para ellos, lo que acababa de ocurrir les parecía el sueño más inverosímil.

Era como si todo lo que acababa de ocurrir -el enloquecido y aullante Dragón Sediento de Sangre, el cuerpo del Progenitor de Sangre sobre su cráneo, y el terrible aura que sacudía la tierra y borraba el cielo- fueran sólo una ilusión.

Todo porque de repente desaparecieron de una manera extraña e imposible de rastrear.

Como resultado, todos se sintieron asombrados y confundidos. Sospechaban que la conciencia del alma del Dragón Sediento de Sangre había creado una ilusión que alteraba sus recuerdos.

Sin embargo, si todo lo que acababa de ocurrir no era una ilusión y era real, ¿por qué Qin Lie poseería un tercer ojo? ¿Y por qué ese tercer ojo fue capaz de devorar el tesoro último de la Secta del Demonio de la Sangre, el mar de sangre, y el cuerpo del Progenitor de Sangre?

“Ahora mismo…”

La voz de Du Xiangyang era ronca. Parecía que quería decir algo, pero no sabía por dónde empezar.

“¿Fue todo eso… real?” Pan Qianqian preguntó tímidamente, dando voz a lo que todos pensaban…

“Creo… que todo lo que acabamos de ver era real. Nada de esto fue una ilusión,” dijo Xue Moyan, agarrando el Orbe del Demonio Ilusorio. Sus ojos brillaban claramente con una extraña y brillante luz. “Al menos… el Orbe del Demonio Ilusorio me dice que no había ninguna.”

Esta noticia sorprendió al resto del grupo.

Entonces los ojos de todos cayeron simultáneamente sobre Qin Lie.

Bajo la mirada de todos, el tercer ojo de Qin Lie se retiró lentamente a su frente. El Orbe Supresor de Almas casi instantáneamente se desvaneció en su carne una vez más.

Qin Lie había recuperado su apariencia normal.

Sin embargo, a los ojos del resto del grupo, Qin Lie era obviamente diferente de ellos.

“G-Gran Hermano Qin… no eres… miembro de una raza extranjera, ¿verdad?” Pan Qianqian habló de nuevo. “¿Qué en el Reino Espiritual era ese ojo?”

“No es un ojo,” exclamó Qin Lie. “Es un artefacto espiritual tan poderoso como el Dragón Sediento de Sangre.”

¿Un artefacto espiritual?

¿Uno que pudiera devorar un artefacto espiritual de Grado Celestial como el Dragón Sediento de Sangre?

Esta revelación sorprendió a todos en silencio por segunda vez.

“No preguntes.” Qin Lie suspiró. “Ni siquiera yo estoy completamente seguro… de lo que es. Ha ocupado el espacio entre mis cejas desde que tengo memoria, pero no sé de dónde vino ni de qué es capaz…”

“¿Te sientes diferente ahora?” Preguntó preocupada Song Tingyu. “¿Ha cambiado algo después de que ese artefacto espiritual devorara al Dragón Sediento de Sangre, absorbiera ese mar de sangre, y tomara el cuerpo del Progenitor de Sangre?”

“Aún no he sentido nada,” dijo Qin Lie.

Sus palabras sorprendieron a todos.

“¡Swoosh!”

Mientras el grupo de Qin Lie se asombraba repetidamente, la Lápida Selladora del Demonio, que había estado flotando sobre la Tierra de los Dioses Enterrados, silbaba en el aire a una velocidad sorprendentemente rápida.

Llegó por encima de la cabeza de Qin Lie, flotando en el aire y emitiendo rayos de luz divina prismática como si estuviera buscando algo.

Parecía haber sido atraída aquí por el aura del Orbe Supresor de Almas.

Desafortunadamente para la Lápida Selladora del Demonio, el Orbe Supresor de Almas no había tardado mucho tiempo en devorar al Dragón Sediento de Sangre y todo lo que lo acompañaba.

La Lápida Selladora del Demonio había detectado el aura del Orbe Supresor de Almas, pero para cuando se precipitó al grupo de Qin Lie desde su posición sobre la Tierra de los Dioses Enterrados, el orbe ya había desaparecido en el espacio entre las cejas de Qin Lie.

“¡Mira! ¡Es Di Fei!” Gritó de repente Du Xiangyang. “¡Di Fei ha aparecido!”

Di Fei, que había desaparecido antes, estaba sentado sobre la cabeza de un antiguo gigante que yacía en el suelo de la Tierra de los Dioses Enterrados. Los ojos del espíritu de la tierra sobre los suyos exudaban el inmenso poder de la tierra.

“¡Rrrrmb…!”

Este antiguo gigante de cien metros de altura, que se asemejaba a una pequeña colina desde su posición inclinada, se sentó repentinamente.

Anillos giratorios amarillos de potente energía terrenal aparecieron alrededor del cuerpo del gigante. Abrió su espantosa boca y soltó un rugido inaudible, repentinamente levantándose con Di Fei aún sentado sobre su cabeza.

Impulsado por el poder del espíritu de la tierra, este gigante fue el primer cadáver en la Tierra de los Dioses Enterrados que permaneció en pie.

“¡El cuerpo de ese antiguo gigante contiene un inmenso y refinado poder de la tierra!” Luo Chen lloró sorprendido. “Es como si su cuerpo estuviera hecho de tierra, como si hubiera nacido en este mundo de la tierra misma.”

En el momento en que detectó los extraños sucesos que ocurrían en la Tierra de los Dioses Enterrados, la Lápida Selladora del Demonio que había estado flotando sobre la cabeza de Qin Lie voló una vez más.

La Lápida Selladora del Demonio se disparó por el aire, aparentemente con prisa para suprimir el espíritu de la tierra junto con el cuerpo de tierra del antiguo gigante que se levantó en la desolada llanura. Parecía como si la lápida estuviera tratando de evitar que ocurriera una calamidad temblorosa.

Después de un momento de contemplación, Du Xiangyang habló.

“¡Ahora lo entiendo!” dijo. “Algunas de las antiguas élites enterradas aquí cultivaban un poder, y sólo un poder. Para los siete espíritus, todas estas élites… ¡son poderosas marionetas a su disposición!”

“Los otros dos bárbaros orientales, ese Ka Deng y esa A’Yue, probablemente también tengan espíritus dentro de ellos,” añadió Song Tingyu, tras haber comprendido la situación. “El agudo poder del metal y el suave poder del agua dentro de esas élites podrían impedir temporalmente que la Lápida Selladora del Demonio los descubriera si poseían sus cadáveres.”

Y las cosas sucedieron exactamente como ella dijo.

En el momento en que Song Tingyu y Du Xiangyang terminaron de hablar, se produjeron cambios anormales en los cuerpos de otras dos antiguas élites en la Tierra de los Dioses Enterrados.

Uno era un simio gigante de doscientos metros de altura. Parecía haber sido forjado de oro y acero porque su cuerpo era completamente de color amarillo dorado. Cada pelo de su cuerpo se asemejaba a una aguja dorada que brillaba con una luz metálica afilada.

Como el antiguo gigante, este simio gigante era una bestia de una era pasada. Ambos eran miembros de la Raza Gigante Espiritual.

Sin embargo, este simio dorado gigante era significativamente más fuerte que los miembros de la Raza Gigante Espiritual que habían escapado de sus sellos en la helada tierra bajo la Cordillera Ártica.

Incluso en la muerte, el violento poder del metal que emanaba del cuerpo del simio gigante parecía lo suficientemente agudo como para perforar el cielo.

Este antiguo simio gigante debe haber sido mucho más fuerte que Mang Wang cuando estaba vivo y en perfectas condiciones!

Junto con el antiguo gigante y el simio, el enorme dragón que el Progenitor de Sangre usó para crear al Dragón Sediento de Sangre fue miembro de la Raza Gigante Espiritual. Durante la antigüedad, la Raza Gigante Espiritual fue una de las razas más poderosas. Eran capaces de causar un caos que cambió el color del cielo mismo.

En términos de fuerza puramente física, explosiva y potencial para causar estragos en todos los seres vivos del mundo, la Raza Gigante Espiritual siempre había sido considerada la mejor entre todas las razas poderosas.

“Fssshhhh… fshhhh… fssshhhh…”

El melodioso sonido de los murmullos de los arroyos provenía de una graciosa mujer con la cola de un pez en lugar de la parte inferior de su cuerpo.

Esta mujer era miembro de la Merfolk, una raza marina extranjera. Medía casi cinco metros y llevaba muerta muchos años.

N/T: (Busque en google, básicamente es un tritón u hombre pez)

A’Yue de la Tribu Bárbara Negra yacía en el suelo junto a esa mujer. No parecía estar respirando ni mostrando ningún otro signo de vida.

El espíritu de agua la había abandonado y en su lugar se apoderó del cuerpo de esta élite Merfolk que había estado muerta durante muchos años, usándolo como su nueva marioneta.

A’Yue había caído, y esta élite de la Raza del Mar estaba de pie, su cuerpo liberando el sonido armónico de cientos de corrientes murmurantes que fluían al mismo tiempo.

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.