<- Actualmente solo registrados A- A A+

SR – Capítulo 55

Ciudad Piedra Helada

Por la noche, la casa de piedra sin luz estaba envuelta en la oscuridad. Qin Lie se acurrucó en un balón y sostuvo sus rodillas en una esquina, mirando inexpresivamente hacia delante.

Las mesas y sillas fueron limpiadas sin una mota de polvo. Era como si pudiera oír los murmullos que salían del cuarto de aseo; veía una sombra viva y hermosa que se agitaba en la habitación….

Aquellos días en los que pasaban el tiempo juntos se repetían una y otra vez en su cabeza, haciéndose más claros con cada repetición.

Y sin embargo, tuvo que irse…

Qin Lie se agarró el pecho. Sintió que había tantas cosas que no dijo a tiempo, y ni siquiera sabía por dónde empezar. Le dolía el corazón.

“¡Bang!”

Abruptamente la puerta se abrió de golpe, y una figura tras otra cargó dentro de su casa. Cada uno de ellos tenía una jarra de licor en sus manos.

—Eran Ling Feng, Ling Xing, Ling Xiao y Ling Ying.

“¡Bebamos, Qin Lie!” Ling Xing tiró las dos jarras de licor, rompió sus paños selladores, vertió un tazón entero de licor y se lo pasó a Qin Lie, gritando, “¡Vamos, bebe!”

“¡Salud!” Ling Feng y Ling Xiao gritaron juntos.

Incluso Ling Ying se había unido a la lucha e instó a Qin Lie a beber. Cada uno de ellos tenía expresiones pesadas, pero no dijeron ni una palabra de consuelo. En cambio, se expresaron a través de sus propias acciones.

Qin Lie sintió como su corazón se calentaba un poco, y aceptó el tazón, ladeó su cabeza y se lo devoró todo.

El licor ardiente entró en su estómago, y sintió como si su pecho se hubiera quemado en llamas. El dolor en su corazón pareció disminuir bastante, e inmediatamente se olvidó de sí mismo y le arrebató los tazones a Ling Feng, Ling Xiao y Ling Ying. Ignorando su asombro, empezó a echarse alcohol por la garganta como si se fuera a ahogar con él.

Ling Feng y los otros sintieron que sus ojos se enrojecieron. No dijeron nada y simplemente le sirvieron aún más vino.

“Bebamos. Ustedes también deberían beber. ¡Emborrachémonos juntos!” Gruñó Qin Lie.

“¡Está bien! Bebamos todos, y no paren hasta que estén completamente borrachos”. Rugió Ling Xing.

De ahí que el grupo se lanzara al frenesí de beber mientras gritaban dentro de la casa de piedra, haciendo mucho ruido.

Ya era medianoche y, sin embargo, todos los miembros del clan Ling aún podían oír gritos y gritos que venían de la casa, pero todos lo entendieron. Simplemente agitaban la cabeza después de escuchar los rugidos y pensaban: Dejémoslos en paz.

Fue una noche de borrachera.

Al día siguiente, cuando Qin Lie volvió a abrir los ojos, encontró el sol en lo alto del cielo. Ya era mediodía.

Dentro de la casa de piedra, Ling Feng, Ling Xing y los otros estaban tumbados boca abajo y esparcidos sobre la mesa, debajo de la mesa, debajo de la cama o en una esquina de una pared. Incluso Ling Ying estaba despeinada y acostada profundamente sobre su cama de piedra con saliva en las comisuras de su boca, profundamente dormida.

Estos eran los amigos que había pasado juntos por el fuego y el agua en la Montaña del Lobo Celestial, y cuando estaba en el punto más bajo de su vida, se habían unido a él en una noche de insomnio, salvaje, con la esperanza de que eso reduciría el dolor en su corazón.

Qin Lie se sentía agradecido por dentro. No los despertó, sino que sacó las píldoras espirituales que quedaban en su cuerpo y las puso cuidadosamente en la ropa de Ling Feng, Ling Xing y Ling Xiao.

Cuando entró a la Cordillera Ártica por primera vez con Tu Ze y su grupo, recibió esas píldoras después de saquearlas de los cadáveres de los practicantes de la Mansión de Hielo Destrozada. Había regalado parte de ella a Ling Yushi como su regalo de bodas, y ahora le daba el resto….

Qin Lie los miró profundamente, dijo en silencio “ten cuidado” en su corazón, y salió de la casa de piedra y entró en la ciudad.

Pronto se enteró por un clan de la Familia Ling que Ling Chengye ya había anunciado la disolución de su compromiso con Ling Yushi anoche, y que antes de que saliera el sol Ling Yushi y Ling Xuanxuan habían abandonado la Ciudad Ling junto con el carruaje del Valle de los Siete Demonios.

“Valle de los Siete Demonios… Estaré allí algún día.”

Qin Lie susurró una vez, y fue directamente hacia la Montaña de Hierba bajo el abrasador sol.

Dentro de la caverna de la Montaña de Hierba.

Ordenó los objetos sueltos; metiendo cuidadosamente la escultura de madera, el Símbolo de Nebulosa, los cristales de fuego y otros materiales dispersos en su bolsa de tela.

Sosteniendo la bolsa, dio una mirada complicada a aquella roca que sobresalía detrás de la columna de piedra y, al cabo de un rato, dijo finalmente: “Ya es hora de irse…”.

Luego presionó la roca sobresaliente hacia abajo y abandonó la caverna sin mirar atrás. Poco después, llegó al pie de la Montaña de Hierba.

Hace mucho tiempo, su abuelo decía que la roca sobresaliente era el botón central de las extrañas formaciones dentro de la Montaña de Hierba. Podría borrar cualquier rastro en el interior y destruirlo todo.

Los cimientos de su Erradicación del Trueno Celestial se habían solidificado hacía mucho tiempo, por lo que incluso sin tomar prestado su entorno interior podría continuar cultivando de aquí en adelante.

En realidad, pudo haber dejado la Montaña de Hierba y cultivado en el Pabellón de la Nebulosa hace medio año. Pero había decidido quedarse en la Montaña de Hierba, en la Ciudad Ling.

Ahora, la única persona que lo mantenía aquí se había ido primero, así que ya no tenía una razón para quedarse aquí.

“¡Boom boom boom!”

De repente, un chocante sonido explosivo vino desde el interior de la Montaña de Hierba, y fue como si toda la montaña se sacudiera violentamente.

Por un momento Qin Lie observó en silencio desde el pie de la montaña y escuchó las explosiones, y después de una última mirada hacia la Ciudad Ling, se dirigió hacia la Ciudad Piedra Helada.

Una hora más tarde.

Los hermanos Ling, el anciano Ling Kangan y el resto se dirigieron frenéticamente al pie de la montaña. Algunas personas trataron de entrar a la cueva desde diferentes direcciones, pero encontraron que cada cueva o camino había sido completamente bloqueado por los escombros.

Incluso la Montaña de Hierba parecía haber empequeñecido todo un nivel, como si se hubiera hundido profundamente.

“Hasta el día de hoy aún no sé lo que hay escondido dentro de la Montaña de Hierba, y parece que nunca lo sabremos en el futuro.” Ling Chengye suspiró suavemente.

“Debería estar de camino al Pabellón de la Nebulosa.” dijo Ling Chengzhi.

Las cejas de Ling Chengye estaban juntas, “Nosotros somos los que hemos dejado que Qin Lie caiga, y yo soy el que no cumplió mi promesa y rompió su compromiso un año antes. Suspiro, me pregunto por qué sigo sintiendo que he cometido un error…”

El anciano Ling Kangan miró hacia la distancia y dijo: “Chengye, no has hecho nada malo, no te culpes demasiado. Mientras Xuanxuan y Yushi se queden en el Valle de los Siete Demonios, ¡la Familia Ling se volverá poderosa algún día! Además, son discípulos directos de la Anciana Jiu, y en el futuro estarán en un mundo más amplio y mejor. Yushi… seguramente encontrará un hombre mejor para ella también. Deberíamos alegrarnos por ellos”.

“Eso espero.” Ling Chengye suspiró.

Por la noche.

Justo cuando Ling Feng, Ling Xing, Ling Xiao y Ling Ying despertaron lentamente de su sueño, recibieron la noticia de que las cavernas de la Montaña de Hierba habían sido completamente destruidas y cubiertas de escombros, y el propio Qin Lie había desaparecido sin dejar rastro.

En el momento en que se movieron, descubrieron las píldoras espirituales dentro de sus ropas y se pusieron en conflicto.

Naturalmente entendieron que Qin Lie se había ido, y que había dejado la Ciudad Ling y se había ido a la Ciudad Piedra Helada.

“Primera y Segunda señorita se han ido, e incluso Qin Lie se ha ido. Somos los únicos que quedan en Ciudad Ling”. La expresión de Ling Xiao se desanimó cuando miró hacia el cielo nocturno: “Suspiro, todo se mueve demasiado rápido. Hace dos días todo estaba bien, y sólo porque el Valle de los Siete Demonios apareció, nuestras vidas habían cambiado completamente”.

“El agua fluirá hacia abajo, y el hombre caminará hacia tierras más altas. Esto nunca ha cambiado. Si queremos alcanzarlos, entonces debemos trabajar más duro y cultivar más duro, o sólo nos quedaremos cada vez más atrás”. Exclamó pesadamente Ling Feng.

“¡Mn!” La expresión de cada uno fue firme al responder juntos.

……

Seis días después, una delgada figura estaba en la entrada de la Ciudad Piedra Helada.

Con una bolsa de tela en la mano y una cara de polvo, miró a las altas y anchas murallas de piedra y luego a los guardias a cada lado de las puertas. Susurró: “Ciudad Piedra Helada. Finalmente estoy en la Ciudad Piedra Helad.”

La Ciudad Piedra Helada se dividió en Ciudad Norte y Ciudad Sur. La Mansión de Hielo Destrozada se podía encontrar en Ciudad Norte, y todo lo que había en ella estaba bajo la jurisdicción de la Mansión de Hielo Destrozads. La mayoría de las personas que entraban y vivían dentro de la ciudad eran personas que pertenecían a la Mansión de Hielo Destrozada.

De la misma manera, Ciudad Sur era donde estaba la sede del Pabellón de la Nebulosa, y ellos eran responsables de todo lo que había dentro de la ciudad.

La mayoría de las personas que vivían en Ciudad Sur eran las familias de los practicantes marciales del Pabellón de la Nebulosa. También había gente normal que se inclinaba hacia el Pabellón de la Nebulosa.

Las dos fuerzas podían vivir en la misma ciudad, pero eran absolutamente antagónicas entre sí. Habían luchado entre ellos tanto a la intemperie como en las sombras durante muchos años sin resultado alguno, y por ello el rencor entre las dos fuerzas solo se había profundizado con cada día que pasaba.

Fuera de Ciudad Sur, hacia el área sur sería la dirección a la Cordillera Ártica. Su perímetro estaba disperso con muchas fuerzas pequeñas como la Familia Ling, la Familia Gao, la Familia Du y así sucesivamente. Todos pertenecían al dominio del Pabellón de la Nebulosa.

El área norte sobre la Ciudad Norte sería el dominio de la Mansión de Hielo Destrozada, y también había muchas pequeñas fuerzas dispersas en el área.

Después de que la Familia Feng traicionó al Pabellón de la Nebulosa, el área a la que habían trasladado a todo su clan era exactamente ese lado norte de la Ciudad Norte.

Y la Ciudad Piedra Helada estaba situada justo en el centro de las fuerzas vasallas de la Mansión de Hielo Destrozada y del Pabellón de la Nebulosa.

Independientemente de sus respectivos poderes, tanto los practicantes marciales de la Mansión de Hielo Destrozada como los del Pabellón de la Nebulosa tenían sus propias familias y parientes; sus esposas, hijos, padres y así sucesivamente. Estas personas eran personas normales o practicantes marciales con reinos bajos, y por lo tanto no calificaban para entrar a la Mansión de Hielo Destrozada o al Pabellón de la Nebulosa para cultivar.

Tales personas vivían en la Ciudad Piedra Helada, en la Ciudad Norte o en la Ciudad Sur. Siempre que los practicantes de artes marciales de las dos potencias estaban libres de deberes y no estaban cultivando, salían de la Mansión de Hielo Destrozada y del Pabellón de la Nebulosa y pasaban tiempo con sus parientes e hijos, y vivían con su familia en Ciudad Norte y Ciudad Sur.

Entre Ciudad Norte y Ciudad Sur había una Calle de Comercio, y de nuevo esta calle de comercio era como una divisoria de aguas que dividía las dos ciudades.

Como la Mansión de Hielo Destrozada y el Pabellón de la Nebulosa eran enemigos, a menudo había grandes peleas entre ellos. Por lo tanto, normalmente hablando, ni la gente normal ni los practicantes marciales de la Mansión de Hielo Destrozada entrarían fácilmente a Ciudad Sur, y viceversa.

Por otro lado, esta calle comercial entre las dos ciudades estaba inusualmente concurrida. Tanto la Mansión de Hielo Destrozada como los practicantes de artes marciales del Pabellón de Nebulosa a menudo aparecían en la Calle de Comercio.

Había innumerables materiales espirituales, hierbas espirituales, plantas espirituales, artefactos espirituales y otras tiendas en esa calle, y algunas de estas tiendas tenían antecedentes increíbles y eran ramas que pertenecían a fuerzas increíbles. Ni siquiera la Mansión de Hielo Destrozada o el Pabellón de la Nebulosa se atrevieron a molestarlos.

Aunque los dos bandos pelearon consistentemente, tenían un acuerdo tácito de no pelear en esa calle.

Qin Lie entró en la Ciudad Sur por la puerta sur. No usó el Símbolo de Nebulosa en sus manos para entrar inmediatamente en el cuartel general del Pabellón de la Nebulosa, sino que caminó en dirección a la Calle de Comercio.

Una vez que entrara en el Pabellón de la Nebulosa se convertiría en un miembro central. Podía tomar prestados sus recursos para cultivar, podía usar puntos de contribución para entrar en salas de cultivo especiales y mejorar su cultivo o estudiar libros de artes marciales. Incluso podía escuchar la conferencia de los practicantes de las artes marciales sobre su comprensión de los reinos….

Esto era lo que Ling Feng y los demás soñaban, la razón por la que había venido al Pabellón de la Nebulosa, y algo que realmente deseaba en su corazón.

Sin embargo, si él entraba en el Pabellón de la Nebulosa y se convertía en un miembro central, entonces era muy posible que fuera enviado a realizar tareas y así perder su libertad.

Por el momento, no se había recuperado de la partida de Ling Yushi, y su corazón… aún estaba en agitación.

Además, todavía quería pasar más tiempo familiarizándose con la inscripción de diagramas espirituales de la Reunión Espiritual, y por lo tanto no sería capaz de utilizar los recursos de cultivo del Pabellón de la Nebulosa por un corto tiempo de todos modos.

Por lo tanto, decidió bajar un poco la velocidad y entrar en el Pabellón de la Nebulosa después de que finalmente se hubiera calmado y dominado verdaderamente los pocos diagramas espirituales dentro de su cabeza.

Así que llegó a una taberna muy cerca de la Calle de Comercio en el sur y se quedó adentro. Se encerró en su habitación y continuó practicando la escritura de diagramas espirituales de la Reunión Espiritual.

Quedaban veinticuatro tablas de espirituales, y después de su primera experiencia exitosa, poco a poco fue ganando confianza.

Sacó una tabla, se calmó y concentró su mente y su conciencia en la tabla que tenía en la palma de la mano; comenzó a practicar la escritura.

Rápidamente se dio cuenta de que, al inscribir diagramas espirituales, era capaz de separarse del dolor de la partida de Ling Yushi. La increíble concentración que necesitaba le ayudaba a ignorarlo todo, aunque solo fuera por un momento.

Por lo tanto, se dedicó por completo a la obra.

Comenzó a disfrutar de este entrenamiento seco, aburrido e increíblemente duro.

N/T: (Definitivamente odio las separaciones…)

Descarga:

13 Comentarios Comentar

  1. Avatar

    Lector

    Nivel 1

    Cambriell - hace 3 meses

    Me agrada el hecho de que aunque tiene las bases para un buen maestro de artefactos, no se volvió un genio de inmediato, sino que tiene que practicar y practicar

  2. Fortuine

    Lector

    Nivel 10

    Fortuine - hace 2 meses

    Esto solo hara que el prota en el futuro se haga mas fuerte !
    Gracias por la traducción.
    (^-^)/

  3. Luis Mariano

    Lector

    Nivel 9

    Luis Mariano - hace 4 semanas

    Espero que cuando entre a ese pabellón y otras sectas ene el futuro, que sea para un rato nada más, me gustan las historias de protagonistas solitarios…

  4. kobalt

    Lector

    Nivel 2

    kobalt - hace 3 meses

    Concuerdo con el traductor, pero son un incentivo fantástico para el crecimiento del prota

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.