<- Actualmente solo registrados A- A A+

SR – Capítulo 584

Trabajo interno

Dentro de una habitación helada y oculta construida con cristales de jade de hielo, un gigantesco capullo de sangre colgaba en el aire. Numerosos vasos sanguíneos y tejido muscular corrían desde las paredes de esa vasta habitación hasta ese capullo, manteniéndolo en alto y haciéndolo parecer un corazón.

Rayos de energía espiritual y energía sanguínea fluían constantemente a través de los vasos sanguíneos y hacia el capullo sanguíneo, manteniendo la fuerza vital de Mo Lingye.

El alma de Xue Li flotaba silenciosamente junto al capullo de sangre como una bola de llama sanguínea.

Una docena de practicantes marciales vestidos con largas túnicas rojas también estaban dentro de la habitación oculta. Todos suspiraron suavemente mientras miraban el alma de Xue Li.

Uno de ellos se parecía mucho a Mo Bei, el joven que Qin Lie y Xue Li habían conocido en la Cordillera Nube de Sangre.

Este no era otro que el padre de Mo Bei, Mo Jun.

“Maestro de secta…” Mo Jun gritó en voz baja.

“No he sido el maestro de secta de la Secta del Demonio de Sangre desde hace mucho, mucho tiempo.” Xue Li agitó la cabeza.

“…Gran Hermano Xue,” dijo Mo Jun. “La señora se encuentra en una situación precaria. Si su fuerza vital no puede ser reabastecida con el Manantial de la Vida, puede que no pueda resistir más de tres años.”

Suspiró profundamente. “Todo esto es culpa nuestra. Hemos sido inútiles durante los últimos mil años, sólo viviendo como si estuviéramos encadenados, sin molestarnos en tratar de revivir a la Secta del Demonio de Sangre. Si fuéramos la Secta del Demonio de Sangre de hace mil años, habríamos conseguido algo tan barato como el Manantial de la Vida hace mucho tiempo. ¡Mira lo impotentes que somos ahora!”

El resto de los ancianos de la Secta del Demonio de Sangre dentro de la habitación inclinaron sus cabezas avergonzados.

Habían pasado más de mil años, pero ninguno de ellos, ninguno de los miembros de la Secta del Demonio de Sangre que había escapado de la Cordillera Nube de Sangre, fue capaz de reconstruir la secta.

De hecho, ni siquiera se atrevieron a revelarse al mundo exterior debido a la cacería incesante del Culto Vudú Negro y las tres grandes familias. Sólo podían esconderse en las sombras.

“Ninguno de ustedes tiene la culpa.” Los ojos ensangrentados de Xue Li brillaban de dolor. “Si alguien merece la culpa… ¡soy yo! Yo era el que no era lo suficientemente cuidadoso. ¡Le di a Jiang Zhuzhe la oportunidad de capturarme y herirme en gran manera!”

Todos los demás colgaron sus cabezas en la tristeza.

De repente, los ojos de Xue Li ardían de esperanza.

“¿Ha habido noticias del Cementerio de los Dioses?”, preguntó. “Qin Lie está en el Cementerio de los Dioses con… ella. Escuché que el Manantial de la Vida podría estar ahí. ¡Pueden tener éxito!”

Xue Li había puesto todas sus esperanzas en Qin Lie y su hija. Esperaba que pudieran obtener el Manantial de la Vida del Cementerio de los Dioses, suficiente para ayudar tanto a Xue Moyan como a Mo Lingye a escapar de su apuro.

“No hemos recibido ninguna noticia,” Mo Jun se obligó a responder. “Sólo he oído… que el Cementerio de los Dioses se derrumbó por completo y casi todos los participantes del Juicio perecieron. Sólo los restos de las antiguas élites, que son insondablemente duras, fueron capaces de soportar las ondas de choque del colapso espacial y escapar.”

“Eso no puede ser,” dijo Xue Li y comenzó a tranquilizarse constantemente. “Qin Lie no morirá. ¡No lo hará! Definitivamente escapará del Cementerio de los Dioses con Xue Moyan! Ese chico es extraordinario. ¡Él puede hacerlo!”

Mo Jun y los demás le miraron, sus ojos llenos de simpatía, y suspiraron hacia dentro.

Todos ellos compadecían a la familia de Xue Li.

Xue Li había estado encarcelado durante mil años, pero incluso después de haber logrado escapar de su confinamiento, Jiang Zhuzhe refinó su cuerpo y la mitad de su alma. Además, su hija nació con una vida extremadamente corta. Su esposa estaba en coma y su conciencia del alma estaba ahora tan débil que no podía comunicarse con el mundo fuera del capullo de sangre. Su vida era como una llama de vela a punto de ser apagada por el viento. Podría salir en cualquier momento.

La tragedia que sufrió esta familia fue tan desgarradora como uno podría imaginar.

Mo Jun y los demás no creían que Qin Lie, una persona de la que nunca habían oído hablar, una persona en la que Xue Li tenía grandes esperanzas, pudiera cambiar el destino de esta familia.

Todos ellos asumieron que Xue Li simplemente no deseaba aceptar el hecho de que su hija hubiera muerto en el Cementerio de los Dioses.

“¡Sé que no lo crees, pero yo sí!” Exclamó en voz baja Xue Li. “Conozco a Qin Lie desde hace mucho tiempo. Yo lo entiendo. No es normal, y tiene muchos secretos que no puedo empezar a comprender. Definitivamente saldrá del Cementerio de los Dioses con Moyan y traerá nuevas esperanzas a la Secta del Demonio de Sangre.”

Mo Jun y los demás agitaron la cabeza e intercambiaron amargas sonrisas.

Simplemente no podían creer sus palabras desde el fondo de sus corazones.

Ya no pensaban que la Secta del Demonio de Sangre tuviera futuro.

Creían que su destino era esconderse en las sombras, viviendo como si estuvieran encadenados.

……

El día cambió a la tarde, y el Fénix de Fuego Dorado Fluyente de los hermanos Xing flotaba sobre los cinco barcos de la Isla del Sol de Oro. Xing Yumiao y Xing Yuyuan descendieron a la cubierta del Rompe Olas como Xing Shengnan, Xing Yao, varios otros clanes de la Familia Xing, y practicantes marciales de la Isla del Sol de Oro salieron a saludarlos.

“Hermano mayor. Segundo hermano. ¿Dónde está Xing Lie?” preguntó Xing Shengnan en el momento en que los vio. “¿Por qué no hemos visto el ave fénix de fuego de los ejecutores?”

“Llegaremos a las Islas del Sol Poniente en dos días,” dijo Xing Yao, claramente más preocupado por otra cosa. “Xiang Xi, los tres ejecutores que lo acompañan, y los enviados de sus islas siempre han manejado esas islas. ¿No deberíamos estar más atentos?”

Xing Yumiao y Xing Yuyuan se miraron el uno al otro, expresiones amargas en sus caras.

Desde que confirmaron que Qin Lie era el discípulo directo del Antepasado Terminator, ambos hermanos habían sufrido dolores de cabeza. No fueron capaces de idear un plan capaz de lidiar con Qin Lie.

“Está bien,” dijo Xing Yuyuan con una sonrisa. “Hoy es el día en que hablaremos con ellos. Deberían llegar pronto.”

Según los espías que había plantado en medio de los hombres de Xiang Xi, Xing Yuyuan sabía que el grupo de siete de Qin Lie estaba bien. También sabía que Xiang Xi y sus hombres no se atrevieron a actuar imprudentemente después de descubrir la otra identidad de Qin Lie.

Xing Yuyuan era aún más consciente de que Xiang Xi y Qin Lie parecían llevarse bastante bien. De hecho, ahora parecían estar bastante cerca el uno del otro.

Esto hizo que los hermanos Xing se preocuparan cada vez más.

Si los hombres de Xiang Xi lograron poner a Qin Lie a su lado, ¿cómo se suponía que lo tratarían a él, un discípulo de la Secta del Demonio de Sangre que tenía el apoyo del Antepasado Terminator?

Este asunto dejó a los dos hermanos perplejos.

“¡Están aquí!” Exclamó en voz baja Guo Yanzheng.

En el momento en que lo hizo, un brillante y hermoso Fénix Fuego Dorado Fluyente y el mismo tipo de artefacto espiritual volador que parecía como si hubiera resistido una tormenta sobrevoló al mismo tiempo.

Luego, un pequeño carruaje de guerra cristalino retumbó desde lejos, descendiendo por el aire y acercándose a los barcos.

El carruaje llevaba a Xiang Xi, Bo Boze y Qin Lie, todos ellos parados hombro con hombro.

Xiang Xi y Qin Lie conversaron alegremente. Se veían increíblemente unidos, como si hubieran sido amigos durante incontables años.

Los miembros de la Familia Xing en la cubierta intercambiaron miradas, sus expresiones se volvieron sombrías.

“¡Qué descarado!” Xing Yao gritó con dureza. “¡Es tan malo como el resto de ellos!”

El asombro llenó la cara de Xing Shengnan.

“¿Cuándo se hizo tan buen amigo del jefe ejecutor?” preguntó frunciendo el ceño.

No tenía ni idea de que Xiang Xi y los demás habían planeado desde hacía tiempo una rebelión, pero sabía que la relación entre ellos y sus hermanos no era tan amistosa como parecía. A ella misma no le gustaba Xiang Xi desde el fondo de su corazón, así que cuando vio que Qin Lie se había hecho amiga de Xiang Xi, inmediatamente asumió que había sido engañado.

Pensó en encontrar una oportunidad para advertir a Qin Lie para que Xiang Xi no pudiera seguir engañándole.

Los ejecutores Guo Yanzhen y Qi Jing, así como muchos otros practicantes marciales del barco, eran servidores de confianza de la Familia Xing. Todos ellos conocían la relación entre la Familia Xing y el lado de Xiang Xi.

A la luz de esto, sus rostros se torcieron en feas expresiones en el momento en que vieron a Qin Lie y Xiang Xi, parados uno al lado del otro y riendo a carcajadas juntos.

Las palabras no podían ni siquiera empezar a describir el ceño fruncido de las caras de Xing Yumiao y Xing Yuyuan.

Los hermanos pensaron erróneamente que Qin Lie era un discípulo directo del Antepasado Terminator. Cuando vieron a Xiang Xi siendo tan amigo de Qin Lie, inmediatamente asumieron lo peor.

—que Xiang Xi y Qin Lie estaban del mismo lado.

Los hermanos Xing creyeron inmediatamente que la situación se había vuelto varias veces más complicada que antes. Tratar con Xiang Xi ya no era un asunto sencillo.

Cuando el carruaje de guerra cristalino se acercó al barco, Xiang Xi inmediatamente se rió a carcajadas y golpeó a los hermanos Xing con un golpe bajo.

“¡Hahaha, ya veo! Alguien de mi temperamento realmente tiene muchas cosas en común con Xing Lie,” gritó. “¡Muchas gracias, señores de la primera y segunda isla! Gracias por enviar a Xing Lie a mi lado. Si no lo hubieras hecho, no habría tenido la oportunidad de conocer a un joven genio que me entiende. ¡Hahaha!”

Los rostros de los hermanos Xing se volvieron aún más feos que antes.

Qin Lie se mofó interiormente cuando se paró encima del carruaje de guerra cristalino y miró hacia abajo a Xing Yumiao y Xing Yuyuan.

Sabía exactamente lo que los hermanos Xing habían estado planeando cuando enviaron a su grupo al Fénix de Fuego Dorado Fluyente de Xiang Xi.

Esperaban usar a Xiang Xi como instrumento de asesinato para deshacerse de él. De esta manera, Qin Lie no estaría cerca para herir a Xing Shengnan, y podrían justificar fácilmente sus acciones si la Secta del Demonio de Sangre viniera en busca de respuestas.

Xiang Xi tomó la iniciativa de preguntar, “¿Te gustaría hablar con tus compañeros de clan, Hermano Xing Lie?”

“No hay necesidad de eso. No tendría nada importante que decirles de todos modos.” Qin Lie agitó la cabeza, y luego miró a Xing Shengnan desde lejos. Tan seria y sinceramente como pudo, dijo: “No tienes que preocuparte por mí, gran mayor. Estoy bien.”

Cuando vio a Xing Shengnan abrir la boca para hablar, Qin Lie la cortó, diciendo: “Podemos hablar cuando regresemos a la Isla del Sol de Oro. Te lo explicaré todo entonces.”

Xing Yumiao, por otro lado, habló con voz pesada.

“¡Ven aquí, pequeño hermano!” gritó. “¡Hay algo que tenemos que discutir!”
N/T: (De hecho la manera en la que lo llama este y la hermana son iguales, pero yo pongo cuando habla con la hermana que lo llame “hermanito” ya que las mujeres son así)
Como la situación actual lo requería, aunque el título era falso, esta fue la primera vez que se refirió a Qin Lie como pequeño hermano.

Xing Yumiao finalmente le dio a Qin Lie la atención que merecía.

Hace unos días, simplemente se había parado frente a la puerta de Qin Lie y no se molestó en entrar en su habitación. Incluso llegó a amenazar con Qin Lie, advirtiéndole que desapareciera antes de que llegaran a la Isla del Sol de Oro o que los mataran sin dudarlo.

¡No le había dado a Qin Lie ninguna oportunidad de explicarse!

Xing Yumiao lo hizo porque creía que la actual Secta del Demonio de Sangre no podía hacer que se sometiera realmente. Ya no tenía a la Secta del Demonio de Sangre en alta estima.

De la misma manera, creía que Qin Lie no merecía su respeto.

Sin embargo… las cosas eran diferentes ahora.

Qin Lie ahora tenía al Antepasado Terminator y la Secta Terminator detrás de él como una sombra aterradora. Xing Yumiao no tuvo más remedio que reconsiderar su opinión sobre Qin Lie.

Qin Lie miró fijamente a Xing Yumiao, una casi imperceptible mueca de desprecio en la comisura de sus labios. Pensó que tener un patrocinador poderoso y una fuerza poderosa era más importante que cualquier otra cosa.

Incluso ahora, entendía que Xing Yumiao no se preocupaba en absoluto por él. Lo que le importaba era el inexistente Antepasado Terminator detrás de él.

“Hablaremos cuando volvamos a la Isla del Sol de Oro. Sólo estoy aquí para ver a mi gran hermana,” respondió Qin Lie con una sonrisa casual. No se refería a Xing Yumiao como su hermano mayor. Entonces se volvió hacia Xiang Xi y dijo: “Estoy cansado. Volvamos.”

“Primer maestro de isla. Segundo maestro de isla. Tercera Maestra de isla. Cultivar durante los últimos dos días ha dejado a Xing Lie cansado, así que… nos iremos por ahora,” dijo Xiang Xi como si estuviera mediando en la conversación y se rió. Luego, en silencio, ordenó a sus hombres que se marcharan sin molestarse en que el cristalino barco de guerra aterrizara en la cubierta del barco.

Xiang Xi obviamente se había vuelto más atrevido después de estar seguro de que Qin Lie era el discípulo directo del Antepasado Terminator. Por eso se atrevió a desafiar abiertamente a Xing Yumiao, a pesar de que aún no habían terminado adecuadamente la conversación.

Todos los miembros de los clanes de la Familia Xing llevaban una expresión de ceniza.

Todo el mundo podía ver claramente que Qin Lie había ido en contra de las instrucciones de Xing Yumiao. Obviamente no se veía a sí mismo como un clan de la Familia Xing ni consideraba a Xing Yumiao su hermano mayor.

Aparte de Xing Shengnan, por quien mostró una gran preocupación y que en realidad lo consideraba su hermano pequeño, trató a todos los demás con una indiferencia que también podría haber sido arrogancia.

Ninguno de los miembros del clan de la Familia Xing podía entender o tolerar su comportamiento.

¿De dónde en el Reino Espiritual tuvo el valor de comportarse de esa manera?

“Este chico se ha vuelto loco, ¿no? ¡Su apellido es Xing! ¿Por qué está al lado de Xiang Xi?”

“Qué tonto ciego. No tiene ni idea de adónde pertenece.”

“¡Creo que es aún más arrogante que Xiang Xi! ¡Cómo se atreve a no escuchar ni siquiera al primer maestro de isla! ¡Qué desvergonzado!”

Los miembros del clan de la Familia Xing y los otros practicantes marciales que se preocupaban por la Familia Xing regañaron a Qin Lie con justa indignación.

Todos pensaron que Xing Yumiao lo castigaría inmediatamente.

Sin embargo, sorprendentemente, Xing Yumiao no habló ni atacó a Qin Lie de ninguna manera. Simplemente llevaba una fea expresión en la cara y mantenía su silencio.

Sólo Xing Yuyuan entendió por qué su hermano mayor no actuó.

Xing Yumiao tuvo que tolerar la insolencia de Qin Lie porque creía que el Antepasado Terminator estaba detrás de él.

……

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.