Para usar el Modo Noche debes estar Registrado e Iniciar Sesión.
A- A A+

SR – Capítulo 594

¡Arte tragando el cielo negro!

Los cadáveres de dios emergieron del agua alrededor de las Islas del Sol Poniente como deidades antiguas.

Potente energía surgió de los cadáveres de los dioses para formar un torbellino de energía que se podía ver a simple vista. El retorcido torbellino se extendió en todas direcciones con un sordo estruendo.

Más de un centenar de carruajes de guerra cristalinos de diferentes tamaños volaron por el cielo como linternas brillantes, persiguiendo a los miembros del clan de la Familia Xing y a los practicantes marciales de la Isla del Sol de Oro leales a la Familia Xing.

Sin embargo, cuando ese torbellino de energía se propagó desde los cadáveres de los dioses, los carruajes cristalinos se balancearon y temblaron como si estuvieran funcionando mal. La energía espiritual dentro de ellos se descontroló.

“¡Woosh woosh woosh!”

La caótica energía espiritual dañó las formaciones de piedra espiritual dentro de los carruajes, haciendo que se desplomaran repentinamente a través del aire.

Los practicantes de artes marciales del Palacio Nube Negra y el Pabellón Mar Celestial a bordo de los carruajes comenzaron a entrar en pánico. Envolvieron frenéticamente sus carruajes en energía espiritual y los dirigieron hacia islas lejanas.

Los cadáveres de los dioses en el agua los aterrorizaban. Se paraban allí como enormes monstruos acuáticos con fauces abiertas e irradiaban un aura viciosa que parecía capaz de consumir a todos los seres.

Los practicantes de artes marciales del Palacio Nube Negra y del Pabellón Mar Celestial definitivamente no querían caer al mar.

El miserable destino de Xiahou Chang de ser comido entero fue una pesadilla que infundió miedo en cada uno de ellos. Los asustó hasta el centro mismo de sus seres. Ninguno se atrevió a acercarse lo más mínimo a ocho cadáveres de dioses.

“¡Es la Secta del Demonio de Sangre!” Exclamó Xiahou Sheng, una grave expresión en su cara. El terror llenó sus ojos mientras analizaba la situación. “¡La Secta del Demonio de Sangre ha vuelto de entre los muertos!”

Zheng Zhihe y Jiang Hao también hicieron balance de la situación, con incertidumbre a sus ojos.

Xiang Xi, sosteniendo con una mano su gigantesca caldera de bronce, miró a Qin Lie con una expresión sombría y exclamó: “¡M-mi amigo!”

Él había pensado que Qin Lie era sólo el discípulo directo del Antepasado Terminator.

Sin embargo, en este momento, cuando Qin Lie desató el último tesoro de la Secta del Demonio de Sangre, se apoderó de un cuerpo lleno de energía sanguínea diabólica y creó una Garra Fantasma Llorón de Sangre, e hizo que los ocho cadáveres de dioses emergieran del mar, Xiang Xi se dio cuenta de que Qin Lie tenía otra identidad.

—Era un sobreviviente de la Secta del Demonio de Sangre.

Después de un momento, Qin Lie dijo repentinamente: “Ejecutor Xiang. Si te rindes ahora, tendré piedad de ti. Ya que estabas trabajando por el bien de la ISla del Sol de Oro y no has cometido un gran error… puedo dejarte vivir.”

Xiang Xi se quedó en silencio.

“Xiahou Sheng no honró tu acuerdo, ni tampoco el Palacio Nube Negra o el Pabellón Mar Celestial.” Qin Lie apuntó a las dos naves que estaban debajo de ellos. “Lo primero que hicieron fue masacrar a los miembros del clan de la Familia Xing. Actuaron con la intención de exterminar a la Familia Xing.”

Xiang Xi miró al Rompe Olas y descubrió que Xing Shengnan era uno de los muchos miembros del clan de la Familia Xing que estaban heridos o muertos.

Se podían ver cadáveres esparcidos por el otro barco del que el Pabellón Mar Celestial se había encargado de ocuparse. Todos ellos pertenecían a clanes de la Familia Xing y practicantes marciales leales a la Familia Xing.

Qin Lie claramente no estaba tratando de engañar a Xiang Xi. Xiahou Sheng, el Pabellón Mar Celestial y el Palacio Nube Negra definitivamente tenían un acuerdo tácito de no cumplir la promesa que le hicieron.

La expresión de Xiang Xi se oscureció lentamente.

“¡Hmph!” Xiahou Sheng sonrió con suficiencia. “¿En serio pensaste que las tres grandes familias tendrían piedad de la Familia Xing? ¿De los sobrevivientes de una familia que les dio un duro golpe? ¿De la gente que intentó matarme? ¡Despierta, Xiang Xi! Desde el momento en que aceptaste mi propuesta y llegaste a un acuerdo conmigo, ¡pasaste el punto de no retorno!”

Xiang Xi llevaba una expresión de incertidumbre. Flotó en el aire silenciosamente, una mirada conflictiva en sus ojos.

Qin Lie sonrió y señaló tranquilamente al otro barco que la Familia Xing aún controlaba, usando la conciencia de su alma para dar órdenes.

Tres cadáveres de dioses comenzaron a caminar a través de las olas, moviéndose cada vez más rápido hasta que se dirigían hacia el barco como enormes monstruos oceánicos. Los practicantes de artes marciales del Pabellón Mar Celestial eran sus objetivos.

En ese momento, Zheng Zhihe se dio cuenta de que hacía tiempo que no veía a su hijo.

“¿D-dónde está Yun’er?” exclamó.

“¿Estás hablando de él?” Gritó Guo Yanzheng desde abajo.

El cadáver de Zheng Yun aún estaba en el Rompe Olas junto a él y a Qi Jing.

Zheng Zhihe se volvió a mirar, con los ojos inmediatamente enrojecidos y gritó: “¡Yun’er!”

Zheng Yun era el hijo menor y más querido de Zheng Zhihe, el que más se parecía a su personalidad. Zheng Zhihe confiaba mucho en él y lo había elegido como el futuro maestro del Palacio Nube Negra.

Había traído a Zheng Yun en esta excursión porque pensó que no sería peligroso. Creía que este viaje permitiría a Zheng Yun desahogarse un poco.

Para asegurarse de esto, Zheng Zhihe incluso había arreglado tres ancianos del Reino del Cumplimiento para proteger a Zheng Yu y garantizar su seguridad.

Nunca pensó que Zheng Yun sería asesinado mientras no prestaba atención.

El dolor de perder a Zheng Yun hizo que Zheng Zhihe se volviera loco de furia.

“¿Quién hizo esto?” Zheng Zhihe gritó a todo pulmón. “¿Quién mató a mi Yun’er? ¿¡Quién!?”

Zheng Zhihe abandonó el cerco atando a los hermanos Xing y cargó hacia abajo.

¡Sus ojos se fijaron en Xing Shengnan!

¡Creía que Xing Shengnan fue el que mató a Zheng Yun!

De repente, la voz fría de Qin Lie sonó.

“Fui yo.” Dijo Qin Lie, levantando los andrajosos restos de una bandera negra con una de las manos del Progenitor de Sangre. “Su hijo parecía haber usado este trapo, pero yo lo rompí en pedazos. Probablemente es tan inútil como él.”

Estaba probando claramente el límite de la furia de Zheng Zhihe.

“¡No importa quién eres!” Chilló Zheng Zhihe, predeciblemente cambiando de objetivos y atacando a Qin Lie. “¡Vas a acompañar a Yun’er en la muerte!”

Mientras Zheng Zhihe volaba en Qin Lie, aparecieron banderas negras gigantes entre ellos.

Nubes negras se enroscaban dentro de la tela de estas banderas mientras ondeaban en el viento. Viciosas y malvadas bestias que parecían dioses salvajes parecían residir dentro de cada una de ellas, tomando forma y aullando junto a Zheng Zhihe.

Las nubes negras dentro de las banderas parecían tragar toda la luz, haciendo que gradualmente el cielo se volviera negro.

El día pronto se convirtió en una noche oscura.

Bajo las nubes, una malvada oscuridad descendió lentamente sobre el mundo como una cortina negra, cubriendo completamente el espacio por encima de Qin Lie. Formaba una oscuridad que impedía ver sus manos aunque las tuvieran delante de la cara.

Zheng Zhihe parecía haber desaparecido.

“Esto…” En la cara de Xing Yuyuan se podían ver rastros de conmoción mientras exclamaba con seriedad: “¡Este es el Arte Tragando el Cielo Negro! ¡Zheng Zhihe está en la cima del Reino de la Fragmentación! Incluso tú pagarías un precio muy alto por resistir uno de sus ataques, hermano mayor. Ese chico…”

Xing Yuyuan no pudo evitar preocuparse por Qin Lie.

“Este Qin Lie está en el Reino del Paso Inferior, y el cuerpo sangriento que ha poseído desprende un aura aterradora.” Xing Yumiao frunció el ceño mientras usaba la percepción de su alma para examinar a Qin Lie. Descubrió que no podía llegar a una conclusión adecuada y dijo: “Qué extraño… tan extremadamente extraño…”

“¡Hermanito!” Xing Shengnan gritó desde el Rompe Olas.

Xiahou Sheng y Jiang Hao tenían expresiones sombrías, sus ojos brillando de emoción.

Sabían lo poderoso que era Zheng Zhihe. También sabían que si él usaba el Arte Tragando el Cielo Negro, significaba que estaba poniendo todo en juego.

¿Qué pasaría si un practicante marcial en la cima del Reino de la Fragmentación se enfrentara contra el cuerpo de una persona desconocida poseída por un alma en el Reino del Paso Inferior?

Querían ver cuán fuerte era Qin Lie.

Todavía no sabían que el cuerpo ensangrentado era el cuerpo del Progenitor de Sangre y que Qin Lie lo había tomado del Cementerio de los Dioses.

La oscuridad sin fin envolvió a Qin Lie. Espeluznantes fluctuaciones de poder emanaban de entre esa oscuridad mientras la aterradora aura de Zheng Zhihe se extendía por toda la zona y hacía que todos sintieran su fuerza.

Qin Lie desapareció.

Ni siquiera Xing Yumiao y Xiahou Sheng pudieron atravesar la oscuridad y ver lo que estaba pasando dentro de ella.

Cuando trataron de usar sus conciencias mentales para ahondar en la oscuridad, descubrieron que tenía un poder para distorsionar y confundir. Esto desorganizó su conciencia y la forzó a colapsar, causando que se retiraran en estado de shock.

Como resultado, todos observaron esta área cubierta por una cortina de oscuridad, pero no tenían idea de lo que estaba sucediendo dentro de ella.

“¡Aaaaaoooooo!”

De repente, el rugido del Dragón Sediento de Sangre resonó por el aire.

Un pilar sanguíneo de luz que irradiaba un aura salvaje y destructiva salía de la oscuridad.

La oscuridad no podía sofocar esta sangrienta luz a medida que se hacía más y más brillante.

“¡Haaaa, haaa, haaaa!”

La pesada respiración de un cadáver de un dios podía ser escuchada desde la superficie del agua mientras consumía la densa oscuridad, revelando Zheng Zhihe y Qin Lie.

Qin Lie, que poseía el cuerpo del Progenitor de Sangre, se sentó firmemente sobre el sangriento dragón de hueso. Sus ojos emitieron una luz asombrosa como si fueran soles ensangrentados.

Rayos de sangre fluían por el cielo como ríos y lentamente formaban una formación compleja pero misteriosa.

“Artes de Sangre: ¡Encadenamiento de Alma!”

Ríos de sangre que contenían misteriosas propiedades de sellado formaron repentinamente cadenas sanguíneas. Caían por el cielo, cambiando constantemente de forma de gruesa a fina, y luego de repente se estrechaban y se rompían en incontables rayos de luz sangrienta. Esta luz se rompió una vez más, explotando en extrañas y sangrientas runas que llenaban el aire.

Estas runas volaron hacia Zheng Zhihe, batiendo sus alas como miles de millones de mariposas ensangrentadas y desaparecieron en su cuerpo.

Nubes negras surgieron del cuerpo de Zheng Zhihe, moviéndose como espíritus malignos tratando de salir de la fuerza que los encadenaba.

Sin embargo, más y más runas sangrientas entraron en su cuerpo y se fusionaron con su sangre. Las nubes negras que se filtraban de Zheng Zhihe gradualmente se volvieron rojas.

La lucha de Zheng Zhihe fue desapareciendo poco a poco. Innumerables telarañas sangrientas aparecieron en sus ojos, encadenando a su Alma Verdadera y a su Lago del Alma.

Al final, Zheng Zhihe se quedó quieto. Excepto por la sangre que fluía de su cuerpo de una manera extraña, su cuerpo no hacía ningún otro movimiento.

Incluso su alma se calmó.

“¡Qin Lie!” De repente, Gao Yu gritó desde la parte de atrás del Fénix de Fuego Dorado Fluyente.

Qin Lie levantó la cabeza y miró a Gao Yu con asombro.

“¿Qué?” le gritó.

“¡Quiero el alma de esa persona!” Exclamó Gao Yu, incapaz de ocultar la emoción en sus ojos. “¡Quiero el alma de ese practicante marcial del Reino de la Fragmentación que has encadenado y dejado impotente para luchar!”

Qin Lie asintió. “¡Muy bien!”

Bajo la mirada atónita de todos, Gao Yu, que sólo estaba en el Reino del Paso Inferior, saltó del ave fénix de fuego y se precipitó por el cielo.

Ni siquiera tenía un carruaje de guerra cristalino que le ayudara a descender.

Todos pensaban que él, con su miserable Reino del Paso Inferior, estaba loco por caer cientos de metros por el aire.

¡Pensaron que era un suicida!

“¡Woosh!”

Una sombra oscura se materializó detrás de Gao Yu, expandiéndose gradualmente.

En el lapso de cinco respiraciones, el enorme cuerpo del Dios Maligno, con su vasto par de alas y cuernos curvos sobre su cabeza, apareció ante Gao Yu.

Parecía un antiguo monstruo que de repente había invadido el mundo.

Gao Yu se movió tranquilamente para sentarse sobre el hombro del Dios Maligno mientras descendía, sus oscuros y fríos ojos brillando de emoción.

Había sentido que Zheng Zhihe cultivaba un arte espiritual puro del Reino del Inframundo. Se dio cuenta de que un fragmento de alma malvada estaba escondido en el alma del hombre—

—la única cosa con la que Gao Yu había estado soñando.

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.