<- Actualmente solo registrados A- A A+

SR – Capítulo 66

Primer contacto con la Forja de Artefactos

Y así, Qin Lie se quedó en el Pabellón de la Nebulosa.

Durante el día, aprendía a reconocer todo tipo de materiales espirituales de bajo rango y prestaba atención a los pasos dados por Yao Tai para fundir los materiales espirituales en su sala.

Por la noche, estudiaba los libros de forja de artefactos, 《Identificación de Materiales Espirituales de Bajo Grado》, y 《Forja de Artefactos Elementales》 para profundizar su conocimiento y continuar en sus intentos de formar un remolino para que pudiera llegar al noveno nivel del Reino del Refinamiento.

Durante este período, había regresado una vez a la Tienda de Li y descubrió que en realidad estaba cerrada; la persona en cuestión tampoco estaba en ninguna parte.

Li Mu sólo dejó una carta, informándole que iba a salir y que sólo regresaría después de dos meses.

“Qin Lie, ¿cuántos materiales espirituales has memorizado en mi Sala de Forja de Artefactos?” Hoy, Yao Tai, vistiendo la apariencia de un nido de pájaros y una barba sin afeitar, preguntó: “Ya ha pasado un mes, y te he dicho que recuerdes todos los rangos de los materiales espirituales y los clasifiques correctamente. Entonces, ¿cómo es?”

Durante el mes pasado, Yao Tai estaba ocupado con sus propias cosas y frunciendo el ceño todos los días. La mayor parte del tiempo dejaba en paz a Qin Lie y se enfocaba en inscribir diagramas espirituales.

Simplemente le pasó a Qin Lie unas cuantas gruesas pilas de papel. En esos papeles había innumerables palabras diminutas que describían el conocimiento profundo de todo tipo de materiales espirituales.

“Jade Hueso de Dragón, material espiritual de Tercer Grado Común. Con forma de huesos de dragón y muy sólidos. Cuando se asimila con un artefacto después del refinamiento, puede aumentar la dureza de dicho artefacto, haciéndolo difícil de romper…”

“Cristal de Tierra, material espiritual de Cuarto Grado Común. De color marrón amarillento, capaz de conectarse con la energía de la tierra, adecuado para artefactos espirituales que se utilizan para cultivar poderes de tipo tierra. Necesita ser complementado con un diagrama espiritual especial para funcionar correctamente.”

“Cuerno del Rinoceronte Dorado, material espiritual de Tercer Grado Común. El cuerno de un rinoceronte, de color dorado, de increíble dureza y nitidez. ¡Puede ser utilizado como el componente principal en la forja de armas! Cuando se complementa con materiales metálicos y afilados, ¡su poder será tremendo!”.

Los efectos especiales de todo tipo de materiales espirituales estaban claramente escritos en la pila de papeles, y por el aspecto de estos garabatos, probablemente todos fueron escritos por el propio Yao Tai.

Todos estos años, Yao Tai se había esforzado enormemente por identificar las cualidades de todo tipo de materiales espirituales e hizo registros de ellos.

Cuando se trataba de forjar artefactos, la actitud de Yao Tai era lo más directa posible. La explicación detallada de las características de las materias espirituales se encontraba dentro de esas gruesas pilas de papel: era la acumulación de más de veinte años de su experiencia.

La 《Identificación de Materiales Espirituales de Bajo Grado》 que Qin Lie tomó prestada de la Torre de las Escrituras tenía solamente dibujos simples de los materiales espirituales. Era suficiente para que la gente reconociera el Jade Hueso de Dragón, Cristales de Tierra, Cuernos del Rinoceronte Dorado, y otros materiales espirituales a la vista, pero no había explicaciones detalladas o detalles de sus propósitos para un Artífice.

Por lo tanto, esta 《Identificación de Materiales Espirituales de Bajo Grado》 no tenía casi ningún valor en comparación con las gruesas pilas de papel que Yao Tai le dio.

“Casi los he memorizado todos. Debería ser capaz de reconocer todos los materiales espirituales de la sala y entender sus características”. Qin Lie dejó la última pila de papel en sus manos cuando una sincera sonrisa apareció en su cara. “Es gracias a tu profundo amor y preocupación, Gran Maestro, que pude tener una comprensión profunda de estos materiales espirituales.”

Sabía muy bien que esos gruesos montones de papeles eran la acumulación de los veinte impares años de experiencia en la forja de artefactos de Yao Tai, y eran inestimables para él.

Si aprendiera a Forjar Artefactos sin estas notas y sin un maestro que lo guiara, entonces tendría que experimentar una y otra vez para confirmar las características de todos y cada uno de los materiales espirituales.

Eso era para decir que tendría que repetir los años que Yao Tai había pasado en este camino.

“No es nada.” Yao Tai hizo un gesto con las manos y descuidadamente dijo: “Aunque no te hablara de sus características, si los probaras poco a poco, dados unos años, al final serías capaz de entender todo eso de todos modos. Sin embargo, si nadie va a enseñarte u orientarte en la inscripción de diagramas espirituales, entonces será casi imposible de dominar sólo con la comprensión básica y la experimentación…”

“Los diagramas espirituales son la verdadera esencia y núcleo de la Forja de Artefactos. Un artefacto sin un diagrama espiritual sólo puede ser llamado un “artefacto” y no un “artefacto espiritual”. Usted debe entender esto. Si quieres convertirte en un verdadero Artífice, el proceso de fundición de un artefacto en sí mismo… es sólo la base. Los diagramas espirituales son la clave”.

“No tengo prisa.” Qin Lie se rió.

En primer lugar, no había ido a Yao Tai a por diagramas espirituales. Lo que quería aprender era el proceso de fundir artefactos y no el proceso de convertir un “artefacto” en un “artefacto espiritual”.

“Hoy, continuará memorizando todas las características de cada materia espiritual. Mañana estaré forjando artefactos, y cuando eso ocurra, debéis traer cualquier material espiritual que os pida a primera vista. ¡También debe asegurarse de que las medidas son precisas, y no puede haber ni el más mínimo error!” Una mirada distintivamente seria apareció en la cara ligeramente regordeta de Yao Tai.

“No hay problema.” Qin Lie asintió de acuerdo. También lo estaba esperando por dentro, esperando presenciar el proceso de Yao Tai forjando un artefacto.

Una vez que Yao Tai terminó, volvió a fruncir el ceño, como si estuviese pensando en los detalles de la forja del artefacto de mañana.

Por otro lado, Qin Lie estaba caminando de un lado a otro entre armarios que contenían los materiales espirituales en la sala, memorizando sus respectivas ubicaciones para poder prepararse para la Forja de Artefactos de Yao Tai de mañana.

“Gordito Yao, ¿puedes ayudar a echar otra mirada a mi’Espejo de las Mil Ilusiones’ otra vez? Está funcionando mal de nuevo después de que me ayudaste a arreglarlo la última vez. ¿Realmente lo arreglaste entonces?”

Por la noche, Qin Lie y Yao Tai estaban ocupados con sus propios asuntos en la Sala de Forja de Artefactos cuando, de repente, escucharon un tierno grito.

Yao Tai aún estaba calculando el número preciso de materiales espirituales que necesitaba reunir para mañana. En cuanto oyó la voz, su rostro regordete se amargaba, y murmuró en voz baja: “Qué niña tan molesta…”.

Durante este tiempo, habría algunos practicantes marciales del Pabellón de la Nebulosa que buscarían a Yao Tai para reparar sus artefactos espirituales rotos.

Cada vez que estos visitantes actuaban de manera respetuosa y cuidadosa con sus palabras. Temían que si ofendían a Yao Tai, él rompería sus artefactos espirituales.

Así que esta fue la primera persona que conoció que insultante y abiertamente se dirigiría a Yao Tai como’Gordito Yao’.

Qin Lie mismo se sorprendió interiormente. Se preguntó quién era el recién llegado para causar incluso dolor de cabeza a Yao Tai.

Muy pronto, una chica rebelde de diecisiete a dieciocho años, con ropa naranja ajustada, llegó. Su pelo estaba atado en un par de colas gemelas, su cara era en forma de cono, y su cuerpo era moldeado y curvilíneo. Tenía un espejo en la mano y una expresión acusadora mientras exclamaba en voz alta: “¿Eres capaz de arreglarlo o no? Si realmente no puedes, entonces preferiría gastar algunas piedras espirituales para dejar que los Artífices del Pabellón de Armamento arreglen esto. Cada vez que lo uso siempre hay un problema; qué molesto”.

“Mi gran tía abuela, Liu Ting, ¿podrías por favor darme un respiro? Cuando forjaste ese Espejo de las Mil Ilusiones, había unos pocos materiales que eran inherentemente incompatibles entre sí, así que naturalmente va a funcionar mal más a menudo de lo normal”. Yao Tai continuó con una mirada de angustia, “Si estás buscando arreglarlo en el Pabellón de Armamento, entonces vete. Aunque lo arregle de nuevo, la próxima vez que lo uses, se romperá con la misma facilidad, y cuando eso suceda, me echarás la culpa una vez más”.

¿Liu Ting?

La cara de Qin Lie parpadeó, y no pudo evitar examinar a esta chica que había entrado de cerca: Así que ella es Liu Ting…

Últimamente, interactuaba bastante con Kang Zhi, Han Feng y los demás, y les había oído pronunciar varias veces el nombre “Liu Ting”. Liu Ting era la hija del Vice Maestro del Pabellón, Liu Yuntao. Sus talentos eran extraordinarios, y ya estaba en el noveno nivel del Reino del Refinamiento, cerca de llegar al Reino Apertura Natal.

El padre de Kang Zhi, Kang Hui, a menudo lo comparaba con Liu Ting, y cada vez que hablaba de ellos, se quejaba en un tono exasperado de que Kang Zhi ni siquiera podía compararse con la chica de otro

Mientras el reino de Liu Ting mejoraba, Kang Hui le daba un sermón a Kang Zhi, afirmando que lo había avergonzado. Muy a menudo, obligaba a Kang Zhi a cultivar en reclusión, diciendo que aunque no esperaba que superase a Liu Ting, al menos debería ser capaz de seguir sus pasos.

Por eso, cada vez que Kang Zhi mencionaba a Liu Ting, no tenía ni una sola buena palabra que ofrecer. Palabras como “mocosa insolente” y “niña humilde” eran a menudo expresiones comunes.

“Si los materiales son incompatibles, ¿por qué no puedes arreglarlo hasta que no lo sean?” Las cejas de Liu Ting volaron alto mientras continuaba preguntándose agresivamente: “Eres malo, ¿me oyes? Si usted fuera realmente hábil, ¡entonces sería capaz de resolver incluso un problema como los materiales en conflicto! Lo dices como si fuera tan fácil; ¿crees que no necesito gastar piedras espirituales para arreglar cosas en el Pabellón de Armamento? En serio, el Pabellón de la Nebulosa te ha alimentado durante muchos años y te ha provisto de tantos materiales espirituales para desperdiciar, sin embargo, eludirías tu responsabilidad en un momento crítico. Ni siquiera sé para qué te estamos alimentando…”

La expresión de la niña era insolente, y su tono era bastante áspero, por no decir más. La cara de Yao Tai se volvió colorida por la ira, y estuvo a punto de explotar.

Al margen, Qin Lie también frunció el ceño.

“¿Y tú? Te llamas Qin Lie, ¿verdad? Viniste de un poder vasallo llamado Ciudad Ling e incluso lastimaste a Dou Yang no hace mucho. Estoy realmente sorprendida. ¿Todos los que se levantan de los poderes vasallos hoy en día no conocen modales?”

Las cejas de Liu Ting se enderezaron mientras abruptamente giraba su fuego hacia la cabeza de Qin Lie con un tono igual de ácido.

“Primero hubo un Gao Yu, y ahora tú. ¡Los dos recién ascendidos son del mismo tipo, sin ningún concepto de su propio estatus! Y me pregunto qué estará pensando esa gente dentro del pabellón. Las reglas que hacen se están volviendo cada vez más ridículas. ¡Incluso los compañeros que no han logrado llegar al Reino Apertura Natal se les permite entrar en el Pabellón de la Nebulosa! Hmph, si mi padre estaba en esa posición, ¡entonces ni siquiera pienses que ustedes dos pueden entrar tan fácilmente!”

“Si tienes subordinados capaces de herir gravemente a Yan Dewu de la Mansión de Hielo Destrozada, hasta el punto de que no pudo escapar, entonces también le permitiremos unirse inmediatamente.”

La risa burlona de Zhuo Qian de repente sonó en el momento justo, y en la nota final, ella entró con su cuerpo pomposo. Kang Zhi, Hang Feng, y los otros también la seguían, y todos miraban burlonamente a Liu Ting.

“¿Herir gravemente a Yan Dewu? ¿Él? ¡Y una mierda te creeré!” Liu Ting rizó sus labios con desdén, pero era menos arrogante que antes tras ver a Zhuo Qian acercarse a ella.

“No importa si lo hizo él mismo; el punto es, que es gracias a él que Yan Dewu aún no ha podido salir del sitio de recuperación de la Mansión de Hielo Destrozada.” Zhuo Qian sonrió seductoramente. “Ya que el mérito fue reportado por el subordinado de Ye Yangqiu, Liu Yan, no hay duda de esto. Si no lo crees, entonces puedes ir a buscar a Ye Yangqiu y razonar con él; veamos si el Salón de Disciplina te escucha”.

Después de eso, Zhuo Qian sonrió alegremente a Qin Lie y dijo disculpándose: “Esta hermana tuya ha estado ocupada solidificando su reino últimamente, así que tuve que perder el tiempo hasta ahora antes de poder venir a buscarte. Realmente espero que no me culpes.”

Qin Lie se rió, “Felicitaciones, Hermana Qian, por entrar al Reino Apertura Natal.”

“Y llegas tarde. Pensé que habrías venido al Pabellón de la Nebulosa hace un año, pero quién iba a decir que tardarías tanto en llegar”.

Zhuo Qian se adelantó y, sin tener en cuenta al sexo opuesto, le dio a Qin Lie un fuerte abrazo. No le importaba en absoluto, incluso cuando sus hinchados senos estaban apretados contra el pecho de Qin Lie.

Después de dejarlo ir, ella miró profundamente a Qin Lie y dijo: “Sobre ese asunto tuyo, he oído hablar de él. Puedes decir que la suerte de tu prometida ha cambiado para poder entrar en la secta de la Abuelita Jiu. No tienes por qué estar deprimido; el Valle de los Siete Demonios tiene el mismo rango que el Salón del Asura Oscuro. Con tu talento y trabajo duro, mientras vivas, estoy seguro de que un día podrás volver a reunirte honorablemente con ella y tomarla en tus brazos una vez más”.

Una cálida sensación floreció dentro del corazón de Qin Lie mientras sonreía y asintió hacia ella.

“Hmph, la única razón por la que entraste en el Pabellón de la Nebulosa fue porque usaste tus conexiones, ¡y ahora deseas entrar en el Salón del Asura Oscuro! ¡Sigue soñando, tonto!” Liu Ting soltó un resoplido con la cara llena de ridículo. Luego, colocó el Espejo de las Mil Ilusiones encima de una mesa antes de poner los ojos en blanco ante Yao Tai, diciendo: “Volveré por esto dentro de siete días. Si hay más problemas, tarde o temprano, haré que mi padre te despida”.

Y con eso, salió del pasillo.

Descarga:

12 Comentarios Comentar

  1. Valenod

    Lector

    Nivel 10

    Valenod - hace 4 meses

    Gracias por el capítulo, quedamos espectantes de saber cómo le va al prota en su primera forja

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.