<- Actualmente solo registrados A- A A+

SR – Capítulo 71

Resonancia con el Trueno

“Señorita, mire allí. ¿No es ese el chico de Tienda de Li, el que nos vendió las Tablas de la Reunión Espiritual?”

Al ver la batalla de Qin Lie y de Feng Kai en lo alto del puente, el viejo sirviente que estaba al otro lado del puente inclinó ligeramente su cuerpo e informó apresuradamente a la mujer vestida de blanco.

Los ojos de la mujer de blanco eran tan claros como cristales traslúcidos, que no contenían ni un ápice de impurezas; exudaba un aura fría y grácil.

Ella se paró allí, creando una hermosa escena. Una escena que incluso eclipsaba la belleza del atardecer. Su disposición hacía que los que la rodeaban se sintieran inferiores y no se atrevieran a mirarla directamente.

“Veamos primero”, dijo indiferentemente.

El viejo sirviente asintió levemente. Deteniéndose al final del puente, miró la batalla de Qin Lie contra Feng Kai, sin siquiera mirar a Yan Qingsong.

“¡Qué chica tan guapa!”

Yan Qingsong se dio la vuelta, y tras solo una mirada, su mente tembló. Como si su visión se hubiera arraigado en su lugar, se concentró en la mujer de cuerpo blanco, y una mirada extremadamente distraída apareció en su rostro.

Dentro de la Mansión de Hielo Destrozada, el estado de Yan Qingsong era poco común. Después de todo, era el primo de Yan Ziqian. Así, había visto innumerables bellezas. Sin embargo, era la primera vez que veía a alguien como la mujer de blanco que era tan llamativa. No podía evitar inquietarse, era como si hubiera perdido su alma.

Solo miró a la mujer de blanco, y parecía que se había olvidado temporalmente de todo lo demás, incluyendo la lucha entre Qin Lie y Feng Kai.

“¡Zing zing zing!”

Rayo tras rayo de afilados rayos de espada salieron de la espada larga plateada en la mano de Feng Kai. Los rayos de la espada eran como electricidad fría mientras cortaban el puente de piedra y hacían que fragmentos de piedra volaran por todas partes, destruyendo bastantes bloques de piedra en el proceso.

Sosteniendo la escultura de madera en su mano, Qin Lie había sido forzado a un rincón estrecho por los rayos de la espada plateada, su cuerpo ya mostrando una fina herida tras otra.

La electricidad creada por la escultura de madera sólo podía proteger sus signos vitales. Sin embargo, los rayos de la espada de Feng Kai eran como hilos de plata, absolutamente en todas partes. Atacaron desde todas las direcciones y desde todos los ángulos, evitando que Qin Lie los bloqueara a todos.

Cada vez que esos rayos plateados extremadamente agudos apuñalaban su cuerpo, una nueva herida sangrante emergía inmediatamente.

Feng Kai se encontraba en la etapa temprana del Reino Apertura Natal, mientras que Qin Lie acababa de llegar al noveno nivel del Reino del Refinamiento. Había una gran brecha de un nivel entre ellos. Sin importar si era la densidad de su energía espiritual o su experiencia de combate, Qin Lie estaba en desventaja.

Además, las técnicas espirituales de Feng Kai eran más refinadas. Sus pasos eran como el viento, como manejaba su espada larga, astuta y viciosa. Consistentemente fue capaz de atacar los signos vitales de Qin Lie desde puntos ciegos.

Si la electricidad creada por la escultura de madera no fuera capaz de formar una defensa tan sólida o si el cuerpo de Qin Lie no fuera incomparablemente duro, entonces habría sido incapaz de resistir y ya habría sido desmembrado vivo por Feng Kai.

“¡Drip! ¡Drip!” (Significa “goteo”, lo dejo en ingles porque suena mejor)

Gota tras gota de sangre fresca y de color rojo brillante que goteaba de las heridas en el pecho, la espalda y los brazos hacia el puente. Parecía como si una flor de sangre hubiese florecido sobre el puente de piedra.

“Bajo la ofensiva del rayo de mi espada de mi Espada Canción de Escarcha, tu cuerpo no ha sido destrozado en pedazos. Debo decir que estoy realmente sorprendido.” Cuando la figura de Feng Kai parpadeó, dijo tranquila pero sarcásticamente: “¡Ni siquiera tus huesos están rotos! Parece que la cantidad de endurecimiento por el que han pasado tus músculos y tu carne es aún mayor de lo que pensaba. Sin embargo, ¡todavía no serás capaz de escapar de la muerte!”

Qin Lie permaneció en silencio ya que no tenía energía extra para pronunciar nada. Su mente estaba completamente enfocada en infundir energía espiritual con la energía de truenos y relámpagos dentro de su cuerpo y circular salvajemente.

“¡Boom!”

El estruendo del trueno emana repentinamente de la cavidad torácica de Qin Lie cuando la energía explosiva del trueno dentro de los puntos de acupuntura de su cuerpo brota repentinamente como un río desbordando sus orillas.

“¡Boom boom boom! ¡Boom boom boom!”

Dentro de todos los puntos de acupuntura de su cuerpo, el mismo estruendo del trueno emanó. Bajo los hermosos cielos despejados, se podía oír un trueno.

“¡Boom!”

Bajo el resplandor de la tarde y el sol poniente, ¡el sonido de un trueno que explotaba repentinamente emanó desde las profundidades del Noveno Cielo!

“¡Bzzt bzzt bzzt!”

Un relámpago resplandeciente, como de dragón, apareció inmediatamente desde el resplandeciente cielo, en espiral mientras descendía y disparaba explosivamente contra el puente de piedra.

“¡Bang!”

El puente de piedra, que conectaba la Calle de Comercio con Ciudad Sur, explotó instantáneamente; la piedra dura había sido destrozada en cientos de pedazos de piedra voladores.

Qin Lie, Feng Kai, y Yan Qingsong, que habían estado en la cima del puente de piedra, parecían haber sido bombardeados simultáneamente por la iluminación similar a la de un dragón y fueron enviados volando hacia la roca y el cielo lleno de polvo. Los tres soltaron gritos miserables mientras caían juntos en el largo y ancho río que había debajo.

¿Eh?

Una luz extremadamente impactada emergió entre los ojos traslúcidos de la mujer vestida de blanco. De repente levantó la cabeza y miró al vacío en el brillante cielo rojo, luego bajó la cabeza para mirar al puente de piedra roto, y por último, al río que fluía debajo de él.

Dentro de las corrientes del río, Qin Lie, Feng Kai y Yan Qingsong no se veían por ninguna parte, como si se hubieran hundido en el fondo o en el río y luego hubieran sido arrastrados por la corriente.

“¿Cómo puede haber truenos y relámpagos con lo que es el cielo actualmente? Tan peculiar. Tan peculiar. ¿Y cómo fue ese rayo tan preciso para golpear el puente de piedra justo enfrente de nosotros?”

“Los truenos y relámpagos del Noveno Cielo no se forman de forma natural, sino que son causados por una persona”, contestó repentinamente la mujer de blanco después de pensar por un momento.

“¿Eh? ¿Algo causado por una persona? Señorita, ¿quiere decir?” preguntó el viejo sirviente, aterrorizado.

“Ese aprendiz de la Tienda de Li”, dijo la mujer de blanco, asintiendo con la cabeza. “Antes de que el relámpago del Noveno Cielo cayera del vacío, el sonido del trueno que retumbaba emanó de su interior. No sé qué arte extraño ha cultivado, pero puedo confirmar… que un cambio en su cuerpo es lo que hizo caer el trueno y el relámpago desde las profundidades del Noveno Cielo”.

El anciano sirviente, sorprendido, dijo: “Señorita, tienes experiencia y conocimientos. En nuestro Continente de la Marea Escarlata, ¿conoces algún arte espiritual del rayo que sea tan autoritario?”

La mujer de blanco frunció el ceño, pensando cuidadosamente durante un rato antes de sacudir suavemente la cabeza. “Ni siquiera ha llegado al Reino Apertura Natal, pero ya puede incitar el trueno divino del Noveno Cielo. Nunca he oído hablar de una fórmula artística tan autoritaria y violenta”.

Después de su comentario, el vieja sirviente se escandalizó cada vez más. Después de reflexionar un momento, dijo: “Si el trueno y el relámpago del cielo rompieron instantáneamente el puente de piedra, ¿cómo habrán acabado esos tres?

“Ese aprendiz que llamó al trueno y al relámpago debería estar bien, pero para los otros dos… es difícil de decir. Aunque no murieran, por lo menos perderían una capa de piel”, contestó débilmente la mujer vestida de blanco.

Mientras los dos hablaban, más y más practicantes se sintieron atraídos a esta área remota por los primeros sonidos de las explosiones.

Una vez que esas personas llegaron y descubrieron que el puente había sido destruido, todos quedaron conmocionados. Todos comenzaron a conversar entre sí, tratando de entender lo que había sucedido.

En ese momento, la mujer de blanco y su viejo sirviente cambiaron de dirección, cruzando a la Calle de Comercio desde otro puente de piedra.

Los dos fueron directamente a la Tienda de Li.

Dentro de la tienda, Li Mu se sentó en su mecedora, meciéndose de un lado a otro mientras miraba perezosamente hacia afuera con ojos estrechos.

Cuando vio a la mujer de blanco y al viejo sirviente entrar, la expresión de Li Mu permaneció indiferente mientras se reía y decía: “Es la segunda vez que venís a mi pequeña tienda, ¿qué os gustaría ver esta vez?”.

“Todavía queremos más de las mismas Tablas de la Reunión Espiritual que adquirimos la última vez. Esta vez, estamos dispuestos a comprarles dos piedras espirituales de Séptimo Grado Común por tabla. Ha pasado tanto tiempo, que me pregunto si todavía tienes alguno en stock”, preguntó el viejo sirviente.
N/T: (Stock tiene un significado, pero la palabra también significa algo en español, son productos de venta que se tienen almacenados)
“El precio se duplicó. Mn, parece que ustedes dos entienden el verdadero valor de las Tablas de la Reunión Espiritual”, dijo Li Mu, sonriendo débilmente. Luego continuó: “Estamos temporalmente fuera de stock. Deberíamos tener otro stock después de un tiempo, por favor, vuelva más tarde.”

“El puente más cercano a Ciudad Sur fue destruido por el Trueno Celestial. Debes haberlo oído -dijo de repente la mujer de blanco-.

“Lo oí”, dijo Li Mu, asintiendo. Confundido, le preguntó: “¿Pero qué tiene que ver conmigo?”

“Ese aprendiz de su tienda estaba en el puente exacto hace un momento. Cuando veníamos hace un momento, por casualidad lo vimos”, explicó el sirviente anciano.

Las pupilas de Li Mu se encogieron, su expresión de repente se volvió seria cuando dejó de mecerse en su silla.

La mujer de blanco y su sirviente anciano miraron profundamente a Li Mu como si hubieran esperado aprender algo a través de él – Qin Lie que fue capaz de incitar el trueno y el relámpago del Noveno Cielo a descender había despertado claramente su interés. Pensaron que Li Mu podría saber algo, así que lo observaron en silencio.

Li Mu de repente cerró los ojos.

La mujer de blanco y el viejo sirviente lo miraron con ojos deslumbrantes, pero no pudieron ver ni el más mínimo signo de anormalidad en el cuerpo de Li Mu después de cerrar los ojos.

“Por favor, vuelve después de un rato, adiós”, dijo educadamente Li Mu, enviando a sus clientes con los ojos cerrados.

Los ojos de la mujer vestida de blanco y del sirviente anciano mostraron sorpresa cuando comenzaron a sentirse desconcertados. Asintiendo con la cabeza, salieron de la Tienda de Li con las cejas fruncidas.

Poco después de irse, ese perro lobo grande, completamente blanco como la nieve, caminó tranquilamente desde el pequeño patio de atrás.

Miró extrañamente a Li Mu que había cerrado los ojos. Parecía como si hubiera sentido alguna actividad del cuerpo de Li Mu y hubiera venido a comprobar la situación.

Después de un rato, los ojos de Li Mu se abrieron al volver a su habitual actitud indiferente. Se rió un poco hacia el perro lobo gigante y le dijo: “Sólo buscaba a una persona. No pensé que te molestaría. Mn, no es nada, ese mocoso sigue bien. Sólo sufrió algunas heridas en la carne, haha”.

El gran perro lobo movió la cola, aparentemente aburrido, mientras volvía al patio trasero y se agachó bajo un árbol, cerrando los ojos.

……

Dentro de un callejón que se dirigía hacia el Pabellón de la Nebulosa.

Qin Lie apareció repentinamente, su cuerpo empapado de agua. Su espalda, pecho y brazos estaban cubiertos de heridas obvias y sangrientas. Su cara estaba huraña mientras soportaba el dolor punzante, mientras estaba dentro de un callejón apartado para evitar las multitudes.

“Yan Qingsong, Feng Kai, si ustedes dos pueden sobrevivir esta vez… La próxima vez, te dejaré probar un sabor aún más estimulante”, murmuró Qin Lie mientras rechinaba los dientes.

El trueno y el relámpago que habían descendido del cielo habían destruido instantáneamente el puente de piedra y lo enviaron a él, Yan Qingsong, y a Feng Kai volando hacia el río.

No sabía lo de Yan Qingsong y Feng Kai, pero después de haber aterrizado en el agua, se había zambullido y nadó. Mientras la atención de todos se desviaba por la explosión, él se había arrastrado silenciosamente hacia la orilla y caminaba hacia el Pabellón de la Nebulosa.

“Esta vez fui verdaderamente fortuito, ya que fui capaz de incitar accidentalmente al rayo del Noveno Cielo a descender. De lo contrario, podría haber muerto a manos de Feng Kai y Yan Qingsong. ¿No tuve que cultivar el Cuerpo Sagrado del Trueno Celestial antes de poder atraer los truenos y relámpagos para que descendieran del Noveno Cielo? Con el estado actual de mi cuerpo, no debería haber alcanzado la etapa del Cuerpo Sagrado del Trueno Celestial, sin embargo, ¿por qué resultó así?”

Dentro del callejón, Qin Lie frunció el ceño mientras pensaba en silencio, su expresión cada vez más perpleja.

“¿Eh? ¿Por qué hay un olor tan fuerte a alcohol en mí? No bebí nada de alcohol, así que ¿de dónde salió este olor?” De repente, Qin Lie olió la fragancia del alcohol, haciendo que su expresión se volviese extraña al mirar su cuerpo. “¡Mis heridas! El olor del alcohol viene de mis heridas. ¿Qué está pasando? ¡Este alcohol huele como el vino extremadamente fuerte de Li Mu!”

La cara de Qin Lie mostró una fuerte mirada de sorpresa.

……

Descarga:

13 Comentarios Comentar

  1. Valenod

    Lector

    Nivel 10

    Valenod - hace 4 meses

    Que le hecha al vino el tio Li? Sera que entro al reino natal? Gracias por la traduccion

  2. Luis Mariano

    Lector

    Nivel 15

    Luis Mariano - hace 3 meses

    Parece que el Tio Lo ya tiene una habilidad similar al sentido divino.

  3. SIR MONTBLACK

    Lector

    Nivel 10

    SIR MONTBLACK - hace 2 meses

    Interesante.
    🌩🌩🌩🌩⚡⚡⚡⚡.
    La venganza sera terrible.

  4. Avatar

    Lector

    Nivel 5

    Abdal - hace 2 meses

    Ese puto alcohol no tiene ni sello de hacienda, seguro transpira puro alcohol etílico jaja

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.