<- Actualmente solo registrados A- A A+

SR – Capítulo 73

Acumulación

En la gran sala de combate especializada del Pabellón de la Nebulosa había una zona de montaña falsa, una zona boscosa, una zona de calles urbanas y una zona fluvial, todo ello simulado para ayudar a los practicantes de las artes marciales a adaptarse a los combates en diversos entornos y aumentar directamente su experiencia de combate.

“¡Whoosh whoosh whoosh!”

Dos figuras brillaban entre los picos rocosos de la falsa zona montañosa. Dos bolas de luz blanca chocaban ocasionalmente o cargaban violentamente sobre las grandes piedras que causaban la fragmentación de la roca.

De repente, una bola de luz blanca golpeó una gran roca y de repente se detuvo, convirtiéndose en Gao Yu.

“Gao Yu, aunque tú y yo no usemos las artes que cultivamos, es difícil para ti derrotarme.” La otra bola de luz blanca también aterrizó y se convirtió en un muy sudoroso Qin Lie.

Ahora era un poco más alto, y aunque su cuerpo era tan delgado como siempre, ya no parecía tan pequeño….

“Loco, tu cuerpo es aún más fuerte que los del Reino Apertura Natal. Realmente no es fácil ganar contra ti”, resopló Gao Yu; él también estaba sudando mucho.

Después de luchar, su tez parecía aún más pálida, como si fuera un paciente gravemente enfermo que abandonó su lecho de enfermo e hizo que la gente se preocupara de que se desplomara rápidamente y nunca volviera a levantarse.

Sin embargo, Qin Lie sabía lo aterrador que era Gao Yu y sabía qué astutos y viciosos movimientos asesinos había bajo la apariencia aparentemente enferma de esta persona.

En este periodo de tiempo, aprendió a forjar artefactos de Yao Tai durante el día y frecuentemente se enfrentaba a Gao Yu en la Sala de Combate.

Después de la lucha contra Feng Kai la última vez, se dio cuenta de que carecía de experiencia en combate, por lo que recientemente había tomado prestados libros sobre este tema de la Torre de las Escrituras. Después de estudiarlo, Gao Yu quiso casualmente ganar contra él y lo invitó proactivamente a la batalla. Estuvo de acuerdo, y los dos empezaron a pelear en la Sala de Combate.

Al principio, Gao Yu luchó usando el arte grabado en el Registro de Alma Errante de los Nueve Infiernos. Cuando cruzó contra su Erradicación del Trueno Celestial, fue derrotado cada vez.

La Erradicación del Trueno Celestial fue la perdición de todas las escrituras que usaban almas oscuras o espíritus enojados. Gao Yu usando su arte espiritual del Registro de Alma Errante de los Nueve Infiernos para luchar contra él estaba básicamente pidiendo ser humillado.

Cuando los espíritus malignos u oscuros aparecían, instantáneamente se convertían en cenizas cuando eran alcanzados por los relámpagos celestiales.

Después de varias veces, el propio Gao Yu admitió que Qin Lie era su perdición. No estaba dispuesto a darse por vencido y estipuló que los dos debían usar un método diferente para luchar – no usaría el Registro de Alma Errante de los Nueve Infiernos y a Qin Lie tampoco se le permitió usar la Erradicación del Trueno Celestial.

Era una lucha basada puramente en la energía espiritual y el cuerpo.

Gao Yu tenía una plétora de experiencia de combate y en la segunda batalla, mantuvo la ventaja que causó que Qin Lie se desordenara y en circunstancias más uniformes.

Pero debido a que el cuerpo físico de Qin Lie era extremadamente fuerte, nunca perdió realmente aunque siempre estuvo en desventaja. Después de sufrir el bombardeo de Gao Yu, con frecuencia su cuerpo sólo estaba ligeramente herido, y eso no afectó mucho a sus capacidades de combate.

Por lo tanto, Qin Lie fue golpeado repetidamente por Gao Yu al principio, pero no perdió.

Después de pelear varias veces, Qin Lie lentamente encontró el truco, y la situación unilateral lentamente cambió.

A medida que su experiencia de combate crecía, la ventaja de su fuerte cuerpo era completamente utilizada. Empezó a pasar del defensor al atacante, y cómo luchaba se volvió disciplinado mientras Gao Yu gradualmente mostraba su cansancio.

En las últimas sesiones, cuando los dos volvieron a luchar, Gao Yu se convirtió en el que no podía levantarse.

Su cuerpo no sería capaz de ponerse en pie cuando Qin Lie ferozmente atacado con una tormenta de feroces golpes en cuartos cerrados, y él perdería primero.

Gao Yu no tenía amigos en el Pabellón de la Nebulosa; su personalidad era excéntrica e hizo que la gente sintiera que era oscuro y difícil interactuar con él, por lo que rara vez conversaba con los demás.

Fue solo debido a sus frecuentes peleas con Qin Lie que los dos se volvieron gradualmente familiares. Qin Lie también se convirtió en el único amigo de Gao Yu en el Pabellón de la Nebulosa.

“En el Pabellón de la Nebulosa, probablemente no hay ningún practicante de artes marciales del mismo nivel que pueda superarnos.” Gao Yu estaba junto a la cima de piedra, y su cara ligeramente melancólica mostraba seriedad. “Pero eso no es definitivo. Hay muchas variables en la batalla. Los artefactos espirituales son una variable extremadamente grande. Si un oponente posee un poderoso artefacto espiritual de alto rango, puede derrotarnos a cualquiera de nosotros confiando en la ventaja del artefacto espiritual”.

“Tu artefacto espiritual no es ordinario. Puedes usar el artefacto espiritual e incluso hacer que los que están en las etapas preliminares del Reino Apertura Natal sean desordenados. Es sólo que el arte que cultivé en esa es tu perdición. Si estuvieras enfrentando a alguien con un reino ligeramente superior, fácilmente podrías suprimirlo,” dijo Qin Lie.

“Mn, es exactamente como dijiste.” Gao Yu asintió. “Ya que tengo este tipo de artefacto espiritual, otros también pueden, así que ambos debemos tener cuidado.”

“¿Por qué dices esto?” Preguntó Qin Lie.

“El exterior no ha estado en paz últimamente. Parece que las bestias espirituales de la Cordillera Ártica han salido y atacado las pequeñas aldeas y pueblos cercanos a la frontera. Había varios miembros del clan de mi Familia Gao que fueron mordidos hasta la muerte por las bestias espirituales. Escuché a mi papá decir que las bestias espirituales han estado actuando inusualmente recientemente. Su área de actividad es demasiado amplia, y podrían tomar acciones inusuales”.

Gao Yu explicó: “Si no hay ningún incidente inesperado, el Pabellón de la Nebulosa se encargará de que los practicantes de las artes marciales erradiquen a las bestias espirituales. He usado casi todos mis puntos de contribución, así que me preparo para una misión”.

Oyéndole mencionar puntos de contribución, la cara de Qin Lie se volvió amargo, “Yo también he usado la mayoría de mis puntos de contribución”.

Tomar prestados libros de la Torre de las Escrituras requería puntos de contribución, usando la Sala de Gravedad, la Sala de Meditación y la Sala de Combate para cultivar también agotó los puntos de contribución.

Recientemente, había visitado esos lugares con frecuencia y casi había utilizado todos sus puntos de contribución. Cuando llegó hoy a la Sala de Combate, la persona en el registro le había dicho que sólo le quedaban noventa y tres puntos de contribución.

Para recibir puntos de contribución del Pabellón de Nebulosa se necesitaba ir a misiones como salir a cazar bestias espirituales, encontrar minas y materiales espirituales, matar a practicantes marciales de las fuerzas enemigas, y así sucesivamente.

Para poder utilizar los recursos de cultivo del Pabellón de la Nebulosa, uno tenía que tener puntos de contribución. De otra manera, a uno no se le permitía entrar a la Torre de las Escrituras, a la Torre de los Artefactos y a todos los otros tipos de terrenos de cultivo.

“Estás con Yao Tai y definitivamente no tienes forma de conseguir puntos de contribución. También has sido muy diligente en cultivar recientemente, y supongo que has usado todos tus puntos de contribución”. Gao Yu pensó y luego dijo: “Iré a preguntar sobre la situación y veré si hay alguna misión. Si no tienes nada que hacer en un futuro cercano, puedes venir conmigo”.

“Mn, veamos qué misiones hay primero.” Qin Lie asintió.

De repente, un pedazo de roca vino de la zona de la calle que estaba junto a ellos. La roca golpeó la pantorrilla de Gao Yu e hizo que la cara de Gao Yu se volviera fría y dijera oscuramente, “¿Qué hijo de puta está tirando piedras?”

“Bastardo, ¿de qué estás hablando?” Varios jóvenes practicantes de artes marciales mostraron sus cabezas en el área de la calle junto a ellos, y una persona alta gritó.

“Wei Li, no le prestes atención a ese perro loco, continuemos nuestro entrenamiento.” Liu Ting estaba vestida con un atuendo rojo rosado cuando valientemente se paró en la esquina de la calle y dijo eso mientras arrugaba la nariz.

Qin Lie giró la cabeza para mirar. Ese grupo era Liu Ting y Wei Li; Liu Ting era la hija del Vice Maestro del Pabellón, Liu Yun, mientras que Wei Li era el hijo del anciano Wei Xing.

Wei Xing estaba del lado de Liu Yuntao y uno de los que se inclinó por Liu Yuntao como Maestro del Pabellón.

La expresión de Gao Yu era helada mientras inclinaba su cabeza para encontrar una roca del tamaño de un puño. Apuntó al pecho de Wei Li y de repente lo lanzó.

Esa roca silbó y fue extremadamente fuerte. Si Wei Li fue golpeado, definitivamente tendría que acostarse en la cama durante unos días.

El talento de Wei Li fue muy normal y sólo en el octavo nivel del Reino del Refinamiento, ligeramente inferior en comparación con Qin Lie y Gao Yu. Viendo la roca aullando al llegar, su cara no pudo evitar cambiar.

Liu Ting gritó, su mano izquierda extendiendo rápidamente el relámpago y recibiendo constantemente la roca; su cuerpo temblaba levemente.

Ella resopló y dijo con cara fría: “Como era de esperar, es un perro rabioso que muerde a quien ve. Wei Li, ignóralos. Ambos son pobres y han agotado todos sus puntos de contribución. En unos días, ya no los veremos en los campos de cultivo. El exterior no ha sido pacífico recientemente, y mucha gente será enviada en misiones. Estos dos podrían salir y no volver nunca, así que ¿por qué prestarles atención?”

“La Hermana Ting tiene razón”, dijo apresuradamente Wei Lie después de soltar un respiro.

“La próxima vez que tus rocas se atrevan a extraviarse, lo que será devuelto no serán rocas. En vez de eso, te dejaré probar mis espíritus de venganza.” La expresión de Gao Yu era oscura mientras respondía fríamente y luego hombro con hombro con Qin Lie.

En los días venideros, cuando Qin Lie estaba aprendiendo a forjar artefactos de Yao Tai, los practicantes marciales venían continuamente y le pedían a Yao Tai que les ayudara a arreglar sus artefactos espirituales.

“Parece que hay mucha gente enviada en misiones. Es realmente problemático que los artefactos espirituales de tanta gente estén dañados. Están desperdiciando mi tiempo forjando artefactos”. Yao Tai se quejaba todos los días. “Si el material del artefacto espiritual no ha sido muy dañado, todavía puede ser usado, pero si el diagrama espiritual está dañado, entonces necesita ser reparado. La reparación de los diagramas espirituales no es tan simple, y es demasiado profunda para ti. No tienes que venir en los próximos días”.

Con eso, Qin Lie temporalmente no tenía nada que hacer durante el día.

“Qin Lie, ven y charla conmigo.” Este día, cuando Qin Lie volvió a su pequeña habitación, escuchó a Zhuo Qian gritar.

Girando la cabeza para mirar, Qin Lie encontró a Zhuo Qian en su pequeña torre de tres pisos mientras se apoyaba contra la ventana y le hacía un gesto para que se acercara con una mano.

“Ya voy”. Qin Lie sonrió y naturalmente caminó hacia la pequeña torre de Zhuo Qian.

En este período de tiempo, frecuentemente iba a la casa de Zhuo Qian para charlar. A veces se trataba de cultivo, a veces del estado del Salón del Asura Oscuro, y a veces de los atributos únicos del Valle de los Siete Demonios.

“¿Con qué ha estado ocupada últimamente la Hermana Qian?” preguntó Qin Lie cuando vino.

“Reuniendo materiales espirituales. Me estoy preparando para pedirle a alguien que forje un artefacto espiritual adecuado para mí, así que sólo he vuelto al pabellón hace unos días”. Zhuo Qian llevaba una túnica para dormir y estaba en un estado perezoso. Ella alisó el flequillo frente a su frente mientras decía con preocupación y desconcierto: “Suspiro, he reunido todos los materiales espirituales y los he enviado. No sé si será un éxito. Si falla, estoy perdida”.

No fue difícil para los practicantes de artes marciales del Pabellón de la Nebulosa conseguir artefactos espirituales. Podían buscarlos e intercambiarlos en la Torre de Artefactos mediante el uso de puntos de contribución. Pero la mayoría de los artefactos espirituales en la Torre de Artefactos no eran de alto rango y todos fueron forjados por Yao Tai.

Si uno tenía suficientes piedras espirituales y podía ir a la Calle Comercio, podían recoger artefactos espirituales de rango superior en lugares como el Pabellón de Armamento.
N/T: (Voy a cambiarle el nombre a “Calle Comercio” se me hace más fácil a mí y creo que se entendería mejor)
Los artefactos espirituales que había allí eran de mejor calidad que los forjados por Yao Tai y eran mucho más fuertes.

Por supuesto, aquellos que eran más quisquillosos y tenían sus propias avenidas encontrarían ellos mismos artefactos espirituales especiales y encontrarían a un Artífice que les hiciera uno a su medida. Forjaban un artefacto espiritual único que era el más apropiado para ellos basado en su cultivo y arte.

Estos artefactos espirituales que fueron forjados en base a los atributos del usuario eran los que los practicantes de las artes marciales soñaban y también los más valiosos y adecuados para ellos.

Tanto lo padres de Zhuo Qian como de Tu Ze eran comandantes del Salón del Asura Oscuro, por lo que ambos eran de los que tenían esas avenidas. Podrían pedirle a los Artífices de alto rango que hagan un artefacto espiritual específicamente para ellos.

“Tu Ze ha ido al Salón del Asura Oscuro con sus materiales espirituales y también con los materiales espirituales que he reunido. Conoce muy bien mi situación y se lo contará todo al Artífice de allí. En cuanto a si se puede hacer un artefacto espiritual adecuado para mí… nadie puede decirlo con seguridad.”

La cara de Zhuo Qian estaba llena de preocupación. “Esta es la tercera vez. Si vuelve a fallar, me temo que no podré soportarlo”.

“¿Ha fallado dos veces?” Qin Lie se sorprendió.

“¿Qué te pareció?”

Zhuo Qian puso una mueca de dolor. “La tasa de fracaso de la forja de artefactos supera con creces la tasa de éxito. Cuanto más alto es el rango del artefacto espiritual, más alto es el índice de fracaso. Sin embargo, para que la singularidad, para que sea completamente complementaria con el arte, a veces, uno debe tragar la amarga píldora del fracaso”.

Miró a Qin Lie y forzó una sonrisa. “Esto no está nada mal. Si Tu Ze falla esta vez, es su cuarta vez; está peor que yo…”

“Después del fracaso, ¿necesita el Artífice asumir la responsabilidad?” Qin Lie estaba asombrado por dentro.

“¿Qué responsabilidad debe asumir el Artífice?” La cara de Zhuo Qian estaba perpleja. “Ni siquiera los mejores Artífices se atreven a garantizar una tasa de éxito del cien por cien. El fracaso es un acontecimiento normal, nada de qué preocuparse. Incluso si la forja falla, todavía tenemos que pagar una parte de la cuota. ¿Asumiste que el Artífice trabajaría gratis?”

“¿Necesitas pagar aunque falle?” Las cejas de Qin Lie se elevaron.

“Por supuesto. A pesar de que la tasa es un poco más baja que si tiene éxito, la tasa es definitivamente algo que hay que pagar”. Zhuo Qian asintió con la cabeza y dijo con toda naturalidad: “No hay ningún Artífice que forje gratis. Éxito o fracaso, ellos tomarán sus honorarios. Esta es una regla básica del mundo de los Artífices”.

N/T: (Asi como dicen, no hay Artífices que trabajen gratis, su Patriarca tampoco… ¡Asi que denme piedras espirituales :v!)

Descarga:

8 Comentarios Comentar

  1. Valenod

    Lector

    Nivel 9

    Valenod - hace 2 meses

    Le salieron monedas de los ojos al prota al enterarse de eso
    Gracias por la traducción

  2. Fortuine

    Lector

    Nivel 10

    Fortuine - hace 2 meses

    Seguro que el prota buscará una manera de ganar dinero creando artefactos esirituales, gracias por traducir! :3

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.