<- Actualmente solo registrados A- A A+

SR – Capítulo 86

Tomando con Fuerza

“¿Podrías dejarme quedar un momento más? Tengo algunas palabras que quiero decir a Tu Ze y Zhuo Qian”, pidió Qin Lie.

Xie Jingxuan miró a Qin Lie, frunciendo un poco el ceño antes de asentir con la cabeza y decir: “Ban Hong, ven conmigo. Necesito estar al tanto de la situación.” Cabalgando sobre la Bestia Infernal Profunda, se dirigió hacia las profundidades del bosque de piedra.

Dentro del escarpado bosque de piedras, había ciertos senderos que eran difíciles de seguir para los practicantes de artes marciales. Sin embargo, todo era como un terreno liso para la Bestia Infernal Profunda que avanzaba a un ritmo rápido.

Después de inclinarse ante Liang Zhong, Ban Hong trajo a un grupo de practicantes de artes marciales del Salón del Asura Oscuro y siguió a Xie Jingxuan.

Liang Zhong se quedó temporalmente, observando a Gao Yu con los ojos entrecerrados y las cejas fruncidas. Su línea de visión estaba dirigida hacia el humo negro que se enroscaba alrededor del cuerpo de Gao Yu y que aún no se había dispersado. Parecía estar considerando algo.

En ese momento, Yan Ziqian y los practicantes heridos de la Mansión de Hielo Destrozada se reunieron, todos ellos apoyándose unos a otros. Todas sus expresiones eran extremadamente feas.

Yan Ziqian y Feng Kai estaban sangrando, sus hombros y abdomen mostrando cortes extremadamente profundos. Sus rostros estaban sombríos mientras se ataban las heridas.

Yan Qingsong, sin embargo, fue el más trágico.

Parecía que aún no se había despertado de la ilusión, su cara aún pálida mientras sus ojos mostraban una aturdida mirada de horror. Palabras ininteligibles seguían saliendo incesantemente de su boca.

En cuanto al grupo de Tu Ze y Zhuo Qian, su situación no era mucho mejor. También estaban cubiertos de heridas y también estaban ocupados atándolos.

Sin embargo, a diferencia de Yan Ziqian y su grupo, Tu Ze, Zhuo Qian, y el resto estaban muy animados, sus rostros mostraban una mirada de inexplicable emoción y regocijo.

Tu Ze y Zhuo Qian se aferraron fuertemente a sus nuevos artefactos espirituales – la espada larga y el Látigo Hueso del Dragón, agitándolos amorosamente. No quisieron sacrificarlos ni por un segundo.

—Era como si los dos se aferraran a sus propias vidas.

“¡Qin Lie! E-esta espada larga…”

Los ojos de Tu Ze se sonrojaron. Mientras miraba profundamente a Qin Lie, su cara estaba llena de emoción. Debido a que estaba tan emocionado, se volvió incapaz de decir completamente lo que estaba pensando.

“¿Qué pasó exactamente?”

Zhuo Qian dio un paso hacia delante, tocando repetidamente el hombro de Qin Lie. Su brillante rostro estaba lleno de sonrisas.

“Qin Lie, ¿el Gran Maestro Lu no falló en forjar la espada larga y el Látigo Hueso del Dragón? ¿Cómo es que estos dos productos defectuosos parecían haber sido reactivados una vez que cayeron en tus manos?” preguntó Kang Zhi en lugar de los dos, verbalizando la confusión en sus mentes.

Yan Ziqian y Feng Kai aún estaban curándose las heridas, pero al escuchar lo que Kang Zhi había dicho, ambos se quedaron conmocionados por un momento y repentinamente volvieron la cabeza hacia el área del Pabellón de la Nebulosa.

“¿Fueron reactivados?”

Sobre donde estaba la Secta Luna de Agua, Na Nuo y las otras jóvenes también se sorprendieron. Sus deslumbrantes miradas también se concentraron en el cuerpo de Qin Lie cuando la incertidumbre surgió en sus mentes: ¿Podría ser que todo fuera por él?

“Anteriormente, los diagramas espirituales dentro de la espada larga y el Látigo Hueso del Dragón estaban incompletos. Sólo le pedí a alguien que me ayudara a completarlos”.

A mitad de su respuesta, Qin Lie recordó repentinamente el constante recordatorio de Li Mu de que no debía revelar que él era el que había completado los diagramas espirituales en caso de que atrajera problemas innecesarios, ya que eso sería demasiado chocante.

“¿Le pediste a alguien que completara los diagramas espirituales?” Toda la cara de Tu Ze se iluminó. “¡Esa persona es definitivamente un Artífice de alto nivel! Fue capaz de completar los diagramas espirituales que el Gran Maestro Lu falló en fusionar perfectamente, y los efectos… los efectos son tan – ¡tan increíblemente inimaginables! ¡Esa persona debe haber sido definitivamente un extraordinario Artífice!”

Las palabras de Tu Ze fueron un poco incoherentes.

Fue porque amaba demasiado su espada larga. Actualmente se atrevía a afirmar que este artefacto espiritual fue tomado de los sueños – ¡que era un tesoro hecho sólo para él!

“Sus logros con artefactos espirituales definitivamente han sobrepasado al Gran Maestro Lu por un nivel”. Zhuo Qian concluyó con una certeza del cien por cien: “De lo contrario, definitivamente no habría podido completar con éxito estos diagramas espirituales”. Después, ella preguntó perpleja: “Qin Lie, ¿cómo es que te aprendiste al Maestro Yao aunque conoces a una persona tan asombrosa?”

“Uh, e-esto…” Qin Lie tartamudeaba.

“Hermanito, ¿me prestas la navaja un momento? Sólo quiero echar un vistazo.” Por otro lado, Liang Zhong parecía haber pensado en algo. Su cuerpo parpadeando, llegó a su lado desde al lado de Gao Yu como un fantasma, sus cejas arrugadas mientras extendía su mano hacia Tu Ze.

Liang Zhong era una persona del Salón del Asura Oscuro y alguien a quien incluso Ban Hong tenía que referirse respetuosamente como el señor Liang. Por lo tanto, Tu Ze no se atrevió a disgustarle y obedientemente le entregó la espada larga después de un momento de vacilación.

Liang Zhong recibió la espada. Después de percibirlo con los ojos entrecerrados durante unos segundos, su expresión cambió un poco mientras devolvía la espada larga a Tu Ze. Inmediatamente, se volvió hacia Zhuo Qian y le dijo: “Niña, por favor, préstame también tu látigo”.

“Más vale que tengas cuidado. No lo destruyas” -dijo Zhuo Qian, entregándolo a regañadientes. Sus movimientos eran muy cuidadosos, haciendo que el látigo pareciera más importante que su vida.

“Tranquilízate”, consoló Liang Zhong. Al recibir el Látigo Hueso del Dragón, volvió a percibirlo con los ojos entrecerrados durante un momento antes de devolvérselo a su legítimo dueño. Una mirada de asombro surgió entre sus ojos.

Sin decir una palabra más, asintió a las varias personas antes de volver al lado de Gao Yu con las cejas arrugadas. Parecía como si estuviera pensando en algo.

Muy rápidamente, Liang Zhong pareció estar contento, como si ya hubiera comprendido los detalles críticos.

“Vamos.” Una vez que Yan Ziqian simplemente se había atado las heridas, se levantó con la cara fría. Junto con Feng Kai y los otros practicantes marciales de la Mansión de Hielo Destrozada, se apoyaron unos a otros mientras caminaban hacia el anillo exterior del valle.

“¿No quieren sus cosas?” preguntó Na Nuo a la ligera.

“Las tres bestias de Segundo Rango dentro del valle fueron descubiertas por nosotros. Fue sólo porque Yan Qingsong nos siguió que se enteró de ellos”, resopló Kang Zhi mientras miraba a los cadáveres de las tres bestias espirituales. “Por lo tanto, al menos la mitad de estas bestias espirituales nos pertenecen. No tiene relación con la Mansión de Hielo Destrozada”.

“¡Así es!” exclamó Tu Ze asombrado. Empuñando su espada larga que resplandecía con la luz de las estrellas, barrió sus ojos sobre la gente que se deslizaba delante de él, diciendo con arrogancia: “¡La porción de la Mansión de Hielo Destrozada será considerada del Pabellón de la Nebulosa!”

“¡Tu Ze! ¡Te atreves!”, gritó Yan Ziqian, sus ojos se volvieron de color carmesí profundo. Las caras de los otros practicantes marciales de la Mansión de Hielo Destrozada también se retorcieron, como si quisieran continuar su sangrienta batalla.

“¿Qué? ¿No está satisfecho?” preguntó Zhuo Qian mientras desenvainaba su Látigo Hueso del Dragón, una mirada feroz emergiendo entre sus ojos. “¿No lo han hecho una y otra vez? Estos dos últimos meses, díganlo ustedes mismos, ¿cuánto botín nos han quitado? ¿Qué? Ahora que se ha convertido en nuestro turno por una vez, ¿no pueden soportarlo?”

Rajó el Látigo Hueso del Dragón y el dragón del viento una vez más se condensó. “¡Si no estás satisfecho, puedes hablar con mi látigo!”

Anteriormente, debido a que Tu Ze y Zhuo Qian no eran rivales para Yan Ziqian y Feng Kai, la gente de la Mansión de Hielo Destrozada había seguido constantemente al grupo de Tu Ze e intentado deliberadamente provocarlos. Cada vez que el grupo de Tu Ze mataba a una bestia espiritual, inmediatamente salían en picada y decían que habían estado persiguiéndola primero, forzando al grupo de Tu Ze a renunciar a su botín.

Pero ahora, las mareas habían cambiado, y Tu Ze y Zhuo Qian tenían la ventaja. Aprendiendo de las acciones de la Mansión de Hielo Destrozada, finalmente hicieron algo detestable.

“¡Bien! ¡Muy bien!” Yan Ziqian miró profundamente a los dos durante unos momentos, su cara fría como el hielo. Después, volvió a mirar a Qin Lie. Asintiendo, dijo, “Qin Lie, Qin Lie…”

Mientras pronunciaba repetidamente el nombre de Qin Lie, dirigió a Feng Kai y al resto de los practicantes marciales de la Mansión de Hielo Destrozada directamente fuera del valle.

Todo el mundo podía escuchar el odio profundamente arraigado que contenía la voz de Yan Ziqian mientras repetía el nombre de Qin Lie una y otra vez. Todos ellos sabían que, sin duda, si Qin Lie caía alguna vez en sus manos, experimentaría un trato extremadamente cruel.

Y así, la gente de la Mansión de Hielo Destrozada abandonó el valle.

“¿Qué pensáis todos?” preguntó Zhuo Qian, mirando de repente a Na Nuo.

“No hay problema”, dijo Na Nuo, encogiéndose de hombros. “Después de todo, originalmente era la Mansión de Hielo Destrozada. Además, es sólo una porción de materiales espirituales del cuerpo del Escorpión Venenoso y el Mono Pelo Dorado. Haha, ya que ellos mismos no tuvieron ningún problema con ello y la abandonaron, ¿qué puede decir mi Secta Luna de Agua sobre ella?”

“Entonces está decidido”, se mofó fríamente Zhuo Qian, a quien aparentemente no le gustaba Na Nuo. Ella asintió levemente.

“¡Qin Lie! Mocoso, ¡realmente llegaste en el momento perfecto!”

En ese momento, Tu Ze, Kang Zhi, y el resto finalmente se animaron. Uno por uno, se turnaron, abrazando fuertemente a Qin Lie en la forma en que los hombres solían expresar su emoción.

Muy rápidamente, Tu Ze, Kang Zhi, y Chu Peng se habían turnado y abrazado a Qin Lie una vez.

Riendo, Zhuo Qian, bajo las ambiguas miradas del resto, se alejó audazmente junto a Qin Lie y también le abrazó con fuerza. Sus fragantes labios tocaron el oído de Qin Lie mientras susurraba, “Gracias…” Inmediatamente, se rió suavemente y se soltó, sus mejillas un poco sonrojadas.

“Esa persona del Salón del Asura Oscuro… ¿qué pasó? ¿Cómo es que apareciste con ella?” De repente preguntó Tu Ze después.

“Gao Yu, ¿adónde vas?” Justo cuando estaba a punto de responder, de repente vio la cara sombría de Gao Yu, que pasaba por Liang Zhong y se dirigía en la misma dirección que Xie Jingxuan y Ban Hong. Qin Lie abandonó apresuradamente el grupo de Tu Ze y llegó junto a Gao Yu, preguntando: “¿Cómo es que tú también estás aquí?”

“Mocoso, será mejor que te comportes conmigo”, gritó fríamente Liang Zhong, sus ojos aún fijos en Gao Yu.

Entre todo el Pabellón de la Nebulosa, Qin Lie era el único amigo de Gao Yu. Su amistad había sido creada durante su estancia en la Montaña del Lobo Celestial. Cuando se relacionó con los demás, los trató con frialdad y desprecio, sin ponerles cara.

Sin embargo, después de que Qin Lie había llegado, la frialdad en la cara de Gao Yu finalmente mostró algo de facilidad cuando comenzó a conversar con Qin Lie.

“Estaba cazando bestias de alto rango alrededor de la Ciudad Piedra Helada con el Anciano Ye y su grupo. No hace mucho, atacamos a una Pitón Alma de Hielo de Segundo Rango. Logramos matarlo, pero también perdimos algunos hermanos”.

“En ese momento, un grupo de nubes negras y oscuras se elevó repentinamente sobre nosotros. Esa cosa absorbió el alma de la Pitón Alma de Hielo así como la de los hermanos del Salón de Disciplina que acababan de morir. Todas las almas fueron llevadas al cielo por ella…”

“Sabes, el arte espiritual que cultivo es un poco especial. Este tipo de cosas, mientras que otros no pueden sentirlas, yo soy muy sensible a ellas.”

“Más tarde, cuando presté más atención, descubrí que, después de cada batalla con las bestias espirituales, un grupo de nubes negras aparecería en el cielo. Con el fin de cada una de nuestras batallas, las nubes negras absorberían las almas de las bestias espirituales y de los practicantes de artes marciales antes de que se disiparan rápidamente en el mundo. Más recientemente, uno de mis hermanos del Salón de Disciplina sufrió una lesión grave, pero aún no había muerto. Sin embargo, su alma… fue absorbida.”

“Confiando en mi sensibilidad hacia las almas, la seguí desde afuera, persiguiéndola hasta dentro del bosque de piedra, hasta aquí mismo. En ese momento, cuando llegué, las almas de estas tres bestias espirituales también fueron absorbidas por las nubes negras. Esas nubes negras… se movieron hacia las profundidades del bosque de piedra. ¡Debo ir a investigar y averiguar claramente qué pasó!”

Gao Yu expuso claramente sus razones.

Al escuchar la explicación de Gao Yu, las expresiones de Tu Ze, Zhuo Qian, y un grupo de damas de la Secta Luna de Agua cambiaron ligeramente. Todos tenían los pelos de punta cuando se inquietaron después de las palabras de Gao Yu.

“Ahora que lo mencionas, recuerdo que, hace tres días, cuando luchábamos contra estos tres espíritus bestiales, había aparentemente… aparentemente un grupo de nubes negras en el cielo por encima de nosotros”, dijo Na Nuo, conmocionada.

¿Nubes negras? ¿Una existencia misteriosa que chupaba almas?

Un escalofrío también surgió en las profundidades del corazón de Qin Lie. Sabía que sin importar si era un practicante marcial o una bestia espiritual, todos ellos tenían alma. Además, sin importar si un practicante marcial o una bestia espiritual se volvía más fuerte, su alma también se volvía más fuerte. Una vez que los practicantes de las artes marciales alcanzaron cierto nivel, tendrían incluso que cultivar especialmente sus almas. Las almas de algunos practicantes poderosos podrían incluso dejar su carne….

Una vez que un practicante marcial o una bestia espiritual moría, sus almas se dispersaban lentamente, regresando al mundo.

Las nubes negras podían amalgamar almas muertas antes de que pudieran disiparse. Esto era lo suficientemente malvado como para que todos los que escuchaban se sintieran un poco asustados.

Sorprendentemente, en ese momento, los ojos de Liang Zhong, que antes habían estado llenos de desagrado hacia Gao Yu, de repente se iluminaron ligeramente. “¿Dices que perseguiste las nubes negras desde las afueras de Ciudad Piedra Helada? ¿Puedes… sentir sus movimientos?”

“Mn.” Gao Yu asintió, y luego señaló hacia las profundidades del bosque de piedra. Después de reflexionar un momento, la expresión de sus ojos repentinamente onduló, como si él también sintiese algo de inquietud. Sin embargo, rechinó los dientes y dijo sombríamente: “Está ahí, sólo sigue la dirección que estoy señalando. ¡También hay muchas de esas cosas!”

Después de su comentario, los corazones de todos se congelaron al mirar en la dirección que señaló Gao Yu.

De hecho, era la dirección en la que Xie Jingxuan, Ban Hong y los demás habían seguido antes.

Descarga:

6 Comentarios Comentar

  1. Valenod

    Lector

    Nivel 9

    Valenod - hace 2 meses

    Está novela es muy interesante, siempre nos deja algo curiosidad
    Gracias por el capítulo

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.