Para usar el Modo Noche debes estar Registrado e Iniciar Sesión.
A- A A+

SE – Capítulo 199

Capítulo 199

 

El príncipe Banis y la atractiva mujer miraron a Carther, sin entender lo que estaba haciendo. Qi Aoshuang y Leng Lingyun también lo miraron mientras se acercaba.

–Buena noches. ¿Me prestas un poco de tu fuego?– La cara helada de Carther reveló el rastro de una sonrisa.

El Príncipe Banis parpadeó. ¿Había visto mal? ¿El hombre con cara de piedra podía sonreír? Los caballeros estaban aún más conmocionados. ¡Era la primera vez que veían a esta poderosa persona tomar la iniciativa de hablar con alguien más, especialmente con extraños! Los atractivos ojos de la mujer también se oscurecieron, observando con los ojos entrecerrados.

La respuesta de Qi Aoshuang dejó a Carther rígido.

–No. Lo siento, no hay suficiente espacio –, respondió Qi Aoshuang sin prestar atención. Tomó un sorbo de su tasa, sin siquiera mirar a Carther.

– ¿Pero no hay mucho espacio?– Carther hizo algo que sorprendió al príncipe Banis y al resto aún más. Él sonrió mientras se dejaba caer junto a Leng Lingyun.

– ¡Qué descarado! –. Qi Aoshuang estaba molesta. Ella no quería tener ninguna conexión con esta persona. Definitivamente era difícil tratar con él. Esta era su intuición. Ella no quería que surgieran problemas.

Carther miró a Qi Aoshuang fijamente. Lo que dijo a continuación hizo que Qi Aoshuang temblara. –Jovencita, tu voz es muy similar a la de una persona que conozco.

Observó a Qi Aoshuang intensamente para ver su reacción.

Pero Qi Aoshuang no mostró ningún cambio en la expresión. – ¿Qué? Nunca he conocido a alguien como tú antes –. Hizo una pausa y luego dijo con veneno: – Se necesita un cierto nivel de habilidad para halagar a los demás.

La expresión de Carther no cambio. Examinó la expresión de Qi Aoshuang más de cerca, pero no pudo discernir ninguna pista. Estaba seguro de que la voz de esta chica de aspecto ordinario era exactamente la misma que la persona que había estado buscando para luchar, Claire.

Claire Hill era como fuegos artificiales, cayendo después de mostrar su máximo esplendor. Naturalmente, él no creía que ella hubiera cometido matricidio para congraciarse con el Templo. ¿Era esta chica de aspecto normal la Claire que brillaba anteriormente? Inspeccionó su rostro con gran atención, pero se decepcionó al no ver similitudes. Todas sus pecas eran tan realistas, no había forma de que estuviera usando algún tipo de disfraz. Tampoco había rastros de usos de pociones. Parece que había cometido un error.

–Debo haberte confundido con alguien más, mi error–. Carther sonrió, levantándose para inclinarse disculpándose, luego se fue.

Qi Aoshuang y Leng Lingyun no respondieron y continuaron haciendo té y carne asada. En este momento, todo lo que tenían que hacer era esperar a que Ben saliera de su entrenamiento solitario.

El grupo del príncipe Banis y Qi Aoshuang y Leng Lingyun se alojaron a cada lado del barranco, ignorando mutuamente al otro.

La noche pasó tranquilamente.

Al amanecer, los rayos del sol llenaron todo el barranco. Se escucharon las crujientes llamadas de los pájaros.

El príncipe Banis salió de su tienda un poco sombrío. Al igual que antes, la cautivadora mujer no le permitió hacerle nada.

–Querido…– La mano del Príncipe Banis fue jalada tiernamente. – ¿Todavía estas molesto? Ya dije que mientras cumplas este deseo mío, seré tuya.

Sintiendo la suave sensación en su codo, Banis descartó sus pensamientos flojos. Envolvió su brazo alrededor de su cintura curva, asintiendo. –Bien bebé. Usted me prometió.

–Mm, por supuesto, cariño–, respondió la mujer coqueta tímidamente. Sus ojos brillaron con odio, pero desapareció en un guiño. Interiormente, ella maldijo a este asqueroso cerdo.

¿Pensaba que ella era una especie de juego? Si no hubiera nacido príncipe, sería un don nadie. Solo necesitaba el cretino para atraer la atención de la raza dragón por un momento. Humph ¡Si vivía o moría no le importaba, siempre y cuando ella pudiera obtener esa cosa!

– ¡Todos, levántense! ¡Prepárense para salir! –. Ordenó fríamente Banis.

–Joven maestro, ¿a dónde vamos?–, Preguntó el capitán, inquieto. ¿Era su idiota príncipe realmente tan tonto?

–Por supuesto al Valle Dragón–, respondió Banis altivamente.

La boca del capitán cayó, mirando incrédulo al príncipe. ¿No fue una muerte segura? ¿Todo solo para esa mujer?

–Solo echaremos un vistazo–, instó Banis con impaciencia.

Aunque estaba pervertido, no era tonto. Sabía lo fuertes que eran los dragones, pero la belleza solo deseaba presenciar un dragón, eso era todo. No podría ser tan difícil. Simplemente entrarían para echar un vistazo y luego se irían de inmediato.

¿Solo echar un vistazo? ¿Así de simple? Un rastro de duda brilló en los ojos del capitán. ¿Ese bimbo solo quería echar un vistazo? Quizás fue así.

Después de despertarse y comer, vieron que Qi Aoshuang y Leng Lingyun acababan de salir de sus tiendas.

–Vamos bebé. Finalmente podrás conocer a un dragón. Sin embargo, debemos tener cuidado–. Banis sonrió, acercando la atractiva cintura de la belleza a él.

–Sí, cariño–. La atractiva mujer sonrió encantadoramente. Banis casi se desmaya.

–Carther, debes proteger a mi bebé, ¿de acuerdo?– Banis se volvió para mirar a Carther con la cara fría.

La cara de Carther permaneció impasible. –Solo soy responsable de tu seguridad–. Su significado era claro; él no protegería a la mujer.

– ¡Tú!– El rostro del Príncipe Banis se oscureció, a punto de estallar en ira. Pero la atractiva mujer lo atrajo hacia atrás, sonriendo. –Querido, solo necesitas protegerme.

–Mm, bebé, definitivamente te protegeré–. El Príncipe Banis asintió repetidamente, enamorado.

La belleza le dio una sonrisa encantadora, pero por dentro, estaba disgustada con el arrogante príncipe. Cuando su mirada pasó junto a Carther, sus ojos brillaron con veneno. Ella se rio en su corazón. No importa, ella no había planeado confiar en ellos para protegerla desde el principio. Solo necesitaban atraer la atención de los dragones por un momento, de esa manera ella podía infiltrarse y robar esa cosa…

Qi Aoshuang observó mientras empacaban sus cosas. Cuando comenzaron a caminar hacia el Valle Dragón, ella frunció el ceño.

–Aoshuang, ¿qué te parece?– Leng Lingyun preguntó en voz baja.

–Ese príncipe sin cerebro fue persuadido para entrar en el Valle Dragón, pero no puedo decir cuáles son las intenciones de esa mujer–. Qi Aoshuang dio un mordisco al pan que Leng Lingyun le había entregado. Emperador Blanco y Pluma Negra estaban saltando en la tienda. Se habían estado escondiendo allí desde la noche anterior para que ninguno de los hombres de Banis pudiera verlos.

Leng Lingyun se agachó, pasando un trozo de pan en la solapa de la tienda para que las dos pequeñas cosas se asentaran.

– ¿Quieres seguirlos para ver qué pasa?– Leng Lingyun se puso de pie.

–No hay necesidad de ser apresurado. Primero esperemos y veamos–. Qi Aoshuang observó cómo sus figuras desaparecían del barranco. Carther también lo siguió, vestido de blanco puro. Los ojos de Qi Aoshuang se quedaron más tiempo en su figura.

–Será bastante trágico, me imagino–. Leng Lingyun respondió con indiferencia.

Qi Aoshuang sonrió. – ¿Acabo de detectar humor negro en la voz del venerable Príncipe Divino?

– ¿En serio?– Leng Lingyun respondió con exactamente el mismo tono.

Pero entonces sucedió algo extraño.

* Rugido…. *

Se escuchó el sonido de un dragón enojado desde el final del barranco.

Leng Lingyun siguió la sugerencia de Qi Aoshuang de esperar y ver. El resultado fue lamentable, como se esperaba.

La entrada de Valle Dragón:

El dragón patrullero rugió furioso, el sonido reverberó en sus oídos.

– ¡Malditos humanos, paga por tu idiotez!– Rugió el dragón. El aliento aterrador del dragón comenzó a descender sobre ellos.

–Por favor, déjame explicarte, venerable dragón–, comenzó a decir Bani, con grandes gotas de sudor en la frente.

Cuando su grupo entró en el Valle Dragón, de repente se encontraron con el dragón tal como lo había hecho Qi Aoshuang y estaba siendo reprendido. Originalmente pensó que después de cumplir con la solicitud de la belleza de ver al dragón, podrían regresar a salvo. Sin embargo, la mujer de repente atacó al dragón con magia.

Era solo una pequeña bola de fuego, pero golpeó la nariz del dragón con precisión. Fue claramente provocativo, golpeando un punto sensible. Entonces la mujer se agachó detrás de él, declarando que la había obligado a hacerlo. Después de enojar con éxito al dragón, ella se escapó. El príncipe Banis se dio cuenta de que había sido completamente manipulado, pero no tenía sentido explicar nada ahora.

–Idiota–, maldijo Carther en silencio. Dio un paso adelante, agarró a Banis por debajo de un brazo y rápidamente salió corriendo por la boca del valle. Todo esto sucedió en cuestión de segundos. El dragón era poderoso, pero con la fuerza de Carther, huir no era nada difícil. Desafortunadamente, los caballeros restantes se llevaron la peor parte de la ira del dragón.

El aliento del dragón explotó. Pronto, los caballeros se convirtieron en tierra quemada. Los caballeros sobrevivientes perdieron la voluntad de luchar, todos corriendo hacia la boca del valle con todas sus fuerzas. Nadie notó a la atractiva mujer con su sonrisa fría. Estaba oculta detrás de un gran verdadero experto.

Qi Aoshuang y Leng Lingyun observaron a Carther salir corriendo con el príncipe anteriormente arrogante inmovilizado debajo de su brazo, mientras que detrás de él, los caballeros corrían tan duro como podían con expresión de terror.

 

¡Por razones técnicas SolcarJ necesita los ingresos de los link acortados!

¡Úsalos, todos los ingresos serán reflejados en packs cada vez que cobre!

Capitulo 198
Bonus Pack
Capitulo 200

 
 
 
 

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.