<- Actualmente solo registrados A- A A+

SE – Capítulo 21

Capítulo 21 – La percepción de Claire

 

– ¿Qué, qué quieres hacer?–, Preguntó Walter, temblando.

–Vamos, genio mago, forma un contrato con mí querido discípulo. Conviértete en el segundo par de ojos de Claire–. Emery se rió entre dientes. Los sentidos de un espíritu eran mucho mejores que los de una persona normal.

– ¿Qué puedo hacer? Ahora mismo no tengo ni la más mínima energía Después de escuchar esto, Walter se sintió un poco aliviado.

–No, puedo dejarte ganar algo de energía. Pero debes convertirte en el segundo par de ojos de mi discípula y ayudarla a detectar y sobrevivir los peligros–, dijo Emery.

– ¿Qué contrato? Walter preguntó dudoso, luego frunció el ceño. –Te lo digo, no pienses en restringirme para siempre. Y tampoco el contrato del alma Siervo-Maestro.

Emery sacudió la cabeza y dijo suavemente: –No, solo necesito un contrato igual en el que usted y Claire puedan comunicarse mentalmente dentro de un radio determinado. Claire probablemente se enfrentará a muchos peligros en el futuro. Espero que puedas ayudar a disipar esos peligros con todo tu esfuerzo. Como compensación, te ayudaré a recuperar algo de tu poder y a encontrar un cuerpo adecuado para ti.

– ¿Qué bien?– Una vez que escuchó esto, Walter se mostró encantado, pero luego preguntó con sospecha: – ¿Estás tratando de engañarme?

–Definitivamente no. Lo juro por mi honor como mago –, dijo Emery con seriedad.

–Entonces eso es bueno, no hay problema–. Walter estaba feliz otra vez.

En los días por venir cuando Walter se encontré con esos problemas inusualmente molestos, se daría cuenta de lo trágico que era aceptar la propuesta de Emery. Si Claire era un pequeño demonio, entonces Emery era un gran demonio.

Claire los miró negociar, confundida. Emery luego hizo que pusiera su mano sobre la Piedra Espiritual y comenzó a cantar un extraño conjuro. Una tenue luz blanca la cubrió y a la Piedra Espiritual. La luz blanca se disipó después de un corto tiempo, pero Claire sintió algo diferente en su cabeza. ¡Ahora podía comunicarse telepáticamente con Walter!

–Walter debería ser más sensible a la magia oscura, así que con Walter a tu lado, las cosas serán mucho más fáciles–. Esto fue lo que dijo Emery, pero Claire realmente no entendía lo que quería decir. ¡Ella solo sentía que Emery estaba planeando algo!

–Está bien, Claire, acabas de regresar hoy, así que debes estar cansada. Deberías descansar temprano–. Emery abrió la ventana y saltó.

Claire miró pensativa la Piedra Espiritual en su mano mientras acariciaba su barbilla. Ella frunció el ceño, pensando.

–Walter, ¿es esta piedra Espiritual muy valiosa? ¿Puedes ocultar tu aura oscura?–Claire frunció el ceño mientras preguntaba.

–Por supuesto que es muy valioso. Al unirme a esta piedra, puedo ocultar mi aura oscura. Si no me expongo a propósito, entonces todos pensarían que esto es una piedra normal – dijo Walter, muy complacido consigo mismo. Esto significaba que cuando Emery descubrió que había algo en la piedra, fue el mismo Walter quien se expuso a propósito.

– ¿Valioso? Claire jugó con la piedra pequeña y dijo casualmente: –Es desechable, solo se puede usar una vez antes de convertirse en basura. ¿Esta cosa es valiosa?

– ¡Por supuesto, esto podría contar como un sub-artefacto! Puedes guardar un espíritu dentro. Hay muy pocas personas que pueden reconocer que esto es una Piedra Espiritual. Tu Maestro es notable. Incluso el Divino Príncipe no pudo identificarlo– La última oración fue completamente innecesaria. Si el Divino Príncipe reconociera esta piedra, Walter no estaría allí hablando con ella en ese momento.

Al menos con Walter a su alrededor sería más fácil sentir auras oscuras. Claire lo pensó, luego lo dejó ir. Ya estaba demasiado cansada. Le preguntaría a ese tipo sobre la magia oscura otro día.

–Duerme–. Walter estaba esperando que respondiera, solo para escuchar esta perezosa palabra otra vez.

Él volvió a mirarla cuando se quitó la ropa con calma. Luego, con solo una mirada de Claire, Walter sintió frío por todas partes, y rápidamente se retorció en la Piedra Espiritual.

Al día siguiente, tan pronto como Claire se despertó, el ama de llaves fue a decirle que el erudito Camille vendría y le enseñaría literatura y matemáticas. Parece que Gordan ya había preparado un horario para ella ese verano.

Después del desayuno, Claire fue a su propio estudio. Camille ya estaba allí esperándola. Todos tenían un estudio, pero el del Duque Gordan tenía más libros, así que a Claire generalmente le gustaba leer allí.

Al igual que antes, Camille actuó culto y refinado, con su sonrisa suave que nunca cambia. Su hermoso cabello rubio todavía era espléndido.

–Maestro, gracias por esperar–. Claire sonrió e hizo una reverencia ante Camille.

–No, también acabo de llegar. Empecemos la clase entonces–. Camille sonrió.

Claire se sentó, enderezándose. Alguien ya había colocado todos los libros de texto que iba a necesitar en su escritorio.

Camille escribió ecuaciones en la pizarra mientras Claire escuchaba atentamente. De repente, uno de sus movimientos despertó la sospecha de Claire.

Camille estaba rígido cuando escribía, y aunque solo era un poquito, la rigidez estaba definitivamente allí. Claire conocía ese pequeño movimiento de corazón. Es porque cuando uno está herido, levantar la mano tensa las lesiones. Él todavía tenía la sonrisa suave fijada en su cara, y su rostro también era rosado, por lo que uno podría decir que no estaba herido solo por su apariencia externa. Además, como un erudito físicamente débil y el estudiante del erudito más famoso de la capital, ¿quién querría lastimarlo?

La verdad es a menudo sorprendente. Claire podía estar segura de que Camille estaba herido, y tampoco era menor.

Claire no preguntó. Esto no estaba relacionado con ella. Ya que Camille trató de ocultarlo, eso significaba que no quería que la gente lo supiera. La identidad de Camille no debería ser tan simple, pero a Claire no le interesaba.

Toda una mañana de enseñanza transcurrió pacíficamente.

Camille rechazó con amabilidad la invitación de quedarse a almorzar y se fue.

En la tarde, mientras Gordan, Katherine y Claire almorzaban, descubrió que la mente de su abuelo estaba en otra cosa.

Como si algo grande hubiera pasado.

Gordan ni siquiera se molestó en terminar la comida antes de irse apresuradamente.

Claire, pensativa, observó a Gordan desaparecer de la puerta del Gran Salón y siguió comiendo lentamente.

– ¿Quieres saber lo que pasó?– La voz de Walter apareció vulgarmente en la mente de Claire.

–Habla–. Claire respondió con frialdad, sin ninguna emoción.

–Sólo ve y pregunta a ese caballero tuyo. Cuando se encontró a su Alteza Real el segundo príncipe en Gale Gorge, siguieron haciéndose señales con las manos detrás de la espalda –, explicó Walter apresuradamente.

–Sé que trabaja para el segundo príncipe, pero también trabaja para mi abuelo–. Las palabras de Claire sorprendieron a Walter.

– ¿Sabes todo esto?– Walter exclamó sorprendido.

–Si no me equivoco, ellos… – La voz de Claire se detuvo, dejando a Walter extremadamente impaciente.

– ¿Ellos qué? ¡Sigue hablando!–Insistió Walter.

–Walter… – Claire comenzó con una voz despreocupada, – ¿No lo sabes? La curiosidad a menudo hace que las personas pierdan la vida Pero esta voz despreocupada hizo que el corazón de Walter se enfriara. Esta chica aparentemente brillante solo en su adolescencia definitivamente no era tan inocente como dictaba su apariencia.

Walter se calló obedientemente, sin hacer otro sonido.

Después de hablar con Katherine por un tiempo, Claire también se fue a tomar un descanso por la tarde. Después del descanso, tuvo clases de equitación y esgrima.

Jean siguió a Claire desde atrás hasta que llegaron a su puerta.

De repente, Claire se dio la vuelta, miró a Jean y le preguntó sin emoción: – ¿Ocurrió algo anoche? ¿Algo relacionado con el segundo príncipe?

Tan pronto como Claire terminó de hablar, la expresión facial de Jean cambió instantáneamente.

 

 

 

 

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.