<- Actualmente solo registrados A- A A+

SE – Capítulo 28

Capítulo 28 – La mirada del Emperador

 

Claire miró al impaciente noble guapo y suspiró en su corazón. La actitud del propietario anterior de este cuerpo… Ella realmente no podía estar de acuerdo con eso o apreciarla.

–Este tipo parece merecer un azote–, sonaba ruidosamente la voz de Walter. De repente, preguntó con suspicacia: – ¿Cómo pudiste enamorarte de ese mocoso arrogante y débil? ¿Qué quiere decir con esas palabras? – Incluso si Walter fuera golpeado hasta morir, nunca creería que a este pequeño demonio le gustaría ese joven.

Claire no habló. No podía decirle a Walter que realmente no era la Claire de antes.

El joven guapo vio a Claire sin hablar y se impacientó cada vez más. Sintió envidia y odio. ¿Esta cazadora de hombres en realidad se convirtió en la discípulo de Sir Cliff? Y aunque todavía no era una verdadera maga, no tenía ningún logro, en realidad se le otorgó el título de Barón. Aunque era el título más bajo, ¡todavía era un título! Al mirar a la silenciosa Claire, el hermoso joven se puso más agitado y desdeñoso. ¡Así que ella era una perseguidora de hombres de ojos estrellados! ¡Él estaba invitándola a bailar y ella estaba tan emocionada que no podía decir nada!

–Lo siento, no sé bailar. Por favor, encuentra a alguien más–. Claire respondió fríamente.

El apuesto joven quedó atónito. ¿No sabe bailar? Estas palabras provenientes de la perseguidora Claire eran una broma total. Todos sabían que la incompetente cazadora de hombres tenía al menos una habilidad, ¡y era bailar! ¡¿Pero ahora mismo ella dijo que no sabía hacerlo?! ¿Qué quiso decir con eso? ¿Era esto una especie de estratagema? El apuesto joven frunció el ceño. Él entendió las palabras de su padre. Sabiendo que Claire lo había perseguido antes, quería que ganara su favor y la acompañara para crear una buena relación con la familia Hill. Lashia, que era tan brillante y talentosa, era un poco difícil de perseguir. Pero en cuanto a apuntar a esta Cazadora de hombres, había una oportunidad.

– ¿Estás declinando para que me atraiga?– El guapo joven se rió con frialdad, luego agregó antes de que Claire pudiera responder: –Entonces, felicitaciones, has tenido éxito. Ven a bailar conmigo–. El apuesto joven extendió su mano.

Claire se sintió un poco indefensa, no por el comportamiento del joven, sino por las acciones de la anterior Claire. Si una persona así cambia repentinamente su actitud, es difícil para alguien aceptarlo.

–Creo que has entendido mal. Claire me estaba esperando –, dijo una voz tranquila detrás del joven.

El joven apuesto se dio la vuelta, aturdido al ver al segundo príncipe sonriéndole.

–Su alteza–. El joven apuesto se inclinó rápidamente pero aún tenía una sensación indescriptible. ¿Claire en su nuevo papel cambió la actitud del segundo príncipe al que había estado persiguiendo antes?

Nancy asintió levemente ante el apuesto joven, sonriendo con amabilidad.

–Entonces me despediré, su alteza–. El apuesto joven hizo una pequeña reverencia y se retiró del balcón.

Claire seguía en silencio y no dijo nada.

–Qué, no vas a agradecerme por haberte salvado de una situación incómoda–. Nancy se rió suavemente mientras se burlaba de ella.

–La persona que debería agradecerte es él–. Claire se rió en voz baja, su voz contenía una frialdad inigualable.

Por supuesto que Nancy sabía lo que ella quería decir. Pero no le importó el tono que uso y solo se rió con indiferencia. – ¿Puedo tener el honor de bailar contigo? – Después de que él dijo esto, extendió su mano elegantemente hacia Claire.

–No–. Claire no hiso ninguna expresión y se negó fríamente sin siquiera pensarlo.

Nancy no estaba enojado y en cambio rió. Suavemente retiró su mano, sin ofenderse en lo más mínimo por la contundente negativa de Claire.

–Esa noche, fui yo quien detuvo a Jean. – No lo decía por él, decía la verdad. – Era solo que esa noche quería averiguar quién eras–. Nancy se acercó a la oreja de Claire y murmuró con una carcajada. Para un forastero parecerían un par de amantes que se susurraban secretos. Pero la verdad era completamente diferente.

–Oh. ¿Y qué? Claire sonrió mientras mecía el vaso de vino en su mano. La frialdad que emitía podía hacer que la gente se estremeciera.

Nancy se quedó mudo. ¿Y qué? Esa, una frase fría, detuvo por completo lo que iba a decir. ¿Y qué si él detuvo a Jean o no? Entonces, ¿qué era relevante? Lo más importante era que esta joven delante de él ya no era una persona normal, ya no era una perseguidora de hombres, ¡sino el discípulo de Sir Cliff!

–Si su Alteza no tiene nada más que decir, me gustaría estar sola por un tiempo–, dijo Claire perezosamente, apoyándose en la barandilla del balcón. Su mirada flotó hacia el tranquilo jardín.

Nancy se detuvo por un momento antes de asentir con la cabeza. –Si es así, me voy a marchar.

Claire asintió con la cabeza, no soltó ni una mirada hacia Nancy.

Finalmente el balcón volvió a quedar en silencio. Claire suspiró con calma y bebió del vaso de vino.

–Esta persona definitivamente no es normal–. La voz de Walter sonó en la cabeza de Claire.

– ¿En serio ahora? Claire respondió a medias.

–Su mirada era la de un Emperador–, dijo Walter, seguro.

–Hah, ¿cuándo empezaste a sonar como esos hipócritas? – Claire se burló. Pero en realidad, ella conocía la situación muy claramente. El concurso por el trono ya había comenzado, pero no tenía intención de unirse a esa batalla. Siempre era así en la familia real. Desde el momento en que nacían, las palabras afecto familiar ya eran básicamente una gran broma. Mientras no afectaran a las personas que eran importantes para ella, no le importaba.

– ¡No lo hice! Entiendo un poco de lectura de estrellas–. Walter refutó firmemente.

– ¿Oh enserio? Entonces, oh, gran lector estelar, ¿por qué no pudiste leer que te reunirías con el Santo Hijo Divino dominado ese día? ¿Por qué no pudiste leer que no eras su rival? – La lengua venenosa de Claire replicó aún más inquebrantable.

–Bueno, bueno… dije que solo entendía un poco–. Walter se marchitó.

La esquina de la boca de Claire se levantó en una sonrisa imperceptible. Por alguna razón, fue interesante burlarse de Walter.

Pero en realidad entendió que él si sabía un poco de lectura de estrellas. El segundo príncipe Nancy tenía una gran oportunidad de convertirse en el próximo emperador porque tenía el apoyo oculto del Duque Gordan. En cuanto al Duque Gordan, él debía tener sus propias razones para apoyar al príncipe en secreto.

–Claire, ¿qué estás pensando? ¿Cuándo nos podemos ir? Este lugar parece molesto – La voz de Walter sonó en la cabeza de Claire, –Además, tu primer Maestro dijo que me iba a ayudar, así que, ¿cómo le va?

–Estoy debatiendo sobre cómo darte un baño, ya sea friendo o hirviendo–, dijo Claire con frialdad después de escuchar la última frase de Walter. –Si quieres recibir algo, primero pregúntate qué has dado. Por aquí, antes de que demandes, primero debes contribuir.

Walter se estremeció. ¡¡¡Este pequeño diablo!!! Justo ahora estaban bromeando, y él se volvió descuidado y pensó que sería más fácil hablar con ella. Pero en verdad, su hermosa ropa no podía cubrir la malicia inherente de este pequeño demonio.

–Pero, pero en este momento no tengo ningún poder, ¿cómo puedo ayudarte?– Walter hizo un puchero, como si estuviera siendo maltratado.

–Cuando regresemos, cuéntame todo sobre la magia oscura. Dime cada hechizo que sepas, para que pueda ir a casa y estudiarlo–. Esta solicitud fue demasiado codiciosa, demasiado. Pero, eso es si Claire era de la naturaleza Oscura. Walter curvó sus labios.

A quién le importaba si se lo contaba.

¿Ella había pensado que sería un gran problema?

En cualquier caso, no puede aprender magia oscura debido a su atributo y posición, y según la personalidad del demonio Claire, no le enseñaría magia a nadie. En resumen, contarle sobre la magia oscura no era básicamente una pérdida para él.

–Está bien, no hay problema, no hay problema en absoluto–. Walter prometió apresuradamente, luego agregó: – ¿Cuándo podemos dejar este lugar estúpido? La esencia de Luz sobre ese anciano y Santo Divino Príncipe me hace sentir náuseas– Aunque Walter ya no tenía cuerpo, esa esencia de Luz densa y pura aún lo hacía sentir muy disgustado e incómodo.

–Cuando termine el banquete–. Claire respondió casualmente. Walter estaba a punto de suspirar en voz alta, decepcionado, cuando Claire agregó astutamente: –Pero, puedo llevarte al jardín a pasear y luego irme cuando termine el banquete.

–Yay, Claire, eres una buena persona–. Walter no pudo evitar exclamar. Luego volvió a sus sentidos y convulsionó. ¡Diablo! ¡Diablo inmenso y grande! Puso una trampa para que la llamara agradable. Si ella fuera una buena persona, entonces no habría gente agradable en el mundo.

En el jardín soplaba una brisa fresca. Claire se sentó tranquilamente en el banco, mirando la noche estrellada. Justo encima de ella, la estrella más brillante estaba destellando.

–Una persona legendaria ha nacido, muy probablemente en este país–. La voz de Walter de repente flotó en el oído de Claire.

– ¿Por qué lo dices?– Claire estaba confundida.

–Leo las estrellas. Aunque no tengo ningún dispositivo o poder, todavía puedo mirar las estrellas Walter dijo con confianza: – Mira la estrella más brillante sobre tu cabeza, no estaba allí hace unos meses. Apareció de repente. Esas perras en el Templo de la Luz deben estar trabajando en sus extremos ahora–. Walter maldijo con desprecio.

–Explícalo. – Claire frunció el ceño. Una extraña sensación brilló en su corazón, pero solo estuvo allí por un instante, y ella no lo captó.

 

 

 

 

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.