<- Actualmente solo registrados A- A A+

SE – Capítulo 30

Capítulo 30 – Un comienzo impactante

 

Al paso de tres días, el embajador y los estudiantes de Lagark llegaron a la capital y se quedaron en el albergue de mensajería, esperando el «Gran intercambio de estudiantes» dos días después.

En este día soleado, Claire se apoyó en el alféizar de la ventana, mirando a los pájaros revolotear afuera, pensando.

–Claire, ¿en qué estás pensando?– La voz de Walter de repente sonó en el aire a su lado. Su cuerpo transparente flotaba en la habitación. Después de que le contó a Claire lo que quería saber, como compensación, Emery encontró algunos cristales oscuros que le permitieron recuperar un poco su fuerza. También usó algo de magia extraña, y ahora Walter podía dejar la Piedra Espiritual un poco más lejos. También podía ocultar su aura para que, a menos que se encontrara con alguien tan poderoso como el Santo Divino Príncipe, fuera difícil para alguien descubrirlo. En este momento, Walter era mucho más útil para Claire que un marioneta mágica porque podía encontrar información con mayor facilidad y precisión.

Claire se dio la vuelta y vio a Walter a su lado. En ese momento, su imagen era transparente, pero claramente visible. La apariencia del Mago Oscuro se hizo más definida ahora que Emery había repuesto algo de su fuerza. Su apariencia y su comportamiento obsceno eran completamente opuestos. Walter… era bonito y delicado, sí, es cierto. Era muy bonito, con su cabello suave y negro, sus ojos color ámbar, dando a todos el aspecto de un niño erudito, frágil y hermoso. Pero todo eso se arruinaba una vez que abría la boca. Se enojaba constantemente, queriendo saber los pensamientos de Claire. La razón principal por la que estaba tan interesado en saber qué pensaba era porque no podía ver a través de este pequeño demonio. El Mago Oscuro Walter siempre se había enorgullecido de leer los pensamientos internos de las personas y luego usaba sus debilidades para lograr sus objetivos. Sin embargo, estos trucos eran completamente inútiles en Claire. No podía ver a través de ella en absoluto, y mucho menos encontrar sus debilidades.

Walter vio que Claire lo observaba en silencio y se asustó un poco. Este pequeño demonio era más aterrador cuando estaba en silencio, porque no podías adivinar lo que estaba pensando en absoluto. Se sentía como si lo viera una víbora.

–El Gran Intercambio Estudiantil de esta vez entre los Institutos no parece ser tan simple. No he visto al Maestro Emery en todo un día y el abuelo también parece realmente preocupado –, dijo Claire en voz baja, frunciendo el ceño ligeramente. Ella seguía sintiendo que algo se estaba gestando y tenía un mal presentimiento.

Walter se calló. No pudo evitar reconocer que la intuición de Claire era muy precisa. Siempre tan perfecta.

–Sí, para la competencia de este tiempo, tu abuelo dijo que definitivamente no pueden perder–. Después de estar un rato callado, Walter finalmente le contó a Claire lo que había oído al ocultar su aura y escuchar ese día.

¿Definitivamente no se puede perder?

–Además, tu abuelo dijo que no te dejará participar en esta competencia porque teme que te lastimes–, agregó Walter.

Claire se congeló por un segundo y luego sus ojos se suavizaron un poco, pero tan débilmente que Walter ni siquiera se dio cuenta.

El área designada para la competencia era el campo de deportes al aire libre del Instituto Aurora. En lo más alto de la audiencia, había algunos asientos únicos, preparados para algunas personas especiales. Con una alfombra roja en el piso y un cojín de pasto de trigo valioso en la silla, obviamente era el asiento más fresco y cómodo durante el verano. Los suaves cojines de terciopelo no eran apropiados en esta época del año. En la mesita de al lado, había una bandeja de plata llena de diferentes tipos de frutas caras. Una seda suave y negra cubría la parte superior de este soporte, bloqueando y absorbiendo los rayos del sol. Detrás del asiento, dos sirvientas estaban de pie con hojas de palmas en sus manos, listas para servir a la persona que estaría sentada en esta silla.

Y aunque también había asientos que tenían cubiertas en las gradas al lado de este, no había sirvientes esperando para servirlos o cojines hechos de pasto de trigo. Estos eran los asientos para los ministros y la nobleza. El resto de eran para los alumnos de ambos países.

La bandera de Redbuds volaba alto en el cielo, y una banda disciplinada y bien vestida estaba detrás de las gradas. La expresión en sus rostros era seria, y aunque las borlas doradas en sus hombros revoloteaban en el viento, estaban perfectamente quietas. El cuerno largo y dorado estaba esperando que el emperador hiciera su aparición para anunciar el inicio de la competencia. Un ambiente solemne y sereno cubrió todo el campo.

Debido a los antecedentes de Claire, se sentó en el asiento más cercano al soporte especial. Jean y los otros sirvientes de la nobleza se encontraban en el fondo de las gradas. Los dos puestos a los lados se llenaron rápidamente por la nobleza; Claire lo sabía, otros no. Esta era la primera vez lo que notaba pero había bastante gente en la nobleza de la capital. ¡Había incluso más aquí que en el banquete de la princesa! No toda la nobleza podía asistir a un banquete en el palacio, pero esta competencia era diferente; Toda la nobleza podría venir y mirar.

Los representantes de los dos institutos se retiraron. Por supuesto, Lashia estaba entre los representantes del Instituto Aurora. Esta muchacha brillante ganó un aplauso tan pronto como apareció; Ella fue la razón por la que ganaron la competencia anteriormente. La última competición tuvo tres rondas, con una victoria en cada lado cuando las dos primeras rondas terminaron. Ella luchó el último partido y ganó el enfrentamiento, junto con la adoración y el seguimiento de muchas personas.

La gente vitoreaba y las flores llenaban el cielo, casi ahogando el escenario.

–Qué aburrido–. La impaciente voz de Walter sonó en la cabeza de Claire. –Esta vez, los oponentes del Instituto Aurora no son fáciles en absoluto.

Claire miró fríamente a los estudiantes al otro lado y su mirada se volvió profunda. En este tipo de ambiente, con tantos vítores fuertes, el otro lado ni siquiera había afectado en lo más mínimo. Sus expresiones eran exactamente las mismas que antes, y tampoco eran solo los participantes; Los otros estudiantes presentes también estaban tranquilos y recogidos. Esta vez, parecía que el otro lado había hecho los preparativos y no iba a ser tan fácil de tratar.

Justo cuando Claire reflexionaba, sonó un profundo y grueso trombón, el sonido llegó a los cielos.

¡El emperador ha llegado!

El emperador estaba vestido con ropas elaboradas pero formales. Apareció ante la gente y solo giró y giró al agitar su mano ligeramente. La emperatriz también estaba muy bien vestida, siguiéndolo en silencio, noble y elegante. Detrás del emperador había un anciano con una túnica blanca como la nieve. El anciano parecía serio y digno. Finalmente, alguien comenzó a gritar. – ¡Es el papa! – ¡El Papa vino en persona para ver esto! ¿Por qué sucedería esto? Era solo una competencia de intercambio entre estudiantes, ¿cómo podría molestar al papa?

–Whoa, ese viejo bastardo, no puedo creer que todavía no esté muerto–. La voz burlona y asqueada de Walter sonó en la cabeza de Claire. Evidentemente, el Papa a quien todas las personas respetaban era como una mierda en el corazón de Walter.

Pero los ojos de Claire se entrecerraron, y comenzó a sentirse un poco incómoda. Para las competencias estudiantiles anteriores, a lo sumo un Cardenal vestido de rojo podría visitarlos, pero esta vez el Papa había venido en persona. ¿Por qué?

De detrás del Papa estaba el embajador de Lagark, un duque. En la superficie, su cara parecía intestinos gruesos, pero esos ojos pequeños y brillantes que destellaron por un momento le dijeron a Claire que esta persona, aunque parecía un cerdo, no era tan simple como parecía.

Sentados en la plataforma solo había unas pocas personas: el emperador y la emperatriz, el papa, el Duque Gordan y Sir Cliff.

Después de que se sentaron, el sonido profundo de los trombones se detuvo.

De repente, antes de que todos volvieran a sus sentidos, se escuchó el sonido de múltiples alas batiendo en el cielo. Entonces todo se oscureció, y sopló un viento inusual.

Un grupo de sombras ordenadas apareció de repente. Esos atuendos negros, botas brillantes, las borlas doradas en sus charreteras doradas bailando en el viento, su aura dominante y la expresión firme entre sus cejas, todo parecía muy sorprendente. Las monturas debajo de todos ellos tenían el cuerpo y la garra de un león, y la cabeza y las alas de un águila.

¡¡¡Grifos!!!

¡Era el Escuadrón Griffin de Amparkland! Sometido directamente bajo la orden del emperador, era un poder fuerte y legendario que solo obedecía a sus órdenes. Eran el mayor activo de la familia real, la última defensa estable, y ahora habían aparecido sorprendentemente delante de todos.

Las personas de abajo comenzaron a gritar. La expresión del embajador cambió instantáneamente, y él echó una mirada al Papa que estaba a su lado. Después de ver al Papa inexpresivo, dejó escapar un suspiro. Al recuperarse, miró a los estudiantes de su país que estaban sentados en las gradas de abajo. La mayoría de sus expresiones habían cambiado y perdieron su actitud calmada de antes. Su corazón, que acababa de calmarse, resucitó. ¿Cómo no podía entender que la aparición del Escuadrón Griffin era la demostración de poder del emperador? Esta vez, los resultados serían difíciles de predecir.

Claire observó con gran interés al disciplinado Escuadrón Griffin que estaba en el aire. El líder en el frente se parecía un poco a ella. Era su hermano mayor, Eric Hill. El poderoso Eric, como otros, también favoreció y arruinó a la talentosa e inteligente Lashia y la odio a ella por perseguir a los hombres.

El Escuadrón Griffin desapareció en medio de los gritos de la gente. No había ninguna razón para seguir mostrando este poder misterioso y fuerte cuando el emperador ya obtuvo el efecto que quería.

–Claire ~~~– De repente, una voz pequeña y tranquila hizo que volviera a la realidad.

Claire volvió la cabeza y vio a la Princesa Maurice, que tenía una gran sonrisa en su rostro.

–Su Alteza–. Claire sonrió y asintió levemente.

–No he tenido tiempo de hablar contigo, pero realmente me gusta tu regalo, me encanta. Gracias–. La Princesa Maurice estaba obviamente muy feliz y le agradeció a Claire varias veces en voz baja.

Claire sonrió. –Mientras a su Alteza le guste.

Justo cuando las dos intercambiaban saludos en silencio, el emperador anunció los premios para el ganador de esta competencia. Todo el campo hervía de nuevo.

Un núcleo de bestia de grado nueve, una varita mágica y una espada. No hubo necesidad de explicar el primer premio. ¡La varita mágica era la preciosa herencia de un mago sabio, capaz de hacer tres hechizos de alto nivel al instante y de diferentes elementos! La espada se llamaba “La Espada Incomparable”. Por supuesto, su calidad era asombrosa, cortando el hueso y el pelaje por igual, dividiendo el hierro como si fuera barro. ¡Pero lo más importante, esta era una espada mágica! ¡Con la habilidad añadida de retraso! Si una persona fuera herida por esta espada, la volvería más lenta. ¡Estos premios eran muy generosos!

Pero Claire sintió algo inusual.

–Claire, esa varita mágica no es mala, jaja, y ese núcleo de bestia de noveno grado también es bueno–. Walter rió obscenamente en la cabeza de Claire.

La competencia había comenzado oficialmente, necesitando dos de cada tres rondas para ganar.

Lashia nuevamente era la última participante, yendo contra el mago del otro lado. Lo irónico era que el oponente de Lashia era el mismo joven que había perdido ante ella la última vez. El joven yacía perezosamente, sin siquiera mirarla. Tenía una cabellera roja deslumbrante, con impaciencia escrita en sus hermosos rasgos. Estaba rodando los ojos mientras escuchaba hablar a su mentor. Claire se centró en los labios del hombre y de inmediato se sintió incómoda.

–Feng Yixuan, ¡¿estás escuchando?! Perdimos la última vez porque comiste demasiada comida chatarra y tuviste diarrea. No comiste cosas extrañas esta vez, ¿verdad? ¿Verdad? ¿Verdad? ¿Verdad? – El mentor estaba mirando a su discípulo despreocupado, casi preocupado hasta la muerte. Quería desesperadamente una confirmación del joven.

¡¿Feng Yixuan?! Claire frunció el ceño, este era otro apellido que no parecía venir de este continente. ¿Por qué?

– ¡Walter!– Claire llamó en silencio.

– ¿Qué?– Walter respondió de inmediato.

– ¿Recuerdas el apellido del Santo Divino Príncipe? Lingyun Leng y ahora uno de los estudiantes del otro lado, Feng Yixuan, ¿por qué son tan extraños sus apellidos?–, Preguntó Claire.

 

 

 

 

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.