Para usar el Modo Noche debes estar Registrado e Iniciar Sesión.
A- A A+

SE – Capítulo 38

Capítulo 38 – ¿Bestia mágica?

 

La vida era pacífica en este momento. Claire no se enfrentó a la venganza de Feng Yixuan, y así, Feng Yixuan desapareció.

–Extraño, ¿por qué ese pequeño monstruo regresó sin vengarse? ¿Quizás tenía una hemorroide grande?–. Walter estaba completamente desconcertado. También se alegró de que en ese momento no dijera en voz alta que juraba que si el hombre no venía en busca de venganza, tendría el mismo apellido que el pequeño demonio. Por suerte, no lo dijo en voz alta. Afortunadamente, muy afortunadamente, muy bien.

– ¿Qué estás murmurando?– La voz fría de Claire de repente sonó en la mente de Walter.

Walter casi gritó de sorpresa. No puede ser, ¿pequeño demonio puede oír lo que está pensando? No es posible.

Walter olvidó que Claire podía inferir cosas basadas en sus ondas Espiritual es. Por ejemplo, justo ahora las ondulaciones Espiritual es de Walter eran un poco «vulgar». Naturalmente, este tipo definitivamente no pensaba en nada bueno.

–Nada, nada. Estaba pensando que estás a punto de ir a la escuela–. Walter se rió.

Claire resopló fríamente. Por supuesto, las palabras de Walter no eran para nada confiables.

– ¿Todavía continúas hoy? ¿No sientes dolor? Haces esto todos los días–. Walter observó la ropa de entrenamiento de Claire y se preocupó. Ella se llenó de cicatrices luchando con ese caballero de cara rígida, Jean.

– ¿Qué se siente mejor, el dolor o la muerte?–. Preguntó Claire con frialdad.

Walter se estremeció. Eso era algo que no necesitaba ser mencionado. Con la muerte, todo se ha ido, sin mencionar el dolor.

Claire levantó la espada y caminó hacia la parte posterior del campo de entrenamiento con Jean siguiéndole desde atrás.

Fue otro día de entrenamiento feroz. Walter bostezó adormilado. En cualquier caso, él no era la persona que se estaba lastimando, ¿a quién le importaba la lucha del pequeño demonio?

El sonido de las armas resonaba continuamente. Si no fuera por la barrera que Claire había colocado alrededor del campo de entrenamiento, quién sabe cuántas personas se hubieran asustado con esta feroz batalla.

Walter miró el brazo y el cuerpo de Claire, ambos ya heridos, la sangre ya empapada a través de su ropa. Solo pensar en eso lo hizo sudar. Este pequeño demonio era demasiado feroz, demasiado cruel. Ella se trató a sí misma inusualmente áspera. Esa mirada profunda y fría, expresión cruel y salvaje, hizo que uno no pudiera mirar.

Jean frunció el ceño. Los ataques de Claire eran completamente diferentes del guerrero promedio, astuta y feroz, por lo que incluso él, que era mucho más fuerte que Claire, no tenía más remedio que tener cuidado al enfrentarla.

Claire se retiró y DouQi estalló mientras blandía la espada hacia Jean.

Él no se atrevió a aflojar y se preparó para bloquear este golpe.

Quien lo hubiera sabido en el siguiente momento, sucedió algo inimaginable.

* ¡Chirrido chirrido ~~ chirrido chirrido! *

¡Un ser peludo y desconocido de repente aterrizó directamente en la cara de Claire! Una velocidad tan rápida que el ojo desnudo era completamente incapaz de discernir lo que era. No sería exagerado decir que fue más rápido que la velocidad de la luz. Es por eso que todos fueron incapaces de reaccionar a tiempo.

– ¡Señorita!– Jean estaba extraordinariamente preocupado.

Claire se congeló. Esta pequeña figura no identificable, peluda pero suave y cálida, ¿qué era? ¿Qué tipo de animal pequeño era este? ¡Incorrecto! Los animales pequeños eran incapaces de entrar en esta barrera sin que ellos lo supieran. ¡El castillo del duque tampoco había oído hablar de este tipo de animal pequeño antes!

¿Qué era?

–Chirrido chirrido ~ Chirrido chirrido ~–. El pequeño chico peludo se subió con cuidado sobre la cabeza de Claire, agarrando su cabello con fuerza y sin soltarlo.

– ¿Qué es esto?– Claire frunció el ceño.

–Parece, parece ser un animal pequeño–. Jean se quedó mirando sorprendido al ver a este animal aparecer repentinamente, mirando fijamente mientras trepaba con cuidado a la cabeza de Claire, pero no se atrevió a acercarse y arrancarlo.

– ¿Qué es esta cosa?–. Claire extendió su mano para agarrar al animal en su cabeza. Quién hubiera sabido que ella no podía quitárselo y, en cambio, el pequeño animal mantuvo su apretado agarre en el cabello de Claire.

Walter miró aturdido y evaluó al pequeño animal que se atrevió a darle a este ser autoritario un momento tan difícil. Orejas peludas, cabeza peluda, patas peludas, cuerpo redondo peludo, ojos redondos y negros, ojos grandes que giran sin cesar, y una cola pequeña y corta. ¡Parecía una pequeña albóndiga! Nunca había visto este tipo de animal pequeño antes. ¿Qué era? Aunque no sabía qué era, el corazón de Walter tenía un sentimiento. ¡Este pequeño chico era tan lindo! ¡Sí, muy, muy lindo! Si como hombre pensaba que era muy lindo, no era necesario decir que este pequeño animal sería «letal» para las mujeres.

En este momento, el mayor problema era que una cosa tan linda acababa de subir sobre la cabeza de Claire, ¡ese pequeño diablo!

La combinación de la expresión fría de ese pequeño demonio y la linda forma del pequeño animal fue una escena sumamente, absolutamente e irónicamente, la más hilarante. Quería reír, pero no se atrevía a hacerlo.

–Chirrido chirrido ~~–. Ese animalito miró hacia abajo al cabello rubio de Claire, y sin ningún movimiento superfluo, se deslizó por el cabello de Claire, hasta el hombro.

– ¡Se mueve! ¡Cuidado!–Jean estaba incomparablemente nervioso. Este pequeño animal que aparecía repentinamente parecía inofensivo en la superficie, pero quién podría prometer que no tenía ninguna mala intención. ¡Y apareció de una manera tan extraña!

Claire frunció el ceño. ¿Qué diablos era este animal? Ella no había visto esto en el Manual Ilustrado de la Bestia Mágica o el Manual Ilustrado de Cambia formas.

–Chirrido chirrido ~~–. Cuando Claire quería extender una mano para agarrar al pequeño animal, su cuello repentinamente picaba. El pequeño chico en realidad estaba abriendo la boca ligeramente lamiendo la herida en el cuello de Claire.

Justo cuando todos pensaban que esta pequeña bestia mágica era inofensiva, Claire sintió un estallido de mareo, casi incapaz de pararse, e inmediatamente apuñaló la espada en el suelo para estabilizarse.

– ¿¡Claire?!–. Walter gritó nerviosamente.

– ¡Señorita!–. El corazón de Jean se asustó. ¿Y si esa bestia mágica le hizo algo a Claire?

–No me toques, déjame descansar un poco–. La mirada de Claire realmente era un poco confusa. ¡Maldita sea, una fuerte fuerza de atadura salió de la herida que esa pequeña cosa lamió! Además, atacó como un huracán de tormenta. A pesar de que su fuerza Espiritual era muy fuerte, en este momento le resultaba un poco difícil de soportar. Si se tratara de una persona promedio, ya habrían escupido sangre por todos sus orificios y habrían muerto.

¡Este pequeño bola de pelos realmente la obligó a hacer un contrato! Y fue un Siervo-Maestro.

Aunque Claire pensó en buscar una bestia mágica o en encontrar un cambia formas más poderoso para contratar y convertirse en su ayudante, no pensó que formaría un contrato de esta manera. ¡Además, ella no sabía qué era esta cosa! Debido a que una persona solo podría tener un solo contrato con una bestia mágica, tendría que cancelar su contrato antes de contratar a otro. ¡En este momento, el primer contrato de Claire fue tomado simplemente por esta desconocida albóndiga!

Walter y Jean observaron a Claire, quien estaba allí, nerviosa, inmóvil, con el corazón extremadamente tenso. Pero al mismo tiempo, ambos no se atrevieron a hacer movimientos o sonidos, temiendo que si hacer sonidos o tomar medidas llevaría a Claire a una situación más difícil.

–Mi nombre, Emperador Blanco–. Una voz solemne y digna vino débilmente de la distancia en la mente de Claire, y luego desapareció.

“¡¡¿Emperador blanco?!!”

Claire estaba estupefacta. Este sonido, ¿podría haber salido de esta pequeña bola de pelo?

No puede ser…

Después de quién sabe cuánto tiempo, el dedo de Claire finalmente se retorció. Al mismo tiempo, su cuerpo ya estaba empapado de sudor. Resistir esa fuerza poderosa y suprema ahora mismo había agotado demasiado su poder.

–Claire, ¿estás bien? Maravilloso, estás bien–. Walter llamó emocionalmente.

–Señorita, ¿qué diablos pasó?–. Jean frunció el ceño, mirando el pequeño cojín que se agachó en el hombro de Claire.

–El y yo formamos un contrato, y en realidad es un contrato de sirviente-Maestro–. Claire sacó la pequeña bola de pelo de su hombro, y el pequeñín lamió íntimamente la herida en la mano de Claire. ¡Ella no dijo en voz alta que esta bestia contratada que se veía muy linda e inofensiva había forzado un lado formó un contrato!

Jean y Walter miraron estupefactos. ¿Se formó un contrato? ¿Un contrato Maestro-sirviente?

¿Claire tenía su propia bestia mágica?

¿Este pequeño hombrecito peludo y carnoso? ¿Esta pequeña cosa linda, inofensiva e inútil? Podría ser arrancado con un solo dedo.

Además, si otras personas supieran que la luchadora milagrosa y famosa Claire tenía una bestia mágica tan linda e inofensiva, entonces…

Walter convulsionó, fantaseando. La dominante Claire, llena de frialdad, gritó en voz alta, sorprendiendo a todos, capturando la mirada de todos. Luego, lentamente, un pequeño peluche peludo se subió a su cabeza, agitando sus patas peludas, y pitó. Pft, jaja ~~~ demasiado gracioso

–Iré a preguntar al Maestro qué bestia es esta–. Claire negó con la cabeza, todavía mareada. Recogió al Emperador Blanco y salió de la barrera.

Claire encontró a Emery dentro de su laboratorio.

Los ojos de Emery se ensancharon a medida que evaluaba la pequeña bola de pelo que se movía lentamente en el seno de Claire durante mucho tiempo. Agitó la mano sin poder hacer nada, incapaz de dar una respuesta.

–Claire, deberías preguntarle al Maestro Cliff. El debería saberlo–. Emery pensó de inmediato en Cliff.

–Está bien–. Claire asintió, todavía pensando internamente en ese anciano de mal genio que todavía parecía estar enojado, enojado porque ella aprendió DouQi y no se lo dijo. Esta vez cuando regresa, ella también podría convencerlo mientras estaba en eso. El Emperador Blanco se deslizó fuera del pecho de Claire para agacharse sobre su hombro. Esta bola de pelo era extremadamente adorable.

–Además, Claire, no le digas a nadie que tú y esta pequeña cosa formaron un contrato–, le dijo Emery solemnemente.

–Sí–. Claire asintió, entendiendo que Emery naturalmente tenía sus propias consideraciones.

Después de cambiarse de ropa, Claire llevó a Jean por la puerta al carruaje, yendo al Gremio de Magos.

Después de salir del castillo del duque, el carruaje pasó por unas pocas calles. Claire, quien originalmente se estaba recuperando con los ojos cerrados mientras se apoyaba en la pared del carruaje, de repente abrió los ojos y se enfrentó a la expresión fría de Jean.

–Parece que son muy impetuosos. La señorita finalmente está saliendo por las puertas. Han estado esperando por esto y están ansiosos por tomar acción–. Jean se burló, su mirada estaba completamente helada.

 

 

 

Capítulo 38 – ¿Bestia mágica?

 

La vida era pacífica en este momento. Claire no se enfrentó a la venganza de Feng Yixuan, y así, Feng Yixuan desapareció.

–Extraño, ¿por qué ese pequeño monstruo regresó sin vengarse? ¿Quizás tenía una hemorroide grande?–. Walter estaba completamente desconcertado. También se alegró de que en ese momento no dijera en voz alta que juraba que si el hombre no venía en busca de venganza, tendría el mismo apellido que el pequeño demonio. Por suerte, no lo dijo en voz alta. Afortunadamente, muy afortunadamente, muy bien.

– ¿Qué estás murmurando?– La voz fría de Claire de repente sonó en la mente de Walter.

Walter casi gritó de sorpresa. No puede ser, ¿pequeño demonio puede oír lo que está pensando? No es posible.

Walter olvidó que Claire podía inferir cosas basadas en sus ondas Espiritual es. Por ejemplo, justo ahora las ondulaciones Espiritual es de Walter eran un poco «vulgar». Naturalmente, este tipo definitivamente no pensaba en nada bueno.

–Nada, nada. Estaba pensando que estás a punto de ir a la escuela–. Walter se rió.

Claire resopló fríamente. Por supuesto, las palabras de Walter no eran para nada confiables.

– ¿Todavía continúas hoy? ¿No sientes dolor? Haces esto todos los días–. Walter observó la ropa de entrenamiento de Claire y se preocupó. Ella se llenó de cicatrices luchando con ese caballero de cara rígida, Jean.

– ¿Qué se siente mejor, el dolor o la muerte?–. Preguntó Claire con frialdad.

Walter se estremeció. Eso era algo que no necesitaba ser mencionado. Con la muerte, todo se ha ido, sin mencionar el dolor.

Claire levantó la espada y caminó hacia la parte posterior del campo de entrenamiento con Jean siguiéndole desde atrás.

Fue otro día de entrenamiento feroz. Walter bostezó adormilado. En cualquier caso, él no era la persona que se estaba lastimando, ¿a quién le importaba la lucha del pequeño demonio?

El sonido de las armas resonaba continuamente. Si no fuera por la barrera que Claire había colocado alrededor del campo de entrenamiento, quién sabe cuántas personas se hubieran asustado con esta feroz batalla.

Walter miró el brazo y el cuerpo de Claire, ambos ya heridos, la sangre ya empapada a través de su ropa. Solo pensar en eso lo hizo sudar. Este pequeño demonio era demasiado feroz, demasiado cruel. Ella se trató a sí misma inusualmente áspera. Esa mirada profunda y fría, expresión cruel y salvaje, hizo que uno no pudiera mirar.

Jean frunció el ceño. Los ataques de Claire eran completamente diferentes del guerrero promedio, astuta y feroz, por lo que incluso él, que era mucho más fuerte que Claire, no tenía más remedio que tener cuidado al enfrentarla.

Claire se retiró y DouQi estalló mientras blandía la espada hacia Jean.

Él no se atrevió a aflojar y se preparó para bloquear este golpe.

Quien lo hubiera sabido en el siguiente momento, sucedió algo inimaginable.

* ¡Chirrido chirrido ~~ chirrido chirrido! *

¡Un ser peludo y desconocido de repente aterrizó directamente en la cara de Claire! Una velocidad tan rápida que el ojo desnudo era completamente incapaz de discernir lo que era. No sería exagerado decir que fue más rápido que la velocidad de la luz. Es por eso que todos fueron incapaces de reaccionar a tiempo.

– ¡Señorita!– Jean estaba extraordinariamente preocupado.

Claire se congeló. Esta pequeña figura no identificable, peluda pero suave y cálida, ¿qué era? ¿Qué tipo de animal pequeño era este? ¡Incorrecto! Los animales pequeños eran incapaces de entrar en esta barrera sin que ellos lo supieran. ¡El castillo del duque tampoco había oído hablar de este tipo de animal pequeño antes!

¿Qué era?

–Chirrido chirrido ~ Chirrido chirrido ~–. El pequeño chico peludo se subió con cuidado sobre la cabeza de Claire, agarrando su cabello con fuerza y sin soltarlo.

– ¿Qué es esto?– Claire frunció el ceño.

–Parece, parece ser un animal pequeño–. Jean se quedó mirando sorprendido al ver a este animal aparecer repentinamente, mirando fijamente mientras trepaba con cuidado a la cabeza de Claire, pero no se atrevió a acercarse y arrancarlo.

– ¿Qué es esta cosa?–. Claire extendió su mano para agarrar al animal en su cabeza. Quién hubiera sabido que ella no podía quitárselo y, en cambio, el pequeño animal mantuvo su apretado agarre en el cabello de Claire.

Walter miró aturdido y evaluó al pequeño animal que se atrevió a darle a este ser autoritario un momento tan difícil. Orejas peludas, cabeza peluda, patas peludas, cuerpo redondo peludo, ojos redondos y negros, ojos grandes que giran sin cesar, y una cola pequeña y corta. ¡Parecía una pequeña albóndiga! Nunca había visto este tipo de animal pequeño antes. ¿Qué era? Aunque no sabía qué era, el corazón de Walter tenía un sentimiento. ¡Este pequeño chico era tan lindo! ¡Sí, muy, muy lindo! Si como hombre pensaba que era muy lindo, no era necesario decir que este pequeño animal sería «letal» para las mujeres.

En este momento, el mayor problema era que una cosa tan linda acababa de subir sobre la cabeza de Claire, ¡ese pequeño diablo!

La combinación de la expresión fría de ese pequeño demonio y la linda forma del pequeño animal fue una escena sumamente, absolutamente e irónicamente, la más hilarante. Quería reír, pero no se atrevía a hacerlo.

–Chirrido chirrido ~~–. Ese animalito miró hacia abajo al cabello rubio de Claire, y sin ningún movimiento superfluo, se deslizó por el cabello de Claire, hasta el hombro.

– ¡Se mueve! ¡Cuidado!–Jean estaba incomparablemente nervioso. Este pequeño animal que aparecía repentinamente parecía inofensivo en la superficie, pero quién podría prometer que no tenía ninguna mala intención. ¡Y apareció de una manera tan extraña!

Claire frunció el ceño. ¿Qué diablos era este animal? Ella no había visto esto en el Manual Ilustrado de la Bestia Mágica o el Manual Ilustrado de Cambia formas.

–Chirrido chirrido ~~–. Cuando Claire quería extender una mano para agarrar al pequeño animal, su cuello repentinamente picaba. El pequeño chico en realidad estaba abriendo la boca ligeramente lamiendo la herida en el cuello de Claire.

Justo cuando todos pensaban que esta pequeña bestia mágica era inofensiva, Claire sintió un estallido de mareo, casi incapaz de pararse, e inmediatamente apuñaló la espada en el suelo para estabilizarse.

– ¿¡Claire?!–. Walter gritó nerviosamente.

– ¡Señorita!–. El corazón de Jean se asustó. ¿Y si esa bestia mágica le hizo algo a Claire?

–No me toques, déjame descansar un poco–. La mirada de Claire realmente era un poco confusa. ¡Maldita sea, una fuerte fuerza de atadura salió de la herida que esa pequeña cosa lamió! Además, atacó como un huracán de tormenta. A pesar de que su fuerza Espiritual era muy fuerte, en este momento le resultaba un poco difícil de soportar. Si se tratara de una persona promedio, ya habrían escupido sangre por todos sus orificios y habrían muerto.

¡Este pequeño bola de pelos realmente la obligó a hacer un contrato! Y fue un Siervo-Maestro.

Aunque Claire pensó en buscar una bestia mágica o en encontrar un cambia formas más poderoso para contratar y convertirse en su ayudante, no pensó que formaría un contrato de esta manera. ¡Además, ella no sabía qué era esta cosa! Debido a que una persona solo podría tener un solo contrato con una bestia mágica, tendría que cancelar su contrato antes de contratar a otro. ¡En este momento, el primer contrato de Claire fue tomado simplemente por esta desconocida albóndiga!

Walter y Jean observaron a Claire, quien estaba allí, nerviosa, inmóvil, con el corazón extremadamente tenso. Pero al mismo tiempo, ambos no se atrevieron a hacer movimientos o sonidos, temiendo que si hacer sonidos o tomar medidas llevaría a Claire a una situación más difícil.

–Mi nombre, Emperador Blanco–. Una voz solemne y digna vino débilmente de la distancia en la mente de Claire, y luego desapareció.

“¡¡¿Emperador blanco?!!”

Claire estaba estupefacta. Este sonido, ¿podría haber salido de esta pequeña bola de pelo?

No puede ser…

Después de quién sabe cuánto tiempo, el dedo de Claire finalmente se retorció. Al mismo tiempo, su cuerpo ya estaba empapado de sudor. Resistir esa fuerza poderosa y suprema ahora mismo había agotado demasiado su poder.

–Claire, ¿estás bien? Maravilloso, estás bien–. Walter llamó emocionalmente.

–Señorita, ¿qué diablos pasó?–. Jean frunció el ceño, mirando el pequeño cojín que se agachó en el hombro de Claire.

–El y yo formamos un contrato, y en realidad es un contrato de sirviente-Maestro–. Claire sacó la pequeña bola de pelo de su hombro, y el pequeñín lamió íntimamente la herida en la mano de Claire. ¡Ella no dijo en voz alta que esta bestia contratada que se veía muy linda e inofensiva había forzado un lado formó un contrato!

Jean y Walter miraron estupefactos. ¿Se formó un contrato? ¿Un contrato Maestro-sirviente?

¿Claire tenía su propia bestia mágica?

¿Este pequeño hombrecito peludo y carnoso? ¿Esta pequeña cosa linda, inofensiva e inútil? Podría ser arrancado con un solo dedo.

Además, si otras personas supieran que la luchadora milagrosa y famosa Claire tenía una bestia mágica tan linda e inofensiva, entonces…

Walter convulsionó, fantaseando. La dominante Claire, llena de frialdad, gritó en voz alta, sorprendiendo a todos, capturando la mirada de todos. Luego, lentamente, un pequeño peluche peludo se subió a su cabeza, agitando sus patas peludas, y pitó. Pft, jaja ~~~ demasiado gracioso

–Iré a preguntar al Maestro qué bestia es esta–. Claire negó con la cabeza, todavía mareada. Recogió al Emperador Blanco y salió de la barrera.

Claire encontró a Emery dentro de su laboratorio.

Los ojos de Emery se ensancharon a medida que evaluaba la pequeña bola de pelo que se movía lentamente en el seno de Claire durante mucho tiempo. Agitó la mano sin poder hacer nada, incapaz de dar una respuesta.

–Claire, deberías preguntarle al Maestro Cliff. El debería saberlo–. Emery pensó de inmediato en Cliff.

–Está bien–. Claire asintió, todavía pensando internamente en ese anciano de mal genio que todavía parecía estar enojado, enojado porque ella aprendió DouQi y no se lo dijo. Esta vez cuando regresa, ella también podría convencerlo mientras estaba en eso. El Emperador Blanco se deslizó fuera del pecho de Claire para agacharse sobre su hombro. Esta bola de pelo era extremadamente adorable.

–Además, Claire, no le digas a nadie que tú y esta pequeña cosa formaron un contrato–, le dijo Emery solemnemente.

–Sí–. Claire asintió, entendiendo que Emery naturalmente tenía sus propias consideraciones.

Después de cambiarse de ropa, Claire llevó a Jean por la puerta al carruaje, yendo al Gremio de Magos.

Después de salir del castillo del duque, el carruaje pasó por unas pocas calles. Claire, quien originalmente se estaba recuperando con los ojos cerrados mientras se apoyaba en la pared del carruaje, de repente abrió los ojos y se enfrentó a la expresión fría de Jean.

–Parece que son muy impetuosos. La señorita finalmente está saliendo por las puertas. Han estado esperando por esto y están ansiosos por tomar acción–. Jean se burló, su mirada estaba completamente helada.

 

 

 

 

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.