Para usar el Modo Noche debes estar Registrado e Iniciar Sesión.
A- A A+

SE – Capítulo 6

Capítulo 6 – Dudar, sondear

 

Al caer la noche, el castillo del duque seguía siendo brillante, y no era solo el castillo. Todas las casas de familias ricas de la capital estaban bien iluminadas. Por la noche, solo los plebeyos que no podían comprar velas vivían en la oscuridad.

En su habitación, Claire yacía en la cama. Jugando con una bola de fuego en la punta de sus dedos. Entonces recordó cuando Gordan le advirtió en el estudio. – Debes ocultar este talento indignante y no mostrar tu poder frente a otros a menos que sea una verdadera emergencia. Especialmente el Templo de la Luz, definitivamente no debes dejarles saber.

Cuando hagas la prueba para el Instituto, ten en cuenta que debes contenerte. Cuando Claire sugirió que no podía ir al Instituto y simplemente aprender de Emery, Gordan se negó intensamente. Era muy obvio que no creía que Emery fuera lo suficientemente bueno como para ser su maestro.

–La única persona que puede ser tu maestro es esta persona. Pero para encontrarlo debes ir al Instituto. Una vez que te conviertas en su discípulo, ya no tendrás que preocuparte más por el Templo de la Luz–. Después de decir estas misteriosas palabras, Gordan dejó de hablar. Ni siquiera mencionó quién era la persona. Pero, era evidente que una vez que Claire se convirtiera en la discípula de esa persona, entonces el Templo de la Luz no tendría oportunidad de llevársela.

Efectivamente, siempre hubo conflicto entre los poderes Reales y Divinos. Claire apagó la pequeña bola de fuego en su mano. Recordó el hechizo que Emery le enseñó la noche anterior: el escudo de fuego.

Evidentemente, el hechizo no era ampliamente conocido. Debía ser la propia magia de Emery, su preciado activo, pero se lo había enseñado a Claire desinteresadamente. Al hacer que los elementos de fuego se agrupen alrededor del cuerpo, uno formaría una barrera para protegerlo de los ataques. El único problema era que Claire todavía no podía formar un escudo. Claire recordó muy claramente que Emery dijo que no podías ser demasiado impaciente. Después de intentar un par de veces más, Claire se rindió temporalmente.

La diferencia entre los magos y las personas normales era que las personas normales no podían permanecer despiertas durante mucho tiempo sin sentirse fatigadas, mientras que los magos podían recuperar tanto su poder mágico como la fuerza del cuerpo a través de la meditación. Claire cruzó las piernas, se incorporó y comenzó a meditar. Capturando y almacenando los elementos en su cuerpo sin cesar. Tres horas después, abrió los ojos sintiéndose muy refrescada. Era mucho mejor que dormir durante tres horas.

Tres días después, Claire pasó la prueba del Instituto mientras retenía algo de su poder. Ahora podía estudiar en el Instituto Aurora. Y Jean, siendo su caballero guardián, tenía que estar a su lado en todo momento para protegerla. Pero Jean ya era un gran guerrero y no podía ingresar al instituto como estudiante, por lo que solo podía seguirla en secreto.

Las letras del Instituto Aurora se destacaban en la gran puerta. Las letras de aspecto arrogante se iluminaban cada vez que oscurecía o era de noche. Obviamente, había algún tipo de hechizo.

–Señorita, la protegeré en secreto–, dijo Jean en voz baja cuando Claire entró por la puerta. Luego desapareció.

Una vez que Claire recogió su tarjeta de estudiante, siguió a una maestra al salón de clases de fuego. Tan pronto como entró, sintió extrañas miradas de todos, y en la parte de atrás vio una mirada curiosa y perpleja. Era el segundo príncipe Nancy. ¿También era parte de la clase de fuego?

–Hoy tenemos una nueva compañera de clase, Claire Hill. Así que hoy repasemos lo básico–. De pie en el estrado estaba la maestra, Emily, una gentil mujer de mediana edad que era la instructora de la clase de Fuego. Para ayudar a Claire a ponerse al día, la instructora repasó los conceptos básicos.

–Claire, puedes sentarte donde quieras–. Emily, por supuesto, conocía la identidad de la chica y era muy educada.

–Gracias maestra–. Claire asintió levemente y después de expresar su agradecimiento, caminó hacia los asientos vacíos en la parte de atrás.

Ignorando las extrañas miradas, caminó directamente hacia atrás y escuchó las enseñanzas de Emily. Estaba bastante cerca de lo que decía el libro. Nancy, sentado cerca, ocasionalmente enviaba miradas de sondeo.

Solo en el lapso de tiempo de una clase, todo el Instituto conocía la llegada de Claire. ¡La niña idiota de la familia Hill que perseguía a los hombres en realidad aprobó el examen del Instituto Aurora y fue aceptada! ¡Y ella estaba en la misma clase con el segundo príncipe al que había estado persiguiendo hasta la muerte hace unos días!

Mucha gente asumió que Claire había usado la influencia de su familia para ingresar a la escuela y estaba haciendo esto solo para perseguir a Nancy. Lo que la hizo parecer aún más infame.

Mientras tanto, en la Clase del Relámpago.

– ¿Qué? ¿Entró en la escuela? – Lashia se puso furiosa de inmediato.

La persona que trajo esta noticia se encogió un poco. El bello e inocente rostro de Lashia se había distorsionado por completo. Su odio había llegado a los cielos.

“¡Esa imbécil! ¡Ir tan lejos como para avergonzar a la familia en la escuela! ¿Por qué el abuelo dejó que la idiota viniera a la escuela para perder la cara? ¿Pensó que el nombre de la familia Hill no había sido lo suficientemente avergonzado? ¡Humph! Claire, idiota por los hombres, te haré salir de la escuela por tu cuenta” Lashia finalizó esta decisión en su corazón, apretando un puño en su manga.

– ¿Qué vas a hacer, Lashia? –, Preguntó una chica cercana, sintiéndose incómoda. –No importa qué, ella es tu hermana mayor. No deberías ser demasiado….

– ¡Cállate! – Tronó Lashia, con el rostro lleno de ira. – ¡No tengo este tipo de hermana mayor! ¡Vergonzoso! ¡Que este tipo de persona sea así! ¿La hermana mayor de la genio Lashia? ¡Qué extremadamente vergonzoso!

Las personas alrededor de Lashia se callaron al ver su mirada furiosa y no se atrevieron a decir nada. Todos sabían que Lashia no solo era la nieta del poderoso Duque Hill, sino que también era la discípula más preciada desde el principio. ¿Quién se atrevería a ofenderla?

El Instituto Aurora era una escuela de tiempo completo. Tenía edificios de enseñanza, barrios sociales y dormitorios. Como el único instituto para DouQi y magia en Amparkland, era enorme. Los nobles y los plebeyos podían unirse siempre que tuvieran el talento. Los alumnos podían vivir allí o simplemente quedarse durante el día.

Después de la clase, Claire salió del salón y sintió que el propietario anterior del cuerpo no era bienvenido. Las chicas la miraban con disgusto y la evitaban como si fuera una serpiente o escorpión. Y los chicos que pensaban que poseían alguna característica atractiva se quedaban lejos. Claire no sabía si llorar o reír. Ella se quedó sin habla.

Al mediodía, se sentó en un rincón de la cafetería y almorzó en paz. Al mismo tiempo recordó las palabras de Gordan. ¿Solo podía conocer a la persona en el instituto? ¿Era un maestro de escuela? No podía ser el director, o Gordan lo habría dicho. Esto significaba que esta persona era más poderosa e importante que el director. Entonces, ¿quién podría ser?

La cafetería estaba animada en todas partes excepto en el área alrededor de Claire. El silencio y el vacío a su alrededor eran muy llamativos.

La entrada de repente se volvió ruidosa. Claire levantó la cabeza y vio que Lashia se pavoneaba como un pavo real arrogante, rodeada por una horda de jóvenes nobles. Dondequiera que iba la brillante Lashia, era el centro de atención.

Lashia de repente la miró, pero ella siguió comiendo con indiferencia. Una mirada feroz brilló en las profundidades de los ojos de Lashia y se volvió bruscamente, sin mirar a Claire de nuevo.

Una mocosa malcriada que consiguió lo que quería, Claire suspiró para sí misma. Pero ahora mismo ella no era su rival. La mirada funesta en sus ojos no debería pertenecer a una niña de doce años. Vivir en un ambiente en el que estaba acostumbrada a ser mimada y elogiada por todos le había permitido olvidar el comportamiento adecuado. Si Lashia la atacara de verdad, no podría defenderse.

Si realmente se enfrentara a este estropeado ataque de Lashia, ¿qué haría? Claire se preocupó un poco.

******

En una zona remota.

–Jean, recibiste una tarea tan agradable–. Una persona con cabello color castaño bromeó con Jean, que estaba apoyado contra un árbol.

–Por favor, Su Alteza, deje de disfrutar de mi desgracia–. Jean suspiró en voz baja.

–Jaja No puedo evitarlo–. La persona que habló fue el segundo príncipe, Nancy. –Pero en verdad, quién hubiera pensado que el duque en realidad la enviaría a la escuela. ¿Puede ella convertirse en maga? –En sus palabras, había un desprecio oculto.

–Es difícil de decir–. Jean frunció el ceño y de repente dijo con seriedad: – ¿Lo sabías? Entró en el instituto al aprobar el examen de verdad, no por el ‘cuidado’ del duque.

– ¿Qué? – Esta vez fue el turno de Nancy de sorprenderse. ¡¿La chica tonta había pasado el examen ella misma?!

–No dudes de mí, es verdad–. La cara de Jean era completamente seria. –De repente, me encontré incapaz de ver a través de ella.

–Eso es un poco extraño. La Claire de ahora, en comparación con la Claire de antes, parece que son dos personas diferentes–. Nancy frunció el ceño mientras pensaba.

–Al principio, pensé que ella te estaba dejando ir a propósito para pillarte más tarde, pero ahora parece que ese no es el caso–, dijo Jean de manera pensativa.

–Entonces, ¿qué te parece? –, Preguntó Nancy.

–Por ahora, solo observemos–. La hermosa cara de Jean sonrió a sabiendas. –Hay alguien que está ansioso por actuar.

Nancy, confundido por solo un momento, de repente entendió. – ¿Estás hablando de Lashia?

–Así es–. Jean asintió, revelando una sonrisa fría. –Lo que sea que mi maestra idiota que persigue a los hombres planea hacer, creo que alguien nos ayudará rápidamente a sondearlo.

– ¿No es tu trabajo protegerla? – Nancy frunció sus labios fríamente.

–Dejarla sufrir un poco está bien, solo llegaré algo tarde. En cuanto a protegerla, por supuesto, no la dejaré morir. Son solo dos hermanas jugando, ¿no? –Jean se encogió de hombros mientras decía en tono de broma. Un destello de diversión apareció en sus ojos mientras se preparaba para ver un buen espectáculo.

Nancy asintió riendo, pero de alguna manera tenía un extraño sentimiento en su corazón, una leve sensación de inquietud.

¿Era realmente posible averiguar qué estaba pasando?

 

 

 

 

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.