ISSTH – Capítulo 332

Capítulo 332: La Gran Estafa

Men Hao aceleró por el aire. El loro agarró fuertemente con sus garras su hombro, agitando sus alas y mirándose muy satisfecho.

“Robado, robado robado!” chillaba. “Esta es la manera en que hay que hacerlo! Robar lo que tú quieres, Jode a quien quieras! Esa es la manera de vivir!. Ten fe en Lord Quinto, y gana la vida eterna! Cuando Lord Quinto aparece, quien se atreve a provocar conflictos!”

Men Hao ignoró al loro. Su cara se sentía algo roja. Esta fue la primera vez que el robaba públicamente algo, y lo hizo sentirse extraño. Antes, cuando él todavía era un estudiante, nunca habría sido capaz de robar descaradamente de la forma en que lo hizo justo ahora.

En realidad, sin los apremios del loro, todavía nunca lo habría hecho. Incluso con toda la presión, el todavía habría vacilado. En realidad, si hubiese podido, habría intentado vender unas píldoras medicinales primero. Al final, después de todo, esto no parecía ser posible.

De ese modo, por cualquier razón….terminó escuchando al loro, y realizó el robo en la subasta…

Robar tan descaradamente hizo que se sintiera un poco nervioso por dentro, pero también algo excitado.

Negó con la cabeza, riendo con amargura mientras se movía a máxima velocidad. De repente se dio cuenta que había sido –inconscientemente- influenciado por el loro desde que este se despertó.

“maldito loro”, pensó suspirando por dentro. De pronto, los cultivadores acelerando por el aire, al máximo que podían, se podían escuchar detrás de él, junto con rugidos de rabia

“¡Pequeño bastardo! Me robaste mis cosas! ¿Está buscando morir?!”. Una voz hizo un eco y terminó resonando como un trueno. Men Hao envió su sentido espiritual, e inmediatamente vio a una docena de cultivadores que lo perseguían, silbando en el aire justo por detrás de él. Él no estaba seguro de qué técnica era la que utilizaban, pero sus cuerpos estaban rodeados por un aura roja, que parecía conectarlos entre ellos, y darles una mayor velocidad en su persecución.

“No volveré a hacer nada como esto de nuevo” pensó Men Hao. “robar realmente no me va. Si, la próxima prefiero dejar que el viejo lo compre, y entonces después encontrarlo más tarde y quitárselo a el. De esa manera puedo evitar este tipo de atención.” Men Hao era bueno resolviendo problemas, entonces pensó un momento y volvió a enviar su sentido espiritual.

Uno de los tres cultivadores de la Formación Núcleo, era un hombre viejo, con una cara llena de hoyuelos de viruela, y era el único al cual Men Hao estaba prestándole atención.

Tenía su base de cultivo en la etapa tardía de la Formación Núcleo, todos los demás fueron ignorados por Meng Hao.

El hombre con la cara con viruelas, no había dicho una sola palabra en todo este tiempo, en cambio había estado observando todo con una mirada helada. Esto hizo que Meng Hao se sintiera un poco presionado.

A menos que el se pusiera la máscara del Inmortal de Sangre, tendría muchas dificultades para derrotarlo.

Miro hacia arriba y le dio una mirada al loro. “todo este desastre es tu culpa!”

“de qué estas asustado?” dijo el loro, mirando hacia atrás con una intensa mirada de orgullo

“jodelos hasta la muerte!” De repente, sus garras se levantaron hacia su cara, dejando una banda negra alrededor de su cabeza, cubriendo uno de sus ojos.

Después de eso, el voló del hombro de Meng Hao

El loro chillo, y de repente un fuego negro apareció alrededor de su cuerpo, que empezó a arder y crecer rápidamente. En un abrir y cerrar de ojos, había crecido hasta tener 20 o 30 menos de altura. Bajo su cabeza, con una mirada fatal, como si fuere un miembro de esos escuadrones de la muerte de Elite.

Con un gripo, el hizo su ataque.

Los ojos de Meng Hao brillaron.  Sin dudarlo, se lanzó hacia delante. En un instante estaba delante del cultivador de formación núcleo etapa temprana, levantó su puño y lo ponchó.

La boca del hombre se torció en una sonrisa viciosa. Comenzó a hacer un encantamiento con ambas manos, e inmediatamente un vórtice giratorio salió disparado. Era negro y relámpagos crujían en su interior. Por otra parte, se escuchaban gritos terribles, junto con una multitud de caras de espíritus, que se dispararon alrededor de Meng Hao, al parecer con la intención de consumirlo.

Meng Hao dio un resoplido frío. Sin vacilar, lanzo su puño. Un estruendo lleno el aire. Las caras mientras se torcían y gritaban, colapsaron en pequeñas piezas. El relámpago se desintegro, y el vórtice se rompió en piezas. Esta técnica mágica no pudo aguantar ni un poco al puñetazo de Meng Hao. Después que el cultivador de mediana edad pudiera reaccionar, el puño de Meng Hao paso atreves y se estrelló contra su pecho

“Boom!”

El hombre cayó hacia atrás, la sangre rociando desde su boca y hacia afuera de su espalda también.  Su cuerpo se sacudió, conforme a un gran agujero apareció en su pecho. Sólo tuvo tiempo para echar un vistazo antes que todo su cuerpo explotara.

Meng Hao no se detuvo ni un instante. Su mano derecha inmediatamente empezó a formar un encantamiento.

En frente de él, estaba el viejo en la etapa media de la formación núcleo, que rebosaba en intención asesina.

Agito sus mangas y nueve pagodas aparecieron a su alrededor, sobre la superficie de ellas, estaban talladas imágenes de criaturas bizarras. De repente, incontables criaturas fantasmales saltaron desde el interior de las pagodas, llenando el cielo. Ellas inmediatamente cargaron hacia Meng Hao.

Sin embargo, fue en ese momento que Meng Hao grito. “Octavo Maleficio de Sellado Demoniaco!” Su dedo cayó e inmediatamente imágenes fantasmales surgieron de todos lados. Era como si un segundo mundo fantasma estuviera sobre, superior al que ya estaba. Ellos cayeron hacia el viejo cultivador en la formación núcleo,  causando que su expresión vacile. Su base de cultivo fue inmediatamente sellada, como si hubiese desaparecido de este mundo, como si hubiese sido expulsada del cielo y la tierra.

“Qué magia es esta…?” Su mente daba vueltas mientras el rostro helado de Meng Hao se acercaba. Su puño descendió una vez, después otra y entonces una tercera vez.

En el momento en que el tercer golpe cayó, las nueve pagodas fueron destruidas en pedazos. En un abrir y cerrar de ojos, el puño de Meng Hao fue a toda velocidad hacia la frente del viejo.

De repente, una intensa sensación de peligro lleno la cabeza de Meng Hao. Sin un momento de vacilación, transformó su puño en una garra que atrapó al anciano de mediados de la formación núcleo. Meng Hao empujo al hombre en frente de el mismo y luego se apoyó en él, para impulsarse hacia atrás.

Cuando levanto su cabeza, vio una luz anaranjada brillando fuera de la cara del Cultivador con la cara con hoyuelos (viruelas). Voló a través del aire hasta el lugar donde recientemente había estado, que estaba ocupado ahora por el cultivador de mediados de formación núcleo. De pronto, la luz brillando se detuvo.

Esa luz naranja era la que había causado la sensación de crisis que apareció en la cabeza de Meng Hao.

Se reía fríamente mientras caía hacia atrás. El loro se disparó como un relámpago y juntos, volaron hacia la distancia.

“Soy el patriarca de la Secta Rio Han!” Gritó el hombre con hoyuelos en la cara, con su rostro sombrío. “Vamos a ver como tratas de escapar de mí!” El cultivador de mediados de la formación núcleo sentía a su base recuperarse, pero su rostro estaba pálido y miraba hacia la dirección de Meng Hao con miedo. A pesar de eso, su intención de matar era más fuerte que nunca.

El grupo de cultivadores una vez más comenzó a perseguir Meng Hao, esta vez, con el anciano con hoyuelos en la vanguardia

La expresión de Meng Hao estaba en calma. Tuvo el amuleto de buena suerte en su mano todavía. Estaba lleno de grietas, y no estaba seguro de cuantas veces más podría utilizarlo hasta que se desintegrara por completo. Por desgracia, había descubierto hace mucho tiempo, que él no era capaz de duplicar el amuleto de buena suerte. Sin embargo, todavía lo utilizaría sin vacilar si la situación lo requería

“Espera”, dijo el loro. “No uses esa cosa. Se lo que es. ¿Por qué desperdiciar esta excelente oportunidad que tenemos ahora mismo?”

Mientras Meng Hao seguía acelerando, miró al loro que se agarraba con fuerza de su hombro.

“¿de que estas hablando?”

Los ojos del loro brillaban mientras él decía.  “¿No quieres hacerte rico?” ¿No quieres tener un montón de tesoros? ¿No quieres convertirte en la persona más rica bajo los cielos?

Meng Hao parpadeo un par de veces. Siempre, desde que era joven, había tenido el sueño de ser rico. Para que el loro mencionara ese tema en este momento hizo que se sintiera un poco curioso al respecto.

Envió su sentido espiritual hacia la gente que lo perseguía para observarlos. Dada su velocidad actual, supuso que no pasaría demasiado tiempo hasta que los cultivadores de la Secta Rio Han pudiesen capturarlo.

Lord Quinto no se preocupa demasiado por las riquezas. Lord Quinto ama las pieles y las plumas. Ok….que dices de esto? Puedes quedarte con todo, pero tienes que prometer que en el futuro vas a buscar las más hermosas bestias peluditas y emplumadas para Lord Quinto. Algunos como el Pavorreal Escarlata estarían bien. Sin esperar una respuesta de Meng Hao, levantó una de sus garras y la sacudió.

“Vejación Extrema, ven aquí carajo!

Una cara, con la forma de una pequeña campana, se ató a la garra del loro. Parecía indignada.  “Sé lo que estás planeando. Esta vez, me niego a hacerlo. Tengo principios!. No voy a hacerlo, no quiero!, nunca!!

El loro bostezo y dijo “Recuerdas al gordo que te ataco ese año? Te voy a decir donde esta”. Su expresión era completamente desdén,  como si el consentimiento de la jalea de la carne era una conclusión inevitable.

Tan pronto como escuchó las palabras del loro, la cara de la jalea de la carne parecía torcerse por la indecisión.

“ese maldito gordo, lo odio!!  Fue con completa buena voluntad que gasté cientos de años tratando de convertirlo. Y el pagó mi bondad con enemistad. Yo….yo….Bien! Necesito terminar de convertirlo.  Por esa razón, te ayudaré una vez más. Pero sólo por esta vez! Y esta es la última vez… realmente….”A medida que la gelatina de carne charlaba, una mirada impaciente apareció en la cara del loro. Agito su garra una vez más y la gelatina de carne voló hacia afuera.

“puta! Alguna vez te callaras? Bien…conviértete en algunas piedras espirituales para Lord Quinto!. Quiero un millón, ok? Cuando el loro terminó de hablar, la gelatina de carne dejó escapar un gruñido, y luego, para sorpresa de Meng Hao, de repente explotó.

El sonido de la explosión inmediatamente capturo la atención de los cultivadores de los cultivadores de la Secta Rio Han.

Incluso el hombre con hoyuelos en la cara, de repente dejo de moverse

De cualquier forma, un momento después, una vasta cantidad de brillantes, y relucientes piedras espirituales aparecieron. Se veían como una lluvia, a medida que descendían del cielo por todo el lugar

Eran asombrosamente deslumbrantes, mientras brillaban a la luz del sol, y una gruesa fuerza espiritual emanaba de ellas, completamente sorprendente. Esta asombrosa y brillante vista causo que todos los cultivadores jadearan.

Un millón de piedras espirituales, y la calidad de cada una estaba más allá de la media, estas no eran piedras espirituales de bajo grado!. Verlas flotando suavemente hacia abajo en el medio del aire causo que los cultivadores de las Tierras Negras instantáneamente cargaran directo a ellas, imprudentemente.

Incluso el viejo con la cara pozeada estaba con los ojos avariciosos.  Para él, un millón de Piedras espirituales era un vasto número. Detrás de él estaban los miembros de las otras dos grandes sectas, y detrás de ellos estaban cientos de otros cultivadores. Todos ellos, se precipitaron hacia delante con los ojos llenos de avaricia.

Los ojos de Meng Hao brillaron, y se transformó inmediatamente en un haz de luz que salió disparado a gran velocidad, como una estrella fugaz. Dejo atrás a todas las personas que estaban repentinamente cautivadas con la idea de hacerse ricos

Era como si ellos hubieran perdido la conciencia, y no se detuvieron ni un momento a pensar por qué Meng Hao de repente tenía tantas piedras espirituales. Si él las tenía, entonces porque necesitaba robar en la subasta?. En realidad, Meng Hao se estaba sintiendo un poco desgarrado. No podía creer que nunca había pensado hacer que la gelatina de carne se transformara en piedras espirituales

“jeje” se reía el loro, con una sonrisa arrogante, y siniestra en su rostro. “Robar, cuanto más se pueda robar, mejor!”

“Hace unos años atrás, forcé a la Vejación Extrema a usar este método con el octavo patriarca Dao Taiping, para robarle y dejarlo sin nada!”