SOTR – Capítulo 172

Capítulo 172: El Ranking que hizo que todos quedaran Boquiabiertos por el Shock

“En el tercer lugar del segmento de regalos de este año, es para ‘la Pintura del Dragón Amarillo Observando los Mares’”, todo estaba calmado antes de que Dan Fei abriera la boca, todos los presentes quedaron atónitos después de que ella hablara.

¿La Pintura del Dragón Amarillo Observando los Mares?

Todo el mundo estaba aturdido. “¿La ‘Pintura del Dragón Amarillo Observando los Mares’ quedó tercera? ¿No había algo malo aquí? ¿Dan Fei se equivocó en el orden?”

Incluso el primer príncipe Ye Dai, por toda su astucia y el esfuerzo que dedicó a mostrar el comportamiento misericordioso de alguien que dejó asuntos de ganancia y pérdida hasta el destino, su cara se endureció y perdió todo color cuando escuchó estas palabras.

“¿Cómo es eso posible?” Lu Wuji no pudo evitar gritar. “¿La ‘Pintura del Dragón Amarillo Observando los Mares’ es sólo el tercero? Hermana Dan Fei, ¿Ha leído las posiciones en el orden equivocado?”

Lu Wuji pensaba lo mismo que todos los demás, que la hermana Dan Fei seguramente debió haber leído la orden incorrectamente. No importaba cómo lo miraran, la Pintura del Dragón Amarillo Observando los Mares superaba fácilmente todos los demás regalos.

¿Sólo ocupó el tercer lugar? ¡Eso significaba que había otros dos delante de él!

Incluso el primer pensamiento de Ye Dai fue que algo estaba mal con estos resultados, por no mencionar la completa incapacidad de Lu Wuji para aceptarlos.

Los otros también llevaban una mirada de inimaginable felicidad. Aunque habían seguido participando en la competición, ya se habían resignado al destino. Sintieron que como la Pintura del Dragón Amarillo Observando los Mares era seguramente el primero, sólo podían competir por la segunda y tercera posición.

Por lo tanto, cuando oyeron que la Pintura del Dragón Amarillo Observando los Mares  quedó de tercero, estas personas quedaron sorprendidas pero también encantadas con las desgracias de otros. Al mismo tiempo, algunos pensamientos ambiciosos surgieron en sus corazones.

“¿La Pintura del Dragón Amarillo Observando los Mares es tercero? ¿No significa esto que tengo una oportunidad de luchar por el primero? ¿Quizás el señor no ha visto mi regalo antes y lo ha admirado particularmente?”

Mucha gente tenía estas nociones en sus mentes.

“Hermana Dan Fei, ¿estás segura de que no te equivocas? No puedo pensarlo bien. Todos han visto estos regalos, y ¿Qué podría ser mejor que la Pintura del Dragón Amarillo Observando los Mares?” Ye Zheng también salió a protestar contra la injusticia en nombre de Ye Dai.

Dan Fei dijo débilmente: “Ye Zheng, ¿estás dudando del ojo del Maestro?”

Ye Zheng de repente se sintió inquieto y agitó las manos apresuradamente, “No quise decir eso en absoluto. Me preguntaba si habías confundido el orden cuando escribiste el ranking.”

Dan Fei le miró fijamente, pero su mirada era un poco remota.

Esta mirada bastante significativa hizo que Ye Zheng se encogiera dentro de sí mismo y cerrara los ojos de manera bastante apropiada.

La boca de Ye Dai estaba llena de amargura. Vio toda la reacción de la hermana Dan Fei. Obviamente, esto no era una confusión, sino un indicio de que realmente estaba en el tercer puesto.

Y, por la forma en que la hermana Dan Fei actuaba, ¡era evidente que ni siquiera iba a darle una explicación!

Ye Dai estaba abatido hasta el punto de volverse loco. ¡Realmente no entendía por qué estaba pasando esto!

Excepto que, él también comprendió claramente que si ahora hiciera una escena, su imagen en el corazón de Tutor Ye probablemente recibiría un gran bajón.

Sonrió irónicamente y se retiró, inclinándose levemente, “Ye Dai agradece al honorable Tutor por su favor.”

Dan Fei asintió levemente y le dio un poco de lástima cuando vio que no había perdido la compostura. Ella también quería explicarlo, pero ¿Cómo podía explicárselo?

¿Decirle que era una falsificación? Eso sería un golpe aún mayor que no explicar nada. Un presumido primer príncipe regalando una falsificación al honorable Tutor, ¿no sería una gran humillación?

Por lo tanto, la mejor decisión fue no explicarlo.

A los ojos de Dan Fei, Ye Dai parecía ver varios indicios de que él no podía soportar la situación, se sentía un poco mejor. Fue bueno que la hermana Dan Fei siguiera siendo nostálgica y apreciada por sus viejas relaciones.

Dan Fei se compuso y su voz parecida a una campana volvió a sonar: “En segundo lugar, el cachorro Zorro Volador Dientes de Espada.”

Ye Rong estaba sorprendido y muy contento cuando escuchó esto. Estaba contento de que su rango hubiera sido mayor que el del primer príncipe Ye Dai.

Pero se asustó con eso, ¿no fue el primero?

Pero en este momento, no importaba si era el primero o no. En cualquier caso, él había suprimido al primer príncipe Ye Dai, lo había logrado esta vez.

Cuando recordó la humillación que acababa de sufrir por el primer príncipe, Ye Rong sintió una oleada de ira. Sonrió débilmente e ignoró por completo la mirada hostil de Ye Dai, inclinándose ante Dan Fei. “Ye Rong se siente profundamente honrado de recibir el favor del venerado Tutor, muchas gracias a la hermana Dan Fei.”

Lu Wuji todavía no quería aceptar las cosas. “El Zorro Volador Dientes de Espada no es más que un juguete. Pensar que su clasificación es más alta que la de la Pintura del Dragón Amarillo Observando los Mares, ¿qué pasa con esta clasificación? No lo entiendo.”

Aunque estaba murmurando en voz baja, todos los presentes podían oírle.

La mirada de Dan Fei era fría mientras se dirigía hacia Lu Wuji. “¿Y quién demonios eres tú? ¿Quién eres tú para cuestionar algo que el Maestro ha decidido? ¡Si dices otra palabra te echaré fuera!”

Dan Fei había seguido al Tutor Ye desde que era joven. Aunque no tenía ningún poder e influencia en sus manos, nadie dentro de todo el Reino Skylaurel se atrevería a tratar a esta mujer a la ligera.

¡Esto era porque todos sabían que esta mujer representaba al Tutor Ye!

Lu Wuji era un noble de primera clase en el Reino Skylaurel, pero no tenía absolutamente ninguna cualificación para comportarse atrozmente en este tipo de ocasiones.

Para dar un paso atrás, ¡incluso el primer príncipe Ye Dai no estaba calificado para hacerlo!

Aunque el primer príncipe Ye Dai admiraba más bien el estilo atrevido y descarado de Lu Wuji, las cortesías necesarias todavía tenían que ser observadas en una ocasión como esta.

Lu Wuji se echó atrás con algo de vergüenza y una cara oscura.

No podía aceptar nada, sentía que el primer príncipe había sido tratado injustamente.

Cuando Dan Fei estaba furiosa, tenía su propio encanto, haciendo que los corazones de los jóvenes presentes se llenaran de furia, como si un mono los arañara.

“De acuerdo. Anuncio ahora el regalo que ocupó el primer lugar entre los regalos de este año: el Vino de Rocío de las Nueve Magnificencias.”

Dan Fei también sabía que si ella decía el Vino de Rocío de las Nueve Magnificencias, estas personas probablemente ni siquiera sabrían cuál era. Así que cogió esa jarra de vino sin pretensiones y la sostuvo en su mano, agitándola ligeramente para indicar el ganador.

Dan Fei también sintió que esta escena era un poco cómica. Después de todo, cuando se ofreció esta jarra de vino, provocó una carcajada en la escena y todo el mundo la había tratado como un chiste colosal.

Y ahora, el objeto que había sido como el patito feo se había convertido en un cisne de lo más impresionante con un movimiento de su cuerpo, ¡Se convirtió en la joya de una corona!

Cuando sus pensamientos viajaron hasta aquí, incluso Dan Fei no pudo evitar echar una mirada de interés detrás de Ye Rong.

Ella también tenía curiosidad, ¿dónde había encontrado Ye Rong a un joven tan extraño? ¿Y cómo había sacado este joven algo que hizo que hasta el generalmente tranquilo y honrado Tutor se conmoviera un poco?

¿Vino de Rocío de las Nueve Magnificencias? Dan Fei no recordaba la existencia de tal vino en sus recuerdos. Ella también sabía que el viejo Tutor a veces bebía algún vino cuando se aburría y no tenía nada más que hacer.

Sin embargo, el viejo Tutor nunca había mencionado el Vino de Rocío de las Nueve Magnificencias.

Incluso Dan Fei, alguien que había estado mentalmente preparada, sintió que esto era un poco sorprendente. Entonces, no hace falta decir que las reacciones de los que estaban debajo del escenario fueron más bien un alboroto.

Ye Dai ni siquiera sabía quién había ofrecido el regalo cuando escuchó por primera vez las palabras Vino de Rocío de las Nueve Magnificencias. ¿Pero quién no reconocería la jarra de vino en las manos de Dan Fei?

¿El regalo que acababa de ser una vergüenza y fuente de muchas burlas fue clasificado ahora en primer lugar?

¿Era un sueño?

Ye Dai casi sospechaba que algo estaba mal en sus ojos. Parpadeó, miró más de cerca y descubrió que no había nada malo en sus ojos.

De hecho, era la jarra de vino que Jiang Chen había sacado descuidadamente y se la había ofrecido hace un momento.

La gente podría haber cometido un error si hubiera sido otra cosa. Pero esta jarra de vino, con su ridícula apariencia y diseño único, era absolutamente única en su género.

Nadie sería capaz de imitarlo aunque quisiera.

Los ojos de Lu Wuji estaban tan amplios como platillos en este momento. Tenía una expresión de alguien viendo un fantasma. En este momento, él era el más grande de todos los incrédulos.

Una jarra de vino destartalada había ganado el primer lugar. Si Dan Fei no lo hubiese dejado plantado antes, casi quería saltar para cuestionar esta decisión y hacer llover un torrente de abusos.

Pero la razón le dijo que si salía ahora, a Dan Fei no le importaría en lo más mínimo echarlo. Esa sería la mayor pérdida de cara.

La cara de Lu Wuji estaba roja como la remolacha mientras flameaba*. Se había vuelto completamente loco. Realmente quería encontrar un agujero en el que meterse. Cuando esta jarra había sido ofrecida antes, él había sido el que se había burlado más duramente, se burlaba de que él remitente era un insensato único y poco común.

(N/T: Flameaba = Insultaba)

La verdad había probado que él era el tonto.

Ye Dai también estaba bastante enfurecido. Nunca había pensado que el regalo ganador sería la jarra de vino.

Acababa de presumir descaradamente de haber pedido a Dan Fei que quitara esa jarra de vino, por si acaso dejaba una mala impresión y afectaba negativamente al estado de ánimo de todos.

Este era prácticamente el chiste más grande. En ese momento, Ye Dai se había convertido en el fondo, resultó ser la hoja de aluminio para este primer regalo.

“Oye, hermano mayor, pensar que esta vez tu ojo para la evaluación estaría equivocado”. La persona que hablaba no era Ye Rong, sino el segundo príncipe Ye Qiao.

Ye Qiao era extremadamente hostil hacia Ye Dai. Cuando quiso ofrecer su regalo justo ahora, se había sentido avergonzado cuando el primer príncipe le había cortado a propósito.

Ahora que vio esta oportunidad, ¿cómo podía Ye Qiao dejarla pasar?

“Número cuatro, no había pensado que tus planes se esconderían tan profundamente. El dicho va bien y habla directamente al corazón de tu segundo hermano. El exterior es de buen jade, pero el interior es de materiales podridos. De hecho, los que se ven bonitos y lujosos no son necesariamente buenos. Por el contrario, aquellos que no parecen mucho pueden ser los buenos. He aprendido mucho, aprendí mucho, realmente mucho. Esta vez he adquirido mucho conocimiento. Número tres, ¿qué dirías?”

El segundo príncipe Ye Qiao era innegablemente un buen conversador. Había embrollado a sus tres principales oponentes con un pequeño trozo de discurso. Hizo una mención al primer príncipe y lo abofeteó, recogiendo las costras de Ye Dai. Por otra parte, había felicitado a Ye Rong con el propósito de inflamar el odio del primer príncipe hacia Ye Rong.

También se había reído del tercer príncipe Ye Zheng para varíar.

Después de todo, cuando Jiang Chen acababa de ofrecer esa jarra de vino, el tercer príncipe Ye Zheng fue el que levantó el mayor alboroto, expresando palabras estúpidas como que la jarra insultaba los ojos y oídos de otros.

Y ahora, se convertiría en el regalo escogido por el honorado Tutor del primer lugar. ¿No era la mejor bofetada en la cara para Ye Zheng?

La cara de Ye Zheng estaba llena de desánimo cuando se quedó sin palabras. Él sólo podía murmurar:”¿Y de qué estás tan orgulloso? No es un regalo que tú ofreciste.”

Ye Qiao se rió de corazón, “Número tres, todo el mundo puede admirar un buen artículo juntos, ¿por qué asignar responsabilidades tan claramente? Tú, ah, tú, tú, tú eres tan impulsivo e irrazonablemente ofendido por las cosas más pequeñas.”

El cuarto príncipe Ye Rong ya se había recuperado. Para ser honesto, se había sentido un poco decepcionado cuando se enteró de que sólo estaba en segundo lugar.

Pero cuando se enteró de que Jiang Chen era el primero, todo su ser se sintió como si volara espontáneamente hacia el cielo. Las grandes subidas y caídas de su vida simplemente habían llegado demasiado rápido.

Había estado igual que todos los demás, nunca habría pensado que esa jarra de vino sin interés se convertiría en el regalo que ganó el primer lugar.

Sus palabras al rebatirle al primer príncipe que el exterior era un buen jade, pero el interior era material podrido, en realidad, era para insinuar oblicuamente al mismo primer príncipe, pero quién habría pensado que se convertiría en una profecía que se hizo realidad.

Realmente no había manera de que el aspecto exterior de la jarra fuese más feo, pero ¿Quién iba a pensar que lo que contenía el interior sería un néctar tan precioso que el honorable Tutor lo convertiría en el primer lugar?

Sintiendo las miradas de todos los lados centradas en él, Ye Rong tenía la sensación de exaltación al cumplirse sus palabras. Había sido reprimido por el primer príncipe durante tantos años, pero finalmente había visto el día en que experimentó la dulce emoción de ser el personaje principal.

A pesar de que fue Jiang Chen quien trajo esta emoción para él, a Ye Rong no le importó en lo más mínimo. Esto se debía a que, en ese momento, Jiang Chen mantenía un perfil bastante bajo en su apoyo y no tenía ninguna intención de robarle el trueno.

En este momento, Ye Rong se sintió muy gratificado y orgulloso de sí mismo. Pensar que recibiría tan ricas recompensas sin quererlo después de haber viajado tan lejos al Reino del Este, ¡salir de su camino para alistar los servicios de un hombre talentoso y culto, todo para reclutar a Jiang Chen!