AWE – Capítulo 1238

Capítulo 1238: Absorbiendo Memorias

Bai Xiaochun se quedó mirando la cabeza del soberano y la voz de Bai Xiaochi retumbaba en sus oídos, se había dado cuenta de que tal y como había dicho el espíritu autómata, ese extraño poder era en efecto, ¡la última pizca del flujo de qi del Mundo Inmortal!

Ese flujo de qi era el que había atraído al abanico, ¡lo que tenía sentido considerando que el flujo de qi había creado el abanico justo en este sitio!

Y por ese mismo motivo que había mencionado Bai Xiaochi, su propia Semilla Dao ansiaba ese poder. Si podía absorber la última pizca de flujo de qi del Mundo Inmortal, ¡podría avanzar fácilmente al Reino Arcaico!

Esta era una oportunidad por la que cualquier celestial se volvería loco, una buena fortuna muy difícil de encontrar. Aparte de los Dominios Inmortales Eternos, en este vacío, ya no existían otros mundos que pudieran dar un poco de su flujo de qi tras la catástrofe.

Cualquier otra persona que no fuera Bai Xiaochun hubiera tenido que esforzarse muchísimo para tan solo pensar en un modo de extraer el flujo de qi y absorberlo. Después de todo, eso requeriría la aprobación del flujo de qi.

Pero Bai Xiaochun no tenía por qué preocuparse por eso. Después de haberse convertido en el dueño del abanico, había conseguido la aprobación de la proyección clon del soberano. En esencia, ya había sembrado su karma con el Mundo Inmortal.

Aunque parecía una conexión endeble, ¡era suficiente para adquirir la aprobación del flujo de qi!

Pero ahora, enfrentaba un desafío principal… ¡cómo extraer de la cabeza ese flujo de qi!

Después de analizarlo un poco, su anticipación empezó a crecer y sus ojos se iluminaron intensamente. Al fin y al cabo, ya llevaba bastante tiempo atascado en el gran círculo del Reino Celestial, incapaz de seguir avanzando. Por tanto, esta oportunidad, este golpe de buena fortuna, era suficiente para que su corazón se llenara de fervor.

Pero como siempre, no actuó con imprudencia. Primero analizó sus alrededores, dio vueltas en el área un buen rato sobre el abanico, y hasta envió a sus esclavos arcaicos a explorar un poco.

Fue solo después de todo eso que emergió del abanico y se acercó a la cabeza del soberano. La presión crecía a medida que se acercaba, pero en poco tiempo, se encontró a solo 30 metros de allí.

A esta distancia, ni siquiera se podía ver la parte de arriba de la gran cabeza. Solo podía ver una piel grisácea, con arrugas tan anchas como su brazo.

Aguantó esa incómoda presión, y bajo la ansiosa mirada de Bai Xiaochi, realizó un gesto de conjuro con su mano derecha y luego tocó la cabeza del soberano, así desató el poder de su base de cultivo para intentar extraer el flujo de qi.

Lamentablemente, sin importar que tanto poder de su base de cultivo usara, no lograba conseguir ninguna reacción del flujo de qi. Era casi como si ni siquiera supiera de la existencia de Bai Xiaochun.

Intentó varias habilidades divinas y técnicas mágicas. Intentó morderse la lengua y usar su propia sangre. Pero el flujo de qi no reaccionaba en lo más mínimo. Bai Xiaochun de verdad estaba empezando a ponerse nervioso.

Después de dudar por un momento, dio otro paso adelante, y usó su Exterminación Gravitacional en un intento de nulificar la presión que le pesaba desde la cabeza del soberano, y hasta desató un poco del aura de su Puño del Soberano Imperecedero. También le transmitió un mensaje a Bai Xiaochi para pedirle ayuda, quien luego usó el poder del abanico para fortalecerlo.

Por tanto, siguió adelante paso a paso. De estar a 30 metros, llegó a unos 24 metros, luego a 15, luego a 9. Hasta que finalmente ya le faltaba solo un paso, ya estaba tan cerca que podía extender el brazo y tocar esa cabeza. Llegado a ese punto, temblaba intensamente y tenía la cara de color totalmente rojo por el esfuerzo.

Así que extendió la mano, y la colocó sobre la piel que era la superficie de la gran cabeza del soberano. En ese instante… su mente empezó a dar vueltas, se sentía abrumado, como si una gran montaña lo estuviera aplastando.

Podría haberlo aceptado si lograba adquirir el flujo de qi tras ser aplastado un poco. Pero aún después de tocar la cabeza, seguía sin percibir la más mínima reacción por parte del flujo de qi.

Terminó tosiendo una bocanada de sangre y luego se tambaleó hacia atrás hasta regresar al abanico. Le regresó la mirada a la cabeza del soberano, ya sin aliento, y la situación con el flujo de qi lo tenía completamente desconcertado.

—¿Cómo lo extraigo…? —pensó. Bai Xiaochi estaba a un lado, igual de impactado y confundido, y no tenía ningún consejo.

Así pasó medio mes, tiempo durante el cual Bai Xiaochun intentaba todo lo que se le ocurría. Pero solo se topaba con un fracaso tras otro, siempre terminaba tosiendo sangre, y debía esperar a recuperarse antes de intentar de nuevo.

Poco a poco empezaba a perder la esperanza. Se quedó sentado en el abanico a mirar la cabeza del soberano, y pensaba en si era posible arrastrarla a la cara del abanico.

No parecía que pudiera extraer el flujo de qi con ningún método normal. Y si se trataba de destruir la cabeza… no solo no podía, aunque hubiera podido hacerlo, no se rebajaría a tal nivel. Había ciertas cosas en su vida que no estaba dispuesto a hacer, y pagar la amabilidad con hostilidad era una de esas. Al fin y al cabo, en cierto modo, ¡el Imperator Inmortal era como su Maestro!

Y Bai Xiaochi obviamente tampoco toleraría tal comportamiento profano.

Bai Xiaochun permaneció sentado con el ceño fruncido durante cinco días, pensando constantemente. Hasta que un día, con esa expresión fruncida profundamente, se le ocurrió una nueva idea.

—Parece que hay dos posibilidades por las cuales no soy capaz de extraer el flujo de qi… O mis métodos están equivocados, o no estoy cualificado. Si estoy cualificado, entonces debería poder llamar al flujo de qi y hacer que vuele hacia mí…

—Por tanto, en realidad solo tengo una opción. Lo que tengo que hacer… ¡¡es engañar al flujo de qi para que piense que soy el Imperator Inmortal!! —Sus ojos se iluminaron ante la audacia de esta idea. Pero mientras más lo pensaba, más se daba cuenta de que era una posibilidad real.

—Y para engañar al flujo de qi… podría usar mi Sutra de la Pāramitā Futura para conectar el destino del Imperator Inmortal con el mío propio… Si eso no es suficiente, luego podría usar mi Sutra de la Reencarnación Pasada para intentar obtener acceso a algunas de las memorias del soberano, o lo que sea que quede en su cabeza…

—Si logro entender un poco de su vida experimentando sus memorias… entonces seré él, y él será yo… —Después de pensar un poco más la situación, se puso en movimiento y se dirigió directamente a la cabeza del soberano, para ser específicos, a su frente. ¡Y en cuanto se acercó, extendió su mano para tocarle la piel!

Luego realizó un gesto de conjuro con su mano izquierda, y desató su Sutra de la Pāramitā Futura. Unas hebras rojas salieron dando vueltas alrededor de su mano, y se convirtieron en un lirio pāramitā de color carmesí. En cuanto esa flor entró a la cabeza del soberano, la mente de Bai Xiaochun se estremeció y algo profundamente antiguo lo inundó.

Al mismo tiempo, un grito estremecedor salió de su boca…

—Mi cabeza… mi cabeza… —Después de conectar su destino al del soberano, sentía repentinamente como si le hubieran cortado su propia cabeza. Ese dolor y la sensación de morir eran abrumadoramente realistas.

Afortunadamente, ya había estado preparado para que le ocurriera algo así, y logró mantener la consciencia. Luego, y para su total emoción, pudo sentir que un poco de ese flujo de qi empezaba a agitarse y a moverse hacia él. Aunque no llegó completamente, cubrió casi la mitad de la distancia.

Esto lo entusiasmo al instante.

—Así que funciona. Bueno, ahora tengo que ver si me puedo fusionar con sus memorias… —Su mano izquierda volvió a moverse rápidamente y desató el Sutra de la Reencarnación Pasada. En cuanto tocó la frente del soberano, se estremeció fuertemente y sus ojos se quedaron vacíos. Repentinamente sentía como si ya no fuera él mismo, como si su alma hubiera salido de su cuerpo y hubiera entrado a un mundo repleto de niebla…

Ese mundo era tan enorme que la mente de Bai Xiaochun empezó a quedarse en blanco, como olvidándose del tiempo, olvidándose de todo a su alrededor. Hasta que repentinamente sintió a alguien que lo empujaba y zarandeaba.

—Despierta Pequeño Chen…

 


Capítulo regular, Lunes 25-03-2019