Para usar el Modo Noche debes estar Registrado e Iniciar Sesión.
A- A A+

TG – Capítulo 276: Primeros informes.

Capítulo 276: Primeros informes.

Vanessa Moráis observó a sus compañeros por parte del ejército.

Algunos lo conocían o al menos lo había visto en su momento cuando participó en la misión ‘Arca’ hace ya tiempo.

El primero era Okello era bastante joven y si bien antes era delgado y había dejado en evidencia la vida difícil que había llevado, ahora tenía un físico entrenado y ligeramente esculpido.

Su expresión también había cambiado dejando ver un ambiente estricto que le daba una sensación de un soldado duramente entrenado.

A su lado estaba Chayambaso quien también había participado en esa misión y ese hombre de piel oscura también se notaba que había cambiado bastante.

Era un cambio físico que no solo dejaba ver una mejor vida, sino que también dejaba ver que habían entrenado su cuerpo de forma rigurosa.

Sus expresiones también habían cambiado y ya no revelaron a un miliciano sin disciplina, sino que a un estricto soldado.

Quien también se encontraba presente era un individuo que Vanessa había visto en el torneo internacional.

El líder de la Academia de Zerzura, Nuur Amadayo.

Ese joven parecía estar en sus veinte tantos, todavía se notaba bastante joven y tenía una expresión seria de un soldado, pero a diferencia de los demás no se notaba la experiencia de la vida que sus compañeros tenía.

Solo daba la sensación de un estudiante saliendo por primera vez al mundo que lo rodeaba.

Que su fuerza fuera de rango S era notable, no había duda y ante los ojos de Vanessa lucia como si quisiera tragarse al mundo.

Ellos de diferentes edades y con diferentes historias estaban al mando de la Capitana Aïssatou Sadiya.

Tan estricta como era esa mujer de piel oscura, ella estaba de espalda recta con una mirada profesional.

“Esto me está poniendo nerviosa.” Murmuró una voz a su lado y Vanessa dejo de mirar a ese grupo.

No era como si lo conocía directamente y solo lo había visto, así que había asentido como saludo antes.

Su mirada se dirigió a su compañera a su lado.

Cabello marrón y de mirada ligeramente tímida, ella estaba observando el sótano de la iglesia y el enorme portal, en donde se encontraban.

“No te preocupes, ya te acostumbraras.” Dijo Vanessa mirando a su compañera.

Joslyn Caldwell estaba presente trabajando a su lado.

Ella durante la mitad de año había estado bajo un héroe psiónico cuyas barreras podían curar a la gente y en ese momento había decidido su camino de ‘héroe’.

Ayudar de esa manera.

Sin embargo, su capacidad daba para más y ella lo sabía, era por eso que cuando Vanessa le contó su experiencia en su mitad de año, esa joven decidió venir.

Gracias a su talento y capacidad a la hora de generar barreras curativas siendo un rango B, ella había logrado entrar a la sección de la Iglesia en donde ambas se encontraban.

Ahora mismo estaban al mando de la Sumo Sacerdotisa Xaali que estaba actualmente hablando con los magos para iniciar el portal.

El grupo era pequeño y ahora estaban por participar en una misión para obtener experiencia y explorar el bosque mágico.

“Aquella quien dirige la misión ya se encuentra del otro lado. Recuerden están aquí para aprender, obtener experiencia y mejorar.” Anunció la Sumo Sacerdotisa Xaali y dando una mirada, precisó. “Recuerden su posición y no se olviden la jerarquía.”

Su mirada llevaba una gran seriedad, pero tanto la Capitana Sadiya y su grupo, al igual que ellas asintieron con claridad

Con su orden siguieron a esa sacerdotisa y avanzaron por ese gran portal, entrando en ese lugar.

Su visión se distorsionó por un segundo, pero luego todos se quedaron en silencio.

Vanessa había viajado por el bosque mágico, al menos su zona externa, pero ahora la visión que se presentó era muy diferente.

Los árboles eran de varios metros de grosor y eran extremadamente altos y sus copas verdes cubrían su visión dejando pasar ligera luz con sutilidad.

En la parte que se encontraban, era una zona abierta que parecía un pequeño cuartel militar humano, en el cual estaban presentes algunos soldados de expresión estricta.

Sin embargo, el grupo sintió decenas de miradas en ellos y esas miradas venían de los enormes escarabajos que estaban pegados en los diferentes árboles.

Estaban tiesos, pero Vanessa sentían que los estaban observando.

*BOOM*

Una enorme explosión resonó, lo suficiente aterradora como para hacer temblar la tierra.

La Capitana Sadiya y la Sumo Sacerdotisa Xaali se miraron.

“Ya deben haber empezado.” Murmuró la Sumo Sacerdotisa Xaali y le hizo una señal para que la siguieran.

Los soldados estaban dando expresiones serias, pero su mirada estaba en el campamento adelante.

Ellos avanzaron por esos pequeños edificios y luego tras atravesar la muralla del puesto de avanzada, se encontraron con un terreno abierto entre los árboles.

En ese lugar dos individuos muy diferentes estaban luchando.

El más destacable de ellos era un enorme escarabajo de cinco metros de longitud y lo suficiente alto como para aplastar a un humano promedio.

Su caparazón era negro con blanco y sus patas eran capaces de atravesar la tierra debido a lo afilada que eran.

Voluminosos y poderosos, tal criatura que causaría miedo, estaba enfrentándose a una joven.

Cabellos y ojos negros, sus labios estaban dando una sonrisa al mirar su oponente sin temor a tal enorme enemigo.

Estaba en una posición de batalla que la hizo ver indomable.

Llevando un pantalón largo de cuero negro, sus botas que llegaban hasta la rodilla daban un tinte metálico mientras liberaban relámpagos a sus pies.

Su parte superior estaba cubierta con una armadura de cuero llena de diferentes grabados que daban la sensación de cambiar a cada momento.

Sus guanteletes metálicos llegaban hasta su codo y en este momento ese metal estaba cambiando dándole una mayor voluminosidad a sus puños.

Entonces, en ese momento aceleró.

Fue una velocidad de parpadeo impresionante que hizo que Vanessa no pudiera verla, pero al notar que el Goliathus bajaba su caparazón hacia un lado pudo notarlo.

*BOOM*

Una enorme explosión vino del puñetazo que logró empujar a ese gigantesco escarabajo hacia un lado arrastrando la tierra de forma firme.

Sin embargo, ese gigantesco escarabajo no se quedó inmóvil y de inmediato usó sus patas para intentar aplastar a su oponente.

Atravesando la tierra profundamente, Aurora esquivó con un juego de pies bastante impresionante y al ver eso, el escarabajo volvió a golpear con fuerza antes de que esa joven retrocediera.

*BOOM*

Su pata llevaba un poderoso hechizo mágico que hizo explotar la tierra y empujó a Aurora a lo lejos logrando que fuera enviada rodando en el suelo.

Esa jovencita rodó sin resistirse y al momento siguiente púas salieron del suelo a una alta velocidad persiguiéndola.

Al final tan solo se levantó con rapidez creando plataformas mientras se colocaba en una posición de batalla.

*BOOM*

El Goliathus se molestó al verla tan tranquila y con sus patas golpeó la tierra, levantando enormes esferas de piedra y endureciéndola en el aire, las disparó a Aurora.

*BOOM*

*BOOM*

Aurora lo recibió con sus puños logrando golpear y destruir completamente los ataques sin retroceder y cuando su ataque terminó, ella avanzó cargando de nuevo mientras sus puños brillaban.

Uno dejaba ver un brillo dorado y el otro un brillo azulado… Uno estaba impregnado con magia de relámpago y otro con agua.

*BOOM*

El Goliathus sabía lo que estaba intentando hacer y retrocedió levantando murallas de tierra, pero Aurora usando su hombro las atravesó y cuando el Goliathus estuvo por lanzar otro hechizo, ella ‘parpadeó’.

*BOOM*

“¡GAAA!”

El primer golpe vino del puñetazo impregnado de magia de agua que logró que el Goliathus se bañara y su grito de dolor vino cuando los relámpagos se extendieron desde los puños de Aurora por todo su caparazón y su cuerpo.

Ese escarabajo golpeó el suelo extendiendo púas para todas partes, pero Aurora ya había retrocedido.

No había usado toda su fuerza, pero ese ataque combinado era bastante difícil de resistir… El agua que se había extendido por todo el cuerpo y las brechas de ese caparazón fue el perfecto conductor para los relámpagos.

Los Goliathus que estaban por los árboles mirando la batalla golpearon sus mandíbulas que se veían como pinzas de gran poder.

Aurora solo bajo sus brazos mientras que sus guanteletes se volvieron menos voluminosos y el metal se empezó a extender por su cuerpo dando la sensación de una armadura de batalla más fina.

El cuero se endureció y empezó a dar un tinte metálico, logrando que pareciera una armadura de batalla de algún espadachín.

Era una armadura con dos estilos diferentes y se notaba que estaba centradas en áreas muy distintas.

El Goliathus agitó su cuerpo tirando el agua y lentamente se acercó con calma a Aurora dando cierta sensación imponente.

“Un rendimiento notable. Aceptaremos que seas nuestros refuerzos.” Dijo ese gigante escarabajo con calma.

“Gracias, no lamentarás cooperar con nosotros.” Respondió Aurora con una sonrisa simple.

Estaba siendo observada por un gigantesco escarabajo… ¡De rango S!

Contra ese individuo se había estado enfrentando y aunque su batalla parecía superficial, en realidad ambos dejaron ver una fuerza aterradora.

Vanessa no pudo evitar estar deslumbrada al ver a Aurora, pero quien estaba más maravillada era Joslyn quien prácticamente tenía la boca abierta.

“La había visto por las noticias, pero no pensé que fuera tan fuerte y ya hubiera avanzado…” Murmuró Joslyn con cierta extrañeza.

Ella todavía seguía en el rango B, así que era bastante envidiable.

Aurora había aparecido en las noticias y la red social de la academia cuando desapareció en el portal y también cuando sucedió el ataque demoniaco.

Nadie se hubiera esperado que ella fuera miembro del grupo imperial y que luego de que desapareciera por el portal volviera a salvo.

Ahora se dejó ver la razón de que fuera tan notable… Era una luchadora de rango S.

Eso era lo que pensaba Joslyn, pero Vanessa sabía que esa persona ocultaba más cosas y solo esperó a que se revelara.

Ambos individuos se despidieron y Aurora se acercó hacia el grupo.

“Algunos de ustedes lo deben conocer, otros habrán escuchado de ella. Aurora Campbell, también conocida como una de las ‘Protectoras de Zerzura’. Ella será quien lidere este grupo.” Presentó la Sumo Sacerdotisa Xaali.

Chayambaso y Okello dieron expresiones serias y solemnes con la Capitana Sadiya, pero Nuur dio una mirada curiosa observando a esa joven.

Por su parte, Vanessa dio una sonrisa al ver a Joslyn abriendo y cerrando su boca bastante sorprendida.

Verla participando en el portal abismal a pesar de haber estado en el primer año y ser su compañera para ahora verla liderar al grupo, era sin duda algo de lo que sorprenderse.

Tal vez la Sumo Sacerdotisa quien era su superiora era un rango A, pero era un individuo importante en la iglesia y ahora estaba al mando de su antigua compañera de academia.

“No hay necesidad de una presentación solemne.” Dijo Aurora dando una sonrisa de bienvenida al grupo y a ambas, luego mirando la destrucción que había causado, explicó. “Estaba luchando para conseguir la aceptación de nuestros aliados. Nadie desea un compañero débil.”

¿Había visto su curiosidad sobre la batalla?

Aurora lo explicó de forma superficial sabiendo que ellos lo entenderían y eso hicieron.

Para prepararse a esta misión había estudiado las bestias mágicas y especialmente a los Goliathus, junto a la personalidad estándar de la especie.

Necesitaban adaptarse y volverse sus compañeros, pero para que no hubiera problema lo mejor era entenderlos previamente.

Esta batalla demostraba la fuerza de sus aliados y tal cosa significaba un mejor entendimiento y más para ellos que priorizaban la fuerza.

“Tenemos bastantes cosas que hacer y muchas formas de ayudar a nuestros aliados, pero primero vayan con sus respectivos líderes y exploren los alrededores para adaptarse. Luego hablaremos de sus objetivos.” Dijo Aurora con una sonrisa y se despidió suavemente.

******

Aurora entró a la oficina en este pequeño puesto de avanzada.

No era broma cuando decían que tenían una alianza con las bestias mágicas y que también tenían bastantes negocios con ellas.

Este fuerte dentro del bosque mágico era la evidencia de que estaban más cercana de lo que parecían.

Zerzura podía venir a este lugar y recolectar todo tipo de plantas mágicas o frutos que crecían en el bosque mágico a la vez que le permitía comerciar y traer todo tipo de objetos que le interesaban a las bestias mágicas.

Este lugar era un pequeño fuerte centrado en la defensa y tenía un portal que conectaba con Zerzura permitiendo traer refuerzos o enviarlos en caso de necesidad.

Estaba en las antiguas tierras de Camerún, que había sido tragado por el bosque mágico.

Aurora disfrutó su batalla, era cierto que Pilirani, el Goliathus con el que había luchado y líder de esta zona de defensa, buscaba probar su fuerza, pero la utilidad era innegable.

Le permitió usar su armadura y probar sus nuevas capacidades que eran bastante interesantes.

Su nuevo equipo tenía dos ‘formas’, la primera era un traje de combate cuya arma principal eran los guanteletes de un metal maleable y duro, encantado con magia elemental que le permitía lanzar hechizos.

Centrado en mostrar su capacidad como luchadora.

Su segunda forma era una armadura de batalla en donde el guantelete de combate cambiaba de forma y se extendía como una armadura por su cuerpo.

Aumentaba considerablemente la defensa, pero disminuía la capacidad de ataque cuerpo a cuerpo.

Las botas también tenían la capacidad ‘elemental’ de imbuir ataques mágicos para sus patadas.

Además de las capacidades básicas de ‘parpadeo’, regulador de temperatura, plataformas bajo sus pies, volar, las barreras y sigilo avanzado capaz de evitar diferentes hechizos de detección, tenía algunas ‘especialidades’ únicas.

La capacidad de usar hechizos de larga distancia de magia espacial, solo era de movimiento, pero sin duda era útil y lo mejor era la capacidad curativa.

Aurora la activó y sintió como un aura verdosa se extendía para curar su cuerpo.

“Hehe…”

Ella se rio suavemente al sentir que sus músculos entumecidos se relajaban.

Como si fuera poco su traje de batalla tenía la capacidad de auto-repararse y significaba que no tendría que gastar dinero por un largo tiempo.

“Salió bastante barato con todas esas capacidades que tiene.” Dijo una voz cuando Aurora entró a la sala.

Esas palabras vinieron de Alice quien estaba viéndola reír como si fuera una niña con un nuevo juguete.

‘Barato’ no era la palabra que podía describir el valor con respecto a la capacidad… Todo había mejorado comparado a su antigua armadura.

Desde la barrera y el sigilo, como si fuera poco tenía magia espacial imbuida, permitiéndole viajar a larga distancia como si fuera un mago espacial.

E incluso en caso de necesidad serviría para huir o seguir a otros individuos que trataban de huir.

“Gracias a mi encanto recibí un gran descuento.” Dijo Aurora con cierto orgullo.

Era cierto que gastó varios millones, pero igualmente fueron decenas menos de lo que debería haber gastado en tal conjunto.

Estaba feliz de obtener una gran armadura que la ayudara a protegerse y aunque no le gustaban regalos caros, sabía que sin duda Kairos había rebuscado para darle un valor que fuera bajo, pero no lo suficiente para generar rechazo en ella.

La idea de ser complacida tan metódicamente, hizo que ella no pudiera evitar sentirse bastante feliz.

Alice le dio una mirada curiosa por sus palabras, pero ella se rio entretenida.

La batalla aparte de ayudarla a probar su nueva armadura la ayudo a relajarse, así que ahora simplemente ignoró la mira de su glotona amiga.

Había bastante trabajo que hacer, no solo relacionado con el equipo que había venido para apoyarla, sino que también tenía que prepararse para los cazadores de bestias mágicas.

Liam estaba centrándose en los perpetradores de los desaparecidos y ahora que lo estaba haciendo él mismo, la velocidad se había acelerado.

Había bastantes cosas que hacer, pero sobre todo algo era prioritario.

“Han llegado los primeros informes de los portales abismales, ¿quieres acompañarme a leerlo?” Preguntó Aurora con curiosidad.

Esos informes detallarían lo que estaba sucediendo en el otro lado y los informes venían tanto de Europa como de Rusia.

La Cardenal Brousseau le había compartido esta información de ambos países.

Alice asintió con cierta curiosidad.

Deseaba saber lo que había del otro lado.

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.