Para usar el Modo Noche debes estar Registrado e Iniciar Sesión.
A- A A+

TG – Capítulo 101: Ha terminado.

Capítulo 101: Ha terminado.

—Los estudiantes se han retirado. Tienen algunas heridas, pero están vivos.

Esquivando el tentáculo del General Kavuri Aurora suspiro aliviada al escuchar esas palabras.

Si sufrían demasiado daño o estaban a punto de sufrir un daño fatal, el cristal en sus máscaras lo enviarían con la Sumo Sacerdotisa Xaali, era un ‘salvavidas’ que vino de la misma Iglesia del Tiempo y el Espacio… De sus altos mandos en la sede de la iglesia.

Su confianza en el objeto estaba completamente garantizada, ya que eran creados a través de un ritual y algunos decían que esos cristales eran capaces de cambiar el destino de las personas… El destino de muerte.

Como el Dios del Tiempo y el Espacio, también era conocido como ‘Dios del Destino’ era común que tuviera esos objetos.

“¡SOY FUERTE!” Rugiendo con locura el General Kavuri envió una onda mental a sus alrededores.

Una barrera traslucida cubrió a Aurora y ninguna voz llego a su mente.

Debido a el aura de la criatura que ya estaba alcanzando el Rango S, sus ataques mentales eran aún más fuerte y la podrían afectar.

Es por eso que Aurora decidió usar un pergamino de magia mental para protegerse… Ya sabían que se enfrentarían al General Kavuri, así que era normal traer objetos para repeler sus mejores ataques.

Ahora con la barrera solo escuchaba murmullos y gritos a la lejanía, pero nada de lo que preocuparse.

“¡MUERE!”

Otro ataque llego y una poderosa lanza de energía psiónica rompió la tierra dirigiéndose a su dirección, pero Aurora solo lo esquivo rápidamente.

Esa poderosa lanza de energía psiónica tenía una enorme fuerza, pero era bastante simple de esquivar.

La principal razón por la que había permitido transformarse era por su falta de razón.

Ahora el General Kavuri no solo había perdido su apariencia humana, convirtiéndose en una abominación.

Su ropa estaba destruida y ahora era una extraña abominación con enormes protuberancias que palpitaban como cerebros.

Sus brazos se convirtieron en tentáculos, pero sus piernas seguían igual que antes, lo que le daba una imagen extraña a esa bola de protuberancias.

Estaba usando su energía psiónica para flotar y su antigua cabeza humana ahora estaba cubierta de grietas completamente deformado.

La energía demoniaca era así de aterradora y esa abominación dejaba ver lo que sucedía cuando nadie controlaba esa energía para asimilarla correctamente.

Aurora no creía que el ‘Caos’ o la ‘energía demoniaca’ fuera ‘mala’, sino que lo negativo era la forma en la que los individuos lo usaban.

“HAHA… Soy poderoso… Soy poderoso…” Murmurando incoherencias la abominación volvió a agitar sus tentáculos, creando una enorme pared de energía psiónica que fue enviada hacia Aurora.

Ella solo uso la habilidad de su traje de combate para teletransportarse lejos y volvió a lanzar algunos relámpagos, sin necesidad de entrar en combate.

No necesitaba arriesgarse a un enfrentamiento a muerte, solo necesitaba ‘jugar’ a la defensiva hasta que todo terminara.

La mente del General Kavuri se había ‘roto’ completamente y era muy posible que se hubiera vuelto ‘loco’.

No como esos ‘locos’ que tenían una gran inteligencia y eran unos lunáticos peligrosos, sino que se trataba de los lunáticos que actuaban sin razón, guiada por sus emociones.

Era como un monstruo mutado por el ‘Caos’, actuando por instinto y siendo atraída por una mínima provocación.

Esos relámpagos eran la provocación de Aurora.

“Pronto… Pronto…” Murmuro la abominación mientras sus protuberancias empezaban a palpitar con más fuerza.

Su aura empezó a hacerse más poderosa y fuerte, mientras que sus ataques más poderosos y dominantes.

Sin embargo, seguía siendo una bestia que tenía un ‘patrón’ de ataque, una vez que alguien lo aprendiera todo lo demás sería más fácil.

Aurora se había aprendido ese patrón.

Su batalla no era relajada, tenía que estar atenta para ‘saltar’ con la habilidad de su traje de combate en cualquier momento y tenía que prestar atención, por si la abominación enloquecía cambiando su patrón de vuelta.

Fue en el momento que estaba esquivando una lanza psiónica.

Este aumento de velocidad e hizo que Aurora tuviera que realizar un golpe con su aura de combate envuelta en sus puños para intentar repelerlo.

Sin embargo, termino retrocediendo rodando por el piso debido a la fuerza del golpe

“…”

Aun así, cuando se levantó se limpió la sangre en las comisuras de sus labios y dio una sonrisa mientras miraba como el aura del General Kavuri rompía el rango S.

Entrando entre ese rango que parecía un abismo y que solo muy pocos individuos han sobrepasado, el aura del General Kavuri continúo aumentando.

Entre ese rango había pequeñas y grandes diferencias con la capacidad de cada uno, en el cual tenían que entrenar duramente para superarlas y alcanzar la cima.

Sin embargo, el General Kavuri avanzo como si rompiera cada ‘pared’ que se encontraba.

Llegando lentamente a la cima, las protuberancias palpitaban a una gran velocidad mientras crecían.

“HAHAHAHAHA… Soy… ¡SOY UN RANGO S!” Rugió el General Kavuri con una profunda emoción.

Su aura llego a su pico y los murmullos en la mente de Aurora se convirtieron en voces de fantasmas que parecían querer llevarla a un abismo de dolor y desesperación.

Atravesando todas sus defensas mentales, la abominación miro a Aurora y cuando floto a su dirección su protuberancia exploto.

“Hahahaha…”

Con una risa de un lunático, la sangre y sustancias extrañas y asquerosas empezaron a salir de las heridas, que estaban esparciéndose por todo el cuerpo de esa abominación.

Protuberancias explotando una tras otra como si fueran globos que fueron inflados demasiado.

Las energías se repelieron entre si haciendo del cuerpo de esa abominación su lugar de batalla.

“HAhaha…”

Muriendo lentamente sin saber lo que le estaba sucediendo a su cuerpo, el General Kavuri bajo su velocidad y luego cayó al suelo mientras seguía riéndose como un lunático.

Hasta que no hubo más movimientos.

Podría haberlo detenido antes, pero si hubiera continuado la batalla un lunático como él que era muy difícil de predecir, tal vez todo podría haber cambiado.

Es por eso que Aurora lo dejo morir lentamente dejando que perdiera su razón para que no pudiera actuar de forma impredecible.

******

Corriendo en la oscuridad esquivando cientos de tentáculos negros, el Terror Somalí corto todo lo que encontraba a su paso.

Lamentablemente para él, parecía rodeado de espinas así que era imposible no salir herido.

Liam miro desde lejos y no supo que decir.

Alice seguía siendo tan fuerte como siempre.

Su habilidad demasiado versátil y tenía bastantes formas de usarla.

Esta era una prisión abismal centrada en asesinar el Terror Somalí…

Alice no estaba intentado atraparlo o detenerlo, estaba buscando asesinarlo.

Las manos de sus brazos negros tenían garras afiladas en ellas y las protuberancias que salían de todas partes como púas, tenían un filo muy elevado.

Lo peor no era eso, sino…

“¡Me rindo!” Exclamo el Terror Somalí mientras era cortado por una protuberancia que apareció de repente de un brazo.

*Crack*

La respuesta de la que estaba creando tal escena, fue solo comer unas papitas con un sonido crujiente.

Sentada en un asiento negro creado por su habilidad, mirando indiferente como el Terror Somalí lentamente acumulaba heridas y cortes, Alice solo comió sus papitas.

Esa indiferencia a la vida y la forma que podía ver a alguien siendo torturado con tranquilidad, era algo que las personas sentían temor cuando conocían a Alice.

Sin embargo, Liam no la detuvo o no dijo nada y Akira que estaba a su lado tampoco.

Su principal razón era que el Terror Somalí había realizado demasiados actos crueles como para tener compasión por él.

A Liam no le gustaba las matanzas o asesinar, es más el trabajo de ‘campo’ era algo que no le agradaba mucho.

Eso no significaba que tuviera compasión por señores de la guerra crueles y desalmados que se alimentaban de las personas que ponían bajo su control como parásitos.

Solo devorando su sangre y sus vidas creyéndose que tenían el derecho por ser fuertes.

Es por eso que solo miro e ignoro las acciones de Alice.

Claro, Alice no estaba acorralando lentamente al Terror Somalí por venganza o ira, ella era indiferente a tales asuntos y se podría sentir que lo hacía porque estaba ‘aburrida’.

En ese momento un brazo logro atrapar el pie del Terror Somalí, clavando sus garras en su carne.

Duro menos de medio segundo antes de que pudiera cortar ese brazo negro, pero ese solo medio segundo permitió que otros brazos lo atraparan.

Por los hombros, la cintura, su pierna, estomago, los brazos atraparon cada parte de su cuerpo, empezando a cubrirlo hasta que al final quedo completamente inmóvil.

Las garras en las manos negras atravesaron la carne del Terror Somalí haciendo que sangrara.

Sin embargo, el Terror Somalí no se resistió y se rindió completamente.

Tal vez si atacaba con todo podía cortar cientos de brazos con su gran velocidad, pero eso era todo.

Alice era fuerte y peor aún, desde el momento que creo este domo que actuó como un ‘dominio’ contrarresto completamente al Terror Somalí.

Para un asesino cuyo punto fuerte era la velocidad, estar encerrado y con un camino totalmente cubierto por decenas de brazos negro se convirtió en su peor debilidad.

Agregando que tanto Akira y el mismo Liam tenían preparados sus respectivos ataques, la mejor opción era rendirse.

“Yo… Me rindo… Ir a prisión…” Murmuro el Terror Somalí con una voz temblorosa y difícil de entender.

Por todos sus delitos de ‘lesa humanidad’, crímenes de guerra, y apoyo a rituales demoniacos era muy posible que recibiera perpetua y fuera enviado a una prisión de alta seguridad de una iglesia.

“Claro, sin embargo, no tendrás juicio o serás juzgado. Te entregaremos al ejército, te sacaran todo lo que sabes y luego serás enviado a la prisión de la Iglesia del Tiempo y el Espacio.” Declaro Alice levantándose mientras giraba sus manos para que las garras se adentraran en la piel del Terror Somalí.

El Terror Somalí solo soltó un gemido.

Crear la apariencia de un juicio o algo de ese estilo, era innecesario.

Era muy posible que el Terror Somalí conociera asuntos de gran importancia y era prioritario limpiar los remanentes para que en el futuro no hubiera problemas.

Posiciones de cuarteles militares secretos, milicias, dinero, secuestros y lugares habituales de trata de personas.

Era normal para vivir la vida de ‘rey’ que tuvo, hiciera tratos con todo tipo de organizaciones o sectas tanto para capturar personas para sacrificios o venderlas a los demonios.

No necesitaban juzgarlos lentamente…

Zerzura nació de refugiados siendo oprimidos por señores de la guerra incompetentes, ellos no tenían piedad con esa clase de individuos.

Llamarlo ‘desalmado’ o ‘cruel’ no importaba.

La iglesia tácitamente lo aceptaba y la Empresa Apicius lo incentivaba.

Tratarían de ‘vaciarlo’ tanto en información como riqueza, usando la primera para su beneficio y la segunda para ayudar que los ciudadanos que reprimió puedan mejorar su vida.

¿En cuánto a cómo se sacaría esa información?

Ese tema no sería tratado por ellos y los métodos a ninguno de ellos le importaban.

“Ughh…”

El Terror Somalí solo pudo gemir con dolor mientras las garras atravesaban su carne.

Lentamente los brazos empezaron a convertirse en una masa negra, cubriendo al Terror Somalí por completo.

Al momento siguiente la masa negra se retiró y el Terror Somalí desapareció.

“No importa cuanto lo vea, es aterrador y me parece imposible…” Murmuro Akira con un tono extraño.

Alice acababa de ‘devorar’ a una persona en su sombra.

Liam solo se rasgó la mejilla sin responder, pero estaba de acuerdo.

Era completamente inconcebible para ellos que algo así pudiera hacerse, pero las habilidades innatas de por si eran raras y curiosas.

Era muy común que una persona pudiera convertirse en un gigante de varios metros de alto gracias a una habilidad innata.

El domo empezó a retroceder como un líquido y se trasformó en una sombra que retrocedió a los pies de Alice.

En ese momento, Aurora llego volando desde afuera.

“¿Cómo fue todo?” Pregunto con curiosidad al mirar a los destrozos de los alrededores.

“Fue problemático, era demasiado rápido para nosotros… Sin Alice, hubiéramos tenido un mal momento.” Comento Akira con un suspiro.

“Es cierto, tuve que sacrificar cerca de un centenar de drones…” Murmuro Liam agitando su cabeza trágicamente.

El Terror Somalí se centraba en la velocidad, y era más rápido que Akira o Liam.

Si no fuera por Alice que podía esconderse y reaccionar rápidamente, las cosas podrían haberse vuelto aún más difíciles.

Los tres siempre usaron telepatía y buscaron acorralar al Terror Somalí, permitiendo que los brazos negros cayeran al suelo y buscando que no se alejara de esa zona, para que Alice pudiera encargarse.

Si hubieran repetido lo que hicieron con el Smilodon Fatalis, era muy posible que el Terror Somalí lograra romper la barrera y huyera.

Tal vez esto pareció una batalla fácil, pero la dedicación que cada uno de ellos y su control sobre sus habilidades facilito todo.

“¿Es seguro?” Pregunto Aurora mirando a Alice detenidamente, precisamente a su sombra.

“Se ha agotado y las heridas lo ha debilitado, es difícil que intente salir.” Respondió Alice encogiéndose de hombros y mirando los alrededores, pregunto. “¿Ha terminado?”

Ya no se escuchaban ruidos de batalla y todo parecía estar tranquilo con algunas presencias extras.

“Si, el General McLean envió apoyo y acaban de entrar luego de que la barrera de la Sumo Sacerdotisa Xaali desapareciera. Los estudiantes acaban de pasar por una situación difícil, pero sus heridas físicas están siendo tratadas.” Respondió Aurora y con una mirada ligeramente difícil, agrego. “En cuanto a los rehenes… Nos encontramos con algunos en situaciones difíciles y otros no lo lograron.”

Hubo un pequeño silencio y Akira suspiro.

“Todo ha terminado, y el Señor de Mombasa ha conquistado Nairobi. Mañana se informará detenidamente y es posible que la guerra termine.” Agrego Aurora cambiando el humor y mirando a Alice, ordeno. “Vayan a entregar al Terror Somalí… Y envíen a los demás a casa, el combate fue largo y seguramente están cansados.”

“¿Te quedaras a trabajar?” Pregunto Alice y al ver que su amiga no respondía, comento. “Vendré a hacerte compañía.”

Aurora solo sonrió y el trío empezó a moverse.

Suspirando agotado por controlar durante bastante tiempo a los drones, sobrecargarlos y potenciarlos, Liam dio un largo y agotado suspiro dejando salir toda su tensión.

Tres contra uno, convirtió la batalla en algo más llevadero pero la tensión y el estrés mental de estar atento a su enemigo, fue igual de pesado.

Ahora la guerra terminaría, permitiéndole el Señor de Mombasa se hiciera con el control de Kenia y permitiéndole traer la paz.

Encargándose de los rehenes y ayudarlos, sería una tarea para otro grupo.

Caminando hacia en donde estaban los soldados arrestando a aquellos que sobrevivieron, vieron cadáveres tirados por todas partes.

El olor a sangre se extendía por los alrededores y cuando vieron a sus compañeros a salvo todos suspiraron aliviados.

Aeko y Shao Ya estaban en un estado excelente.

Santiago y Oscar en su forma de oso se llevaron todo el peso de sus enemigos y ambos tenían heridas por todo su cuerpo.

Siendo Oscar que seguía en su forma de oso el que más heridas tenia, pero con su fuerte vitalidad se estaba recuperando rápidamente mientras estaba tirado en el suelo acostado con sus patas y fauces cubiertas de sangre.

Henrik y todo su grupo también se encontraban bien, siendo Alvar quien tenía heridas en su cuerpo y su armadura ligeramente destruida, pero nada de qué preocuparse.

“Ve con tu grupo Akira, podemos encargaron de los demás asuntos nosotros.” Comento Alice abriendo una nueva bolsa de papitas.

Akira dudo, pero luego murmuro. “Gracias…”

Se retiró con una sonrisa acercándose a su grupo.

“Lo sabía Oscar, ¡eres toda una bestia!” Bromeo Akira y cuando llego a su compañero oso le dio unos golpecitos en su cabeza, a la vez que utilizaba un artefacto para limpiar su sangre.

El gran oso en el que estaba transformado Oscar, solo soltó un gruñido molesto ante el comentario de su capitana, pero se dejó acariciar.

Liam dio una sonrisa.

Akira había formado un gran equipo y era muy buena manteniéndolos unidos y cuidándolos.

No solo físicamente, sino que también mentalmente.

Hoy tuvieron que asesinar a muchas personas para traer la paz y estabilizar a una región… Era necesario que sus acciones no dieran pie a algún problema que impediría su crecimiento.

En cuanto al grupo de Aurora.

Ellos venían trabajando en este tipo de ambiente durante bastante tiempo y el mismo Liam se había acostumbrado.

*Nota del autor:

¡Ya he superado los cien capítulos publicados! Eso es una gran noticia a nivel personal, supongo.

También hemos finalizado la misión ‘Asalto’ y ya esta por finalizar las practicas. Sin embargo, nos espera bastante por delante así que sigan atentos.

Como dato extra, no se olviden de mirar el mapa de “The Guardian” para que tengan una idea como esta desarrollado el mundo. Recuerden que algunas partes no aparecen todavía, pero seguramente en el futuro lo hagan y al igual que actualmente el mapa no esta completo, asi que no se sorprendan si en el futuro un lugar se agrega.

https://maphub.net/facuelfacha15/the-guardian-sin-spoilers

No se olviden dejar un comentario si les ha gustado la historia hasta ahora, si soy sincero los comentarios animan bastante y como siempre estoy abierto a criticas.

De todas formas, gracias por leer.

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.