Para usar el Modo Noche debes estar Registrado e Iniciar Sesión.
A- A A+

TG – Capítulo 104: Consejos.

Capítulo 104: Consejos.

Érica se quedó mirando el espejo tras despertar como lo hizo antes, solo que esta vez más temprano de lo que debería.

No había podido dormir bien y se había despertado antes de que amaneciera.

Sus emociones carcomían su mente y lo peor era que ya no podían ser ignoradas, pero tampoco podía encontrar una respuesta ella misma.

Respirando hondo, Érica se rindió.

Saliendo del baño sin despertar a su compañera, Érica abandono la habitación.

Hoy era el último día del mes de julio y si bien las clases comenzaban en la segunda semana de agosto, ya se acercaba el tiempo en el que tendrían que volver a sus casas.

Es por eso que Érica en vez de guardarse su ‘duda’, bajo a hablar con alguien.

Cuando llego a la sala no se encontró a nadie, pero pudo escuchar sonidos desde la cocina y cuando se dirigió a ese lugar, se encontró a Alice desayunando.

Los diversos platos parecían como si estuvieran almorzando en vez de desayunar.

Érica se acercó a ella dudando en como entablar esa conversación, lo que hizo que Alice dejara su tenedor y la mirara tranquilamente.

Ya había dejado de pensar en Alice y Aurora como su ‘compañera’ de la academia, ellas estaban en otra liga en la que no podían compararse.

Esa es la razón que redujo sus nervios y vergüenza.

“Yo… Me siento mal por asesinar.” Dijo Érica con un tono extraño.

Alice parpadeo extrañamente ante sus repentinas palabras.

“Entiendo que tuve que hacerlo, y que era para sobrevivir, pero… Me siento mal.” Explico Érica teniendo dificultades de poner sus emociones en palabras.

Había terminado asesinando a ese individuo que la ataco por defensa propia, pero ahora se sentía mal por ello.

No se arrepentía de sus acciones y lógicamente entendía que era muy posible que ese individuo no tuviera piedad.

Sin embargo, se sentía mal… Y eso era lo que no podía entender.

Si tuvo que hacerlo, si sabía que tenía que sobrevivir, entonces… ¿Por qué ese sentimiento seguía rondando dentro suyo?

Su lógica se enfrentaba a sus sentimientos y la hizo sentirse como en un mar de emociones y conflictos, que tal vez para otras personas no tenían sentido, pero para ella eran un enorme problema.

“No puedo ayudarte. Nunca he sentido esa clase de emoción cuando he asesinado.” Respondió Alice sinceramente.

Una sinceridad que hizo que sus palabras se sintieran irreales y a la vez creíbles.

Que sus ojos negros dejaran ver esa indiferencia que estaba muy dentro suyo, era la prueba de que ella estaba siendo sincera y no mentía.

Antes de que Érica se quedara sin formas de reaccionar, Alice agrego. “Pero puedes hablarlo con Aurora, ella tal vez te entienda mejor.”

Entendimiento.

Para alguien como Alice que decía no sentir ninguna emoción en esa situación, era difícil que pudiera entenderla y al final sus palabras podrían sonar vacías y sin sentido.

Érica pudo entender que en ese sentido se estaba refiriendo y aunque ahora se encontraba un poco más ‘despabilada’ por la respuesta tan atípica de Alice, ella fue a donde estaba Aurora.

Dirigiéndose al jardín en donde Alice había mencionado que se encontraba, Érica lo primero que noto no fue el sol saliendo por el horizonte, sino que la joven que estaba balanceando su espada.

Solo estaba oscilando su espada sin movimientos llamativos, pero cada uno de esos movimientos eran perfectamente natural.

Érica nunca había visto a Aurora tomar su espada, pero al verla ahora, sin duda pensó que era hermosa.

Solo agitar su espada con tanta naturalidad fue agradable a su manera e hizo que Érica pensara que Aurora y su espada eran uno solo.

Había convertido un típico entrenamiento básico en un arte que era agradable de mirar, sin embargo, su expresión no concordaba con esa escena tan natural.

Era una mirada seria que no concordaba con su armonioso arte, como si ella no pudiera disfrutar la propia belleza de su entrenamiento.

Érica se quedó por un momento en silencio mirándola aturdida y a la vez encantada.

Esa espada parecía llevar un peso mayor de lo que uno podría pensar.

“No sabias que usaras una espada…” Murmuro Érica al ver que Aurora se detenía y se acercaba en su dirección.

Esas fueron las primeras palabras que vino a su mente, cuando dejo su estado de aturdimiento.

“Si, bueno… Es algo del pasado.” Respondió Aurora con una media sonrisa y guardando su espada, pregunto. “¿Necesitas algo?”

Érica recordó la razón por la que había venido a verla y se detuvo al pensar mejor en sus palabras.

“¿Está bien que me sienta mal por haber asesinado a alguien?” Pregunto Érica tras organizar mejor sus sentimientos.

Esas emociones que estaban dentro suyo y que la agitaban sin dejarla dormir con tranquilidad, venían de que se sentía ‘mal’ por haber asesinado por primera vez.

“Entiendo que debía hacerlo para sobrevivir, aun así…” Agrego Érica con un tono dudoso y deteniéndose al final.

Aun así, seguía sintiéndose mal.

Ese conflicto entre su lógica y sus emociones la llevaron a que sus emociones se volvieran complejas y entraran en conflicto.

Era extraño que buscara una respuesta ante esa duda… No, tal vez no era una duda, y solo estaba perdida con sus propias emociones.

Tal vez necesitaba escuchar a otra persona y por eso era que quería hablar con alguien más y no podía ‘solucionarlo’ por sí misma.

No importa si ese individuo realizo miles de viles acciones o estaban en un conflicto mortal con diferentes intereses.

Aun así, se mantenía ese conflicto.

Era extraño, agobiante y…

“Está bien…” Interrumpió Aurora y dándole una sonrisa, explico. “Que te sientas mal por haber asesinado está bien, eso significa que entiendas la importancia de quitar una vida.”

Quitar una vida personalmente era un asunto significativo que podría cambiar a una persona.

En este mundo en donde antiguos jugadores podían asesinar como si estuvieran comprando caramelos, darse cuenta de la importancia de una vida era algo valioso.

“Está bien darle importancia a la vida, eso no te hará más débil, sino que te ayudará a fortalecerte… Cada vez que uses tus poderes y habilidades, sentirás el peso que viene con ellos, y también una responsabilidad que te dice que puedes quitar vidas.” Declaro Aurora con un tono serio y mirándola detenidamente agrego. “Pero también te dará la fuerza necesaria para seguir adelante… Sabiendo que cada vida que decidas tomar fue algo necesario… Para sobrevivir, para ayudar o simplemente por tu objetivo.”

Era difícil volverse fuerte, pero era fácil perderse en el poder.

Tener un espada en la mano que daba la sensación de que podía cortar un edificio, tener hechizos que te permitían quemar una ciudad o simplemente tener la fuerza mental para asesinar a cualquiera con solo pensarlo, era algo más común de lo que uno podría pensar.

Independientemente de si aquellas personas se merecían morir, saber la importancia de la vida podría convertirse en una brújula que podría guiarla en un buen camino.

Sin desviarse, sin perderse ante su poder y manteniéndola siempre guiándola hacia sus objetivos.

Tal vez llegue momentos en que su brújula deje de funcionar… Tal vez lleguen momentos en el que podría perderse.

Aun así, cada vez que tome una vida no solo sentirá el peso de sus acciones, sino que también comprenderá lo que buscaba proteger y en el proceso fortalecerá esos ideales.

Érica miro a Aurora.

Esa joven delgada y delicada tenía una mirada que dejaba ver una madurez y experiencia que había superado su edad.

Dentro suyo Érica sintió como si algo se rompía y se sintió más fuerte que nunca.

Esta vez asesino porque necesitaba sobrevivir… Para proteger su vida, fue llevada al límite y termino matando a una persona.

No necesitaba excusarse diciendo que la persona que asesino era malvada, solo debía entender el peso de la vida y sobrellevarlo.

******

Aurora miro a los estudiantes que estaban en la sala.

Como había prometido era hora de dar las notas de la academia, sin embargo, las notas no tenían tanta importancia, ya que hicieron un excelente trabajo.

Es por eso que con las notas se iba a entregar un análisis de todos los miembros del grupo tanto del suyo como el de Akira.

“Bien, ¿entonces quien desea empezar?” Pregunto Aurora con curiosidad.

Ellos podrían haber realizado un buen trabajo, siempre buscando mejorar y soportando la carga de las responsabilidades que sin duda seria agotador para otras personas.

Sin embargo, eso no significaba que no tuvieran algunos defectos y no se los pudiera criticar.

La primera en levantar la mano fue Alice.

“En primer lugar, tienen que aprender a ser más versátil con sus habilidades y practicar con otros roles. Por ejemplo, Nicole, si te enfrentas una criatura voladora solo puedes enviar unos relámpagos con tus puños, pero eso en el futuro no será suficiente, aprende como puedes usar tus habilidades para atacar a distancia o encuentra otras armas para usar… Eso es igual para todos ustedes.” Declaro Alice con un tono simple, pero tomando un punto importante.

Para los luchadores de bajo rango era difícil realizar ataques a distancias e incluso los Rango A, tenían sus defectos en esa área, pero eso no significaba que no hubiera manera.

Comprar una varita que pudiera lanzar hechizos o usar un artefacto mágico, podrían permitir que realizara ataques a distancias.

Hasta podría buscar una forma de acercarse, como el efecto de movimiento de su propio traje de combate.

Aurora no puedo evitar asentir ante el comentario de su glotona amiga.

“Solo toma a ejemplo a Oscar, es un mago, pero hasta ahora nadie ha visto su magia.” Señalo Akira apuntando a su compañero.

La expresión de Oscar tembló.

“En mi caso, hice un contrato con un oso para tener una forma de defenderme en un combate cercano, pero resulto que tengo más talento como un cambiaforma que como un mago.” Explico Oscar con un medio suspiro.

Encontrar una forma para defenderse en caso de que su energía mágica se gastara o en caso de encontrarse en un combate cuerpo a cuerpo, era algo común entre los magos.

“Sin embargo, un mago tiene decenas de forma de defenderse en un ataque cuerpo a cuerpo. No solo utilizando barreras, sino que usando diferentes hechizos.” Dijo Oscar y mirando a Érica, critico. “Ese es tu gran defecto. Para ser una maga te falta aprender hechizos diferentes. Es cierto que los rangos S pueden manipular los elementos, pero todo Archimago estudian de grimorios para aprender los hechizos de esos libros y luego realizarlo a su manera.”

Al realizar un hechizo los magos tenían que seguir una forma particular de mover su energía mágica tanto dentro de su cuerpo como fuera.

La forma que lo manipulaban siguiendo complejas reglas y principios mágicos, daba pie a potentes hechizos.

Los magos de Rango S y de rango superior, podían manipular su elemento a voluntad era cierto, pero incluso ellos, seguían estudiando hechizos para expandir su conocimiento y la mejor forma para manipular su energía mágica y su ‘elemento’.

Estudiando libros de magia o grimorios podría llevar a que se pudiera lanzar hechizos más rápidos, más fuertes o requiriendo menos energía mágica.

“Un mago es tan poderoso como su conocimiento y la magia es ilimitada.” Recalco Oscar y encogiéndose de hombros, agrego. “Si crees que exagero, solo mira al ‘enemigo de la humanidad’, era un mortal que podía invocar calamidades para ponerla a su mando… Un número ilimitado de ellas.”

Gran parte de los presentes asintieron ante ese comentario.

La razón por la que alguien fue contra el Director Vincent por solo un grimorio de magia del ‘Enemigo de la Humanidad’ fue que ese individuo era un mago extraordinario, hasta el punto de como invocador, podría invocar cientos de calamidades de Rango SSS.

“Claro, en su caso fue apoyado por la ‘Diablo Inmortal’, pero el punto de que el conocimiento abrirá nuevas perspectivas todavía se mantiene.” Agrego Alice comiendo unas papitas.

Oscar asintió con una sonrisa.

Era difícil compararlo con un individuo que se decía que hizo un trato con una Diosa Primordial extremadamente antigua, pero en el que todos estaban de acuerdo era que el conocimiento para un mago era fundamental.

Un mago debía seguir aprendiendo, investigando y renovando su conocimiento.

“Andrés, entiendo que desees realizar otro tipo de trabajo, pero asegúrate de siempre entrenar y prepararte para la peor situación.” Advirtió Liam con un tono serio y con una sonrisa enigmática, agrego. “Nunca sabes cuánto te meterás en problemas…”

La expresión de Aurora tembló por un momento.

¿Era necesario que dijera esas palabras?

Como trabajar en una red de información era algo ligeramente cuestionable debido a que a veces realizaban acciones ilegales, Aurora se abstuvo de explicarle la situación a los demás.

“Traten de mejorar su conocimiento médico, sea que tengan o no un curador en su grupo, siempre es necesario conocer al menos lo básico… Tal vez algún día le sean útil.” Recomendó Shao Ya con una expresión seria, muy rara para ella.

Esa expresión hizo que los estudiantes asintieran de acuerdo a una alta velocidad.

Al verlos Shao Ya dio una suave y cálida sonrisa.

En vez de una crítica, Shao Ya dejo ver su preocupación, pero su consejo sin duda era importante.

Las pociones o pergaminos de curación se gastaban, aprender cómo sobrevivir en esas circunstancias realizando cuidados básicos era fundamental.

Es más, las pociones o pergaminos de curación no siempre podían ‘curar’ determinados asuntos de vida o muerte.

Tener conocimientos básicos sobre la mejor forma de tratar heridas, podría serle útil también en caso de que no tuvieran curandero o el mismo curandero estuviera en problemas.

“Leslie ya sea si deseas seguir usando una escopeta o decides convertirte en una francotiradora, tienes que buscar una forma de mantener la distancia o convertirte en un oponente difícil si desean acercarse a ti… No solo te centres en la tecnología, los artículos mágicos o psiónicos pueden ser muy útiles.” Recomendó Aeko con una sonrisa.

Ya sea que deseara enfrentarse a su enemigo cuerpo a cuerpo o tuviera la capacidad de retirarse, era importante tener opciones si quería sobrevivir.

Para algunos la fuerza propia era lo más importante… Queriendo ser como los luchadores que podían soportar el disparo de un tanque, sin embargo, Aurora pensaba que los objetos también podían considerarse como un tipo de ‘fuerza’.

Un tirador equipado con objetos mágicos y psiónicos para mantenerse oculto o que le permitían teletransportarse, sería un enemigo que un luchador tendría dificultades de vencer… Y más si el arma que su oponente usa, es capaz de matarlo.

Aurora sin su traje de combate tendría enormes dificultades para ser sigilosa y tendría una enorme disminución en su fuerza en combate en general.

Los estudiantes aceptaron todos esos consejos y criticas de forma tranquila.

Luego de los consejos vinieron las alabanzas a sus proezas y a su progreso desde que llegaron hace un mes.

Un mes era suficiente tiempo para que las personas cambiarán o al menos se plantara la ‘semilla’ del cambio… Eso fue lo que les sucedió a los estudiantes.

Cuando todos terminaron, Aurora tomo la palabra.

“Estoy orgullosa de trabajar con ustedes a mi lado y espero que lo sigamos haciendo.” Declaro Aurora con una gran sonrisa en su rostro.

Esa era la verdad, los estudiantes actuaron de la mejor forma.

Nunca se quejaron cuando tuvieron que realizar misiones diarias, no usaron su amistad y compañerismo de la academia para su beneficio.

Trabajaron duramente y aguantaron todo el proceso de la misión ‘Arca’ siempre dando lo mejor de ellos a pesar de que para algunos, era la primera vez en ese tipo de situación.

Cada uno de ellos dio lo mejor de sí por sus misiones, para aprender y mejorar.

Aceptaron su liderazgo y se dejaron guiar confiando en sus acciones.

Ellos de verdad eran buenos estudiantes y Aurora estaría contenta en volver a trabajar con ellos en el futuro, tal como lo hacía con Akira o los otros estudiantes que estuvieron bajo su mando.

“Si algún día necesitan algo de mí o tienen una preocupación que los sobrepase, siempre pueden venir conmigo… Nuestro grupo de mercenarios siempre tendrá las puertas abiertas para aceptarlos.” Agrego Aurora con una sonrisa alegre.

Tal vez no era necesario decirlo ahora, ya que no era una despedida, pero era importante remarcarlo.

Algunos asuntos eran difíciles de llevar por sí mismo o a veces las preocupaciones de la vida eran agobiantes, en ese momento siempre podrían tomarse unas ‘vacaciones’ para visitarla… Y ella los recibiría.

Por sus palabras fue mirada muy seriamente por los estudiantes y Nicole parecía bastante tocada con sus palabras.

Su invitación no fue simple ‘cortesía’, Aurora estaba hablando honestamente y todos los estudiantes lo sintieron.

“Yo también estoy orgullosa de mis ‘kōhai’…” Declaro Akira tratando de cambiar la atmósfera y con una sonrisa encantadora, agrego. “Ahora que terminaron su practica con notas excelentes, ¡tenemos que celebrarlo yendo de compras!”

¿Había dicho que estaba orgullosa para invitarlas de compras?

Sus ojos brillaban mientras miraban a los estudiantes de forma bastante extraña.

Aeko se puso su mano en su rostro sin tener intenciones de corregirla y por su parte Aurora solo la dejo estar, ya que podía ver la expresión de los estudiantes.

“No, mañana quiero despertarme para realizar algunas misiones diarias antes de irme…” Respondió Clémentine con un tono serio y…

“Si, yo también quiero entrenar…”

“Y yo…”

Todos los estudiantes estuvieron de acuerdo con las palabras de Clémentine.

Cada uno de ellos se veían bastante entusiastas para seguir trabajando a pesar de que las practicas habían terminado.

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.