Para usar el Modo Noche debes estar Registrado e Iniciar Sesión.
A- A A+

TG – Capítulo 107: Prueba.

Capítulo 107: Prueba.

El mundo es más grande de lo que uno puede imaginar.

No podemos decir que lo conocemos… Ya que no es así.

Hay que reconocer que a miles de kilómetros puede suceder algo que para nosotros es inimaginable.

Tal vez en este momento está sucediendo…

Tal vez en este momento en algún lugar apartado alguien está siendo asaltado…

Tal vez alguien este luchando contra ‘monstruos’…

Sin embargo, me gustaría pensar que en esos ‘tal vez’ también se encuentren héroes.

Héroes que detienen lo inimaginable, salvan a inocentes y se enfrentan a esos monstruos.

Esos héroes sin título y sin reconocimiento que son un punto olvidado en la historia.

Todos conocemos o hemos escuchado historias de la ‘Primera Heroína’ o de otros héroes altamente reconocidos en el pasado.

Pero ahora también existen.

En áfrica donde para muchos es considerado un continente ‘pobre’, ‘arruinado’ y sin civilización o como otros lo llaman ‘las tierras de nadie’.

En ese lugar se mueven héroes que no tienen títulos, que permanecen en la oscuridad salvando inocentes y ayudando.

En la peligrosa áfrica se encuentran héroes cuyo nombre solo es recordado por aquellos que fueron salvados.

No descienden del cielo esperando que las cámaras los fotografíen… Solo dan un paso al frente para detener el peligro.

De esos héroes estoy hablando.

Mientras que los grandes medios dicen que el mundo es pacífico, en un rincón de un continente olvidado sucedía una guerra.

Una guerra que devasto ciudades y dividió familias.

Una guerra con soldados crueles que eran capaces de usar su tanque para dispararle a inocentes, pero ante esa crueldad.

Ante esa desesperación, siempre hay héroes.

Héroes que ayudan esas ciudades y reúnen a familias… Héroes que se enfrentan al disparo de un tanque para salvar a esos inocentes.

En áfrica se encontraron esos héroes que tal vez estén esparcidos por el mundo, pero nosotros no nos damos cuenta.

Hoy hablare de esos héroes.

De héroes que llevaron a un gran grupo de refugiados a un nuevo hogar.

Héroes que se levantaron para proteger a sus familias, a sus compañeros, a sus amigos o simplemente protegiendo a desconocidos.

Hoy les hablare de los héroes sin títulos…

******

“¿Otra vez leyendo el artículo de Érica?” Pregunto Alice al ver a su amiga mirando su reloj holográfico.

“Solo lo encontré en otra revista eso fue todo.” Respondió Aurora y con una sonrisa agrego. “No espere que tuviera tanto reconocimiento.”

Tras la introducción de Érica, se detallaba la misión ‘Arca’ reuniendo entrevistas de los milicianos, refugiados y aventureros que participaron en la misión.

Básicamente detallando la misión desde otra perspectiva.

Tuvo bastante reconocimiento en el Reino Unido y fue publicado en otras revistas.

Si bien no fue hasta un punto de que cambio la perspectiva de la gente, seguramente informo a otras personas de lo que sucedía en áfrica.

Claro, también le dio popularidad a Akira de forma indirecta, pero como se centraba en los milicianos no fue tan grande el efecto.

Descendiendo del taxi, ambas bajaron a la mansión de su supuesto hermano.

Como siempre se encontraron algunos turistas sacando fotos, pero Aurora los ignoro y se adentró en ella.

“Creo que madre estaría interesada de que investigaras a tu hermano.” Dijo Alice cuando entro al edificio.

“Es posible.” Respondió Aurora asintiendo.

Esta mansión fue ocultada por su familia y solo revelada cuando fue enviada a la academia.

Era muy seguro que su madre deseara que ella tuviera curiosidad sobre su hermano y esperaba que lo investigara un poco más.

Era difícil saber cuál era la intención de su madre, pero…

“No tengo conexión con mi hermano y mis padres siempre se negaron a hablar de él cuando era más joven. Ahora estoy demasiado ocupada para ponerme a investigar.” Comento Aurora encogiéndose de hombros mientras entraba a la mansión.

A pesar de que no estuvieron por un mes, se mantuvo igual de limpia que siempre.

Aurora ignoro la mirada de su glotona amiga.

En su momento tuvo curiosidad, pero tal vez debido a lo joven que era, sus padres se negaron en hablar sobre su hermano y después debido a todas las cosas que tenía que hacer no tuvo tiempo para preguntar y termino perdiendo el interés.

“¿Tú quieres investigar a ‘nuestro’ hermano?” Pregunto Aurora con una sonrisa entretenida.

Alice agito la cabeza de inmediato.

“Creo que sería imposible llamarlo ‘hermano’.” Murmuro Alice con un tono ligeramente extraño.

Bueno, para ser ‘adoptada’ por sus padres, Alice al igual que ella nunca habían visto a su ‘hermano’… No tenían ninguna conexión o relación.

“Supongo que en algún momento tendré que conocerlo, pero no será ahora… Además, sigue vivo así que no tiene demasiado sentido preguntarse sobre él.” Declaro Aurora mientras revisaba su reloj holográfico y al ver que Alice lo miraba sorprendida por su declaración, explico. “Madre no habla de él como si estuviera muerto… Eso significa que está vivo.”

Era un análisis básico que Aurora realizo cuando su madre le daba por hablar sobre su hermano.

La forma en la que se refería a él, dejaba en claro que seguía vivo.

Dejando bastantes preguntas sobre el tema que al final Aurora no tenía interés de buscar respuesta.

“En vez de preguntarme sobre mi hermano desconocido, prefiero encargarme de nuestra actual misión.” Comento Aurora revisando algunos documentos en su reloj holográfico.

La misión era proteger a un individuo importante.

Sin embargo, la identidad de ese individuo era lo que resultaba más problemático.

“Llegara mañana a la academia, ¿cierto?” Pregunto Alice abriendo una bolsa de papitas.

Aurora asintió.

Al día siguiente empezaba oficialmente la academia y es en ese momento que conocerían a su objetivo de protección.

Es en ese momento que ambos grupos se conocerían y podrían arreglar los diferentes pormenores de la misión.

Había bastantes formas de ‘protección’, desde estar pendiente todo el día del objetivo o solo protegerlo cuando realizaba diferentes actos.

Hasta era posible que su objetivo no deseara protección y tuvieran que realizar algo más discreto.

Si bien Urfin había mencionado que ellos eran la seguridad ‘extra’, Aurora deseaba hablar con su objetivo para asegurar que no hubiera conflicto durante su trabajo.

Estaba realizando un favor a Urfin y necesitaba realizar un buen trabajo, mientras esperaba que los ‘cambios’ sucedieran.

“No creo que sea tan complicado, nuestro objetivo parece ser más de lo que aparenta.” Dijo Alice mientras comía algunas papitas.

Aurora miro la imagen de su objetivo y al ver sus orejas puntiagudas, asintió de acuerdo con Alice.

Su objetivo fue más interesante de lo que había esperado y tenía que admitir que entendía la razón por la que Urfin, un miembro importante del Imperio Falion deseaba que ellas la protegieran.

Dejando ese tema de lado, Aurora miro el artículo de Érica y pregunto. “¿Tú crees que lo está haciendo bien?”

Se pregunta sobre si Érica lo estaba haciendo bien en su entrenamiento.

“Supongo…”

******

Érica por primera vez en su vida tembló de frio.

Una gran ventisca helada cubría su visión y lo único que podía ver era nieve… Demasiada nieve.

Hacia tanto frio que un mago de hielo como ella se estaba congelando.

Sin embargo, no solo sentía frio, sino que se sentía muy fuerte.

Si en el desierto le costaba lanzar algún hechizo, aquí sentía que podía lanzar decenas de sus mejores hechizos.

Estaba en las ‘Cordilleras de los Andes’ en el Imperio Sudamericano que tras el ‘Gran Cataclismo’ se había convertido en un habitad para elementales y criaturas de tipo hielo.

Este lugar era una zona de entrenamiento natural para los magos de hielo como ella.

Caminando hacia su objetivo, Érica respiro hondo mientras sentía que su cuerpo se congelaba.

Normalmente un mago de hielo tendría resistencia natural al frio, pero este lugar la superaba.

Érica solo podía usar su energía mágica para crear una barrera de hielo que contuviera el frio, mientras ella seguía caminando hacia adelante.

Cuando le había dicho a su padre que quería entrenar para ascender de rango, su padre eligió enviarla aquí y Érica lo acepto.

No era como cualquier entrenamiento.

Ella tenía que escalar por sí misma la ‘Cordillera de los Andes’ y si llegaba a la cima podía tener un lugar para quedarse a entrenar.

Esas eran las reglas de los elementales y otras criaturas que habitaban en esta región de hielo.

Volar solo la llevaría a que una tormenta de hielo la atrape y venir acompañada iba en contra de las reglas.

Era un entrenamiento que probaba la capacidad de un mago y su adaptabilidad, pero también su fuerza para continuar adelante dependiendo de si misma.

Y eso estaba haciendo Érica.

Si fuera antes tal vez hubiera elegido dirigirse a otro lugar, pero desde que llego de áfrica ella deseaba hacerse fuerte.

“Tal vez llegue tarde a la academia…” Murmuro Érica mientras se frotaba sus manos y continuaba su viaje.

Era difícil saber cuánto se tardaría en su entrenamiento, pero era muy posible que demorara más de un mes.

Como se trataba de un entrenamiento personal, la academia lo permitió, ya que en ese sentido no habría problemas.

Pero no sabía lo que sucedería esta segunda mitad de año en la academia y tenía que admitir que estaba intrigada por participar.

“Bueno, solo tengo que llegar a la cima para conseguir un lugar para entrenar.” Murmuro Érica avanzando por la nieve y la fuerte ventisca.

Sin darse cuenta en el cielo un elemental observaba como ella atravesaba esta prueba.

Una prueba que le daba un asiento para entrenar en unas de las mejores áreas para magos de hielo.

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.