Para usar el Modo Noche debes estar Registrado e Iniciar Sesión.
A- A A+

TG – Capítulo 109: Estaremos a tu cuidado.

Capítulo 109: Estaremos a tu cuidado.

El Director Vincent firmo algunos documentos dentro de su oficina y tras sentir algunos pasos, ordeno. “Pasa.”

Antes de que pudieran tocar la puerta, el Profesor Miller entro sin sorprenderse de que el Director Vincent lo detectara tan rápidamente.

“¿Vienes a quejarte sobre la participación del torneo o los nuevos estudiantes de intercambio?” Pregunto el Director Vincent levantando su mirada.

Los labios del Profesor Miller temblaron al escuchar esas palabras.

Era cierto que mayormente venía a quejarse, pero esta vez ambos temas habían sido informados con antelación.

“Solo vine a preguntar sobre el informe de los estudiantes que fueron al grupo de mercenarios de Aurora. No me llegaron.” Dijo el Profesor Miller mirando al Director detenidamente.

Los estudiantes enviaban su informe de cómo fue su ‘practica real’.

Era un informe personal en donde se daban opiniones del lugar o la persona para la cual trabajaron durante un mes, a la vez que ellos tenían que dar un informe completo de las misiones que habían llevado a cabo y de lo que hicieron durante ese mes.

La opinión de los estudiantes serviría para clasificar los lugares en donde habían ido y para ver si estos seguían siendo de confianza como siempre.

Sin embargo, también recibían un informe del lugar a donde habían ido los estudiantes.

Ya sea un gremio, un grupo mercenario o un héroe, ellos enviaban el historial del trabajo de sus estudiantes, sus comentarios, notas y críticas para evaluar a los estudiantes.

Enviando al final consejos de mejora o a veces notas de que área la academia debía especializar a los estudiantes.

Este sistema servía para ver el proceso por el cual atravesaron los estudiantes y para ver su actitud durante toda la práctica.

Además de las opiniones de cada lado.

El Profesor Miller había revisado todos los informes de los estudiantes de la clase de combate, pero al final no encontró el informe de los estudiantes que fueron al grupo de Aurora y lo más extraño es que todo su grupo, incluyendo Aurora y Alice salieron aprobados.

“¿Crees que le estoy dando concesiones?” Pregunto el Director Vincent con curiosidad.

Se podía ver de esa manera.

Se permitió que ese dúo fuera a su mismo gremio de mercenarios y se los dejo a cargo de varios estudiantes.

Eso significaba que ellos podían darse a sí misma sus notas…

“No, solo quiero saber qué es lo que hicieron los estudiantes y en que mejoraron.” Declaro el Profesor Miller sinceramente.

No es como si estuviera molesto, sentía curiosidad sobre ese grupo que parecía desconocido.

“Yo mismo me encargue de esos informes y no quería pasártelo porque tal vez, te molestes.” Comento el Director Vincent y tocando su reloj holográfico envió algunos documentos, mientras agregaba. “Son documentos confidenciales de Zerzura, trata de no hablar de ellos.”

El interés del Profesor Miller se elevó por los cielos al escuchar esas palabras y…

“¿Acompañaron a un grupo de refugiados y se enfrentaron a una ‘ola de criaturas’ y a una emboscada de una poderosa bestia de Rango S?” Pregunto el Profesor Miller incrédulo y al seguir leyendo su expresión tembló por completo y murmuro. “¿Fueron quienes detuvieron al General Kavuri y al Señor de la Guerra el Terror Somalí?”

Su expresión tembló y no supo cómo reaccionar.

Aurora y Alice como jefes del gremio de mercenarios fueron quienes llevaron a cabo la misión ‘Asalto’ que se encargó de un Señor de la Guerra de Rango S.

Tal vez las noticias no tuvieron tanto impacto aquí, pero la caída de un señor de la guerra a causa de la Ciudad Zerzura llegaron a la Ciudad Atlántida, debido a la importancia de la Empresa Apicius.

Aun así, no esperaba que Aurora y Alice hubieran liderado esa misión y menos esperaba que los cinco estudiantes que fueron, también participaran.

Tal vez no lucharon de frente contra un Rango S, pero pasaron por una situación difícil…

“Lamentablemente no se puede registrar la misión ‘Asalto’ en su historial al menos por ahora, sin embargo, en sus historiales se encuentran que realizaron la misión ‘Arca’ y decenas de ‘misiones diarias’ como la Ciudad de Zerzura lo llaman… Tengo que admitir que es un buen historial para los estudiantes.” Dijo el Director Vincent con una suave sonrisa.

La misión ‘Asalto’ era clasificada en Zerzura, se buscaba impedir que las personas se den cuenta de la identidad de quienes participaron.

Sin embargo, era diferente con la misión ‘Arca’ que era más fácil de conocer y a pesar de que las ‘misiones diarias’ eran pequeños trabajos, había veces que se encargaban de criaturas y eso contaba como una misión importante.

Otros estudiantes tuvieron suerte si es que se enfrentaron a una criatura, mientras que los cinco estudiantes que fueron a áfrica lo podrían hacer diariamente.

El Profesor Miller se quedó en silencio sin saber cómo reaccionar.

“La primera vez que escuché de ellas también me sorprendí, pero… Son más de lo que parecen.” Comento el Director Vincent agitando su cabeza.

La primera vez que escucho de ellas también se sorprendió y ni hablar cuando las conoció personalmente y llegaron a la academia.

“Edward mi aprendiz estuvo bajo su mando en su momento… En ese tiempo no aprendí demasiado de ese dúo, pero cuando llegaron a la academia me hicieron ver su capacidad.” Declaro el Director Vincent honestamente.

Como un mago también tenía su aprendiz.

Edward en su momento fue un arrogante joven que desperdiciaba su enorme talento para la magia, pero en ese tiempo su conocida le recomendó que lo enviara con sus hijas y cuando llego, había cambiado.

Como si hubiera descubierto su razón y deseara mejorar, no desperdicio su talento y ahora era un hábil Archimago de Rango S.

Eso fue hace algunos años y como en ese momento estaba ocupado, no averiguo más sobre ese grupo y solo aprendió un poco de sus misiones superficiales y su éxito como mercenarias.

Claro, cuando llegaron a su academia fue el momento que se dio cuenta de su capacidad personalmente.

“Al parecer las subestime demasiado…” Murmuro el Profesor Miller honestamente.

Había pensado que solo eran un pequeño grupo de mercenarios desconocidos y que solo realizaban trabajos comunes.

Si bien su perspectiva cambio cuando atraparon al demonio que casi lleva a la muerte a sus estudiantes, todavía seguía pensando que estaban en la academia para aprender… O al menos, pensaba que tal vez él podría ayudarlas a mejorar.

Ahora se equivocaba, ya que ellas mismas habían logrado que Clémentine ascendiera de rango.

“No te culpes, en primer lugar, ellas nunca vinieron a ‘aprender’… Y ahora tampoco están aquí por eso.” Declaro el Director Vincent con una sonrisa.

Ahora su misión era otra con respecto cuando iniciaron la academia…

******

Aurora miro a sus objetivos de protección.

Cithrel Elamaris Falion, Princesa del Imperio Falion, así como Princesa del Imperio Lunar de Terra nova.

Si bien el Imperio Falion era unos de los más grandes y poderosos, el Imperio Lunar no se quedaba atrás.

La joven era una verdadera princesa.

Desde su aura, su sonrisa y su cortesía al hablar o su apariencia.

Una joven encantadora de ojos azules brillantes y un largo cabello azul, común en entre los elfos lunares, solo que un color más intenso y resplandeciente.

Con un vestido cómodo y grácil, Cithrel era una joven que estaba robando el aliento.

“Eres… Un medio elfo, ¿cierto?” Pregunto una joven estudiante con curiosidad innegable en sus ojos.

Era una pregunta que podría resultar grosera, pero…

“Si, mi padre es un humano de Terra nova y mi madre es un elfo lunar.” Respondió Cithrel con una sonrisa cordial que parecía calmar a aquellos que miraban mal a la joven estudiante.

Aurora había estudiado un poco la cultura general de Terra nova y sabía que, para algunos elfos, un ‘medio elfo’ era algo detestable.

Sin embargo, esa joven se notaba orgullosa por su ascendencia y eso era inevitable.

Hija de un Emperador cuyo linaje tiene un enorme potencial para la magia e hija de una Princesa de un imperio elfico.

Su belleza era mayor a la de cualquier elfo y la única diferencia era el largor de sus orejas.

Venali Virsalor su acompañante, era un elfo puro con orejas más largas, pero en cuanto apariencia sin duda perdía.

Con la apariencia de un joven andrógino suave y delgado, la atmósfera que emitía era la de alguien frio y silencioso.

Que estuviera vestido como un espadachín no ayudaba a su atmósfera distante.

Aurora observo a ambos individuos desde lejos.

En realidad, Cithrel estaba llevándose bastante bien con los estudiantes y como este era el primer día, la primera clase comenzaría un poco más tarde.

Esa era la razón de que ahora mismo Cithrel estaba rodeada de jovencitas entusiastas y jóvenes con confianza buscando dar conversación a esa princesa.

Claro, lo peor era que entre toda la multitud se encontraban decenas de personas que no podían dejar de mirarla.

Tal vez algunos no les guste Terra nova o el Imperio Falion que se encontraba presente en Grecia, pero todos quedaban impresionados por su belleza.

Lo más impresionante era que Cithrel siempre respondía con una amable sonrisa y era muy amistosa con todos los que se acercaban.

Una flor brillante y conmovedora, que atraía a todos los presentes solo por su aura.

“Es buena para hacer amigos.” Comento Aurora mirando a esa joven brillante.

Era cierto que a veces los estudiantes de intercambio eran ‘populares’, sin embargo, los estudiantes de intercambio que venían de otro mundo y eran de otra raza, sin duda se llevaron el primer lugar de popularidad.

“Bueno, es una princesa de un mega imperio, tal vez esté pensando que todos son plebeyos y que tiene asco solo por saludarlos, pero como una ‘noble’ es una experta en dar su mejor sonrisa.” Declaro Alice con un tono indiferente y al ver que Aurora la miraba, agrego. “Supongo que esta academia deber ser como un juego de niños para alguien que tiene que vivir en la corte Imperial.”

Aurora miro a su amiga de forma extraña.

Era cierto que era muy posible que la corte imperial fuera un nido de víboras, pero la forma en la que hablo Alice, fue sin duda extraño.

“¿No te gusta la ‘nobleza’?” Pregunto Aurora con curiosidad.

Algunas personas soñaban con ser reyes, emperadores o príncipes y princesas, pero ahora que lo recordaba Alice no fue una de ellas.

“…” Alice comió sus papitas como si hubiera sido descubierta.

Tal vez no los odiaba, pero que pensara mal de ellos era muy posible… Eso analizo Aurora al ver a su amiga.

No había razones para pensar mal sobre los nobles, ya que siempre estuvieron en lugares en donde esa clase de individuos no se encontraban.

Agregando que Alice no le importaba la política y no tenía ninguna ideología predominante.

Aun así, Aurora dio una sonrisa al aprender algo nuevo de su amiga.

“Solo trata de no pelear, estamos en una misión.” Recordó Aurora con un tono que entremezclaba seriedad y diversión.

Su glotona e inseparable amiga, asintió comiendo unas papitas como un niño que no quería ser regañado.

En ese momento Cithrel y su acompañante se acercaron a ella.

“Perdón por no presentarme a su debido tiempo.” Dijo Cithrel y con una sonrisa saludo elegantemente y tras presentarse, comento. “Estaremos a tu cuidado.”

Su voz fue escuchada por los presentes y varios miraron de envidia.

Pero nadie pensó que ellos eran los ‘guardaespaldas’ del dúo, eso se debía a…

“No importa. Nos encargaremos de guiarte y ayudarte durante tu estancia en la academia, como un trabajo dado por el mismo director lo tomaremos gratamente.” Respondió Aurora con una suave sonrisa.

Oficialmente el Director Vincent dio un trabajo para que ellas pudieran ser el dúo que se encargue de estos estudiantes de intercambio, escondiendo el hecho de que ellos eran los ‘guardaespaldas’ de respaldo.

Solo esa acción dejaba ver que el Director Vincent estaba enterado de la situación y que estaba trabajando conjuntamente con Urfin.

Claro, Aurora entendía que Cithrel se estaba refiriendo a su verdadero trabajo, ya que antes no habían podido conocerse y ahora era la primera vez que se veían.

“Gracias. De todas formas, tenemos bastante tiempo para conocernos.” Declaro Cithrel con una sonrisa amable.

Esa era la verdad.

Aurora misma tenía que arreglar los pormenores de su protección y hablarlo con ella, para que no hubiera molestias cuando realizara su trabajo.

Podría realizarlo a escondidas, pero para Aurora era mejor ser directa.

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.