Para usar el Modo Noche debes estar Registrado e Iniciar Sesión.
A- A A+

TG – Capítulo 11: Este será un largo año…

Ambas se dirigieron al comedor, mientras miraban para todos lados con curiosidad.

A esta hora había bastantes estudiantes libres, eso mayormente se debía a que la hora de seleccionar la clase, los estudiantes tenían tres tipos de horario.

Las clases ‘básicas’ se repetían en la mañana, tarde o noche lo que permitía a los estudiantes elegir los horarios que más le convenían, sin tener necesidad de perderse una clase debido a su especialización.

Tanto Aurora como Alice seleccionaron la clase de combate, pero ninguna eligió una especialización y eso que había muchas clases.

Dejando de lado las clases de espadachines, luchadores, psiónicos, magos y las relacionadas con los talentos, estaba clases de tecnología, química mágica, artesanía como herrería, artes, cocina, liderazgo, análisis, criminalística, entre otras clases teóricas como prácticas de diferentes áreas.

Algunos estudiantes tenían ocupado todo su horario desde la mañana hasta la noche, pero Alice y Aurora eran demasiado perezosas para inscribirse a muchas clases, así que estaban inscripto al mínimo necesario.

No le tomo mucho tiempo para llegar al comedor, que a pesar de ser hora del desayuno estaba ligeramente vacío.

Alice no le importo la multitud y se sentó en un lugar apartado para elegir rápidamente su ‘desayuno’ que estaba cerca de llamarse ‘cena’.

Desde el plato principal, el plato secundario, el aperitivo hasta el postre… Todo eso lo selecciono por medio de la aplicación de la academia.

Por su parte Aurora solo selecciono un desayuno simple.

Una taza de té con algunas tostadas, la razón era que a diferencia de Alice que comía y parecía no engordar ni llenarse con el almuerzo de siempre, Aurora si se llenaba.

Mientras pensaban eso un dúo se acercó a su mesa que estaba bastante lejos del resto.

Aurora inmediatamente reconoció al dúo.

“…”

Alice en silencio y con cuidado tomo su bolsa de papitas en la mesa, y sostuvo su cuchillo que estaba cortando un bife de carne con una expresión seria.

“Hahaha… No necesitas estar en guardia.” Dijo el joven alto y musculoso con una risa torpe mientras se acercaba a su grupo.

“Esta vez, no te vamos a robar tus papitas…” Comento el joven a su lado, pero su expresión temblaba un poco al ver que Alice estaba cautelosa con el dúo.

Este dúo era el grupo que mayor sufrimiento tuvo en la prueba, eso se debía a que no solo recibieron una paliza de Alice, sino que fueron arrastrados por toda la academia sin poder huir o liberarse.

“Soy Oliver, mi compañero es Jordán ambos somos estudiantes de segundo año.” Dijo el joven alto mientras apuntaba a su compañero.

Aurora siguió bebiendo su té ya que el dúo no parecía venir a buscar problemas, sino venían a…

“Espero que nos disculpes.” Dijo Jordán con una sonrisa ligeramente miedosa mientras su compañero ‘grandote’ asentía estando de acuerdo.

Que una joven hermosa saque brazos negros de la sombra en su espalda y los golpee, dejo una impresión bastante duradera y ligeramente escalofriante en ellos.

Aun así, Aurora miro al grupo interesado por su disculpa.

“Pensamos que eras alguien sin moral que vendía a su compañera por una bolsa de papitas, pero terminaste siendo más de lo que habíamos esperado y lograste llegar a la entrada pateando traseros.” Dijo Oliver con una sonrisa entretenida.

No se veía para nada molesto en ser golpeado, sino parecía admirar la fuerza de Alice.

“Pero la verdad es que me traiciono por unas papitas…”

Aurora como buena amiga se tragó la verdad y dejo al dúo a Alice.

Ante tal disculpa Alice no bajo su guardia y siguió comiendo de vez en cuando dando una mirada ligeramente asesina y totalmente cautelosa mientras prestaba atención a su bolsa de papitas.

“*Tos* Bueno, solo quería decir que no tenemos rencor… Y esperamos que tampoco tú lo tengas por nuestras acciones…” Declaro Oliver avergonzado al ser mirado tan cautelosamente.

Si Aurora fuera sincero, desde lejos parecería que el dúo estaba aquí en busca de venganza intentando intimidar a la joven que los derroto… Esa fue la razón por la que el dúo se avergonzaban, después de todos ellos no querían la bolsa de papitas de Alice.

“Déjame esto a mí…” Murmuro Jordán golpeando a su compañero, luego de su anillo espacial saco una bolsa de papitas extra grande y tras ponerla en la mesa comento con una sonrisa ligeramente temblorosa. “Espero que esto sirva como disculpa.”

Alice parpadeo por un segundo y toda su atmósfera desapareció al instante siguiente.

“Claro, no tengo problemas… Todos somos estudiantes ya saben cada uno tenía misiones que cumplir.” Comento Alice sin darle importancia como si se tratara de un asunto menor, pero sus movimientos fueron rápidos a la hora de guardar la bolsa de papitas en anillo espacial dedicado a las papitas.

“…” El dúo parpadeo incrédulo.

Jordán ofreció una bolsa de papitas con la intención de demostrar su amabilidad y arrepentimiento a la hora de atacarla, la verdad había estado dudoso ya que no quería parecer como si se estuviera burlando de Alice… Nunca espero el cambio de actitud.

Aurora se rio en voz baja, alabando la sabiduría y la suerte del joven.

No había mejor manera de convencer a Alice que con una bolsa de papitas…

El dúo dio algunas palabras vacías y luego se fueron aturdidos ante el cambio brusco de Alice.

“Parecen ser buenas personas…” Murmuro Alice mientras seguía comiendo y sin esperar que Aurora respondiera, agrego. “Espero que algún día nos volvamos a enfrentar, para que vengan a pedirme disculpa con otra bolsa de papitas…”

Aurora no dijo nada…

Cuando Alice estaba comiendo entraba en un estado ‘superior’ donde sus pensamientos no podían ser comprendidos.

Debido a que la clase de combate empezaría en una hora, Aurora dejo que Alice comiera hasta que estuviera satisfecha.

******

Aurora lamento dejar que Alice comiera hasta que estuviera satisfecha…

Cuando Alice termino su primer, segundo y tercer plato… Fue por otros tres más hasta que llegó la hora de que tenían que asistir a clase.

No solo los demás estudiantes la miraron incrédulo, sino el mismo cocinero apareció en un momento alabando a Alice por ser demasiado glotona.

Uno pensaría que el cuerpo delgado de Alice no podría comer demasiado, pero esas personas solo eran engañadas por una imagen falsa.

Aurora estaba seguro de que, bajo la apariencia de su hermosa y delgada amiga, se encontraba una glotona cuyo apetito no tenía fin.

Un pozo sin fondo… En el sentido más literal de la palabra.

Lo peor era que Alice que había comido seis platos enteros, se movía rápidamente sin parecer agotada o con el estómago lleno.

Aurora ya estaba acostumbrada, pero los estudiantes que también asistían a clase de combate que venían atrás suyo no lo estaban, así que las miradas impresionadas y ligeramente envidiosas eran evidentes.

Aurora entendió las emociones de envidia… Cualquier persona le gustaría comer y no poder engordar y Alice era de este tipo de personas ‘bendecidas’.

Siguiendo el mapa que se encontraba en la aplicación de la academia, el dúo entro a la sala de entrenamiento en el que la clase de combate se realizaría.

Cuando entro noto a bastantes estudiantes no solo espadachines, magos, o luchadores, sino también talentos relacionados con la tecnología y armas de fuego.

Clémentine y su grupo estaba presente, junto a los demás líderes de la prueba y otros estudiantes que Aurora había visto y no conocido.

Aunque no estaban todos los estudiantes de primer año, en la enorme sala de entrenamiento se encontraban unos setenta individuos.

Era un salón de entrenamiento bastante grande y actualmente no tenía ni maniquís, o las diferentes áreas donde supuestamente entrenarían, pero eso se debía a que la sala de entrenamiento no estaba activada.

Cuando Clémentine la vio, está la saludo desde lejos con una sonrisa y los compañeros de su grupo de prueba también asintieron.

Algunos en señal de reconocimiento y otros pareciendo solo querer verse respetuosa.

Aurora solo los saludo cómodamente.

Entendía los sentimientos renuentes de saludarla, después de todo ellas los abandono… Y luego fue descubierta en un armario escondida.

Aurora y Alice no tuvieron mucho tiempo que esperar para el profesor llegara.

Aurora reconoció de inmediato al profesor, ya que lo había estado siguiendo durante la prueba.

El Profesor Miller era un hombre de mediana edad en sus 50 y tantos años, pero su figura parecía a la de un hombre en sus 40 años.

Una figura bien mantenida que resiste el paso del tiempo y se ve lleno de energía como si fuera un joven en su veintena… Eso era todo lo que los estudiantes notaban.

Claro, también su expresión rígida lo hacía ver como un profesor demasiado riguroso y difícil de llevar.

“Modo de entrenamiento.” Ordeno el Profesor Miller apenas entro.

La sala de entrenamiento empezó a cambiar y desde el piso salieron algunos maniquís, en diferentes áreas.

Había una pequeña área para arqueros, magos, psiónicos y para los combatientes cuerpo a cuerpo como los espadachines y luchadores.

Como la sala era muy grande, las diferentes zonas estaban distanciadas entre ellas permitiendo que ninguno estudiante moleste a otro con sus ataques.

“Wow…”

Algunos estudiantes no dudaron en exclamar ante la visión que se desarrollaba ante ellos.

Esos maniquís parecían replicar el cuerpo humano en su totalidad, solamente que no tenían rostro y todos eran de color gris.

“Esta sala de entrenamiento puede modificarse para replicar diferentes escenarios, y les permite entrenar en diferentes áreas. Ustedes no deben preocuparse por el daño, ya que esta es una sala que ha combinado la magia y la ciencia para ser creada. Usando materiales mágicos puede auto regenerarse y tiene una resistencia muy alta, así que espero que den lo mejor de ustedes mismo en el entrenamiento.” Explico el Profesor Miller y mirando a los estudiantes, se presentó. “Aunque quizás algunos de ustedes me conozcan, me presento. Soy Isaac Miller su Profesor de las Clases de Combate.”

Aurora se sintió extraña al ver al verdadero Profesor Miller, eso se debía a que el disfraz del viejo fue extremadamente convincente.

Aunque no tanto la actuación, ya que este Profesor Miller parecía más estricto que el falso que parecía más ‘amigable’.

“Déjenme comentarle que el individuo que conocieron durante la prueba, no era yo, sino alguien más encargado de hacerlo dudar de su juicio.” Explico el Profesor Miller mirando atentamente algunos estudiantes.

Algunos estudiantes como Clémentine o Leslie asintieron con entendimiento, pero parecía un entendimiento tácito entre el profesor y ambas.

“¿Que sucede?” Pregunto Aurora en su mente.

—Se ha escondido la información del infiltrado para no alterar a los estudiantes, sin embargo, algunos estudiantes con padres influyentes lo han descubierto, pero como el mismo director dejo claro que él lo capturo antes de que pudiera hacer algo, todos han decidido tácitamente guardar silencio.

“¿El director lo capturo?” Pregunto Aurora aturdida.

—Si, según los registros de la academia el director se encargó del infiltrado y tú no tienes ninguna participación en la prueba, al menos nada más que permanecer asustada en el armario.

Aurora asintió casi imperceptiblemente, el director la había ocultado, y aunque podía dar unas suposiciones sobre la razón no estaba segura.

De lo único que podía estar segura era…

“¿Entonces el director tomo otro camino? Declarando que el mismo capturo al viejo daría aviso a la mente maestra y serviría como una advertencia… La mente maestra puede realizar una acción más atrevida pero mejor planeada o simplemente retirarse… Lo cual ambas son convenientes para el director y la academia, después de todo el director debe estar preparado para una acción más atrevida.” Dijo Aurora en su mente dejando su imaginación y los años de ver series criminales volar libremente.

—También podría ser que alguien arruino su plan y esas fueron las únicas opciones que le quedaron…

Aurora no supo que responder a su sistema… Ya que, por alguna razón, las palabras de su sistema tenían más sentido que las suyas.

“Oye…”

Antes de que Aurora siguiera en sus pensamientos, Alice le dio un codazo en silencio y Aurora reacciono.

Sus interacciones con el sistema eran rápidas, ya que sucedía en su propia mente, pero eso no significa que en las largas conversaciones no se quedara aturdida mirando la nada.

Aurora agradeció a Alice que le había advertido y suspiro aliviada al darse cuenta de que nadie la había descubierto.

La verdad que, si se queda mirando un punto, sin duda llamaría la atención…

“En esta la clase de combate, no me encargare de perfeccionar sus habilidades, para eso están sus clases de especialización. En esta clase le enseñare a superar situaciones reales y obtener experiencia en combates reales que le servirán cuando salgan al mundo.” Declaro el Profesor y tomando una espada de madera en los estantes, comento. “Déjenme ser claro, eso no significa que no busque llevarlo aumentar su poder.”

Con esas palabras el profesor agito su espada y esta fue infundida por un aura de espada ligeramente traslucida.

“Los espadachines deben esforzarse por manifestar su ‘aura de espada’… Es decir, todo su conocimiento, experiencia sobre su técnica tiene que ser manifestado en su aura de espada… El aura de espada es la experiencia propia de los espadachines, es la manifestación de su arte y su vida… Para algunos es la culminación de todo su entrenamiento, pero ese es solo el principio, un principio al que todo espadachín deben aspirar”

“Claro, los magos, arqueros, aquellos con talentos o psiónicos tienen sus propios límites que los distinguen de los demás y sus propias aspiraciones, pero todos lo llevan a convertirse en Rango A. Ese debe ser su objetivo.” Declaro el Profesor Miller.

Mirando con una sonrisa a los estudiantes, tomo su espada e hizo aparecer un maniquí a unos metros.

“Ya sea manifestar su aura de espada para los espadachines…” Dijo el Profesor Miller y agito su espada cortando al maniquí por la mitad, luego dejo su espada y corrió a otro maniquí mientras sus puños empezaron a liberar un aura traslucida, con una apariencia muy parecida a el aura de espada que rodeaba una espada.

Cuando su puño choco con el maniquí, este fue destrozado por la gran fuerza tras de sus puños.

“O el ‘aura de combate’ que es la propia manifestación de fuerza de los luchadores y también es un rasgo característico de todos los luchadores de Rango A y es a lo que los luchadores deben aspirar.” Declaro el Profesor Miller dejando ver lo polifacético que era.

Era muy difícil llegar a convertirse en Rango A ya sea tomando el camino de espadachín o luchadores, pero más difícil era lograr el avance en ambas profesiones.

Eso mayormente se debía a que el cuerpo de un espadachín aprendía a manejar su cuerpo junto a la espada, en cambio los luchadores usaban su cuerpo como su arma.

Aurora podía entender la dificultad.

Una vez que alguien usa la energía mágica de una forma en particular era muy difícil cambiar el estilo, eso pasaba con los luchadores y espadachines que tenían diferentes métodos de entrenamiento.

Sin embargo, los ojos de Aurora brillaron.

Como una luchadora ambiciosa, su deseo era llegar al Rango A.

Sus ojos brillaron con interés que no podía contener, había pasado años como luchadora en el Rango B y le era muy difícil manifestar su aura de combate, pero ahora podía sentir que podía lograrlo.

Ver al profesor cambiar de estilo de forma tan rápida y natural, la hizo sentir que podía lograr lo mismo.

Mientras sus ojos brillaban perdida en sus pensamientos, el Profesor Miller continuo.

“Bien, empecemos con lo básico. Muéstrenme su estilo de combate para clasificarlos y poder empezar a cubrir sus deficiencias para prepararnos para un combate real.” Declaro el Profesor Miller.

Con esas palabras los estudiantes empezaron a pasar uno tras otros.

El Profesor Miller dejo ver su experiencia y señalo los errores y menciono los puntos fuertes.

Como su deber era entrenarlos en combate practico para obtener experiencia y preparase para situaciones reales, el Profesor Miller era un conocedor sobre magos, arqueros, psiónicos o los diferentes talentos logrando identificar los errores comunes en diferentes áreas y los errores que generalmente se presentaban en combate real que era difícil de identificar en la teoría o el entrenamiento normal.

Los alumnos variaban entre ellos e incluso en sus mismas profesiones tenían sus propios defectos y virtudes.

Clémentine como una digna psiónica de Rango B, realizo una demostración perfecta.

Capaz, hábil, con experiencia y de rápida reacción incluso cuando el Profesor Miller la sorprendió enviando maniquís que se empezaron a mover para atacarla.

Clémentine reacciono rápidamente defendiéndose con sus habilidades.

En cuanto a su grupo, ellos tuvieron los mismos defectos que Aurora había señalado en su momento.

Nicole como luchadora era hábil reforzando su cuerpo con energía mágica, pero carecía de experiencia práctica y cuando el Profesor Miller le envió un segundo maniquí que se movía, ella se puso nerviosa y fallo algunos golpes.

El Profesor Miller no la regaño, solo puntualizo sus deficiencias mencionándoles donde y como debían mejorar.

Érica le faltaba más versatilidad en sus hechizos lo que hizo que tuviera un momento difícil cuando un maniquí se le acerco impidiéndole lanzar su ‘lanza de hielo’ y en el caso de Joslyn ella tenía que entrenar más su fuerza mental para que pudiera durar más en batalla.

Wendy la arquera tenia reflejos rápidos, pero la reacción de su cuerpo era lenta lo que la hacía perder algunas oportunidades.

Eva, la joven que tenía ‘maestrías en armas de fuego’ era rápida, tenía reflejos y su cuerpo reacciona a la misma velocidad, pero cuando un enemigo entraba en su rango de combate cuerpo a cuerpo, ella era fácilmente derrotada.

Entre los estudiantes había algunos que se destacaron más que en la prueba y otros cuyo rendimiento cayo en gran medida en comparación con la prueba.

Ese fue Andrés Silva.

Como unos de los pocos hackers en la clase, su talento estaba relacionado con la tecnología, pero carecía de experiencia y fuerza para luchar ya sea a distancia o a cuerpo a cuerpo.

Su talento se llamaba [Control Informático] que le permitió controlar los dispositivos electrónicos e informáticos en un área determinado y usarlo a su voluntad… También infiltrarse en redes virtuales y tomar el control parcial o total de sistemas de seguridad.

Lamentablemente sus enemigos eran maniquís creados con magia lo que hacía que sus talentos fuera ineficaz.

Aun así, se enfrentó a sus enemigos con una pistola disparando con seriedad para derrotarlos, aunque su puntería no era perfecta acertaba de vez en cuando.

Los hackers y una gran parte de los talentos relacionados con la tecnología, eran considerados ‘miembros de apoyo’, pero el profesor pensaba distinto y les dijo que debían buscar un estilo que se adaptara a sus talentos.

Dando como explicación los bastones electrónicos o las pistolas eléctricas que podían ser sobrecargadas con sus talentos.

En caso de que sus talentos fueran incompatibles con el arma, siempre se podían fabricar esas armas para que se adoptara a su talento en particular.

El Profesor Miller en vez de mencionarle otros estilos de combate, les dejo que ellos buscaran por su cuenta el estilo que mejor se adapte a ellos mismos.

Cuando llego el turno de Alice, todos las miraron atentamente queriendo ver más sobre sus habilidades.

Sin embargo, Alice comió sus papitas y comento. “No tengo ánimo para participar en la clase.”

“…” Todos se quedaron aturdidos ante esa declaración tan honesta y repentina.

Aurora que estaba en perdida en sus pensamientos, reacciono y le dio un suave codazo haciendo que Alice la mirara mal.

“Hazlo o no habrá cena…”

Esa fue la mirada que Aurora le dio a su amiga, y Alice cambio su mirada y sonrió como una buena estudiante.

“Si quiere puede empezar…” Dijo Alice con una sonrisa de una niña obediente.

El Profesor Miller frunció el ceño por un momento, pero al instante siguiente suspiro y comento. “No es necesario, todos han visto tus habilidades y destreza. Además, ya has sido clasificada como una mercenaria de Rango A, ahora tu desarrollo es totalmente personal y nosotros solo podemos aconsejarte lo mejor que podamos.”

Sus palabras fueron honestas.

El Rango A, era conocido como la cima de la mayoría de las personas y más allá de eso se encontraba un abismo inimaginable para entrar al Rango S, que no se podría superar a través de un entrenamiento sistemático, sino experiencia y desarrollo personal.

“Sin embargo, eso significa que serás juzgada con estándares mucho más altos que tus compañeros, instándote a avanzar y romper tus propios límites… Espero que en las clases prácticas demuestres tus habilidades.” Advirtió el Profesor Miller dando sus últimas palabras con un tono serio.

La academia tenía tres años y en cada uno de ellos enseñaban temas variados, era extremadamente raro que un estudiante de Rango A, entrara a la academia, pero era bastante común que muchos Rangos A, salieran.

Aun así, muchos estudiantes de Rango A, se quedaban en la academia para seguir mejorando y aprendiendo todo lo que podían mientras realizaban prácticas en el exterior actuando como héroes en prácticas.

El Profesor Miller dejo pasar su actitud debido a que literalmente esto era aburrido para alguien de Rango A, sin embargo, quería ver las habilidades de Alice en una situación real y ver si tenía medios para instarla a mejorar o corregir algunos de sus errores.

Como su profesor ese era su único deber.

Aurora miro mal a su amiga que por naturaleza era perezosa.

“Estudiante Aurora su turno.” Dijo el Profesor Miller, cambiando su mirada hacia ella.

Aurora asintió bastante animada.

Se había perdido gran parte de la clase ya que su mente se había concentrado en sus propios pensamientos.

En su mente había analizado lo que el profesor hizo para manifestar su aura de combate y ella misma se sentía lista y con confianza.

Aurora se dirigió al maniquí para practicar sus golpes mientras estiraba su cuerpo para sentirse cómoda.

Se puso en posición de combate para lanzar sus golpes y recordó el aura de combate.

Esa pequeña aura traslucida que emanaba de los puños del Profesor Miller duplico la fuerza en un solo golpe.

La mente de Aurora entro en un estado de concentración absoluto.

Su último pensamiento fue que este estado parecía ser parecido a la ‘iluminación’ que siempre hablaba su maestro.

Se dejó envolver por ese estado y dejo que su cuerpo se moviera a voluntad.

Su puño salió disparado hacia el maniquí y…

“…”

Su ataque fallo debido a que sus piernas no reaccionaron.

Su segundo ataque fue dirigido con precisión y velocidad, pero…

“…”

Su mano golpeo el maniquí, pero su golpe no tenía fuerza… Si el maniquí tuviera pensamientos propios seguramente hubiera pensado que fue golpeado por una almohada.

Su tercer ataque fue realizado tras estabilizar su energía mágica que se había vuelto inestable.

Hizo que su energía mágica circulara por todo su cuerpo coordinado sus reflejos y juegos de pie, luego envió su energía mágica a su puño para que golpeara a su objetivo con más potencia.

Su puño llego al maniquí y luego del golpe su energía mágica llego a su brazo para reforzarlo.

Mientras Aurora fruncía el ceño sintiendo que le había faltado algo que hizo que sus golpes parecieran a los de una niña enojada que lanzaba golpetazos al azar, el Profesor Miller intervino.

“Suficiente vuelve a la fila.” Dijo el Profesor Miller y tras mirar a la aturdida Aurora, declaro. “Ataques sin técnicas ni coordinación, te falto no solo fuerza sino un mayor control en la energía mágica. Lo peor no fue que intentaste replicar algo fuera de tu liga, sino que lo hiciste sin ‘alma’ lo que llevo a que todos tus ataques fueran inestables y tu esfuerzo fuera en vano, borrando cualquier posibilidad de éxito.”

Con eso el Profesor Miller le dio una mirada a los que se estaban riendo y los callo a todos.

“Están aquí para aprender, todos comenten errores. Lo que cuenta es si desean cambiar y mejorar…” Declaro el Profesor Miller y luego ordeno. “Sigamos.”

Los estudiantes volvieron a practicar mientras Aurora se acercó a Alice.

“Lo hiciste a propósito?” Pregunto Alice devolviendo ferozmente las miradas burlonas que le daban a Aurora.

“No… ¿Por qué lo dices?” Pregunto Aurora verdaderamente sorprendida.

Su atención no estaba en los estudiantes, estuvo en su fallo y en las palabras del profesor…

Se había dejado llevar por su estado y siguiendo sus instintos, pero cada movimiento fue un completo desastre.

Ese estado en el que se encontraba estaba lejos de la ‘iluminación’ de la que había hablado su maestro… Si eso era iluminación, muchos ya estarían arruinados.

Alice la miro detenidamente, pero al ver que Aurora estaba hablando en serio, comento. “Eso fue horrible, por lo general eres mala para ser luchadora, pero esto fue demasiado malo incluso para ti.”

Su tono sincero hizo que Aurora parpadeara honestamente aturdida ante la magnitud de la sinceridad.

“Oye… Me esforcé.” Murmuro Aurora con los labios ligeramente temblorosos sin saber si reírse o llorar.

La verdad es que no podía negar completamente el comentario de su amiga, ya que conocía que carecía de talento.

Aun así, su mirada permaneció firme.

“Voy a despertar mi aura de combate…” Declaro Aurora con determinación.

Ese fue un fallo estrepitoso, pero ella seguía creyendo que estaba más cerca que nunca y no estaba dispuesto a rendirse tan fácilmente.

Al escuchar a su amiga que hace mucho no se establecía un objetivo propio, Alice suspiro y murmuro. “Este será un largo año…”

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.