Para usar el Modo Noche debes estar Registrado e Iniciar Sesión.
A- A A+

TG – Capítulo 111: ¿Les creerían?

Capítulo 111: ¿Les creerían?

Andrés miro los alrededores y se dirigió a un callejón vacío y solitario.

Debido a que estaba en medio de grandes edificios, este callejón parecía un lugar en donde los malhechores esperaban a sus víctimas.

“¿Este es el lugar?” Pregunto Andrés mirando una puerta en particular.

Una salida trasera de un típico edificio que daba a un callejón solitario…

Si le dijeran que estaba dirigiéndose a una venta de armas o a comprar drogas, Andrés sin duda lo creería.

“Claro, ¿qué esperabas? Es una red de información.” Dijo Liam a través del auricular en su oído y antes de que él respondiera, agrego. “La atmósfera que da es genial, es posible que todos piensen que se trata de una red de información muy peligrosa y secreta.”

La expresión de Andrés tembló.

Era cierto que en términos generales se daba una sensación secreta generando un poco de intimidación solo por el lugar, sin embargo…

Andrés golpeo la puerta realizando tres golpes largos y dos golpes rápidos.

“¿Contraseña?”

Unos ojos se revelaron en la escotilla y la voz gruesa sonó del otro lado.

“Los gatitos son bonitos…” Dijo Andrés con una expresión extraña.

“Esa es la contraseña vieja, necesito la nueva.” Declaro la voz del otro lado.

“Espérame un segundo.” Intervino Liam por el audífono y tras cinco segundos, comento. “La contraseña es…”

Al escuchar la contraseña de Liam, Andrés respiro hondo y declaro. “Adopta gatitos…”

La puerta se abrió de inmediato y se revelo al guardia del otro lado.

Su complexión corpulenta y musculosa con su expresión seria no coincidía con la contraseña que acababa decir.

El ambiente de afuera fue destrozado solo con esa contraseña y Andrés que empezó a seguir al guardia, no supo cómo reaccionar.

“¿Por qué esa contraseña?” Pregunto Andrés al guardia sin poder resistirse.

“La jefa quiere concientizar sobre adoptar y no comprar mascotas. Le dije que debería ser mejor ‘adopta y no compres’ como contraseña, pero ella quería agregar ‘gatitos’.” Respondió el guardia con un tono simple y ligeramente decepcionado.

“…”

Andrés solo se quedó en silencio.

¿Este era el lugar en donde trabajaría?

Atravesando distintos pasillos, ambos descendieron al sótano y Liam fue dejada en una sala.

“Suerte con la entrevista.” Dijo el gorila en voz baja y mirando a las computadoras esparcidas por el sótano, su mirada fue a parar a una mujer que estaba en una computadora y declaro. “¡Jefa el nuevo vino por la entrevista!”

Con esas palabras el guardia se fue dándole un pulgar en alto.

Andrés miro los alrededores.

Este lugar le hacía parecer un sótano en donde amigos se reunían a jugar y no coincidía con la idea de una ‘red de información’.

“Bueno, en primer lugar… Adiós Liam.” Dijo la mujer de repente y la conexión de Liam con Andrés termino de forma abrupta.

Sin poder resistir su curiosidad Andrés uso su habilidad para ver como la conexión con Liam se cortó, pero una vez que lo intento se dio cuenta de que no podía conectar la comunicación.

Su talento [Control Informático] le permitiría conectarse controlar cualquier dispositivo electrónico o informático, pero en este lugar no podía.

Ni siquiera conectarse con su reloj holográfico en donde su IA se encontraba…

“Interesante, ¿no? Ese es mi talento, puedo impedir que otros ‘mecánicos’ de tipo informático usen sus habilidades. En cierto sentido seria como si estuviera apagando todo lo electrónico.” Explico la mujer con una sonrisa y al ver que Andrés asentía en entendimiento, se presentó. “Serena Dolloway, tal vez después de esta entrevista me estés llamando ‘jefa’.”

“No necesitas presentarte ya he oído de Liam sobre ti… Claro, también te he investigado.” Intervino Serena antes de que Andrés pudiera reaccionar y sin importarle su boca abierta debido a que no pudo saludar, pregunto. “¿Te gustan los gatos?”

Andrés parpadeo ante esa pregunta tan abrupta y completamente incoherente con la línea de conversación.

“Si, no soy de tener mascotas, pero me gustan.” Respondió Andrés a pesar de que no tenía sentido esa pregunta.

Estaba en una entrevista y Andrés quería este trabajo.

Si tuviera que responder que comió ayer, aunque no tuviera ninguna relación con su tema de conversación, Andrés lo respondería.

Serena asintió bastante satisfecha con esa respuesta.

“Bien, vamos con la primera parte de la entrevista.” Dijo Serena apuntando a una computadora al frente de donde ella se encontraba.

Liam le había informado de cómo sería la entrevista y cuando lo hizo pensó que era una broma, pero en este momento… No sabía cómo reaccionar.

“Jugaremos a un juego de disparos en esa soy buena.” Declaro Serena invitándolo a un juego de disparos que había salido este año.

Andrés sabia de que se trataba, ya que se estuvo preparando estos días para que todo saliera bien en la entrevista.

En su momento había pensado que Liam lo estaba engañando y solo quería que jugara con él, pero ahora que estaba en la ‘entrevista’, Andrés agradeció haber seguido el consejo de Liam de aprender a jugar a este juego.

La primera parte de la entrevista era simple, pero fácil…

“Ja, esta vez les daré una paliza a esos idiotas.” Murmuro Serena invitando a Andrés a su equipo.

Esta ‘entrevista’ consistía de jugar en equipo con Serena y ganar algunas partidas, pero había un gran problema…

“Tch… Me mataron.”

Serena murió cuando se enfrentó a un enemigo.

Algunos pensarían que fue mala suerte, pero…

“¿Quién puso la pared allí?”

Lanzando una granada a su enemigo, este choco contra la pared y fue devuelta a donde se encontraba Serena, asesinándola en el acto.

“¿Eh? ¿Qué paso? ¿Por qué dice que morí ahogado?”

Tras caer en una piscina no se dio cuenta del tiempo de respiración y murió ahogado…

Las sucesivas muertes siguientes fueron iguales… Era muy mala jugando a un nivel de que era posible que un niño le ganara.

¿Esta persona era la que dirige la red de información?

Eso se preguntaba Andrés, mientras terminaba con todos sus enemigos llevando a la victoria a su equipo.

Jugar solo sería más fácil que jugar con Serena… Ya que a veces esa ‘jefa’ lo terminaba asesinando por accidente.

Tras unas largas cinco partidas en donde Andrés dejo todo de sí en el terreno de juego, Serena soltó una risa.

“Te dije le daríamos una paliza.” Declaro Serena con una sonrisa orgullosa.

Parecía como si gracias a ella ganaron completamente…

Lo suficiente descarada como para tomar la victoria para sí misma sin sentirse avergonzada por su horrible actuación.

Andrés se estaba haciendo una imagen de Serena a cada momento que pasaba.

“Bastante bueno tengo que admitirlo, hubo algunos defectos, pero los puedo pasar por alto.” Dijo Serena con una sonrisa entretenida al ver que los labios de Andrés temblaban.

Esos defectos fueron cuando Serena arruino su jugada o lo terminaba asesinando por accidente.

“Vamos a la segunda parte.” Ordeno Serena esta vez invitando una invitación para un enfrentamiento de uno contra uno.

Andrés la acepto y solo treinta segundos de que empezó la partida…

“Ja…” Serena dejo salir una risa al asesinar a Andrés.

Liam le había recomendado que se dejara asesinar y eso hizo.

La sonrisa de Serena crecía por cada victoria.

Lo extraño era que no le importaba que Andrés estuviera yendo ‘fácil’, sino que se regocijaba por ello.

Andrés siempre intentaba de terminar muerto, antes de que Serena hiciera alguna de sus ‘jugadas magistrales’… Que la llevaban al suicidio.

Mirando su expresión sonriente, Andrés tuvo curiosidad por ver como reaccionaria si él la terminaba asesinando, pero…

“Tch… Maldito idiota.” Murmuro Serena cuando ella termino muerta.

La expresión de Andrés tembló de forma extraña tratando de ocultar su carcajada.

Era entretenido ver ese cambio de estar feliz por ganar a morir solo una única vez.

Al final, Serena termino ganando por ‘masacre’ y ella asintió bastante feliz.

“Estás contratado.” Declaro Serena estirándose en su asiento.

Fue tan repentino que Andrés no sabía cómo reaccionar.

“¿No es necesario que me realices algunas preguntas?” Pregunto Andrés con curiosidad.

Esta era la segunda entrevista de trabajo que tuvo en su vida y la primera fue invitado a un gran restaurante de platos de alto valor y ahora estaba en el sótano jugando con su ‘jefa’.

Para Andrés en esta entrevista debería haber algunas preguntas, gustos o algo de ese estilo… No simplemente jugar a un juego.

“No, te he investigado completamente. Tu historia, tus padres, tu cuenta bancaria, tu historial de internet… Todo.” Declaro Serena con un tono serio y con una sonrisa entretenida al ver a Andrés sorprendido, agrego. “Si tienes algo que ocultas y no lo hemos encontrado, entonces significaba que eres lo suficiente bueno como para este trabajo.”

Le estaba ocultando algo a una red de información que era liderada por una Rango S… Y si bien su trabajo era encontrar información, la necesidad básica era que siempre estuvieran ocultos.

En ese sentido si Andrés ocultara algo, entonces significaba que estaba bien preparado.

“Así que tu esfuerzo por buscar en internet ‘preguntas típicas en una entrevista’, fue en vano.” Agrego Serena con un tono bromista.

Andrés se avergonzó ante ese tono… Tenía que admitir de que estuvo feliz de no haber buscado otras ‘cosas’.

“De todas formas, este trabajo es fácil. Nosotros te protegemos a ti y tú a nosotros… Bastante fácil, ¿no?” Dijo Serena con una sonrisa.

Andrés asintió.

Serena servía como intermediaria para aceptar las misiones y asegurar de que no hubiera problemas y en caso de que ocurriera algún problema todo el grupo se protegía entre sí, asegurando su información personal.

Andrés tenía que admitir que a pesar de su jefa era un poco excéntrica, este era el lugar perfecto de trabajo.

En ese sentido Liam fue excelente por recomendarlo aquí.

******

Astri Forde profesora de la clase de ‘Historia Mágica’.

Era una mujer alta de cabello rubio en sus cincuenta y tantos que se había ‘conservado’ bastante bien.

Con una apariencia de erudita muy conocedora, ella era entusiasta con su clase.

“Ya he marcado el día en el que iremos al museo de historia mágica.” Declaro la Profesora Forde tras hablar un poco sobre los eventos paranormales que sucedieron ante del ‘Gran Cataclismo’.

Era un tema cuestionable difícil de comprobar, pero el consenso general era que los eventos paranormales que sucedieron antes del ‘Gran Cataclismo’ eran causados por la energía mágica o psiónica.

Ella había hablado de ese tema y fue bastante interesante para todos los presentes.

“Para aquellos que le gustan averiguar un poco del pasado, seguramente les gustara ir al museo. Veremos la mítica máquina que conecto los jugadores a otro mundo y aprenderemos de nuestra corta historia en la magia.” Explico la Profesora Forde y con una pequeña sonrisa, agrego. “Claro, dependiendo del éxito este viaje tal vez vayamos a otros lugares.”

Hubo bastantes estudiantes interesados entre los presentes, tal vez sea por aburrimiento, pero para algunos realizar un corto viaje era mejor que escuchar durante un par de horas una larga historia.

Un viaje de este tipo era más agradable y entretenido.

“Recuerden ver su calendario.” Comento la Profesora Forde antes de irse.

Los estudiantes se empezaron a retirar y Cithrel que estaba al lado de Aurora, dio una gran sonrisa.

“Estoy bastante emocionada por el viaje al museo, me gustaría aprender un poco como este mundo vivió la conexión con mi mundo.” Declaro Cithrel con tono emocionado.

Ella parecía interesada por estos temas y Aurora no podía negar que estos asuntos eran llamativos.

En su tiempo en la secundaria ella no era muy participativa o estudiosa, aprobó lo necesario para terminarla y eso fue todo, ya que su tiempo lo dedicaba en otra cosa.

Sin embargo, recordaba un poco que se había enseñado este tema, aunque de forma más ligera.

“Creo que suena interesante.” Respondió Aurora con una sonrisa.

Hace treinta años que se hizo público la máquina de realidad virtual y hace solo veinte años que ocurrió el ‘Gran Cataclismo’, era un tiempo corto.

Aun así, durante esos años la humanidad atravesó muchas cosas.

Desde los primeros monstruos y criaturas, hasta la primera bestia mágica con inteligencia o las primeras mazmorras.

Acompañando a Cithrel y Venali, Aurora con su glotona amiga se dirigieron al comedor.

Si en la primera mitad de año las miradas estaban dirigidas a Alice, ahora Cithrel era el foco principal llevándose todas las miradas de lo que se encontraban.

Cuando llegaron al comedor, Leslie y Nicole que habían llegado le hicieron una señal para que se acercaran su mesa.

“¿Cómo es vivir en este mundo?” Pregunto Leslie con curiosidad a Cithrel.

Debido a que en algunas clases se encontraban, Cithrel ya había conocido a todas las amigas de Aurora… Claro, su carisma la ayudo a que conociera a la mayoría de los estudiantes de primer año.

“Agradable. Creo que vivir junto a Aurora y Alice lo hace más entretenido.” Respondió Cithrel con una encantadora sonrisa.

Los labios de Aurora temblaron al ver esa encantadora sonrisa que se robaba el aliento de todos los hombres y mujeres.

Solo habían estado conviviendo durante un par de días, pero a pesar de que Cithrel y Venali eran excelentes invitados, ella se sintió extraña.

Cada vez que Cithrel le sonreía, Aurora se sentía como una damisela en apuros…

Ella no era la única que lo sentía, ya que Alice a veces entrecerraba los ojos como si no deseara que la robaran a su amiga.

Aurora estaría encantada de que Alice actuara de esa forma por su profunda amistad, pero…

“Su comida es deliciosa, me encantaría tenerla como mi chef personal.” Agrego Cithrel con una conmovedora sonrisa.

Logrando que la expresión de Alice se volviera agresiva como si hubiera entrado en su ‘territorio’.

Tenía que admitir que en este momento tenía dificultades para sobrevivir.

Por dentro estaba agradeciendo de que Akira no estuviera también presente o si no sería un gran problema para ella.

“¡Hola!”

En ese momento una voz resonó y dos individuos se acercaron a su mesa.

“Los he estado buscando, ¿quieren participar en el torneo?” Pregunto un joven alto y musculoso.

Ese joven era Oliver que había recibido una paliza la primera vez que conoció a Alice y que luego se habían disculpado.

“Oye, sé más cordial…” Interrumpió su compañero Jordán y mirando al grupo, comento. “Buscamos los mejores estudiantes para que participen en el torneo no de la academia, sino que el torneo internacional.”

El grupo que estaba sentado en la mesa esperando su almuerzo lo miraron de forma extraña.

Llegaron de repente y preguntaron tan repentinamente sin dar explicaciones.

“El torneo académico será a pequeña escala y se probaran las habilidades de todos los estudiantes… Dividiéndose por ‘rangos’ y por batallas individuales o grupales, para que no haya problemas. Sin embargo, no sabemos cómo será el torneo internacional, las reglas dicen que solo tienen que ser estudiantes y no hay límites en su fuerza.” Explico Jordán con un tono avergonzado por su entusiasmo y rascándose su mejilla, agrego. “No saben si tendrá una sección para los de rango B, pero nos gustaría tener algunos estudiantes hábiles… Ustedes son nuestros objetivos de reclutamiento.”

Aurora había leído las instrucciones del torneo académico y era bastante simple.

Los usuarios de habilidades de un rango lucharan contra oponentes de su mismo rango.

Claro, aquellos que deseaban probar suerte y tenían confianza en sus habilidades podían ‘saltar’ de rango y probar suerte en un rango superior, pero esa era cuestión personal.

En las batallas grupales era permisivo en todo sentido, pero era normal que en un grupo se encontraran solo rangos A.

“Sus notas en su ‘practica real’ fueron excelentes y escuche que al parecer Clémentine había ascendido de rango, ya se la había visto entrenando duramente… Los rumores dicen que se está preparando para ascender oficialmente.” Declaro Oliver y mirando al grupo, pregunto. “¿Qué tal? ¿Quieren participar?”

Clémentine había hablado por su grupo que estaba entrenando para ascender de rango oficialmente en los organismos correspondientes, esa era la razón por la que se la veía poco.

Para Aurora era bastante sorpresivo como se extendían las noticias, pero su mirada se dirigió a Leslie y Nicole.

“No lo sé… No me llama la atención.” Respondió Leslie con una media sonrisa.

A su lado Nicole asintió.

La mayoría de los estudiantes estaban emocionados por el torneo, no solo eran aquellos que iban a luchar, sino que hasta los mismos artesanos.

Eso se debía a que todos podían aportar al torneo a su modo.

Desde los alquimistas, los artesanos o informáticos… Cada uno de ellos aportaba a su manera para que la academia gane el torneo internacional.

Ya sea dando pociones, creando armas o armaduras o simplemente buscando información sobre sus contrincantes.

Para Aurora, el dúo parecía como si no le llamara la atención el torneo.

¿Fue así siempre o tal vez por lo que sucedió en áfrica los llevo a que pensaran de esa manera?

Tal vez debido a sus misiones realizadas en áfrica ahora un torneo parecía un asunto ‘simple y sin importancia’.

Era cierto que se podía ver de una forma, pero había un punto muy importante… Ellos no estaban en áfrica.

Eso era lo que había aprendido Aurora durante su mitad de año en la academia.

Debía relajarse cuando fuera necesario ya que impacientarse o pensar sobre esos temas cuando no había solución no era eficiente.

Eso estaba haciendo ahora ella al esperar que los ‘tiempos turbulentos’ llegaran.

“Participen, enfrentarse a otros estudiantes les será de ayuda.” Declaro Aurora con un tono que la hizo parecer como si estuviera de vuelta en el trabajo apoyándolas y mirando a Nicole, agrego. “Especialmente tú, si deseas ascender de rango no hay nada mejor que enfrentamientos constantes.”

Aurora sabía que, en áfrica, Nicole ya había averiguado su objetivo por el cual mejorar, ahora solo faltaba ese empujón que la llevara a ascender de rango.

Ese empujón sería difícil de conseguir entrenando y solo enfrentamientos constantes podrían ayudarla.

También era posible con un combate más difícil o con un poco de ‘iluminación’, pero no es como si esas situaciones sucedieran frecuentemente.

“Entiendo, entonces aceptare.” Respondió Nicole con seriedad.

Las expresiones de Jordán y Oliver temblaron ante tan rápida respuesta.

“Al parecer la tuvieron difícil en sus prácticas…” Murmuro Jordán con un tono extraño.

Aurora lo ignoro sabiamente.

La respuesta de Nicole fue igual a un subordinado aceptando la orden de su jefe lo que hizo que fuera bastante extraño cuando estaban en la academia.

Por su parte Leslie hizo uso su reloj holográfico y comento. “Las armas y armaduras deben ser diseñadas por los estudiantes o tener un estándar básico y mejorada por nosotros… Es complicado ya que reduce mi fuerza, pero participare en la competencia de grupos en donde no hay límites.”

Las armas y armaduras o trajes de combate debían ser diseñados por los estudiantes y mejorados por los mismos estudiantes.

Lo que se buscaba es que aquellos con un alto nivel económico no ganaran a causa de su dinero, pero en ese sentido los mecánicos y maestros de armas como Leslie perdían fuerza.

Claro, si la misma Leslie usaba su rifle de francotirador uno de sus disparos tendría la fuerza de un Rango A.

En la batalla en grupos no había tanto límites, lo que era bueno para que todos demostraran sus capacidades.

Se escuchaba mal, pero el dinero era un tipo de fuerza… Esa era una realidad innegable que los maestros de armas que pueden conseguir mejores equipos demuestran con orgullo.

“Bien, entonces si me ayudan a convencer a Clémentine ya son tres.” Declaro Oliver animado y mirando a Aurora y Alice, agrego. “Nos vendría bien dos mercenarias experimentadas de rango A… Heroínas valientes que protegieron a los estudiantes cuando la situación lo requería.”

Los estaba alagando y a la vez estaban recordando lo que sucedió antes de las vacaciones de mitad de año.

“Lo siento, no puedo participar necesito registrarme oficialmente como Rango A.” Se excusó Aurora y al ver que su excusa era demasiado débil miro a Cithrel y agrego. “Además no deseo dejar Su Alteza Cithrel y a Venali solas.”

Técnicamente nunca hizo la prueba en el gremio de mercenarios para ascender oficialmente a un Rango A.

Una parte era porque no cambiaba demasiado ser conocida como un Rango A, y la otra era que si ella ascendía de rango su grupo de mercenario iba a ser obligado a registrarse con un nombre.

Un nombre que muy seguramente no sería dado por ella.

Cithrel que recibió su mirada dio una suave y encantadora sonrisa mientras sus ojos brillaban y ante la mirada de todos, agrego. “Lo siento por robársela, pero me gustaría pasar más tiempo juntos.”

Esas palabras para los oyentes externos sonaban como la de una agradable joven que deseaba profundizar su amistad, pero Aurora tembló sutilmente al notar la mirada de Cithrel.

Era una mirada que había descubierto su mentira, pero trataba de aprovecharse de ella.

Resultaba agradable ser mirado con tanta atención por una belleza, pero ese sentimiento que generaba en ella no era agradable… Después de todo no le gustaba sentirse como una damisela en peligro.

Tal vez sus instintos estaban funcionando mal, pero pudo notar que Alice también sentía algo.

Lamentablemente…

“Déjame encargarme.” Murmuro Jordán a su amigo, al ver que Alice estaba desinteresada en ellos, tosió para llamar la atención y declaro. “Si participaban en el torneo académico te daremos una bolsa de papitas por cada victoria. Si clasificas y participas en el torneo internacional recibirás una cena pagada por nosotros en el restaurante de tu elección, aunque no ganemos.”

La atención de Alice cambio por completo de Cithrel y Aurora, a Jordán…

“Diez bolsas de papitas por cada victoria en el torneo académico y en la cena la quiero con acompañante y sin límites para comer.” Anuncio Alice y como una negociadora profesional, agrego. “Si llego a participar en el torneo internacional, el trato debe ser renegociado.”

Expresión seria y profesional como si el tema a tratar se refería a la paz mundial en vez del torneo internacional.

“Acepto.” Respondió Jordán con una sonrisa.

La misma Alice había derribado a Oliver que era un rango A, durante la prueba del inicio de la academia… Nadie podía negar que Alice tenía su total confianza y respeto como una de las mejores de Rango A.

Aurora solo contuvo su sonrisa al ver que Cithrel la miraba extraña como si estuviera apenada de

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.