Para usar el Modo Noche debes estar Registrado e Iniciar Sesión.
A- A A+

TG – Capítulo 121: Comunicado.

Capítulo 121: Comunicado.

Caminando en dirección en donde noto a la figura, Aurora se giró con precaución en la esquina, pero al no encontrar nada frunció el ceño.

Dudando un momento, ella estaba por continuar por el pasillo cuando sintió la presencia en su espalda.

“Que extraña forma de saludar, ¿no crees?” Pregunto Aurora girándose para mirar al joven de ojos zafiros.

“Bueno, la última vez me llamaron pervertido, esta vez no deseaba que algo como eso suceda.” Respondió el joven con una expresión extrañamente sincera.

Los labios de Aurora temblaron al ver esa reacción.

Todavía recordaba que en ese momento estaba bastante ebria, pero no fue su culpa… ¡Fue el quien la acorralo!

Aurora trago su vergüenza.

¿Debería disculparse?

Ese pensamiento paso por su mente cuando el joven dio una sonrisa y pregunto. “Este es nuestro cuarto encuentro, ¿no crees que es momento de dejar las casualidades?”

Esta vez no estaba queriendo que ella se avergonzara, sino que estaba tratando de buscar algo más.

Dejar las casualidades… E ir a algo más directo.

Aurora no pudo evitar que sus labios se inclinaran, no por su proactividad o como trataba de cubrir sus intenciones en otras palabras, sino que por otra razón.

Los ojos de Kairos brillaban y Aurora noto que estaba tratando de dar una apariencia fuerte, de alguien ‘directo’, pero estaba seguro de que estaba nervioso por dentro.

Golpeándose sus labios y mirando al joven que por cada segundo que pasaba parecía atravesar un largo desafío, Aurora decidió ayudarlo.

No había duda de que le gustaba verlo avergonzarse, pero verlo actuar de esa forma era agradable a su modo.

En cierto sentido despertaba su lado más ‘bueno’, aun así…

“Entonces hay que definir quien acosa a quien.” Declaro Aurora y al ver que Kairos no entendía, sus labios se inclinaron en una sonrisa y comento. “Vengo como una estudiante y de repente me encuentro contigo aquí… ¿No crees que es raro?”

Era una pequeña burla, que daba a entender que él era quien la ‘acosaba’.

“Si, yo también he pensado lo mismo…” Respondió Kairos y sacando una tarjeta de identificación, declaro. “Pero en este caso, yo trabajo aquí.”

Era unas de las tarjetas que los trabajadores usaban para pasar las diferentes áreas restringidas, solo tenía su foto grabada en ella, pero estaba claro de que era autentica.

Solo eso era una muestra de que él, no era quien ‘acosaba’.

Sin embargo, Aurora no se avergonzó ante esa insinuación, ya que estaba preparada.

“Me atrapaste.” Declaro levantando sus manos y al ver la sorpresa de Kairos por su comentario, dio un suspiro trágico y comento. “Lamentablemente tengo demasiado trabajo y no puedo mantener mis… Intereses.”

Cambio sus palabras a mitad, ya que a pesar de que era una mentira, decir que no podía mantenerse acosando al joven era demasiado vergonzoso.

Pero a pesar de que era una actuación, sus palabras eran ciertas.

Su trabajo ocupaba demasiado tiempo de su vida y muchas veces no tenía tiempo para disfrutar con sus amigas y ni hablar de mantener una amistad o conocer a alguien para una situación futura.

Agregando lo que estaba por venir en el futuro, Aurora sabía que tendría demasiado trabajo.

Era injusto dar pie a cualquier situación futura cuando ella no tenía tiempo para desarrollarla.

Aun así…

“Creo que es hora de cambiar de roles, ¿no te parece?” Pregunto Aurora con un tono intrigado.

Ahora ella fue la que se sintió ligeramente nerviosa.

Era bastante extraño, pero tenía que admitir que le gustaba tener estos momentos en donde lo único que debía pensar era como avergonzar al joven al frente suyo.

Decir que no le gustaba seria mentira, pero no era como si estuviera profundamente enamorada.

Si el joven deseaba que algo más sucediera, entonces tendrían que conocerse, para ella ese punto era el más importante.

Aunque eso sonaba genial en su cabeza, se estaba sintiendo muy nerviosa.

No podía negar que su petición era bastante irrazonable y sin sentido, ya que lo invitaba a que se conocieran ‘oportunamente’ en el futuro.

Aun así, espero…

“¡Si!” Respondió Kairos con un tono verdaderamente emocionado.

En vez de cuestionar o pensar que su pedido era irrazonable, acepto de inmediato ese pequeño hilo que había dado, pareciendo como si hubiera encontrado una puerta con un gran tesoro.

Tal vez de esa forma veía esta ‘oportunidad’.

Los labios de Aurora se elevaron con una sonrisa encantadora, al mirar que el joven se empezaba a sonrojar debido a sus abruptas palabras.

¿Quién no se avergonzaría por esa situación?

Aurora podía entenderlo, y esta vez contuvo sus deseos de seguir molestándolo.

La verdad que ella también se sentía complicada al pedirle que él la ‘persiguiera’, pero solo por hoy quiso ser un poco egoísta.

“Te aseguro que haré un buen trabajo…” Declaro Kairos tratando de alejar su vergüenza, pero sus palabras de por si sonaban extraña.

Estaba cavando un pozo y enterrándose en él… Después de todo ese ‘trabajo’ era ser un acosador.

Aurora tuvo dificultades para contener su risa divertida al ver al joven avergonzarse y tratando de actuar normalmente.

Dudando de seguir molestándolo o no, Aurora pudo sentir una presencia que se acercaba y miro al lugar de donde ella había llegado.

“Nos preocupaba que no llegaras, ¿sucede algo?” Pregunto Cithrel con curiosidad.

Sus ojos miraron a Aurora detenidamente y luego al joven que trataba recuperar una apariencia de un alguien frio.

Aurora pudo notar que el joven la miraba, tal vez pensando que haría algo como cuando estuvo con Alice.

Sin embargo, en este caso no estaba ebria y no era tan malvada como para dejarlo tan mal.

“Solo estaba hablando.” Dijo Aurora y mirando al joven, declaro. “Mi nombre completo es Aurora Campbell… Espero noticias tuyas.”

Con esas palabras tomo la mano de Cithrel y huyo, dejando atrás ese pasillo y dirigiéndose a donde se vendían las bebidas.

Aurora se puso a sacar sus bebidas y al notar que Cithrel la miraba, pregunto. “¿Qué sucede?”

La estaba mirando con una mirada extraña.

“Si digo que estoy celosa, ¿me creerías?” Pregunto Cithrel y al ver que Aurora la miraba de forma extraña, se rio y comento. “En realidad, me di cuenta de que si quiero tenerte tenía que ser más proactiva.”

“…”

Aurora se quedó en silencio ante esas palabras y no podía negar que estaba nerviosa por dentro con un toque de timidez.

Le gustaría pensar que era porque hace un momento había estado con una persona que le llamaba a la atención, pero… Mirando la sonrisa coqueta de Cithrel y como ella se acercaba, no podía mentirse.

Dudando un momento, al final decidió ser sincera.

“A mí no…”

“¿No te gustan las mujeres? No tengo problemas, si soy sincera…” Respondió Cithrel terminando sus palabras y acercándose a su oído, murmuro. “Yo quiero tenerte de otra ‘forma’.”

Aurora tembló como un conejito que se encontró ante un depredador que le estaba revelando sus colmillos.

La voz de Cithrel fue demasiado seductora y tentadora, hasta el punto de que ella sintió que era demasiado atractiva.

Cithrel dio una sonrisa al ver que Aurora estaba avergonzada y luego se fue dejando salir una encantadora risa.

Aurora miro la espalda de esa elegante y atractiva mujer.

Esa mujer no era una ‘princesa’, era un príncipe galante y coqueto… Uno muy bueno.

Tenía que admitir que ver actuar a Cithrel tan proactivamente, la hizo sentir bastante bien.

Nadie podía negar que ser ‘apreciado’ era algo increíble.

Con una expresión más animada se dirigió a la mesa, donde todos siguieron charlando tranquilamente.

Cuando todos terminaron de comer, la Profesora Forde los hizo despedirse y agradecerle la atenta atención de la empresa cosmos y los empleados le dieron una pequeña caja como regalo.

En ella se encontraba el último diseño de los relojes holográficos que ahora tenían una mayor capacidad y un grado más alto de seguridad.

Como todavía no salía a la venta, todos los estudiantes quedaron impresionados y a la vez muy satisfechos.

Menos Aurora que se quedó mirando la caja dándose cuenta de su error.

“No le di mi número…” Murmuro con una expresión completamente atónita.

En realidad, quería cambiar el rol de quien ‘acosaba’ para que la otra parte fuera la que se acercara, pero Aurora también había pensado darle su número para facilitar el trabajo.

Ahora mirando la caja del reloj holográfico se dio cuenta de que tal vez no fuera un trabajo fácil.

Aun así, recordando esa vez en áfrica donde había salido de un gran hotel de cinco estrellas, Aurora solo se encogió de hombros sin darle tanta importancia.

Tal vez pueda realizar un buen trabajo como un ‘acosador’…

Pensando sobre eso, ella solo se rio entretenida para sí misma.

Tenía que admitir que para ser el día en el que las iglesias darían su comunicado, ella estaba bastante animada.

******

Un anciano de larga barba blanca se movió por el pasillo.

Su túnica se agitaba débilmente y cada vez que se encontraba con alguien, ellos bajaban la cabeza en saludo.

El anciano solo asentía con una expresión imperturbable.

Paso a paso salió del pasillo a una gran sala y subió a la plataforma de conferencia.

Las cámaras parpadearon continuamente mientras cientos de reporteros graban y sacaban fotos.

El anciano miro las expresiones de los presentes.

Algunos estaban curiosos, otros preocupados y algunos dejaban ver sus nervios, pero cada uno de los presentes estaba atento a su figura.

El Sumo Pontífice Abraham levanto su mano y todos los presentes se quedaron en un completo silencio.

A su espalda Cardenales de la Iglesia del Tiempo y el Espacio, junto a los ‘Ejecutores del Orden’ de la Iglesia del Orden, subieron a la plataforma.

Las dos grandes iglesias habían decidido dar un comunicado juntos, tratando de demostrar la profunda cercanía entre ambas iglesias que servían a ‘Dioses Primordiales’.

Como ‘Sumo Pontífice’ de la iglesia del Tiempo y el Espacio, él era el encargado de dar el comunicado.

“El mundo está en un cambio constante. Un cambio que no puede ser detenido.” Declaro el Sumo Pontífice desde el principio.

Estaba ante los ojos del mundo, pero el Sumo Pontífice solo observo con calma.

El mundo estaba cambiando… Era una verdad innegable que venía sucediendo desde el ‘Gran Cataclismo’.

En menor o mayor medida el mundo cambiaba.

“Durante miles de años nuestros ‘guardianes’ nos han protegido y mantenidos alejados de ese cambio.”

Los ‘guardianes’, los antiguos dioses de la tierra que ahora se estaban debilitando lentamente habían mantenido la barrera dimensional para proteger a la humanidad de la energía mágica… Para protegerla del cambio.

“Luego antes de que nuestros ‘guardianes’ dejaran esa tarea, otro ser decidió tomarnos bajo sus alas.”

Era conocido que los dioses de la tierra no pudieron mantener la barrera dimensional, pero en vez de dejar que la humanidad atravesara duramente por la prueba del cambio, pidieron ayuda otra existencia.

De esa forma la humanidad entro bajo la protección de esa existencia.

Tal vez su ‘ayuda’ fue de una manera extraña y algunos diaria que, para peor, pero era innegable que, sin el Dios del Tiempo y el Espacio, seria dudable si ellos pudieran sobrevivir.

El conocimiento que trajeron los jugadores de Terra nova fueron armas para toda la humanidad.

Sin embargo…

“Tenía que llegar un momento en el cual abriríamos nuestras alas y enfrentaríamos nuestro futuro por nuestra cuenta… Enfrentaríamos el cambio.”

El anciano como un creyente de esa existencia desde que había ido a Terra nova como un jugador, tenía un gran conocimiento.

Cada mundo sufría un gran cambio cuando las barreras dimensionales se debilitaban, era inevitable.

Esta vez fue diferente, a pesar de que hubo un gran cambio en realidad no fue tan drástico, muy diferente a otros mundos.

La protección que ese ‘dios’ brindaba era mayor de lo que esperarían.

Lamentablemente las personas no lo entendían y en vez de conocer esa realidad, usaban el momento de paz para enfrentarse entre sí, pensando que ese momento duraría para siempre.

Y ahora…

“Debemos enfrentar un gran cambio. En el futuro ‘portales abismales’ llegaran a este mundo. En donde aparecen y a donde se dirigen son cosas que deberemos descubrir por nuestra cuenta.”

Toda la sala se quedó completamente aturdida ante esa información tan chocante.

Cuando las primeras mazmorras temporales aparecieron, la Iglesia del Tiempo y el Espacio y la Iglesia del Orden informaron sobre esa situación.

Sin embargo, ahora era diferente.

Se los estaba dejando en un camino cuyo destino era desconocido.

“Es en este momento que la humanidad debe permanecer unida para enfrentarse a las consecuencias de este cambio. Somos lo suficientemente fuerte como para continuar por nuestra cuenta y seguir adelante, creando un nuevo y maravilloso camino.”

La humanidad era fuerte, no había duda de ello.

El problema era la unión… Ese era un gran problema.

“¡Enfrentaremos este cambio y juntos prevaleceremos!” Declaro el Sumo Pontífice Abraham, luego dejando que los cardenales se encargaran de responder las preguntas y a dar más información descendió del podio.

Su expresión imperturbable no cambio desde principio a fin, pero por dentro su mente suspiraba.

Cambio.

Para los conocedores el ‘cambio’ solo era una faceta del ‘Caos’ y eso es lo que se acercaba.

 

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.