Para usar el Modo Noche debes estar Registrado e Iniciar Sesión.
A- A A+

TG – Capítulo 122: Un favor.

Capítulo 122: Un favor.

“¿Escucharon el informe ayer?”

“¡Es increíble nuevos portales! ¿A dónde deben dirigirse?”

“No lo sé, pero me encantaría participar.”

“¿Estás loco? ¡Es un peligro desconocido!”

Las voces animadas llegaron de todas partes del comedor.

Ayer había se realizó el comunicado de la Iglesia del Tiempo y el Espacio, pero a pesar de las noticias la mayoría de los jóvenes estaban emocionados.

En vez de ‘miedo’ o ‘preocupación’ la mayoría sentía curiosidad.

No sabía de qué se trataba, pero algo que necesitara ser informado por la misma Iglesia debía tener un peligro considerable o afectar de alguna manera a la humanidad.

Sin embargo, para Aurora que escuchaba, esta situación era mejor que pánico y descontrol.

“El nombre es bastante aterrador…” Murmuro Nicole mientras comía.

“No sé para mí es genial.” Respondió Andrés y al ver que todos los miraban, se encogió de hombros y comento. “Claro, si hablamos de nombre suena genial y si hablamos de peligro, entonces no es nada bueno.”

Alice asintió a medias estando de acuerdo desde esa perspectiva.

“Todavía sigo impresionada por su forma de reaccionar.” Intervino Cithrel con un suspiro.

Ellos no eran los únicos que debatían por el nombre, los estudiantes repartidos por el comedor estaban hablando sobre ese tema.

Al mismo tiempo también daban sus suposiciones a donde se dirigiría o a donde aparecería primero.

El punto era que la situación resultaba tranquila para una noticia de gran impacto.

Tal vez los diferentes artículos y suposiciones durante la semana anterior ayudaron a que ahora tal noticia no tuviera tanto efecto.

Agregando que algunas naciones se preparaban para esa situación, creando protocolos en caso de que uno de esos portales apareciese, ayudo bastante.

Aun así, era una extraña forma de reaccionar.

“Bueno, en tu mundo aparecen criaturas y calamidades con bastante frecuencia.” Comento Alice mientras terminaba su desayuno.

Terra nova era un mundo peligroso en donde criaturas extremadamente fuertes podían aparecer o en donde una ruina podría traer una ‘calamidad’.

“Si, lo sé. Sin embargo, negar que esta situación es peligrosa debido a la incertidumbre es solo una forma de esconderse de la realidad. Al igual que hacen las personas que viven en las grandes ciudades, creyendo que esos peligros son menores y nunca los alcanzaran… Olvidándose de que en un rincón muchas personas terminan muriendo.” Dijo Cithrel con un tono serio.

“…”

La respuesta fue silencio y la atmósfera se hizo pesada de inmediato.

Tal vez al estar cerca de Cithrel, se olvidaron que ella era una ‘princesa’ y tenía que tomar la perspectiva general de la situación.

Además, era la ‘princesa heredera’ y ella sería la siguiente en la línea de sucesión.

Su forma de mirar la situación era muy general, pero nadie podía negar que tenía razón.

Las personas en las grandes ciudades se sentían seguros debido a los gobiernos o gremios poderosos que podrían protegerlos, pero, ¿qué ocurría con los demás?

No todos los países y no todo el mundo podría decir que tenía la capacidad para soportar cualquier situación.

África era un ejemplo de personas que no podían encargarse de asegurar su supervivencia.

Ya era difícil resistir a un lunático y sus milicianos, estaba claro lo que sucedería si algo tan grande como los ‘portales abismales’ aparecieran.

“Lo sabemos, pero esto es lo único que podemos hacer…” Murmuro Clémentine.

Su voz llevaba su frustración… Una frustración compartida por la mayoría del grupo.

No, estaba claro que los demás estaban más frustrados.

Tanto Nicole, Leslie y Érica dieron expresiones amargas y a pesar de que Andrés estaba tomando otro camino, también suspiro.

El suspiro de Clémentine, un rango A, dejaba ver la impotencia que era aumentada para los demás que eran solo rangos B.

¿Qué podrían hacer ellos en tal situación?

“Además, esto es mejor a que se conviertan en pollos sin cabeza ante la incertidumbre de lo que ocurrirá.” Intervino Alice con un tono indiferente mientras abría su bolsa de papitas.

“Lo comprendo… Solo me deje llevar.” Respondió Cithrel con una media sonrisa.

Aurora podía sentir que sus palabras no fueron dichas por amabilidad, sino que le desconcertó como era la situación actual.

Para alguien que solo estaba debajo del ‘emperador’ de un poderoso imperio, venir a este mundo y ver esta situación en donde se manejaba de diferente forma, se debió sentir impotente al no poder cambiar las cosas.

Aurora comprendía esos sentimientos, ya que ella a veces lo sentía cuando estaba fuera de Zerzura e incluso fuera de áfrica.

Aun así…

“No tienen que preocuparse de ese tema, ahora ustedes son estudiantes. Lo que necesitan es mejorar cada vez más, por ahora otros se encargaran de encargarse de esos portales.” Declaro Aurora con un tono serio.

Otra vez había tomado el papel de ‘jefa’ del grupo de mercenario y los estudiantes que escucharon esas palabras solo pudieron asentir.

Ella también era estudiante y también era un rango A, pero eso no importaba.

Su ‘rol’ de ‘jefa’ fue grabado en los estudiantes y era difícil apartarse de esa mirada…

“Ya es la hora de la clase de combate. Seguramente revelaran los asuntos relacionados con el torneo.” Dijo Aurora para cambiar de tema.

Aceptando ese cambio de tema, todos se dirigieron a la sala de combate al igual que otros estudiantes.

A pesar del comunicado de ayer, todos estaban emocionados por el torneo académico.

Se estarían enfrentando a estudiantes de segundo y tercer año, así que tenía sentido que estuvieran emocionados.

Con pasos veloces todos los estudiantes llegaron a la sala de combate en donde Edward y el Profesor Miller se encontraba esperando.

“Veo que muchos están emocionados por lo que está por venir.” Dijo el Profesor Miller asintiendo suavemente.

A pesar de que Aurora estuvo ocupada dejando de lado a la academia, en realidad los preparativos del torneo siempre estuvieron en marcha.

Muchos de los estudiantes trabajaron y entrenaron muy duro para demostrar su fuerza.

Un torneo siempre despertaba la competitividad y eso siempre llevaba a que mejoraran.

Ahora todos los estudiantes que Aurora conocía estaban emocionados por el torneo.

“En primer lugar como ya saben, demostrar sus habilidades en el torneo les dará la posibilidad de que sean elegidos para participar en el torneo internacional, en donde irán los mejores.” Dijo el Profesor Miller.

Para el torneo internacional se elegían a las personas que participarían.

Estaba claro que si el campeón ganaba iría, pero el número de estudiantes que se necesitaba era para el torneo internacional era mayor y era necesario elegir a otros estudiantes.

“Sin embargo, que sean elegidos no significa que no puedan ser cambiados. Si durante esta competencia ustedes ven que un estudiante que crean que pueden remplazar fue puesto para el torneo internacional, siempre pueden retarlo para ocupar su puesto.” Agrego el Profesor Miller con una sonrisa.

Podía elegirse a los campeones y los subcampeones, pero entre los otros puestos por lo general tenían una fuerza muy similar.

Ahora el Profesor Miller estaba incentivando a que ellos se enfrentaran y que mejoraran aún más, retando a sus compañeros.

Evitando ese pensamiento de que alguien podría ser mejor que otro o que gano solo por ‘suerte’.

“En cuanto a los demás, se lo dejare a Edward que será el encargado del torneo este año.”.

Con esas palabras el Profesor Miller se apartó dejando que Edward diera un paso adelante.

“Tenemos muchos estudiantes tanto de primer, segundo y tercer año. Muchos de los cuales participaran en el torneo para demostrar sus habilidades.” Comento Edward y al ver a todos los presentes, comento. “Pero supongo que todos están deseosos por tener un lugar en el torneo internacional.”

Lo que llevaba a todos los estudiantes a mejorar era el torneo internacional.

Este era el primer año que la academia de héroes participaría en un torneo internacional, y eso significaba que los participantes llevarían un gran peso y responsabilidad, pero también obtendría reconocimiento y prestigio.

Aquellos que desde los primeros días de la academia desearon participar en el torneo académico, ahora apuntaron a hacerse un lugar en el torneo internacional.

“Si es así, entonces no tienen de que preocuparse. Para los combates individuales habrá dos categorías Rango B, y Rango A. Como serán muchos estudiantes lo que participan este año, los combates de todos los inscriptos serán al azar y se enfrentarán a otros individuos desde su mismo rango, hasta que lleguen a la final.” Anuncio Edward.

Algunos lo miraron sin entender y Edward comenzó su explicación.

En la clase de combate de primer año se encontraban setenta estudiantes, si bien no todos ellos participarían en los combates individuales, la mayoría lo haría.

El punto era que, tomando el número total como base, se dividiría en dos y a través de una elección aleatoria realizada por la academia, empezarían los enfrentamientos.

El grupo ganador pasa a la siguiente ronda en donde se hace lo mismo y así sucesivamente hasta que solo quedaran los ganadores.

Era una forma de organizar el torneo bastante ‘básica’, pero a todos le importaba el torneo internacional y la posibilidad de retar a alguien que tenía una vacante, solucionaba cualquier conflicto de intereses.

De esta forma la ‘suerte’ era un gran factor, pero no lo seria para el torneo internacional ni para su elección.

El mismo formato se aplicaba para los torneos individuales del rango A, que tenía un número de estudiantes menor.

En cuanto al torneo grupal no había límites de rango y los estudiantes podían ser de cualquier grupo.

La mayor razón era que si se dividía en categoría, la categoría de rango A grupal sería un número escaso de participantes.

Así de raros eran los rangos A, entre los estudiantes de segundo y tercer año.

Sin embargo, el mismo Edward comento que el orden de esos combates estarán arreglados.

Eso significaba que un grupo de cinco rangos A, no se enfrentarían a un grupo de cinco rangos B, al menos no hasta la final.

Como la parte grupal solo se trataba de una manera para que los estudiantes pudieran enfrentarse a enemigos de mayor rango, nadie se molestó por la falta de organización.

En primer lugar, los participantes grupales no obtendrían un lugar como los estudiantes del combate individual para el torneo internacional.

Al final, lo que se buscaba con el torneo académico era que los estudiantes mejoraran y compartieran experiencia entre ellos, tratando de mejorar juntos.

Se notaba que al Director Vincent, le importaba que mejoren en vez de dar reconocimiento a los ganadores.

Claro, eso no significaba que no hubiera recompensa.

“Tanto para el torneo individual y grupal habrá recompensas por parte de la academia. En cuanto a aquellos que sean seleccionados para el torneo internacional, recibirán el total apoyo de la academia.” Declaro Edward con una sonrisa y mirando a los presentes, agrego. “Pueden ver más información en la aplicación de la academia o realizar sus preguntas por ese medio.”

Con esas palabras se retiró, al parecer tenía bastante trabajo.

Los estudiantes murmuraron y se juntaron entre ellos mirando sus relojes holográficos.

“A pesar de que no parece agradarle los torneos, el Director Vincent está apoyando muy bien a los estudiantes que participaran en el torneo internacional.” Comento Alice al mirar su reloj holográfico.

Cuando se habló de apoyo, se trataba de asegurar excelentes equipos para los estudiantes que participarían en el torneo internacional.

Eso significaba un gran gasto, pero a la vez demostraba el fuerte apoyo del director.

Era muy seguro que las otras academias hicieran lo mismo.

“Me iré a entrenar… Los primeros combates individuales empezaran desde mañana.” Dijo Nicole con una expresión animada.

Que estirara sus brazos como si estuviera por entrar en un gran combate, dejo ver lo emocionada que estaba.

“Te acompaño.”

Todos los presentes se fueron a entrenar y Aurora quedo con su glotona amiga y Cithrel.

Venali también se había retirado para ayudar a los estudiantes en su entrenamiento, debido a que por lo general siempre estaba ocupado cuando estaba en la academia.

“Falta bastante tiempo para la siguiente clase, ¿quieren hacer algo?” Pregunto Aurora con curiosidad.

Técnicamente estaban en horario de clase de combate, pero el Profesor Miller se había retirado.

Eso era igual a tener tiempo libre.

Cithrel estaba por responder cuando una estudiante entro a la habitación y se acercó al grupo.

“Aurora, ¿puedo hablar contigo?” Pregunto Vanessa con una expresión extraña.

Su tono sonaba un poco avergonzado y a la vez sin otra opción.

Como parecía que era un tema personal, Aurora se apartó del grupo con Vanessa a su lado.

“¿Qué sucede?” Pregunto Aurora con curiosidad, pero a la vez con un tono tranquilo.

Vanessa dudo un momento, pero al ver la mirada atenta y paciente de Aurora, al final hablo.

“Tengo un problema y quería ver si podías ayudarme…” Murmuro Vanessa con un tono difícil.

Su tono no venía solo de la dificultad de la tarea, sino que se trataba de la dificultad de pedir ayuda a alguien más.

Sin embargo, Aurora sonrió.

“Claro, mientras este en mi alcance te ayudare.”

Una respuesta simple y clara.

A pesar de que todavía no había escuchado de que se trataba, siempre podía dar una mano de alguna manera.

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.