Para usar el Modo Noche debes estar Registrado e Iniciar Sesión.
A- A A+

TG – Capítulo 129: El camino del mecánico.

Capítulo 129: El camino del mecánico.

Leslie observo como el combate de Nicole se desarrollaba a través de una proyección.

Se estaba enfrentando a un maestro de armas, pero Nicole en zigzag corrió para acortar distancia sin perder velocidad.

Su cambio de dirección era rápido, pero su mejor baza eran sus movimientos.

Saltaba y rodaba por el suelo para luego seguir corriendo esquivando los disparos y acercándose al maestro de armas con rapidez.

A veces pisaba la tierra con fuerza y levantaba tierra y rocas, otras veces tomaba algunas rocas y la lanzaba a su oponente para presionarlo, todo mientras no perdía velocidad.

El maestro de arma estaba poniéndose lentamente nervioso al no poder asestar un disparo a Nicole e intento retroceder.

La delgada luchadora aprovecho esa oportunidad y con una mirada extremadamente seria cargo hacia adelante con una fuerza aterradora.

Con sus brazos al frente para cubrir su rostro, soporto los disparos constantes y golpeo al maestro de armas como si fuera la carga de un toro.

A diferencia de la misma Leslie que duro bastante en una ida y vuelta contra el luchador que se enfrentó, ese maestro de armas recibió una paliza.

Dos puñetazos al estómago, uno en la mandíbula y antes de que pudiera caer, una patada en la mejilla que lo envió volando contra el piso.

Ese era el ‘combo’ como Aurora le gustaba llamarlo.

Leslie mirando ese combate sonrió cuando declararon la victoria de su compañera.

Esa joven que cuando llego a la academia era tímida y tenía problemas de nerviosismo en su combate, ahora era como una veterana experta.

La confianza y responsabilidad junto a las diferentes batallas que tuvieran durante la práctica, los cambio completamente.

Leslie estaba segura de eso.

Cuando llego el combate del grupo de Marc, Leslie termino la trasmisión con una sonrisa.

“¿Fue una victoria?” Pregunto el conductor al verla sonreír.

“Si, mi compañera gano.” Respondió Leslie y mirando por la ventana como los edificios pasaban, agrego. “Me hace sentir que me estoy quedando atrás.”

En su voz no había enojo o envidia, solo estaba declarando un hecho.

Convertirse en un ‘mecánico’ significaba depender del avance tecnológico para su desarrollo.

Esta profesión era tan rara que el número de individuos de alto rango eran menor que los de otras profesiones.

¿Cómo podía lograr superar sus límites y volverse más fuerte?

Era una pregunta que era difícil responder.

Ella le había preguntado a Liam un mecánico con talento informático de Rango S, pero él respondió que uso sus habilidades sin parar hasta que lo logro.

Tal vez fue suerte, las circunstancias o la mentalidad que pudo convertirse en un Rango S… Era difícil de precisar y dejaba a Leslie perdida.

Si bien Liam tenía un talento muy diferente, Leslie quedo a la deriva sin una señal.

“Supongo que no será por mucho, usted es perseverante.” Señalo el conductor con una sonrisa.

Leslie no pudo evitar sonreír.

Su padre era dueño de una empresa armamentística importante y le había ayudado a contactar con algunos maestros de armas, pero la mayoría eran antiguos soldados o individuos que pasaron por muchas misiones diferentes.

En definitiva, ellos pasaron mucho tiempo en combate directo no solo entrenamiento.

Eso era algo que ella no podía hacer al menos no tan habitualmente.

“Ya llegamos.” Anuncio el conductor.

La mirada de Leslie se dirigió al edificio de la ‘Empresa Taranis’ y tras despedirse del conductor, se adentró al edificio.

No estaba deprimida por su situación, es más ver a sus compañeros avanzar hizo que ella no deseara rendirse.

Es por eso estaba aquí… Su padre había logrado conseguirle ‘juguetes’ nuevos que la ayudaría a seguir progresando.

“Señorita Leslie, el ingeniero lo espera en el área de entrenamiento.” Informo la secretaria cuando la vieron entrar.

Su deseo se elevó…

Era imposible que no lo hiciera, su padre la había entusiasmado con los avances tecnológicos y hasta había mencionado que cooperaba con la empresa Cosmos para el desarrollo armamentístico.

Leslie rápidamente uso el ascensor para bajar.

“¿Emocionada?” Pregunto el ingeniero al verla llegar rápidamente.

Había conocido antes al ingeniero así que Leslie no tuvo vergüenza en asentir.

“Entonces, ven te lo mostrare.” Declaro el ingeniero dándole una señal para que se acercara.

La mirada de Leslie estaba dirigida a la gran caja que se encontraba en una mesa diseñada por el sistema de entrenamiento del área.

El ingeniero se acercó y abrió la caja, revelando un rifle de francotirador con un cañón ligeramente largo

Era un diseño ligeramente futurístico con un color blanco y líneas celestes que se extendían por el arma.

En la caja no estaba ensamblado y todas sus partes estaban repartidas por esa caja muy bien ordenadas.

“Es todo tuyo.” Anuncio el ingeniero.

Leslie toco la base del rifle y de inmediato empezó a ensamblarlo como si conociera cada parte del diseño y como todo funcionaba.

Esa era la capacidad de ‘maestría de armas’.

“Diez disparos… Tiene la capacidad para aumentar su potencia usando energía magia… Soporta diferentes tipos de balas desde normales y mágicas… Es liviano y fácil de usar… ¿Puede convertirse en un rifle de asalto?” Pregunto Leslie dudosa al entender su arma, pero había activado esa capacidad.

El cañón del rifle se acortó, la mira disminuyo de tamaño mientras que el cargador se agrandaba, para ajustarse a un cartucho de munición de mayor cantidad.

“Es una belleza.” Murmuro Leslie fascinada.

En su mente aparecían tantas formas de usarlo que hizo que su cerebro se sintiera pesado, pero a la vez aún más emocionado.

Sin embargo, ella misma se dio cuenta de un percance fatal.

“No voy a poder utilizarlo en todo su potencial.” Murmuro Leslie con un tono deprimido.

Conocía el arma como una parte de su cuerpo, es por eso que conocía los límites.

Disparar algunas veces estaría bien, pero si utilizaba todo el potencial del rifle entonces el retroceso sería demasiado pesado para sobrellevar.

Sería igual al disparo de Rango A que podía realizar ahora… No, tal vez el efecto del retroceso sería más pesado debido a la capacidad actual del rifle.

Eso significaba que las consecuencias serían más graves.

“Lo sabemos, es por eso que tu padre trajo otra cosa.” Comento el ingeniero y usando su reloj holográfico desde la pared en donde estaban los equipos se reveló un nuevo equipo.

Leslie parpadeo sorprendida, pero…

“Debido a los portales abismales, la empresa Cosmos libero la tecnología necesaria para diseñar nuestras nuevas armaduras. Ya no solo sirve para protección, sino que le da a los mecánicos y a las personas normales un empujón en fuerza.” Declaro el ingeniero y mirando la armadura, anuncio. “Clase ‘Tirano’. Una armadura de combate con un exoesqueleto capaz de igualar la fuerza de un rango B. La tuya en especial fue diseñada por la empresa cosmos, combinando efectos mágicos con la tecnología, logrando que tenga la posibilidad de demostrar una fuerza de Rango A por un corto periodo de tiempo.”

Caminando hacia la armadura con los ojos brillantes, Leslie no supo cómo reaccionar.

Sabía que su padre investigaba los exosqueletos tratando de mejorar las armaduras de combate actuales, deseando que fueran capaces de proporcionar o igualar en fuerza a los individuos cuyos cuerpos eran fuertes.

Así que entendía lo que significaba esta armadura.

Era un avance tecnológico que daba un paso adelante para que los humanos normales se acerquen a los usuarios de habilidades en términos de fuerza.

“La venta será muy restringida, ya que la empresa cosmos no quiere que su tecnología caiga en manos equivocada, pero tu padre pudo conseguir que los desarrolladores enviaran esta armadura para ti.” Informo el ingeniero y mirando el diseño de la armadura, comento. “Como querías tomar el rol de francotirador, eligieron un estilo más ligero en vez del pesado.”

La armadura era de cuerpo completo, y el metal que estaban usando era de tal forma que parecía como si fuera una tela, aunque solo visualmente.

Su grosor era menor a todas las demás armaduras de combate que había utilizado, pero seguía siendo el grosor de un dedo tal vez un poco más.

Sin embargo, solo parecía una uniforme muy ajustado… Ese era el tipo de metal que utilizaban.

“Esta armadura tiene un diseño más avanzado a las que estará en venta. Según ellos era un ‘prototipo’, pero nos la dieron.” Informo el ingeniero y dándose vuelta para mirar a Leslie, declaro. “Los desarrolladores declararon que si bien esta armadura aumentara tu fuerza general no te convertirá en un Rango A… Tú necesitas adaptarte a la armadura, convertirla en una parte de ti.”

Al escuchar esas palabras y ver que el ingeniero daba una sonrisa, Leslie asintió solemnemente.

Podía entender esas palabras.

Al tomar su rifle de francotirador sintió como si pudiera ver nuevas ‘habilidades’… Nuevas formas y mejores de usar su arma, pero también sintió un límite.

Restricciones de fuerza personal que le impedían demostrar la capacidad a su máxima potencia.

Su talento de ‘maestría de armas’ era un talento impresionante, pero comparado con los usuarios de habilidades sin duda sería considerado débil.

Eso se debía a que ellos no dependían de equipo externo para aumentar su fuerza.

Ahora esa fuerza no podía ser solo su arma… Si no que también su armadura podría convertirse en un tipo de ‘arma’.

Ese era el camino del mecánico, Leslie pudo sentirlo.

******

“El grupo de Alexey es bueno…” Murmuro Clémentine y con un suspiro, agrego. “Lástima que el equipo enemigo tiene un Rango A.”

Las personas que se inscribieron en los combates grupales eran menos que aquellos que estaban inscriptos en los combates individuales de rango A.

La mayor causa de ello se debía a que estaba ‘mal’ arreglado.

Algunos estudiantes al saber que se podían enfrentar a un Rango A, no desearon participar y el número disminuyo a veinte grupos.

En esta ronda solo quedaban diez y Alexey lideraba unos de esos grupos, juntos a Mihaela y Joslyn, un espadachín y un luchador.

Lamentablemente el equipo contrario tenía un psiónico de Rango A.

“La mayoría no desea esforzarse en los combates grupales, y priorizan los combates individuales. Creo que esa es la razón por la que no les dieron importancia a los combates grupales.” Supuso Nicole al ver como el psiónico creaba barreras para que su grupo pudiera avanzar.

Ese grupo se estaba tomando las cosas con tranquilidad, ya que tenía una ventaja así que el psiónico en vez de atacar se centró en defender.

Tener combates grupales para luego tener combates individuales, era cansador y en cierto sentido no era ‘útil’, ya que no ganaban demasiado al enfrentarse a un equipo que tenía clara ventaja.

Lo agradable era que gran parte de los Rangos A pensaban igual, y muy pocos de ellos formaron equipos.

“Por cierto, ¿Nicole te encuentras bien para combatir?” Pregunto Clémentine a su compañera.

Nicole había combatido antes y había ganado, pero luego tenían su siguiente combate.

La semana pasaba rápido, pero como los combates estaban distribuidos durante los cinco días de la semana, a Nicole le toco el combate antes de su combate grupal.

“Si, estoy bien. No fue tan cansador como esperaba.” Respondió Nicole con un tono simple.

Tuvo que moverse demasiado, pero tras un descanso, estaba lista para continuar.

“Ustedes me hacen sentir como una novata…” Murmuro Dalia que rara vez hablaba.

Algunas risas fueron soltadas por el grupo debido a ese comentario.

Dalia había pasado por su combate y había terminado agotada al luchar contra un arquero, había ganado, pero fue por muy poco.

Sin embargo, el grupo solo podía reírse.

En áfrica realizaron misiones diarias y junto a la misión ‘Arca’, templaron su resistencia física y mental para los combates continuos.

Ahora participar en un combate como este que era muy similar al entrenamiento, no era demasiado.

“¡Te ayudaremos a entrenar y a superarte a ti misma!” Declaro Nicole con una voz animada.

“No, no… Ya tengo suficiente con el entrenamiento grupal.” Respondió Dalia rascándose la mejilla ligeramente avergonzada.

Entrenaban cada vez que había posibilidad.

Habían luchado todos contra todos, duelos individuales, una pelea grupal contra Venali y otra contra Alice… Al final habían entrenado de varias maneras aumentando su coordinación grupal y su destreza personal.

Principalmente cuando luchaban contra Venali que era un oponente de Rango S, y era alguien que demostraba toda su destreza.

Mientras pensaban, eso vieron como Alexey y su grupo fue derrotado.

“Se esforzaron, es una pena.” Señalo Alice que estaba comiendo sus papitas cerca de ellas.

Las demás asintieron y antes pudieran dar su comentario, Leslie entro a donde se encontraban.

“Perdón por la tardanza.” Dijo Leslie de entrada y mirando los combates, suspiro. “Llegue antes de tiempo.”

El siguiente combate seria Oliver contra otro luchador de Rango A, y luego vendría el combate de su grupo.

“Por cierto, ¿cómo te fue? ¿Conseguiste algo agradable?” Pregunto Nicole con curiosidad.

Leslie le había comentado lo que había estado haciendo, así que ellos estaban emocionados por escuchar su respuesta.

“Claro, tengo confianza en hacerme un lugar entre los rangos B.” Anuncio Leslie con total confianza.

Los presentes dieron sonrisas animadas y comentarios alegres.

Habían estado juntas por un tiempo y podían entender a la otra persona, así que habían visto a Leslie sentirse decepcionada por su bajo progreso.

“Tienes que guardarla como un arma secreta para robarte un puesto en el torneo internacional.” Recomendó Alice mirando a Oliver luchar con pura fuerza.

“Si, eso quería hacer. Además, todavía me falta ajustarme a mis nuevos ‘juguetes’, es por eso que deseaba utilizarlo esta semana.” Respondió Leslie con un tono muy animado.

Cuando Dalia los miro curiosa debido a que el entrenamiento del fin de semana se había cancelado, Clémentine dio una sonrisa y comento. “Una conocida nos pidió que la ayudáramos con un trabajo en Asia.”

¡Akira también las había invitado!

Tal vez ‘invitar’ no sea la palabra correcta, ya que tenían un pago por parte del gobierno japonés, pero era cierto que Akira les había preguntado si deseaban participar.

Dalia asintió de forma simple, tal vez creyendo que era un trabajo común.

Sin embargo, el grupo sabía que esa persona era un Rango S, y era un trabajo bastante pesado.

“Escuche que el único que falta en responder es Andrés.” Intervino Nicole y luego miro a Alice de reojo.

“Según lo que tengo entendido, Andrés tiene que terminar su trabajo antes de decidir si ir.” Respondió Alice con falta de precisión.

El grupo asintió y vieron como Oliver terminaba su combate derrotando grandiosamente a su oponente.

“Nos toca con dos oponentes de Rango A, así que será entretenido.” Declaro Alice levantándose de su asiento.

Sus palabras dejaban en claro que participaría en este combate.

“Bien, vamos a prepararnos.” Anuncio Clémentine y con una sonrisa, murmuro. “Ya quiero que llegue el fin de semana.”

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.