Para usar el Modo Noche debes estar Registrado e Iniciar Sesión.
A- A A+

TG – Capítulo 133: Acercando.

Capítulo 133: Acercando.

Leslie se miró al espejo con una expresión dudosa.

“Te ves bien, tengo que admitir que tienes un gran encanto.” Murmuro Érica con una sonrisa entretenida.

Ella también se estaba mirando el espejo.

No se estaban deleitando por su propia belleza, no eran tan arrogante en ese sentido, sino que estaban mirando la ropa que llevaban puesta.

Ahora mismo estaban llevando una ‘yukata’ que sin duda robaría miradas si estuvieran en una zona pública.

Ir a Japón y no usar la ropa tradicional era un desperdicio… Esa fue la excusa que Akira uso cuando les compro algunos ‘yukatas’ para que pudieran usar.

Ya habían dejado el onsen y ahora estaban en el hotel a punto de ir a la cena, que se tornó de esta forma debido a que Akira y Cithrel la ‘obligaron’.

“Les queda muy bien… Se ven muy guapas usándolo.” Comento Shao Ya que se había encargado de ayudarlas.

Aeko que también estaba presente asintió con una sonrisa entretenida y su mirada se dirigió a especialmente a Leslie.

Leslie se rascó su mejilla un poco avergonzaba.

Su estilo de ropa era algo ajustado a los que muchos denominarían tontamente ‘masculino’, básicamente no usaba vestidos o polleras cortas.

Nicole era parecida debido a que era una luchadora, pero ella no le importaba demasiado que ropa usar.

Claro, sus mejillas estaban rojas debido a su timidez que estaba escondido profundamente dentro de ella.

Los ‘yukatas’ eran ligeros y coloridos, pero daban una sensación de elegancia y belleza única.

Leslie tenía que admitir que no era su estilo, pero le gusto bastante.

“Son muy agradables, no me arrepiento de comprarme unos.” Comento Clémentine con una sonrisa mientras se movía con tranquilidad y calma.

Como siempre Clémentine era elegante y sus movimientos siempre eran sofisticados a pesar de que esta era la primera vez usando un ‘yukata’, todos notaban su confianza y emoción.

Una elegante extranjera de cabello rubio revelaba una gran belleza.

La demás a pesar de que eran de diferentes lugares demostraban también un estilo único con sus coloridos ‘yukatas’.

“Vamos, la cena debe estar lista.” Comento Shao Ya que también llevaba su ‘yukata’.

Salieron de sus habitaciones y se dirigieron al piso en donde se encontraba su habitación privada.

Cuando estaban en la sala del piso en donde se encontraba la habitación a la que se dirigían, algunas miradas fueron a parar a ella, pero la mirada del grupo estaba en Aurora y Alice que estaban esperando allí.

La primera usaba una ‘yukata’ colorido y floreado, pero a diferencia de ellas, parecía tener experiencia caminando y moviéndose con tranquilidad.

Su confianza no evitaba ese encanto que venía de su delgada figura y su apariencia delicada.

A su lado Alice llevaba un ‘yukata’ negro con colores más apagados, pero que llevara una bolsa de papitas en su mano alejaba ese encanto oriental único.

“¿Incomodo?” Pregunto Aurora cuando se juntaron.

El grupo agito la cabeza al unísono y la respuesta fue una sonrisa entretenida.

Guiando el grupo en el camino se encontraron con Cithrel, Venali y Akira.

Akira era igual de encantadora que Aeko y Shao Ya, pero Cithrel y Venali se llevaban el premio.

Siendo Venali la ganadora indiscutible.

Si bien Cithrel era guapa, elegante y con su etiqueta siempre daba la sensación de una decorosa princesa, Venali ahora enamoraba con su apariencia.

Dejando de usar ropa que la hizo ver más masculina y usando un estilo más femenino, su expresión fría y distante, junto a su ropa hizo que fuera muy encantadora.

“¿Qué les parece? ¿No es bonita?” Pregunto Cithrel tomando del brazo a Venali y alardeando de ella con orgullo.

“Su Alteza…” Murmuro Venali, pero al ver la gran sonrisa de Cithrel, solo pudo suspirar y no decir nada.

Pero el grupo pudo ver un ligero rubor que hizo que todos respiraran profundamente ante su atractivo.

“No hay premios, pero tengo que admitir que ella es la ganadora.” Declaro Akira con una sonrisa entretenida.

“Es hermosa… En muchos sentidos.” Murmuro Érica avergonzada.

Los presentes se habían enterado de que Venali no era un joven encantador, sino que era una jovencita encantadora, pero eso no cambiaba nada.

“Creo que Venali quedaría bien con cualquier ropa…” Añadió Nicole con una tímida sonrisa.

Ya sea vestido de ‘hombre’ que daba la sensación de un frío y distante guardaespaldas, o solo como una jovencita encantadora… Su belleza era incuestionable.

Los demás asintieron y Venali bajo la cabeza en agradecimiento y declaro. “Ustedes también se ven hermosas.”

Su tono y su actitud a pesar de que tenía una apariencia más femenina, hizo que a todos le viniera a la mente ese joven distante y nadie negó que algo dentro suyo se movió.

“Vamos a comer. Luego pueden seguir coqueteando entre ustedes.” Interrumpió Alice con un tono entretenido.

“Oh, ¿celosa al no recibir cumplidos?” Pregunto Akira con un tono que buscaba conflicto.

Alice estaba priorizando su comida, pero también estaba poniendo en evidencia la vergüenza y la admiración que tenían por Venali…

En cuanto a Akira, solo parecía querer pelear para divertirse.

“No, tengo confianza en mí aspecto.” Respondió Alice y cuando la miraron de forma extraña, ella con una gran sonrisa orgullosa, declaro. “Después de todo, ¡Aurora dijo que me veía bien!”

Algunos soltaron unas risas al escuchar esas palabras llenas de confianza, una confianza externa.

Aurora dio una sonrisa y palmeando a sus amigas, hizo que siguieran hacia la habitación privada.

La habitación privada del restaurante era un comedor tradicional japonés en donde debía sentarse para poder comer.

Su estilo artístico y decorado hizo recordar a todos los presentes a los tiempos antiguos.

En ella se encontraban Andrés, Oscar y Santiago bebiendo sake, esperando a todos.

Ellos también llevaban un ‘yukata’ que llamo la atención del grupo.

Después de una sorpresa por parte del grupo masculino y algunos cumplidos mutuos, todos se sentaron y los platos empezaron a llegar.

Akira trataba de revelar toda la cultura japonesa y se estaba esforzando.

Estar sentado para comer o llevar ‘yukata’ en un ambiente tradicional hizo que todos pudieran sentir la profunda cultura de este gran país.

Logrando que incluso personas como Cithrel o Venali estuvieran emocionadas.

Comiendo y bebiendo con gusto, todo el grupo se divirtió charlando a su manera.

“Por cierto, ¿por qué no vino Liam?” Pregunto Nicole con curiosidad.

El único que faltaba en este ambiente festivo era Liam, ya que todo su grupo estaba reunido.

“No puedo permitirme pagar un Rango S…” Dijo Akira y cuando lo miraron se rio y comento. “Me rechazo con una excusa que tenía trabajo.”

Ante esa respuesta las miradas se dirigieron a Aurora, pero ella solo dio una sonrisa y explico. “En realidad, no le gusta salir demasiado de Zerzura… Y tampoco creo que quiera ‘desgastar’ sus drones.”

Ante esa respuesta Andrés se rio igual que los demás.

Priorizar sus drones era algo típico de Liam…

Siguieron comiendo y divirtiéndose entre ellos, hasta que en un momento Akira recibió una llamada.

“Ya vuelvo.” Aviso Akira con un fruncir de ceño, actuando muy seria y profesional.

Aurora dirigió su mirada a los compañeros de Akira, pero ellos solo negaron con la cabeza sin saber que ocurría.

Tan solo cinco minutos Akira volvió con una expresión bastante seria y solemne.

“Algo ocurrió, tengo que retirarme.” Dijo Akira y con un ligero suspiro, pregunto. “¿Aurora puedes acompañarme?”

La respuesta de Aurora solo fue levantarse y con ella lo hizo Alice.

“¿Necesitas ayuda?” Pregunto Clémentine con una mirada seria.

“No, ustedes sigan comiendo. Aeko y los demás también se quedarán.” Respondió Akira y mientras revisaba su reloj holográfico, ordeno. “Recuerden descansar para mañana, los necesito listo para el trabajo.”

“Entonces, ¿qué tal la ayuda de dos Rango S? ¿Nos aceptarías?” Pregunto Cithrel notando el cambio de Akira.

Su expresión era seria, se notaba que era algo preocupante, pero a la vez era algo que estaba fuera del límite de los estudiantes.

Akira lo pensó detenidamente y al final asintió.

Las miradas de todos se volvieron ligeramente serias, pero Shao Ya sonrió y comento. “Vamos, sigamos comiendo. Tal vez si ellos vuelven temprano podemos seguir esta fiesta.”

Ante ese comentario, Akira se dio cuenta de su expresión y dio una sonrisa.

“Tal como dijo Shao Ya, todavía quiero probar el postre.” Declaro Akira con una expresión tranquila y sonriente.

Tras una breve despedida y algunas órdenes a los miembros de su grupo, se retiraron.

La confianza que su grupo le dio fue muy alta, ya que no preguntaron qué sucedía o que ocurría y solo lo aceptaron con normalidad.

“Bien, vamos quiero llegar rápido.” Ordeno Akira cuando estaban lejos de la atención de los estudiantes.

******

Un portal se distorsionó y Akira, junto a Alice, Aurora, Cithrel y Venali salieron.

Cada una de ellas estaban preparadas para el combate o por si la situación se volvía complicada.

“Informe.” Ordeno Akira a los soldados que estaban alrededor.

Los soldados abrieron un portal conectado al cuartel militar en Tokio y por eso pudieron llegar rápido.

Los militares ya estaban en el área y se podían ver algunos helicópteros llegando por el cielo.

Todavía era de noche, pero el campamento construido por los soldados tenía algunas luces que iluminaban los alrededores.

“Hemos iniciado el protocolo de seguridad y hemos puesto en cuarentena el área.” Informo el capitán y con una mirada serio, declaro. “No nos atrevemos adentrarnos e investigar sin las protecciones necesarias.”

El ejército tenía algunos miembros en el ejército que eran Rango S, que siempre estaban preparados para casos de emergencia.

Ahora era lo mismo, en cuanto a Akira como líder del gremio ‘Tormenta Helada’ fue llamado por las autoridades como apoyo extra.

“¿Es posible que sea un portal abismal?” Pregunto el capitán sin resistir su propia curiosidad.

Akira y todo su grupo miro a lo lejos en donde podían sentir una extraña sensación.

“Es por esa razón que estamos aquí.” Respondió Akira adelantándose al campamento.

Ahora se encontraban en la isla ‘Aogashima’, a unos trescientos kilómetros al sur de Tokio.

En esta isla apareció una mazmorra temporal que un grupo de aventureros vino a limpiar, pero cuando terminaron sucedió algo extraño.

“El informe dice que vieron un portal negruzco querer tomar forma, pero al momento siguiente se desestabilizó. Los aventureros al ver la situación sabiamente se retiraron y luego escucharon una explosión.” Dijo Akira y mirando al lugar en donde estaba resguardado por soldados, pregunto. “¿Sienten algo?”

“Si.”

“Si.”

Cithrel y Alice respondieron al unísono.

“Necesito estar más cerca para poder detallar lo que sucede. Ahora solo siento algo extraño que necesito confirmar.” Respondió Cithrel con una expresión solemne.

Fue invitada aquí, pero estaba tomando una posición no ya como un objetivo a proteger, sino que como un miembro del grupo.

“No es nada peligroso, podemos ir.” Comento Alice con un tono lleno de confianza.

Tanto Cithrel como Venali la miraron con duda, pero Aurora intervino. “Podemos ir.”

Akira asintió y se fue a hablar con el Coronel a cargo del ejército de autodefensa japonés.

Tras unos minutos, el Coronel dio algunos órdenes a los soldados y Akira se acercó.

“Vamos, en caso de emergencia el coronel estará cubriendo nuestra retirada. Es un Rango S, así que no tienen por qué preocuparse.” Informo Akira y dio una señal para que la acompañaran.

En grupo avanzaron hacia el lugar objetivo alejándose de la ‘cuarentena’ del ejército.

El ejército había rodeado la zona y había dispuesto desde ametralladoras como antitanques en caso de emergencia.

También tenían otros objetos y artefactos para permitirle defenderse al igual que un grupo de usuarios de habilidades pertenecientes al ejército.

Este era el protocolo que las fuerzas militares japonesas desarrollaron para hacer frente a los portales abismales… Un peligro de por si desconocido.

“No pensé que te dejaran pasar…” Murmuro Cithrel con una mirada curiosa al ver a tantas armas.

Esas armas no eran comunes, ya sea que estuvieran encantadas o que usaran tecnología de última generación, cada una de ellas podía herir a bestias de Rango A.

“Bueno, oficialmente tenemos tres rangos S.” Respondió Akira y mirando hacia adelante, murmuro. “Ver que nada raro ocurre, es mejor que esperar a que llegue el General Yukimura.”

Con ese murmuro avanzaron con cautela y todos los presentes pudieron empezar a sentir el ambiente.

En este lugar se encontraban algunos árboles, pero estos estaban ligeramente inclinados.

Mientras más se acercaban se dieron cuenta de que los arboles estaban secándose, entonces llegaron a una zona abierta en lo que los pocos árboles que estaban alrededor habían caído.

Toda el área estaba de tal forma que hizo parecer que una onda explosiva se extendió logrando derribar los arboles desde un punto.

Cuando miraron al centro de donde podría haber venido esa onda explosiva, notaron manchas negras que se filtraba en la tierra corrompiéndola.

“Ten cuidado, eso es ‘Caos’.” Declaro Cithrel deteniendo al grupo y lanzando algunos hechizos.

La luna brillo sobre ella y su cabello azul se tornó ligeramente brilloso.

“No necesitas purificarlo o limpiarlo. Esto no es preocupante.” Intervino Alice y acercándose sin miramiento a la zona, sus brazos negros tocaron esas manchas negras, pero nada ocurrió.

“¿Qué ocurrió?” Pregunto Aurora que estaba en silencio.

Su pregunta no solo estaba dirigida a su compañera que era muy inteligencia o a Cithrel que era un gran Archimago.

También estaba dirigido a su sistema.

La tierra de los alrededores estaba corrompida por el ‘Caos’, logrando que esta área fuera inhóspita.

La misma Aurora había visto criaturas y humanos ser corrompidos por el ‘Caos’ o la ‘energía demoniaca’ así que podía entender que esto no era preocupante.

Requería algunos sacerdotes o individuos que tuvieran algunos poderes relacionados con la purificación para limpiar el área.

Llamar a un sacerdote de la Iglesia del Orden sería suficiente.

El problema era saber que había ocurrido.

“A nivel ‘espacial’ este lugar se encuentra inestable. La barrera dimensional es más débil que en otras áreas, pero incluso el espacio aquí se siente débil, como si fuera una distorsión.” Señalo Cithrel con profesionalismo.

No era un mago centrado solo en aprender hechizos de guerra, ella era una estudiosa que había aprendido de los mejores magos de un gran imperio mágico.

Su conocimiento, análisis y capacidad superaba a Archimagos de una edad aún más avanzada.

“Un portal abismal se intentó formar, pero no lo logro y se desestabilizó. Eso creo una pequeña onda explosiva que derribo los alrededores.” Explico Alice usando sus brazos negros para escarbar en la tierra corrompida.

Algunas veces las manchas negras intentaban extender a sus brazos negros, pero nada sucedía.

“Eso es muy específico.”

Una voz resonó a la espalda del grupo y cuando miraron, notaron a un hombre serio y estricto vestido como un militar de alto rango.

“Bueno, tienes el análisis de un Archimago.” Respondió Alice retrocediendo y mirando al hombre se encogió de hombros y declaro. “Un portal normal no corrompería la tierra con ‘Caos’.”

— El ‘Caos’ vino del otro lado.

Su sistema dio un comentario en la mente de Aurora, pero ella guardó silencio al ver al hombre dudoso.

La onda explosiva vino de la desestabilización del portal, pero el ‘Caos’ fue lo único que llego del otro lado.

“Lamento por no esperarlo General Yukimura, solo nos estábamos asegurando que no hubiera problemas.” Explico Akira con un tono respetuoso.

El hombre que estaba al frente de ellos, era General del ejército japonés y era un Rango SS.

El General Yukimura miro la situación y cuando dirigió su mirada hacia los presentes, sus ojos se detuvieron en Cithrel.

“Soy el Archimago que dio ese análisis.” Dijo Cithrel al recibir la mirada y mirando a Alice atentamente, explico. “Tal como dijo mi compañera, la tierra no está corrompida por la ‘energía demoniaca’ sino que por el ‘Caos’.”

Agitando su cabeza con un suspiro dio una sonrisa de disculpa y agrego. “Todavía no he entendido su mundo, pero el ‘Caos’ tan solo en una pequeña cantidad puede corromper las criaturas y volverla en monstruos… O puede volver a cualquier humano en una abominación.”

Como una ‘energía’ que era conocida como ‘Divinidad’ por algunos, el ‘Caos’ no necesariamente necesitaba una gran cantidad para afectar los alrededores.

Solo con un poco podría transformar una bestia en una criatura corrupta y poderosa.

La mirada del General Yukimura se volvió seria y asintió.

“Entiendo Su Alteza. No dudo de su análisis, solo estaba curioso.” Respondió el General Yukimura inclinándose ligeramente en forma de saludo.

La mirada de Aurora fue a parar a ese hombre y frunció ligeramente el ceño.

Por lo que sabían muy pocas personas obtenían información de Terra nova y aún menos personas podían conocer sobre la Princesa Heredera del Imperio.

No es como si las personas comunes pudieran conocer a la princesa de tan poderoso imperio.

Por la mirada del General Yukimura, él parecía conocerla.

Al ver que había reaccionado de forma irrespetuosa, el General Yukimura dio una sonrisa y se presentó. “Yukimura Kageyasu, tal vez usted me conozca como el ‘Vizconde Alturia’… Mi esposa la Vizcondesa Alva de Alturia me ha hablado de usted.”

Akira y Aurora parpadearon con sorpresa.

Como un Rango SS, el General Yukimura era conocido por ser un caballero que era reconocido por su fuerte defensa, pero ambas no habían escuchado de su otra identidad.

“Oh, sí conozco la Vizcondesa Alva. Una esposa devota que espero durante años a su esposo mientras cuidaba de sus tierras y criaba su hijo. La devoción de su esposa es la envidia de todos los caballeros de mi corte.” Respondió Cithrel tomando una actuación de un gobernante benevolente.

Fue tan natural que ninguno de los presentes se dio cuenta del cambio de actitud, pero todos sintieron esa sensación imponente de una figura de autoridad.

Antes había actuado amigable y a pesar de que era cordial, nunca había actuado acorde su título de ‘princesa heredera’.

La información era chocante en sí misma, ya que muy pocos sabían de ese secreto del General Yukimura, pero era normal cuando uno pensaba que era unos de los principales individuos que apoyan la idea de que ambos mundos se conectaran.

Tenía una familia y una esposa que era Vizcondesa en ese otro mundo.

“Mi esposa estaría honrada al escuchar esas palabras de usted Su Alteza.” Respondió el General Yukimura tomando una posición de vasallo.

Como el esposo de una ‘Vizcondesa’ del Imperio Falion, técnicamente él era un vasallo de Cithrel.

Por lo que Aurora sabia la Realeza del Imperio Falion era absoluta, así que era normal que el General Yukimura fuera tan respetuoso.

Se había encontrado con la futura ‘jefa’ de su esposa y a pesar de su rango militar en este mundo, lo único que podía hacer era inclinarse en respeto.

Solo por su fuerza personal, fue la única razón por la que no se arrodilló.

“Dejemos la charla formal para otro lugar. Ahora mismo solo soy un visitante en este mundo y usted es un General, mantengamos los límites definidos.” Ordeno Cithrel con una sonrisa cordial.

Sus palabras hicieron que el General Yukimura asintiera aliviado.

Solo su grupo estaba presente, pero seguramente habría algunos problemas si los soldados lo veían.

Después de todo, entre la lealtad a su país y la lealtad a su esposa y su título era una cuestión peligrosa que nadie quería enfrentarse.

“Gracias.” Dijo el General Yukimura y volviendo su alta posición miro el lugar y comento. “Si su hipótesis es correcta, entonces no habrá problemas y no se generará un portal abismal… Aunque, eso deja en evidencia que los portales abismales están más cerca de aparecer que nunca.”

Hubo un silencio en los alrededores, pero al final el mismo General Yukimura suspiro.

“Dejemos esto por ahora, Akira puedes retirarte me encargare de mantener vigilado el área por si hay algunos cambios suceden y solicitare que un equipo investigue las repercusiones. Tal vez, puedan encontrar algo usando magia o utilizando habilidades psiónicas.”

Pedir a un sacerdote que rezara para que el Dios del Tiempo y el Espacio le revelara el pasado o usar a un psiónico con habilidades específicas podría lograr el mismo resultado.

Encontrar cualquier cosa los ayudaría a prepararse para el futuro.

Sin embargo, también esas palabras eran para que Akira que estaba acompañada por Cithrel pudiera descansar y retirarse.

En primer lugar, el Gremio Tormenta Helada actuaba con el gobierno japonés y el ejército, pero no era como si recibiera órdenes directas del ejército.

“Entiendo me retirare.” Respondió Akira asintiendo con suavidad.

El informe de la situación seguramente sería enviado luego a ella, así que no tenía problemas en retirarse.

Antes de que se pudiera retirar el General Yukimura saco una tarjeta y se la ofreció a Cithrel.

“Su Alteza si usted necesita algo de mí, siempre puede llamarme y pedir lo que desee… Mientras esté al alcance de mis manos, cumpliré cualquier orden.” Declaro el General Yukimura con un tono respetuoso.

Cithrel solo asintió y la acepto.

El grupo se despidió tranquilamente y se alejaron del área.

Cuando estaban en el campamento y se estaba preparando el portal para volver, Akira no pudo resistirse.

“No espere que la influencia del Imperio Falion llegara tan lejos… Eso es sorprendente.” Declaro Akira con un tono impresionado.

Se había relajado debido a la llegada del General Yukimura y el análisis de Alice y Cithrel sobre el portal abismal.

Fue bueno que no apareciera, eso era todo.

A pesar de que era un alivio temporal, había que disfrutarlo.

Aurora podía entender sus sentimientos y los compartió.

“Es normal, hay muchas personas que están conectadas al Imperio Falion. Siendo algunos jugadores quienes lograron casarse, obtener tierras y títulos en el imperio. Tal vez su lealtad ahora sea nula, pero aquellos que tienen familia en el Imperio Falion están conectados fuertemente a nosotros.” Declaro Cithrel con una suave sonrisa.

Algunas personas tenían familia en Terra nova y esa fue la razón por la que muchos desearon volver.

Gracias al Dios del Tiempo y el Espacio ahora los portales eran usados por algunas de esas personas de Terra nova que venían a visitar a sus familiares.

Sin embargo, eso no significaba que se quedarían en este mundo.

Cada uno tenía sus responsabilidades y sus apegos, después de todo transcurrieron cerca de quince años desde que ellos pudieron comunicarse con Terra nova.

Para muchos era un gran tiempo y muy pocos eran lo que siguieron esperando tan lealmente.

Algunos olvidaros e hicieron su vida, otros dedicaron su esfuerzo a buscar una forma de volver.

“La Vizcondesa Alva es una mujer que espero a su esposo durante mucho tiempo rechazando innumerables pretendientes. Hace unos años escuche que visito este mundo con su hijo para reencontrarse con su esposo.” Comento Cithrel y con una sonrisa animada, agrego. “La ‘lealtad’ viene de los intereses de su familia y sus seres queridos. En este caso, el General Yukimura no deseaba generarle problemas a su esposa, es por eso que actuó de esta forma.”

Akira asintió animada por esa historia.

“Bien, volvamos mañana tenemos muchas cosas que hacer.” Declaro Akira animando al grupo mientras miraba como el portal se formaba.

Aurora asintió.

Era difícil relajarse cuando los portales abismales estaban tan cerca, pero avisar a sus conocidos y esperar era lo único que podía hacer.

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.