Para usar el Modo Noche debes estar Registrado e Iniciar Sesión.
A- A A+

TG – Capítulo 145: Rumores.

Capítulo 145: Rumores.

“Recuerda hija, si necesitas algo puedes pedirlo.” Dijo su padre por su teléfono.

Su voz era amable y cálida, pero Aurora pudo escuchar un ligero eco… Como si estuviera escondido para llamarla.

No es como si su madre lo impediría, sino que…

“Si, me dices que vuelva y te ayude. Lo haré de inmediato.” Anuncio su padre con un tono heroico.

La expresión de Aurora tembló por un momento.

Si su madre era una mujer indiferente que solo le importaba su familia, su padre era igual a ella.

Una persona que le gustaba ayudar a otros de forma desinteresada.

Sus padres habían ayudado a la tierra, pero no fue por la consideración de su madre, sino que por el entusiasmo de su padre.

Como cuando ella lo siguió a él, ahora él tenía que seguirla a ella… Aurora lo sabía.

Así que ahora si Aurora le pedía que volviera su padre lo usaría como excusa para hacerlo.

“Está bien, no necesitas preocuparte.” Respondió Aurora con sinceridad.

¿Se sentía nerviosa por lo que estaba por venir?

Si, era inútil negarlo.

Eso no significaba que pediría que sus padres vinieran para apoyarla, ella desde joven fue alguien que tomo su objetivo y trato de llevarlo por su cuenta sin la intervención de sus padres.

Alice la seguía, ya que eran inseparables y fácilmente comprable, pero no podía pedirles a sus padres que abandonen sus asuntos solo por sus deseos.

Soltando un suspiro, su padre murmuro. “Entiendo.”

Luego se rio entretenido como si su actuar fuera divertido.

“Estamos retirados, no lo voy a negar. Pero recuerda, no nos podemos ‘retirar’ de ser tus padres y el de tu hermana.” Anuncio su padre y con un tono divertido, agrego. “Tu madre puede parecer alguien fría, pero si se trata de nuestra familia ella no tiene límites.”

Un ruido de alguien entrando a la habitación se escuchó del otro lado y su padre continuo rápidamente.

“Tengo que volver. Nos vemos hija, saluda a tu hermana y no te excedas. Proteger y hacer lo que deseas está bien, pero no tiene que superar el costo que pagaras.” Dijo su padre y tras una despedida por parte de Aurora, la llamada se cortó.

Aurora miro ese teléfono viejo y solo suspiro, pasando otro día sin saber en dónde estaban.

No negaba que le gustaría que le enviaran algunas postales o souvenir.

“Están verdaderamente retirados…” Murmuro Aurora agitando su cabeza.

Era un retiro bastante serio, ya que había pocos medios para comunicarse con ellos.

Dejando de pensar en eso bajo a la sala de la mansión de su hermano que ahora prácticamente ya la hizo suya.

En la sala se encontró a Cithrel y Venali ambas sentadas en el sofá, siendo ese ‘joven’ quien estaba acostada en el hombro de la princesa.

Aurora hizo como si no los notara, ya que ambos estaban disfrutando los combates juntas.

Lo agradable era que a pesar de que Cithrel y Venali asistían a bastantes clases, no era como si iban todos los días a la academia.

Hoy era uno de esos días para quedarse en casa, disfrutando descansar.

Lo que era aburrido para Aurora así que se fue a preparar el almuerzo.

Los combates por los puestos continuaban y Érica ya había tomado su puesto entre los Rangos B y ahora lo estaba manteniendo.

Nicole, Leslie y Marc también eran iguales, ahora defendiendo sus puestos.

Los puestos ya empezaban a tomar forma con los diez estudiantes de Rango B y era lo mismo para la sección de Rango A.

Niels había tomado su puesto con bastante facilidad y lo había defendido con audacia.

Mientras revisaba de vez en cuando la lista y todos aquellos que se retiraron del combate, Aurora empezó a cocinar.

Se había ‘independizado’ de sus padres desde joven y ya a una edad bastante joven estaba en otro continente viviendo por su cuenta.

Agregando a su glotona amiga, ella había aprendido a cocinar y los años perfeccionaron su arte.

Claro, no podía negar que disfrutaba cocinando de vez en cuando debido a que era una forma de relajarse y dejarse llevar.

Esta semana estaba por terminar y en cualquier momento, se informaría sobre el viaje a Sudamérica.

El torneo internacional tomo fuerza en los medios internacionales y muchos le prestaban atención, ocupando el foco principal.

Dejando de lado a los portales abismales cuyas señales se estaban volviendo evidente.

Con todos esos pensamientos, en un momento su reloj holográfico sonó dejando ver la llamada de Urfin.

Dejando que su almuerzo se cocine, ella se dirigió a la oficina del piso de abajo y recibió la llamada, después de levantar una barrera de insonorización.

“¿Y cómo va todo?” Pregunto Aurora tras saludar.

Como se trataba de una videollamada, pudo ver a Urfin que estaba cansado, pero a la vez en un momento de descanso.

Así que, en vez de preguntar directamente sobre su trabajo, pregunto de forma más general.

“Bien y mal. A nivel territorial hemos asegurado las tierras de Grecia y protegido nuestras fronteras. A nivel diplomático hemos iniciado relaciones para actuar sobre los portales abismales de otros países y a pesar de que hubo un poco de resistencia, la Unión Europea ha aceptado, pero a la vez ha asegurado sus protocolos para la defensa en sus tierras.” Informo Urfin entendiendo lo que Aurora le gustaba informarse, y con un suspiro, agrego. “Pero no importa cuánto nosotros queremos crear un frente unido ante esta situación, es difícil.”

“Algunos países y otras regiones no tienen deseo de aceptar o lo vuelven complicado. Por ejemplo, ‘Los Estados Unidos de Arabia’. Su monarca acepta ayuda, pero solo si sus fuerzas no pueden hacerse cargo. Lo entiendo, ellos son fuertes y poderosos, pero hay algunos países que también tomaron esa posición y no son fuertes.” Explico Urfin frotándose su cien.

Aurora frunció ligeramente el ceño al escuchar esas palabras.

Los Estados Unidos de Arabia eran conocido por su Rey que no solo era un antiguo jugador, sino que se decía que sabía que ‘Terra nova’ era real antes del ‘Gran Cataclismo’ y se estuvo preparando en consecuencia.

Ahora había unificado a toda la península arábiga y a pesar de que su frontera limitaba con las ‘tierras sin ley’ en donde se encontraba demonios, mantuvo sus tierras protegidas y seguras.

El problema iba a los otros países que no deseaban conformar un frente unido con Grecia que prácticamente estaba unido con el Imperio Falion que era extremadamente fuerte.

Sin embargo, Aurora entendía a lo que se estaba refiriendo Urfin.

“No sabemos lo que depara, pero ya hay países influenciados por la avaricia y los intereses…” Murmuro Aurora y con un suspiro, comento. “Este debería ser un problema de toda la humanidad.”

No estaba siendo idealista, sino que era la lógica común.

No se estaban enfrentando a un fenómeno regional o continental o algo de ese estilo, estaban enfrentando una situación desconocida la cual los mismos dioses hablaron sobre ella.

Pensar en los intereses que podría generar los portales abismales y que los gobiernos fueran influenciados por otras entidades o se dejaran llevar por su avaricia, era una estupidez.

Las implicaciones políticas para Aurora tenían poca importancia, cuando un país arriesgaba la vida de inocentes todo para hacerse el control de un portal abismal.

Se estaban arriesgando a ver si el portal abismal podría proporcionar beneficio antes de pedir ayuda.

“Lo desconocido es peligroso, pero los terrícolas se han enfrentado a demonios y han viajado a otro mundo. Para muchos, el peligro es proporcional al beneficio.” Señalo Urfin agitando su cabeza ante la situación.

Ese pensamiento era una norma entre los antiguos jugadores o gremios de aventureros que antes fueron gremio de jugadores.

La política de algunos países estaba influenciada por la opinión de los gremios o a veces prácticamente dependían de la decisión de esos gremios.

Y más los países pequeños que la única forma de defenderse era dependiendo de personas fuertes.

Aurora entendía de que era inevitable esa relación entre ambos, pero aun así pensaba que relacionarse con las autoridades de Grecia y el Imperio Falion era lo mejor.

“Solo espero que no suceda nada malo. Algunos han rechazado o dudado debido al poder del Imperio Falion y su historia, pero no es como si nosotros tuviéramos malas intenciones.” Dijo Urfin con sinceridad y cuando Aurora lo miro curioso, bromeo. “Si tienes dudas puedes preguntarle a Su Alteza.”

Aurora se rio ante esa broma.

El temor al Imperio Falion y su supuesto control e imperialismo, solo se podía tomar como una broma cuando su futuro gobernante estaba disfrutando unas vacaciones aquí.

Incluso si se miraba a nivel político o militar, invadir la tierra era inviable debido a que la conexión dependía de la voluntad del Dios del Tiempo y el Espacio no del imperio.

“De todas formas, ya he arreglado con el Director Vincent para que te dé un puesto de apoyo así puedas acompañar a Su Alteza Cithrel.” Informo Urfin cambiando al tema de trabajo y con una expresión seria, agrego. “También hemos informado al Emperador Víctor, y seguramente tendrás que participar en algunos asuntos diplomáticos. Ya sea fiestas de apertura por el torneo internacional y esas cosas.”

Aurora asintió.

El torneo internacional reunía a varias grandes academias de todo el mundo, pero eso significaba que también reunía a las personas importantes que los apoyaba.

Era posible que figuras importantes de diferentes índoles aparecieran en ese torneo.

“Tienes que tener cuidado en Sudamérica.” Dijo Urfin de repente y al ver que Aurora fruncía el ceño, explico. “Debido a los recientes enfrentamientos del Emperador con los carteles en América, se escuchan rumores de venganza.”

Aurora que había estado al día con las noticias asintió en compresión.

Había escuchado el entusiasmo que le estaba poniendo el Emperador Víctor a eliminar los carteles de drogas y las mafias del bajo mundo en su imperio.

Era tanta la influencia y el entusiasmo que se había extendido a áreas dentro del país vecino del norte.

A pesar de que las tensiones habían disminuido y el conflicto cesado, dándole pie al torneo internacional las cenizas estaban allí.

Las palabras de Urfin era un rumor y tal vez los carteles solo lo usaban para despistar, pero no había que dejar nada al margen.

“Su Alteza Cithrel impidió que enviáramos escoltas extra y acallo a mi jefe. Así que dependerá de ti para que estés a su lado.” Anuncio Urfin con una expresión seria.

Aurora no pudo negar que estaba sorprendida por esa información.

No solo por Cithrel que se movía en secreto, sino que por la autoridad que tenía en sus manos para hacer lo que deseara.

“Trata de cuidar de que no se meta en problemas. Su Alteza Cithrel es fuerte e inteligente, es por esa razón que nadie puede detener su viaje e incluso su padre, pero eso no significa que aquellos que la vean como objetivo sean inteligentes.” Remarco Urfin con una expresión solemne.

La futura heredera al Imperio Falion no era una niña malcriada que hacia lo que deseara, sino que por el contrario era una gobernante con demasiado poder y autoridad.

Urfin como un miembro del Imperio Falion y quien estaba a cargo de la protección, sabía que, si Su Alteza deseaba algo, nadie del imperio podía negárselo.

El Imperio Falion estaba en su edad dorada y la Realeza del imperio tenía un control absoluto de sus súbditos.

“Entiendo, daré lo mejor de mí.” Respondió Aurora tomándose su trabajo con bastante seriedad.

Enviar a alguien que no era parte del Imperio Falion como guardaespaldas era un movimiento para tratar de que Cithrel estuviera protegida todo el tiempo y que no hiciera uso de su autoridad para librarse de sus escoltas por medio de órdenes.

Pero también era útil para otro asunto.

Si alguien empezaba algo contra la Princesa Cithrel era muy posible que los guardaespaldas actuaran por su cuenta y sería problemático, en este caso Aurora no lo haría.

Claro, Aurora sabía que su protección era el menor de los asuntos y lo que buscaba era que no le causaran problema y que tratara de que fueran evitados, dejando que Cithrel tuviera unas buenas vacaciones.

Urfin dio una sonrisa y solo se despidió.

Cuando estuvo sola, Aurora no pudo evitar soltar su suspiro.

Era difícil decir que estaba haciendo un buen trabajo cuando la llevo a golpear una pandilla y a realizar misiones en Japón, pero ella se estaba esforzando.

—…

Su silencioso sistema hizo aparecer tres puntitos ante su débil excusa superficial, pero Aurora solo pudo reírse.

No podía negar que Cithrel era buena para que ella se soltara.

Estaba a punto de ir a mirar su almuerzo, cuando nuevos mensajes llegaron a su reloj holográfico.

Los preparativos del viaje ya estaban preparados.

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.