Para usar el Modo Noche debes estar Registrado e Iniciar Sesión.
A- A A+

TG – Capítulo 149: No excederse.

Capítulo 149: No excederse.

Los estudiantes de la academia de héroes se reunieron en la sala de su hotel.

“Todos estamos de acuerdo en ir por el primer lugar, ¿cierto?” Pregunto Edward a los presentes.

Aurora miro como todos asentían al unísono.

Ayer fue la fiesta de apertura y en donde se revelaron los premios junto a la modalidad del torneo.

Los premios eran impresionantes y todos deseaban obtener el primer premio, pero no era un asunto tan fácil como parecía.

“El torneo internacional empezó con el torneo académico y nuestra organización. Nosotros estamos salvados y tenemos una oportunidad, eso es bueno para empezar.” Remarco Niels empezando animar el ambiente.

La modalidad del torneo era muy diferente a un típico torneo cualquiera.

Se trataba de una modalidad de puntos.

Para ser más preciso, la primera parte del torneo se dividirán las veinte academias en cinco grupos.

En ella se realizarán las diferentes competencias entre las academias.

De los diez estudiantes de rango B en total, cinco estudiantes competirán individualmente mientras que los otros cinco competirán en un grupo de cinco en la sección de Rango B.

En cuanto a los Rangos A, la competencia será tanto individual como una batalla grupal, dejando al Rango S para luchar solo.

Pero eso no era lo llamativo, sino que al agregarle la modalidad de puntos todo cambiaba.

Por cada oponente derrotado ganaban un punto, eso significaba que, en un combate grupal al derrotar a los cinco estudiantes del grupo contrario, se ganaría cinco puntos.

Lo problemático era que, si el oponente era fuerte y ellos derrotaban a sus estudiantes, también contaban un punto para ellos, incluso si terminaban perdiendo la batalla final.

Eso significaba que en los combates grupales el equipo ganador se llevaran sus cinco puntos completos, pero el equipo perdedor si derrota a algún miembro se llevara un punto extra por cada miembro del equipo contrario derrotado.

Si deseaban ganar tendrían que sacar a sus equipos a la victoria de forma completa y no tener que perder ‘miembros’ durante sus combates, ya que serían puntos para el equipo contrario.

Claro, eso solo funcionaba en los combates grupales, ya que en los combates individuales solo uno de los participantes podía ganar.

Las palabras de Niels eran correctas cuando uno pensaba que ellos tenían un grupo ligeramente equilibrado para participar en las diferentes secciones.

En ese sentido podían demostrar su capacidad con mayor fuerza a diferencia de otras academias cuyos miembros no tenían equilibrio alguno.

“Este torneo ha empezado desde que nos dejaron que nos organicemos nosotros mismos.” Recalco Rachael con una expresión seria.

La academia de héroes tenía individuos con talentos bastante mixtos y muchos de ellos eran fuertes, pero otras academias deberían haber organizado mejor sus miembros.

Un ejemplo, era la academia de Rusia que trajo entre sus miembros una mayoría de luchadores.

“Creo que debemos organizar bien los equipos de Rango B, equilibrar entre los fuertes que participaran para no enviar a todos a un mismo equipo.” Señalo Cithrel que estaba como miembro del equipo de apoyo.

“Tal como Su Alteza dice, hay muchas cosas que organizar.” Dijo Edward y dando un paso adelante, anuncio. “Tomaré el liderazgo, uno bastante dictatorial.”

Sincero, pero no excesivo.

Los diez estudiantes de Rango B, tendrían que dividirse entre los combates individuales y combates grupales, pero no se debían repetir entre ellos.

Eso significaba que algunos tendrían ventaja para luchar en grupo y otro individual… Alguien tenía que ponerse en frente para liderar a todos los estudiantes y dar órdenes que a otros no le gustarían.

“No les prometo la victoria, ya que depende de cada uno de ustedes. Lo que le promete es que ganaré mis combates.” Declaro Edward con ojos impregnados en relámpagos.

Aurora no pudo evitar dar una sonrisa.

El Edward que conoció no era alguien humilde y carismático como ahora, era un joven orgulloso y arrogante… Ahora podía mantener ese orgullo con su fuerza.

Nadie lo interrumpió.

En esta batalla de puntos, no se trataba de un combate individual para ganar… Cada uno de los estudiantes tenía que dar lo mejor de sí.

Derrotar a un enemigo le daría un punto, pero ser derrotado ayudaría a su oponente, no importa si ganaban al final.

“Aparte de la primera ronda de combates, también tenemos que priorizar el apoyo a nuestros miembros que vinieron para sus propias secciones de torneos.” Agrego Gregorio llevando la mirada a los estudiantes no combatientes.

Vanessa, Andrés, Taqiyya junto a un estudiante que también participaban en sus propios torneos se llevaron las miradas.

El torneo internacional contaba a toda la academia… Eso significaba que cada estudiante podía obtener un punto extra para llevarlo a la victoria.

Había cinco torneos extra aparte de los combates.

Artesanía, alquimia, curación, informática y criminalística que era ocupado por el estudiante que vino con el grupo.

Si los estudiantes de Rango B y A, valían un punto por ser derrotado, el estudiante de Rango S tenía un valor de cinco puntos.

Sin embargo, las victorias en las modalidades de esos torneos ‘extras’ daban cinco puntos por victoria de la academia.

Y eso que tenían diferentes modalidades en la cual demostrar sus habilidades, lo que hizo que fueran vital si deseaban ganar el torneo por el alto número de puntos obtenidos.

“Sus victorias ayudarán a la academia, pero no necesitan sentirse presionado. Siempre podemos recuperar puntos con la modalidad de desafío.” Agrego Edward para reducir la presión.

Noto que Taqiyya se estaba sintiendo presionada y trato de calmar los ánimos.

Había distintos desafíos a los cuales la academia podía tomar y en la cual ganarían puntos extras.

No solo se trataba de desafiar a la otra academia a un duelo que podía ser individual, grupal o de toda la academia, sino que había otros ‘desafíos’ más variados.

Un ejemplo era el ‘desafío del miedo’ que era enfrentarse al Emperador Víctor y no caer de rodillas, podía escucharse fácil pero no lo era.

No había que ser muy inteligente para saber que el Emperador Víctor los presionaría con su aura hasta aplastarlos, peor aún hasta podía generar una presión aterradora debido a su historia.

Un antiguo jugador y un individuo extremadamente poderoso… Cuando alguien es mirado por tal aterrador ser, seguramente temblaría y no podría resistirlo.

Se trataba de un desafío que ponía a prueba su resistencia mental y su capacidad de resistir la presión de individuos más poderosos que ellos mismos.

Lograr superarlo significaba obtener puntos extras.

Claro, siempre se podía desafiar a duelo a una academia y ellos al ser desafiados no solo tenían la posibilidad de elegir al miembro que aceptaría el reto, sino que hasta pueden elegir la modalidad del desafío.

Llevándolo a que sea un combate a su gusto o simplemente ver sus resultados a través de un desafío como el ‘desafío del miedo’.

Al final había muchas formas de ganar puntos extras, pero todo dependía de su propia capacidad.

“Algunas academias se centrarán en desafíos de solo duelos, pero quiero que nosotros usemos todo a nuestra disposición.” Declaro Edward con una expresión seria.

Si los estudiantes eran más fuertes y tenían confianza en sus habilidades siempre podían desafiar a otra academia a un duelo.

Si bien se podía rechazar un duelo solo era tres veces en todo el torneo, así que si planeaban bien podían lograr obtener puntos extras al desafiar o ser desafiado.

Aun así, no había que centrarse solo en una modalidad.

“Ganar los combates sin perder miembros, prepararse para los torneos extras y por supuesto aprender sobre los otros desafíos disponibles para nosotros y prepararnos para ellos.” Aconsejo Edward logrando que todos asintieran.

El ‘desafío del miedo’ no era el único desafío disponible para ellos, también se encontraban otros desafíos que tenían otros objetivos.

Prepararse para todos ellos, era su objetivo principal.

******

Aurora miro a Edward y Alice que estaba en silencio.

“Todavía no hemos escuchado nada sobre un castigo para aquellos que ocultan sus fuerzas en rangos bajos.” Informo Edward con una expresión seria.

Alice solo lo miro un momento y siguió comiendo sus papitas.

Estaba siendo ignorado muy fríamente, pero Edward dio su mejor sonrisa y señalo. “Alice, me gustaría que te conviertas en nuestra arma secreta. Ya sabes cuándo te enfrentes a un enemigo de un rango más alto, ganes.”

¿Estaba de más explicarlo?

No, debido a que era posible que esa joven glotona no diera todo de si cuando se enfrentaba a un oponente de ‘mayor peso’.

Aurora solo contuvo su sonrisa al mirar a su amiga.

Esto era lo que sucedía cuando un veterano con gran fuerza, entraba a una guardería de niños.

Esa jovencita no solo tenía fuerza, sino que más importante demasiada experiencia.

La misma Aurora sabía que ella era muy fuerte con una capacidad impecable para enfrentarse a sus oponentes.

La multiplicidad de su habilidad junto a esa experiencia, la convirtieron en un arma demasiado afilada.

Para alguien de su tipo estos torneos eran un juego de niños y se lo tomo de esa forma.

“¿Qué gano?” Pregunto Alice con curiosidad y dejando sus papitas de lado miro a Edward y comento. “Si revelo que soy un Rango S, me presionaran para que haga la prueba de ese rango… Luego me llegarán invitaciones para gremios, grupos mercenarios o empresas que serán insistentes para invitarme.”

Un estudiante de Rango S que parecía desconocido de un pequeño grupo de mercenarios que parecía no tener todo lo que podía ofrecerle a alguien de su capacidad.

Estaba claro que las invitaciones sería algo común.

Y ni hablar de que como se trasmitía al mundo donde podría llegar a ser más reconocida.

Eso significaba que llegaría a áfrica en donde la mayoría conocía las características de una de las ‘Protectoras de Zerzura’.

No era como si importara, pero Alice siempre mantuvo un perfil bajo… O al menos lo que una joven que comía papitas y sacaba brazos de su espalda podría llamar ‘bajo’.

“¿Jordán y Oliver no te estaban pagando?” Murmuro Edward con una expresión extraña.

“Así es, pero solo como una mercenaria de ‘rango A’.” Respondió Alice y miro a Edward mientras sus labios se deslizaban ligeramente hacia arriba.

Los labios de Aurora temblaron.

Se estaba divirtiendo a costa de Edward…

Un asunto era contratar a alguien de Rango A y otro era contratar a un individuo de Rango S.

Edward miro a Aurora buscando ayuda, pero ella solo dio una sonrisa y se encogió de hombros.

“Yo no necesito ese elixir, así que no es como si tuviera que esforzarme…” Agrego Alice en voz baja.

Compañerismo y esas cosas, no le importaban demasiado estaba claro que quería sacar ‘provecho’ de esta situación.

Edward se rascó la mejilla y al final tras pensarlo, señalo. “Bueno, puede ser útil para Aurora como luchadora.”

No era mentira que Alice no necesitaba ese elixir, y en cuanto a Aurora como espadachín, ella estaba atrapada en una diferente situación.

Algo que un elixir de ese tipo no la ayudaría, no era como si beberlo ayudaría a que todos sus problemas mentales desapareciesen.

Aun así, como luchadora era diferente, ya que podía mejorar su físico a diferencia de espadachín cuyo problema estaba más relacionado con volver a aceptar su espada.

Claro, no es como si a Aurora le importara demasiado un elixir de ese tipo, tenía confianza en sus habilidades.

Sin embargo, fue un buen punto de Edward, ya que señalo su amistad entre ambas.

“También como pago podemos… Permitirte hacer turismo por los restaurantes latinoamericanos de la ciudad.” Agrego Edward con una expresión extraña.

No era demasiado caro, pero el problema venia de que Edward que parecía tan serio ofreciera tal negocio.

“Si es así, acepto.” Respondió Alice al instante dejando a Edward con una mirada extraña.

Tras hablar un poco del tema, se retiró dejando su habitación del hotel.

“Te estabas divirtiendo demasiado a su costa.” Señalo Aurora con una sonrisa.

Alice volvió a comer sus papitas y con una mirada juguetona, respondió. “Claro, no hay demasiadas oportunidades de molestar alguien como Edward.”

Aurora agito la cabeza con una sonrisa, debido a que era cierto.

Ese joven que antes era arrogante, ahora parecía tranquilo y capaz, se notaba bastante el cambio.

“Por cierto, ¿está bien que participe?” Pregunto Alice de repente.

“Claro, puedes divertirte. Es normal que te aburras en este tipo de situación.” Respondió Aurora con una media sonrisa.

Esto era unas vacaciones y a pesar de que tenía que ‘cuidar’ a Cithrel, no podía tomarse como otra forma que vacaciones.

Si para ella se sentía de esa forma, no era difícil imaginar cómo se sentía para alguien como Alice que incluso algunas misiones parecían un juego para ella.

Así que, si deseaba divertirse participando en el torneo enfrentándose a estudiantes, Aurora la apoyaría.

“Solo no te excedas, no quiero ver que otro estudiante termine como Oliver.” Advirtió Aurora y con una expresión extraña, murmuro. “O peor…”

¿Era posible que eso sucediera?

Aurora conocía mejor que nadie a su glotona amiga, así que entendía lo peligrosa que podía llegar a ser.

Es por esa razón que era mejor advertirle ahora antes de que sea demasiado tarde.

Alice asintió como una buena niña, logrando que Aurora se riera.

Una advertencia era agradable, pero los torneos siempre eran salvajes.

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.