Para usar el Modo Noche debes estar Registrado e Iniciar Sesión.
A- A A+

TG – Capítulo 155: Torneo de artesanía.

Capítulo 155: Torneo de artesanía.

“Ganador del torneo de curación Vanessa Moráis de la Academia de Héroes. Una espléndida forma de tratar a su paciente, con respeto y dedicación. Tuvo empatía con su paciente, calmando sus miedos y sus temores a la vez que realizaba los procedimientos correctos.”

“Cuando llego al final y creyó curar la enfermedad no se dejó llevar y siguió dudando y preguntando por el bien de su paciente, logrando encontrar el padecimiento real. Sin embargo, incluso en ese momento en vez de ‘intentar’ tratarlo se retiró llamando a profesionales, conociendo sus propios límites y el riesgo de su ‘intento’.”

A través de la proyección Cithrel y Taqiyya escucharon como un reconocido curador dio la conclusión que llegaron los diez jueces.

Cithrel sonrió asintiendo.

Había estado observando el torneo y en ella no solo se explicaba que enfermedad tenía cada paciente, sino que también explicaba el procedimiento por lo cual los estudiantes intentaban tratarlo.

Lo hicieron de forma informal sin tanto tecnicismo todo para que el público pudiera entenderlo con facilidad.

En la conclusión de los jueces a la hora de seleccionar a Vanessa como la ganadora no fue solo por sus habilidades de curación, sino que una mezcla de diferentes factores.

Aquellos que llegaron e intentaron curar a sus pacientes como si fueran algún tipo de objeto, tuvieron un bajo aprecio por algunos jueces.

Este no era una zona de guerra en donde se necesitaba profesionales con corazón de hierro para tratar a todos sin intentar conectarse con su paciente.

Esto era un diagnóstico que se realizaba con lentitud como si cada estudiante fuera el médico elegido por su paciente.

Disminuir los temores y miedos era un factor importante no solo por el estado anímico de cada paciente, sino que por algunas maldiciones o enfermedades raras que se volvían más fuerte con algunas circunstancias.

Algunas maldiciones eran poderosas y aterradoras atacaban cuando el cuerpo estuviera más débil y a veces el miedo debilitaba inconscientemente el cuerpo.

Si le decían que era una enfermedad ‘incurable’ y el paciente era débil psicológicamente entonces podría llevarlo a ‘rendirse’ y con ello, la enfermedad empiece a extenderse.

Era normal esperarse este asunto cuando había magia de por medio.

Vanessa se tomó su trabajo con profesionalismo como si fuera su paciente real y debido a su personalidad lo trato amablemente, respondiendo las dudas y calmando los temores.

Al final cuando supuestamente ‘curo’ los síntomas, continuo hasta encontrar la maldición y en ese momento definió su posición de ganador.

El estudiante de la Academia de Paladines que fue el segundo ganador, también llego a esa posición, pero cuando encontró lo que padecía su paciente intento ‘curarlo’, olvidándose de que eso podía llevar a la muerte a su paciente.

Cuando no tenía la total certeza o confianza, ‘intentar’ era como jugar a la ruleta rusa con cinco balas… Prácticamente un suicidio.

Como no se trataba de enfermedades reales, nada sucedió, pero eso disminuyo el aprecio de los jueces por ese estudiante.

Dejando a Vanessa quien se retiró de inmediato y llamo a otros médicos del hospital para que curaran a su paciente, como la ganadora.

Al final los ganadores del torneo de curación fue la Academia de Héroes con 5 puntos, la Academia de Paladines con 3 puntos y por último la Academia de Magos Merlín obteniendo 1 punto.

“Fue muy impresionante…” Murmuro Taqiyya con una mirada brillante y con curiosidad, pregunto. “¿Todavía no sale de su torneo?”

Cithrel cambio la proyección al torneo de alquimia.

Ahora todos los alquimistas de todas las academias estaban participando en el torneo respectivo.

Crear el mayor número posible de pociones utilizando un número limitado de ingredientes.

Por lo que Cithrel sabia la ‘alquimia’ como profesión era unas de las más importantes debido a la posibilidad de crear ‘pociones’ que podían curar prácticamente todo.

Regenerar heridas, curar enfermedades, generar resistencia elemental y si se llegaba a un nivel más avanzado podía crear pociones para regenerar miembros perdidos, curar enfermedades que parecían incurables, crear elixires para aumentar de fuerza o mejorar el cuerpo permanentemente.

Era una profesión con un número muy elevado de posibilidades y se necesitaba experiencia, pero mayormente conocimiento.

Ahora estaban probando las capacidades de los estudiantes.

Desde la capacidad para reconocer cada ingrediente mágico como el conocimiento para saber la multiplicidad de posibilidades y creaciones con algunos ingredientes determinados.

“¿Ganará?” Pregunto Taqiyya mirando a Vanessa que estaba creando pociones con una gran seriedad y concentración.

Cada alquimista se encontraba en un laboratorio especializado para cada uno de ellos y ahora Vanessa estaba realizando varios procesos para crear diferentes pociones al mismo tiempo.

Cithrel la observo detenidamente y luego a los otros estudiantes que iban en la delantera.

Como una princesa de un poderoso Imperio Mágico y como alguien del linaje Falion reconocido en Terra nova por tener un enorme talento para la magia, ella sabía unas cosas de alquimia.

Tal vez no sea a escala de ‘maestro alquimista’ pero como todo Archimago de Terra nova era una experta en la alquimia.

Su educación fue hasta el nivel de aprender todo lo posible y hacer uso de su talento, así que con solo echar una mirada se dio cuenta de las circunstancias de Vanessa con respecto a sus compañeros.

“No saldrá primera. El mago de la Academia Merlín ha tomado la delantera y ha usado cada material a un nivel meticuloso, en cuanto a Vanessa… Ella también es bastante buena y si sigue de esa forma seguramente saldrá segunda.” Respondió Cithrel con confianza.

Había observado las diferentes pociones creadas por Vanessa y los ingredientes restantes, llegando rápidamente a su conclusión.

Era impresionante a su manera, ya que salir segundo entre tantos estudiantes era algo notable.

“Ella siempre es así de excelente.” Respondió Taqiyya con una suave sonrisa y lentamente su expresión se volvió difícil.

Cithrel la miro detenidamente y Taqiyya se sinceró.

“No creo que pueda hacerlo…”

Vanessa tenía confianza y mucha actitud.

Había salido del torneo de curación sin saber de su resultado y se había adentrado al torneo de alquimia y ahora estaba participando con extrema confianza y dedicación.

El número de individuos que miraban directamente el torneo no era tan alto como los millones del torneo de combate, pero superaban el millón… Y ese era un número impresionante cuando uno pensaba que solo estaban en la proyección de Vanessa.

Eso significaba que todos los estudiantes eran grabados independientemente y había más de un millón de personas mirando a Vanessa.

“Yo… Creo que no voy a poder… No soy tan buena.” Murmuro Taqiyya, pero su expresión cambio y agrego. “Y si pierdo… Serán 5 puntos menos.”

Su respiración se hizo pesada lentamente y ella puso su mano en su pecho mientras se agitaba cada vez más.

La situación y sus propias palabras la estaban llevando a tener un ataque de pánico.

Cithrel al notar eso acerco y se puso al mismo nivel que sus ojos.

A diferencia de ella, Taqiyya tenía una estatura más baja así que tuvo que inclinarse para mirarla.

Los ojos borrosos de Taqiyya empezaron a concentrarse y observo a Cithrel que estaba muy cerca la una de la otra.

Una sonrisa apareció en Cithrel y levantando el mentón de la jovencita la hizo que la mirara.

Solo ese simple contacto hizo que las mejillas de Taqiyya se empezaran a poner rojas, pero Cithrel lo disfruto a su manera.

“¿Quieres que haga algo por ti?” Pregunto Cithrel con una mirada seria y una sonrisa sincera.

Acercando su rostro, Taqiyya cerro sus ojos con temor y vergüenza, hasta que escucho la voz de la princesa.

“Ábrelos.” Ordeno Cithrel y cuando Taqiyya obedeció, sus ojos se perdieron en los ojos azules brillantes de la princesa.

Desde sus mejillas el rubor se extendió a todo su rostro cuando Taqiyya noto que estaba tan cerca como para sentir el aliento de esa encantadora princesa.

Sin embargo, su mirada no se separó de los ojos azules de Cithrel.

“Cuando salgas a participar en el torneo, darás lo mejor de ti y les demostraras de lo que eres capaz.” Ordeno Cithrel con un tono tranquilo.

Su contacto no se rompió y Taqiyya asintió mientras su corazón latía con una fuerza inagotable, sintiendo un vigor único despertar dentro suyo.

Al verla Cithrel no se pudo resistir y se acercó a su oído para susurrar. “Si ganas, te recompensaré.”

Taqiyya se quedó en blanco ante ese tono tan encantador… Y seductor.

En ese momento la puerta se abrió y Venali entro.

“Disculpe Su Alteza ya es hora y llaman a los participantes.” Dijo Venali y antes de que pudiera terminar sus palabras, Taqiyya ya había huido.

“Me olvidé de decirle ‘suerte’…” Murmuro Cithrel con una sonrisa entretenida y mirando a Venali que estaba observándola, comento. “Una interrupción en el momento menos indicado.”

“Me disculpo Su Alteza.” Respondió Venali de inmediato bajando la cabeza.

Cithrel dio una sonrisa encantadora y solo agito su mano como si no le importara demasiado.

“¿A qué hora comienza tu entrenamiento con los demás?” Pregunto Cithrel cambiando de tema.

“Comenzaré en un momento…” Respondió Venali y mirando a la princesa, su expresión tembló, pero al final, pregunto. “¿Está bien?”

Era una pregunta complicada que parecía no tener sentido, pero lo tuvo para Cithrel que miro en la dirección de donde se había ido Taqiyya.

Golpeándose sus labios, respondió. “No lo sé, pero me cuesta contenerme…”

Sus ojos brillaron aumentando ese tono azul de sus ojos y mirando a Venali, comento. “Si Aurora huele exquisito, Taqiyya tiene un aroma atrayente…”

“Supongo que el hambre de verdad hace que me deje llevar.” Bromeo Cithrel con una sonrisa encantadora y antes de que Venali pudiera decir algo, agrego. “No necesitas preocuparte.”

“Vamos, todavía necesito ir a demostrar mi apoyo a Taqiyya.” Declaro Cithrel abandonando la habitación con una gran sonrisa.

******

“Ufff…”

Aurora observó como Vanessa abandonaba el laboratorio de alquimia con un suspiro agotado.

“Felicidades, ¡segundo lugar!” Exclamo Aurora sin poder resistirse.

Era impresionante que Vanessa ganara, pero su victoria dejo ver la razón por la cual fue elegida a pesar de que también fue elegida por el torneo de curación.

“Gracias… Fue agotador y tuve suerte.” Murmuro Vanessa y con un suspiro, explico. “Me tocaron ingredientes relacionados con la curación.”

Daban un número al azar de ingredientes muy diferente el uno con el otro y ella tuvo la suerte de que le tocara ingredientes de curación.

Aurora sabía que esa ‘suerte’ era cuestionable, ya que muchos ingredientes podían ser usados para crear diferentes tipos de pociones.

En este caso, Vanessa conocía un gran número de pociones de todo tipo centradas en la ‘curación’ y logro crearlas a todas usando todos los ingredientes alquímicos a su disposición.

Su calidad también era alta dejando ver que era buena en este tipo de asuntos.

La academia de héroes se llevó 3 puntos debido a su segundo lugar, dejando a la Academia Merlín en primer lugar ganando 5 puntos.

Y con un sorprendente desarrollo la Academia de Psiónicos Aetherium logro tomar el tercer lugar llevándose 1 punto.

“Llevamos la delantera con 32 puntos… En los combates lo tendrán demasiado difícil.” Murmuro Vanessa tras mirar los puntos en la escala.

Tomando el primer lugar se encontraba la Academia de Héroes con sus 32 puntos, siguiéndolo se encontraba la Academia Merlín con 28 puntos, llevándose 1 punto del torneo de curación y 5 puntos del torneo alquimia.

En tercer lugar, estaba la Academia de Paladines quienes convirtieron sus 22 puntos en 25 tras ganar el segundo lugar en el torneo de curación y llevarse 3 puntos.

Recién había finalizado el segundo torneo y se había dejado ver como esas profesiones podían cambiar todo el ‘juego’.

Solo Vanessa se llevó 7 puntos como si derrotara a 7 oponentes…

Sin embargo, tener el primer lugar también significaba que muchas miradas estarían en ellos y seguramente estarían afilados sus armas para tratar de llevarlo a la perdida.

Las tornas se podían cambiar muy rápidas si ellos perdían continuamente combates.

“Bueno, hay que dejárselo a los demás.” Comento Aurora y señalando el torneo de artesanía, agrego. “Pero como vamos, seguramente les daremos muchas dificultades a los combatientes.”

Su tono era ligeramente divertido y la mayor razón era por Taqiyya.

En la proyección dentro de una sala de artesanía Taqiyya estaba llevando ropa de herrero y con su martillo estaba golpeando fuertemente las armas, reparándola cuando los metales tomaban forma líquida y reparaban las armas o armaduras.

Millones de personas lo estaban observando, pero Taqiyya no demostró su típico nerviosismo y timidez, ella era ‘otra’ persona.

“Wow… Ella es verdaderamente única cuando tiene confianza.” Murmuro Vanessa impresionada y con una sonrisa, agrego. “Me alegro de que se lleve tan bien con la Princesa Cithrel… Ella está sacando todo lo bueno que Taqiyya siempre tuvo.”

La expresión de Aurora tembló un momento, pero lo dejo pasar.

Taqiyya estaba martillando tenazmente cada arma reparando una tras otra, como una máquina profesional.

Su torneo se trataba de la reparación de armas, armaduras y artefactos.

Se le había dejado en una habitación especializado para la herrería y se le había dado cientos de espadas, armaduras y artefactos para que lo reparara.

Taqiyya estaba demostrando el potencial de su talento, [Alma enana].

Tenía un nombre bastante curioso, pero ahora si alguien dijera que ella estaba demostrando ese amor por la artesanía y la dedicación que tenían los enanos, nadie podría negarlo.

Como toda profesión cada una tenía su conocimiento, pero Taqiyya estaba dejando ver lo feroz que era… Como si hubiera recibido un subidón de adrenalina.

Movimientos rápidos y claros, nunca se detuvo a pesar de que estaba sudando al usar una gran cantidad de su energía mágica para recuperar la forma de las armas y repararlas.

“Espero que esta victoria, le ayude a elevar su confianza. Se lo merece.” Dijo Vanessa con una sonrisa.

Nadie podía negar la victoria de esa jovencita, ya que en velocidad o capacidad a la hora de trabajar era superior a otras academias.

Además, no reparaba armas normales, sino que elegía armas que parecían más potentes y cuya reparación se tardaría más, pero igual mantenía un número elevado de reparaciones realizadas.

“Es cierto… Aunque la Academia de Héroes reúne talentos de todo el mundo, no voy a negar que estoy sorprendida al ver tantos ‘genios’.” Dijo Aurora mirando a Taqiyya y luego mirando a la misma Vanessa.

Ella también vio que había ganado el torneo de curación, pero actuó con bastante humildad.

Aurora estaba siendo sincera, los talentos en la Academia de Héroes eran numerosos.

Desde Edward como Rango S a Clémentine u Oliver que no había venido como estudiantes de Rango A.

Luego tenía a Érica, Nicole o Leslie y si se contaba a lo que no estuvieron cerca de ella entonces Alexey, Jordán e incluso Marc tenían talento.

Pero mayormente tenían potencial…. Potencial para subir de rangos y volverse más fuerte.

Eso de por si era impresionante.

Vanessa sonrió con tranquilidad y comento. “Todavía falta que todo se defina.”

A pesar de que Taqiyya tenía su victoria garantizada, al día siguiente faltaba el torneo de Jaxon y Andrés.

En informática Andrés tenía una ventaja, pero también se encontraba la Academia de Mecánicos en el quinto grupo así que era debatible si lograría llevarse el primer lugar.

Por su parte Jaxon en criminalística tenía a la Academia de Psiónicos Aetherium quienes tenían una gran capacidad para la criminalística debido a los extraños y raros poderes psiónicos.

Claro, las otras academias no podían ser dejadas de lado debido a que cada academia era muy diferente.

Tal vez no sean como la Academia de Héroes que reunía talentos de todo el mundo, pero la mayoría de las academias reunía estudiantes de sus países de orígenes y de los países vecinos.

Eso significaba que podrían encontrarse con oponentes difíciles en lugares donde menos se lo esperaban.

“Vamos a esperar a Taqiyya.” Invito Vanessa y Aurora la siguió con una sonrisa.

Los demás estaban entrenando y por el grupo de la academia había visto que los mensajes de felicitaciones llegaban uno tras otro.

Es más, en la aplicación de la academia en su pequeña red social interna también los demás estudiantes festejaban la victoria y como llevaban la delantera.

Aurora se divirtió mirando eso mientras se dirigían al otro edificio en donde se encontraba Taqiyya.

Pudo ver que en la plaza cercana se proyectaba el torneo de artesanía con un anfitrión que narraba hábil y entusiastamente el torneo.

Lo hizo sentir animado y era tan bueno que convirtió el torneo de artesanía en un gran desafío competitivo como si se tratara de un importante deporte.

En medio de su larga caminata, Aurora recibió dos mensajes.

Uno era de su glotona amiga que ya había encontrado un restaurante para ir a cenar en grupo y el otro era del Anciano Kernen que le pedía un favor.

Mirando ambos mensajes, Aurora se dio cuenta de que iba a estar bastante ocupada.

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.