Para usar el Modo Noche debes estar Registrado e Iniciar Sesión.
A- A A+

TG – Capítulo 160: Desahogarse.

Capítulo 160: Desahogarse.

Todos vieron al grupo de Rango A entrar en la sala de descansos.

“¡Felicidades!”

“¡Eso fue impresionante!”

“¡Maravilloso!”

Aurora miró como los demás exclamaban por la victoria de su grupo y era más profundo en aquellos que no conocían la verdadera fuerza de Alice.

Lucas, Alexey, Dalia e incluso para Marc, todo lo que vieron fue una estratégica espléndida que llevo a Alice a la victoria.

“Hay que alabar a Alice, sin ella no podríamos habernos centrado en nuestros oponentes.” Comento Gregorio con una sonrisa.

“Sabía que era buena idea traerla…” Murmuro Niels asintiendo varias veces.

Alice solo abrió su bolsa de papitas y no dijo nada ante tan exclamaciones, pero a nadie le molesto.

En realidad, parecía como si no le importara la victoria, pero Aurora pudo notar que estaba esquivando su mirada.

Como una niña que sabía que hizo algo mal…

Tras una pequeña charla, Edward se acercó con una sonrisa y tras las felicitaciones, comento. “Hasta ahora han hecho un excelente trabajo. Han dado todo de sí para ganar, y a pesar de que hubo percances, me alegro de que hayamos logrado ‘vengar’ a nuestra compañera.”

¿Estaba bien que un héroe dijera esa palabra?

Todos se rieron ante el comentario de Edward y Aurora también dio una sonrisa.

La venganza de la que hablaba no era golpear a sus oponentes incumpliendo las reglas, eran demostrarle su superioridad y eso hicieron.

Es cierto que algunos tuvieron sus cartas reveladas como lo fue Leslie que hizo uso de su armadura de exoesqueleto, pero la victoria valió la pena.

“Y ni hablar de nuestra compañera que hizo que un Rango S cayera en su propio trasero.” Agrego Edward mirando a Alice con una sonrisa.

Había una enorme diferencia entre un estudiante que estaba en la academia con una mercenaria veterana que se encargaba de señores de la guerra.

No era solo al nivel de experiencia de batalla, sino que se trataba sobre lo que vivieron y las cosas que hicieron.

Ninguna de las dos eran santas o heroínas, Aurora lo sabía mejor que nadie así que conocía lo feroz que podía ser alguien como Alice.

Y más cuando sus conocidos eran afectados.

“Ahora es mi turno para demostrar mi fuerza y luego tendremos que prepararnos para los desafíos de pasado mañana.” Dijo Edward y como siempre advirtió. “Que no se le suba la victoria a la cabeza, esta vez hemos sorprendido a nuestros oponentes. La próxima vez no será lo mismo.”

El estallido de fuerza tras la derrota de Clémentine sorprendió a sus oponentes y por eso ganaron, luego en el combate de rango A, Alice hizo el mayor trabajo.

Sin embargo, había que marcar que Xu Long fue imprudente y se dejó llevar por la situación, sorprendiéndose por las acciones de Alice.

La siguiente vez no podrían realizar lo mismo y eso se extendía a otras academias.

Todos asintieron entendiendo y como estaba empezando el combate de la otra academia, todos se fueron a verlo.

Por su parte Aurora se acercó a su amiga que estaba sentado en el sofá lejos de todos.

“¿Quieres?” Pregunto Alice con una mirada sincera al convidar sus papitas.

Los labios de Aurora temblaron al darse cuenta de que básicamente la intentaba sobornar, pero lo acepto.

“No te regañaré no te preocupes…” Dijo Aurora con una sonrisa entretenida.

No le molestaba que entrara al torneo por diversión, ya que sabía que siempre controlo sus habilidades.

Ganaba, era cierto, pero también se tomaba su tiempo para luchar con su oponente.

Sin arrogancia, sin demostrar una enorme superioridad, solo jugando un juego.

Esta vez fue diferente, ya que Alice había dejado salir su intención asesina, básicamente demostrando que deseaba asesinar a su oponente.

Alguien lo suficientemente fuerte y poderoso, generaba una presión atemorizante y cuando se agregaba el deseo de asesinar, simplemente se convirtió en una presión mental abrumadora.

Es por eso que entre los desafíos se encontraba el ‘Desafío del Miedo’ que era soportar la presión del mismo emperador.

“Además… Sé que lo hiciste por que estabas enojada.” Agrego Aurora dándole una sonrisa a su amiga y señalo discretamente a Clémentine que estaba mirando el combate de otra academia.

No importa si Alice parecía indiferente y desapegada, Aurora la conocía bien.

Era alguien que valoraba los lazos de amistad y compañerismo, al menos a su manera, pero lo hacía.

Como Clémentine fue atacada de esa forma, Alice se vengó a su manera.

“Pensé en ‘devorarlo’ pero me abstuve.” Murmuro Alice y sin mirar la expresión de Aurora que temblaba, agrego. “Sería demasiado problemático si algo le sucedía dentro…”

Aurora no supo cómo reaccionar.

Todavía recordaba al demonio que fue llevado a su sombra cuando trabajo para el Director Vincent.

Si uno pensaba que aterrorizo a un demonio, era normal que pudiera hacerlo con un humano.

No importa cuánto diga que su sombra es inofensiva y no importa cuántas veces Aurora se haya adentrado en ella, era difícil decir que era inofensivo cuando era de ese lugar de donde salían los brazos.

Agregando que literalmente esa sombra tenía un ‘espacio’ propio en donde iban las personas ‘tragadas’… Si, de por si la habilidad de Alice era demasiado aterradora.

Claro, Aurora tampoco podía decir que conocía completamente la habilidad de su amiga, ya que todas las habilidades progresaban cuanto más fuerte se volviera la persona.

Aun así…

“Hiciste un buen trabajo.” Comento Aurora asintiendo con una sonrisa.

Mientras no excediera completamente, era bueno alentar este tipo de acciones.

******

“Creo que hice muy bien en adelantar este grupo…” Murmuro el Emperador Víctor con una sonrisa entretenida y al ver que los presentes lo miraban, comento. “Un Rango A venció a un Rango S, eso es impresionante.”

Su tono era divertido y entretenido a pesar de que sabía la verdad.

La joven prácticamente jugo con su oponente usando su intención asesina como un arma… Eso fue sin duda interesante para el emperador.

“Fue un combate notable, pero estoy sorprendido sobre la joven… Ella no parece ser una estudiante de primer año.” Dijo el Anciano Harris y frunciendo el ceño, pregunto. “Incluso si se dice que es una mercenaria… ¿Cómo puede actuar de tal forma?”

Alguien que dejaba ver su sed de sangre hasta el punto de afectar a un Rango S, significaba que no era una persona común.

Significaba…

“Tiene demasiada sangre en sus manos, ¿ese es un problema?” Pregunto Ersin con curiosidad.

El Emperador Víctor sonrió entretenido al escuchar esa pregunta.

En Terra nova sería normal que una joven de 20 años pudiera emanar una aterradora intención asesina que dejaba en claro que ya había asesinado a muchas personas.

La joven demostró un poco de ese aterrador nivel, controlándolo lo suficiente para aturdir a su oponente y hacer que sienta miedo.

Sin embargo, la diferencia estaba que en Terra nova había que matar para volverse fuerte y aquí en la tierra era diferente.

Un ejemplo, eran algunos de los estudiantes en el cual algunos alcanzaron el Rango S sin asesinar a ninguna persona.

Tan joven y con tanta sangre en sus manos sin parecer perturbada… Sí, eso era algo notable.

“Bueno, estuvieron en áfrica por un tiempo es normal que haya que ensuciarse las manos.” Comento Víctor y cuando ambos Archimagos lo miraron, dio una sonrisa y comento. “Solo la investigué un poco por curiosidad.”

Aurora y Alice Campbell conocidas en áfrica como las ‘Protectoras de Zerzura’.

Se había dejado llevar por su curiosidad para aprender un poco de las personas cercanas a su conocido, pero ya había escuchado su título en su tiempo antes de convertirse en emperador y entendía el trabajo que hicieron.

“De todas formas su habilidad es interesante y es entretenido que haya ocultado su fuerza de esa forma.” Comento el Emperador Víctor cambiando el tema.

“Lo hizo de tal manera que logro vencer a su oponente ocultando su verdadera fuerza, es bastante impresionante.” Respondió el Anciano Harris asintiendo con suavidad.

Antes no podían ver su fuerza por completo, pero eso no significaba que podrían seguir de ese modo.

A su nivel notaron los pequeños cambios en fuerza, así que lograron notar la fuerza tras el puñetazo.

“Espero que el estudiante Xu Long pueda aprender de esta derrota.” Señalo el Director Vincent.

Su derrota no fue por la fuerza de su oponente, sino que por su propia imprudencia.

Era cierto que fue restringido con esos golpes mortales, pero el punto principal fue que nunca espero que su oponente tuviera una fuerza de Rango S.

Su imprudencia lo llevo a ser atrapado por sorpresa y esta vez fue una sorpresa que le costó la victoria.

Corregir su imprudencia, tratar de arreglar su actitud y ver cómo mejorar, era lo que esperaba el Director Vincent.

Víctor solo dio una sonrisa simple sin decir lo idealista que parecía el Director Vincent.

“Por cierto, los preparativos de la ‘limpieza’ están preparados.” Aviso Víctor cambiando de tema.

Cécile se había retirado así que ahora ellos eran los únicos que estaban en la habitación.

“Entonces, ¿cuándo empezara?” Pregunto el Anciano Harris que era participaba en el plan.

“Solo estoy esperando el momento indicado.” Respondió Víctor y mirando el torneo, agrego. “Me gustaría limpiar los restos de la ciudad y también afuera, pero es difícil.”

“El departamento de inteligencia ha estado atento a la seguridad local, rastreando a todos los sospechosos, pero es demasiado trabajo por el flujo de turistas. Sin embargo, esperamos que las redes de información logren captar algo en estos días.” Informo Ersin como una secretaria profesional.

Necesitaban deshacerse de aquellos miembros del cartel que entraron ocultos a la ciudad, antes de empezar a moverse.

Ese era el mejor escenario para Víctor.

“La calma antes de la tormenta…” Murmuro el Director Vincent asintiendo con suavidad.

Esa era la forma más directa para llamarlo… Una tormenta con una escala continental.

******

Entrando a la arena, Edward miro a su oponente.

Este era el desafío final del día y todos los demás estudiantes habían demostrado su fuerza y a la vez se habían desahogado contra sus oponentes.

Nadie podía negar que se sintieron enfadados por la forma que Xu Long ataco a Clémentine, pero también se sintieron molestos por la forma arrogante con la que hablaba.

Pero a Edward le recordó su pasado…

No podía culpar a Xu Long, él también tuvo un tiempo en donde sentía que era poderoso y único.

Tenía una enorme fuente de energía mágica capaz de permitirle realizar hechizos más poderosos que otros magos de su propio rango y su afinidad para la magia de relámpagos era sin duda impresionante.

Sentirse poderoso y volverse arrogante con esa capacidad era algo ‘normal’ y Edward ya había pasado por esa etapa.

A una edad joven alcanzar un alto rango, hizo que las personas pudieran pensar en el potencial futuro que uno podría tener.

Sin embargo, ahora que miraba hacia atrás se dio cuenta de lo ingenuo e infantil que fue.

Aun así, aunque dijera que lo entendía no significaba que no estuviera molesto.

Al igual que los demás, estaba molesto por lo que le sucedió a Clémentine.

Era cierto, que no la conocía bien como a otros estudiantes de Rango A, pero Edward no era solo un ‘compañero’, ahora era el ‘líder’.

Edward miro a su oponente que entraba a la arena con una expresión tensa tal vez al sentir como su energía mágica emanaba de su cuerpo por sus emociones.

La energía mágica se transformaba en relámpagos a su alrededor de forma natural y todo fue realizado sin que Edward lo pensara.

Su afinidad a su elemento estaba a ese nivel… Al nivel que sus emociones cambiaban su alrededor.

“Me gustaría disculparme antes de empezar el combate.” Dijo Ryu Sujin de repente y al ver que Edward lo miraba, declaro. “Mi compañero se dejó llevar por la situación y causo un rencor innecesario entre nosotros.”

Se estaba disculpando por las acciones de su compañero tomando el mando de líder de su grupo.

No había duda de que era algo notable que fuera realizado en este momento en donde todos los estaban observando.

Agregando de que Xu Long tenía sus fanáticos que adoraban la imagen de alguien poderoso y dominante, muy seguramente Ryu Sujin se ganaría algunas críticas.

Para algunos tal vez no sería necesario, ya que esto era un torneo, pero si se dejaba estar, el rencor personal se extendería en otras áreas como los desafíos.

Y Edward había estado planeando extenderlo a los desafíos.

Provocar a Xu Long para que los retara a un desafío iba a ser bastante fácil y en cuanto a la victoria, como lo que eran desafiados tenían la capacidad de elegir la modalidad, al final sería una victoria garantizada.

Ya sea que eligieran un combate individual de Rango S o un combate individual de Rango B.

Los estudiantes que había entrenado Aurora, eran fuertes y algunos de ellos tenían una destreza superior muy bien oculta.

Ryu Sujin conocía a su compañero y entendía que se encontraban en el lado desfavorable debido a su falta de unidad.

“Entiendo. Desecharemos los rencores luego de este combate.” Declaro Edward asintiendo con una sonrisa.

Ir a por otra academia solo sería un acto de venganza, pero en realidad no tendría mucho sentido cuando Alice ya logro más que suficiente.

Como líder no tenía solo a un miembro en su mente, sino que también tenía que observar el panorama general y su objetivo principal.

Ganar ese elixir para que todos puedan mejorar rápidamente, seria de más utilidad que satisfacer el rencor personal.

“¿Luego de este combate?” Murmuro Ryu Sujin mientras su expresión temblaba un momento al ver como el cielo se volvía oscuro.

Los relámpagos y truenos empezaron a resonar cuando la energía mágica de Edward empezó a cambiar no solo sus alrededores, sino que también el clima.

Esta capacidad sería algo que los Grandes Archimagos de Rango SS podrían hacer, pero Edward tenía una enorme cantidad de energía mágica y esto era posible para él.

Tal vez no tenga la fuerza verdadera de un Rango SS, pero imitar algunas cosas era algo simple y si bien el cambio de clima lo hizo para que solo fuera en el coliseo, aun así, era algo llamativo de ver.

“Si, luego de este combate.” Respondió Edward con un tono simple.

Sus compañeros se desahogaron, pero todavía faltaba él.

Los relámpagos empezaron a resonar y cuando el anfitrión dio el comienzo en la batalla, Edward hizo que los relámpagos cayeran en la arena.

Ryu Sujin solo pudo crear una poderosa barrera tal como era su especialidad.

Sin embargo, Edward no se detuvo y levanto su mano logrando que decenas de relámpagos se formaran iluminando los alrededores mientras resplandecían.

Agitándose por todas partes, los relámpagos que caían de la pequeña tormenta arriba del coliseo creo una vista aterradora.

Necesitaba demostrar su fuerza para que los demás Rango S de las distintas academias se dieran cuenta de quién era su verdadero oponente.

Y lamentablemente Ryu Sujin era un medio para su fin.

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.