Para usar el Modo Noche debes estar Registrado e Iniciar Sesión.
A- A A+

TG – Capítulo 164: Un trabajo bastante agotador.

Capítulo 164: Un trabajo bastante agotador.

Aurora miró a Jane… Al tigre del Himalaya, cuyo nombre era ‘Jane’.

Pelaje blanco con rayas negras, era una ‘bola de pelo’ muy adorable que logro que Aurora deseara acariciarlo.

Era bastante grande midiendo 4 metros de longitud y 2 metros de altura, su cola era larga y esponjosa tal vez usada por su especie para abrigarse en climas fríos.

Aurora no negaba que era muy hermosa a su manera, como un gato gigante… Cualquier persona admiraría la belleza de esa tigresa.

Es por eso que no se sentía avergonzada por su deseo de acariciarla.

“Entonces… ¿Quieres que seamos aliados de la Academia de Héroes para el desafío grupal?” Pregunto su dueño, Daniel.

“Si. Las dos academias son fuertes y nuestros oponentes también lo serán, pero creemos que un aliado con una fuerza confiable es mejor.” Respondió Aurora desviando su mirada a Daniel, agrego. “Sus resultados en el torneo fueron excelentes, es por eso que esperamos aliarnos.”

La Academia Cernunnos era poderosa y fuerte, la destreza del domador junto a su bestia lo convertía en un enemigo demasiado fuerte.

Además, los estudiantes aprendían muy rápido, Aurora los había visto mejorar y aprender cuando ella vino a enseñar un poco.

Agregando su unidad como compañeros y como academia, estaba claro que serían unos aliados fuertes y confiables.

Iba a ser obvio que sus oponentes serian poderosos, ya que cada domador de bestia era considerado como dos individuos, pero tenían la fuerza para enfrentarlo.

“Primero me gustaría consultarlo con mis compañeros, pero es muy posible que aceptemos debido a que nosotros también estábamos planeando realizar ese desafío.” Dijo Daniel con una expresión fría característica de él.

Aurora asintió.

Su forma de liderar era parecida a Edward, buscando la opinión de sus compañeros y eso era algo que permitía mantener su unidad.

Ninguno de los dos deseaba que hubiera conflicto entre estudiantes si llegaban a estar juntos.

“Y si deseas puedes acariciarla… Jane, no te hará daño.” Agrego Daniel al notar su mirada.

Aurora se avergonzó un poco al ver que su intención era revelada tan fácilmente, pero al final solo acepto y se acercó para acariciar la cabeza a ese gran tigre.

Era agradable y la tigresa se dejó acariciar mirando a Aurora seriamente.

¿Cómo sabía que era serio?

La respuesta era la mirada fija innata de un depredador de su rango.

“Pensé que no te atreverías…” Murmuro la tigresa.

Sin sorprenderse por que hablara, Aurora dio una sonrisa y acaricio sus largas orejas.

Que sea Rango S, le daba una sensación dominante y mayor fiereza a su mirada.

Muy seguramente, muy pocos se atreverían a acercarse para acariciarla y si se agregaba que podía hablar y tenía una inteligencia similar a un humano, entonces el número de personas que se acercaría sería mínimo.

Después de todo bastantes personas pensaban que las bestias mágicas tenían un estatus similar a un humano y la trataban de la misma manera.

El contacto no era común en personas que recién se conocían y era lo mismo con las bestias mágicas.

“En realidad, Rupert me dijo que no eras mala.” Confeso Aurora con una sonrisa entretenida.

La tigresa soltó un gruñido bajo, seguramente tratando a Rupert como su enemigo.

Tras disfrutar un rato, se terminó retirando para no molestarla demasiado.

No era mentira que Rupert le había hablado de la personalidad de sus compañeros y hablo de Jane tal vez porque ella la había estado mirando bastante la vez que entrenaron.

“Me hubiera gustado abrazarla…” Murmuro Aurora al estar en el ascensor sola.

—Creo que ella te hubiera dejado.

Su sistema dio su comentario y Aurora asintió.

Al igual que su compañero humano que según Rupert era un joven con apariencia fría, pero corazón cálido, Jane era igual.

“Esto es mejor. No deseo que crea que la estoy viendo como una mascota.” Comento Aurora bajando por el ascensor.

Para algunas bestias mágicas ser tratadas como ‘mascotas’ era una ofensa y por esa razón Aurora siempre las trato como compañeros de igual condiciones.

En ese sentido, ella no acariciaría a un León Alado o un Gorila Atronador… Aunque era otro tema si eran pequeños.

Al llegar a la sala del hotel, Aurora noto al Anciano Kernen y al gigante Rupert.

El hotel para los domadores de bestia era muy especial.

Se encontraba al lado de una enorme habitad en donde las bestias mágicas podían ir a descansar, pero también la sala del hotel era muy grande.

Todo para permitir el paso de bestias mágicas de gran tamaño como Rupert.

Claro, solo era para algunas bestias mágicas de menor tamaño.

Individuos gigantes como el Zhar-Ptitsa, no podrían obtener la comodidad que necesitaban en la sociedad humana.

“¿Y cómo fue?” Pregunto el Anciano Kernen con una sonrisa.

“Lo están pensando, pero creo que aceptaran.” Respondió Aurora con una sonrisa.

El Anciano Kernen ayudaba a los estudiantes a entrenar como hizo cuando la invito a ella, pero aparte de ayudarlo en esas tareas, tomo distancia como los demás profesores cundo se trataba de otras áreas.

“Espero que acepten.” Comento Rupert y al ver que lo miraban, anuncio. “Dos academias fuertes unidas… ¡Sus enemigos serán aún más fuertes!”

Se había entusiasmado por la fuerza de sus oponentes, pero Aurora no pudo negar sus palabras.

“Me agrada que hayan conseguido aliados, la verdad es que las demás academias parecen que lo miran como un objetivo.” Señalo el Anciano Kernen por su parte.

Cada bestia mágica tenía el valor de un punto y si se agregaba su domador, entonces eran dos puntos… Y eso era un número elevado si alguien lograba derrotarlo.

Aurora solo dio una sonrisa al escucharlo, pero vio como el gorila le daba un suave codazo a su compañero.

La diferencia de edad en ambos era muy notable.

Un gorila que sería un ‘joven adulto’ en personalidad y un anciano con una larga barba blanca cuya edad superaba los 60 años.

El Anciano Kernen suspiro ante la insistencia de su compañero y luego miro a Aurora y pregunto. “¿Estos días tienes algo que hacer?”

Aurora trato de contener su risa, pero sus labios temblaron.

Antes de que pudiera avergonzar a un anciano de tanta edad, agito la cabeza.

Aparte de la fiesta nocturna que tendría en unas horas, por lo demás estaba disponible.

Las pocas veces que estaba ocupada era cuando entrenaba y visitaba a sus maestros o cuando ayudaba a Edward y entrenaba con Nicole u otros estudiantes.

Rupert soltó un gruñido emocionado y el Anciano Kernen suspiro ante su compañero.

“Nos han invitado a participar como oponentes para el ‘desafío grupal’… Claro, no nos enfrentaremos a nuestra academia, sino que nos enfrentaremos a otras academias.” Revelo el Anciano Kernen y mirando a Aurora, agrego con un suspiro. “Estoy demasiado viejo para luchar contra jóvenes, pero mi compañero todavía necesita un acompañante.”

Rupert lo miro con ojos muy animados.

Para la batalla grupal se necesitaban otras personas que participaran y se había invitado algunos profesores y otros individuos que estaban participando en el torneo como apoyo.

Invitando al Anciano Kernen era algo común, cuando se pensaba que su compañero era un Rango S.

Aurora pudo entenderlo, pero…

“¿Invitan con tanta facilidad?” Dudo Aurora.

Se estaban invitando a profesores con bastante facilidad, pero no todos los profesores eran lo mismo.

Algunos tenían más experiencia que otros, mejores equipos, objetos e incluso en la personalidad era diferente.

“Serán correctamente limitados cuando participen, así que no tienes que preocuparte.” Respondió el Anciano Kernen y mirando a Aurora, pregunto. “Entonces, ¿quieres acompañar a mi compañero?”

“¡Nos vamos a divertir!” Exclamo Rupert sin poder resistirse y la miro con intensa ferocidad.

Le estaba dejando su lugar de domador de Rango S a ella… Y eso significaba que sería considerada como un Rango S y tendría que enfrentarse a los estudiantes de ese mismo rango.

Mirando al gorila cuyos ojos parecían estar en llama, Aurora no pudo resistirse.

“Acepto.” Respondió con una sonrisa y Rupert soltó una risa animada.

Sería interesante mirar los combates desde otra perspectiva.

******

Cristian se acercó a Andrés e informo. “La Academia Cernunnos acaba de aceptar nuestra alianza.”

Andrés siguió usando su reloj holográfico comprobando la situación de sus objetivos y al ver que su amigo lo seguía mirando, murmuro. “Espera un momento.”

Estaba revisando por los lugares donde transitaba sus objetivos y con quienes se reunían.

La Ciudad Elelín era una ciudad altamente tecnológica con innumerables cámaras repartidas por toda la ciudad para mantener una alta seguridad.

Así que mientras las personas no usaran métodos alternativos para ocultarse, serian vistos.

Nadie se quejaba, ya que esta ciudad era literalmente del emperador y no era llamada la ‘Joya del Emperador’ por nada.

Hasta ahora sus objetivos no realizaban nada sospechoso.

Entre sus tres objetivos, se encontraba el anciano de sonrisa amable, una mujer empresaria y un hombre con apariencia de maleante.

El anciano rondaba los torneos como un turista común, la mujer empresaria estaba trabajando y el hombre con apariencia de maleante se las pasaba de bar en bar.

Cada uno de ellos tenía cargos o sospechas de estar relacionado con carteles de droga.

La mujer empresaria en su juventud estuvo en una empresa que traficaba drogas, pero no fue encontrada culpable de nada, el hombre de apariencia de maleante trabajo para un cartel de droga, pero cumplió su condena.

Era común que ellos fueran objetivos cuando uno pensaba que los antiguos países sudamericanos eran bastante corruptos y eso no solo se extendía a los políticos, sino que también a la fuerza policial y los jueces.

Muy diferente en la actualidad en donde cada cargo con autoridad y poder realizaba un contrato mágico.

Así que, si alguien decía que tal vez ellos realizaron más acciones ilegales y se ocultaron con sobornos, entonces era posible.

Suspirando al no encontrar nada, Andrés dejo su reloj holográfico con decepción.

Se estaba tomando con bastante seriedad su trabajo y realizaba las comprobaciones en todo momento, dejando que su IA mantenga vigilado a cada uno de ellos.

“Un trabajo bastante agotador.” Comento Cristian al ver su expresión.

Andrés dio una media sonrisa, ya que no había informado completamente cuál era su trabajo y ahora sus amigos y familiares pensaban que trabajaba para una empresa de seguridad.

“Supongo… Siempre hay que mantener la vigilancia.” Respondió Andrés y cambiando de tema, añadió. “Es agradable escuchar la aceptación. Ahora tenemos buenos aliados.”

La Academia Cernunnos no solo tenían a sus bestias mágicas, sino que los mismos domadores eran individuos con bastante fuerza.

“Cierto. Luego nos enfrentaremos a ellos, pero creo que ahora tenemos mayor posibilidad de victoria.” Comento Cristian asintiendo con suavidad.

Bastantes estudiantes participarían en este gran combate y no solo cada estudiante tenía una profesión diferente, sino que las mismas bestias mágicas eran diferentes.

Es más, había escuchado de Aurora que algunos estudiantes tenían dos bestias mágicas.

Claro, solo elegirían una, pero eso no significaba que no pudiera cambiar de compañero antes del desafío.

“Estoy agradecido de que no me eligieran para participar en el ‘Desafío Supervivencia’.” Dijo Cristian y al ver que Andrés lo miraba, respondió. “Es demasiado pesado…”

Ya se habían tomado un tiempo para elegir a los estudiantes que participarían en los diferentes desafíos, eso se debía a que antes de la fiesta tenían que presentar los grupos.

Todo eso para permitir que las autoridades los vayan preparando.

En el ‘desafío de supervivencia’ era donde tendrían que ayudar a un miembro herido y Andrés estaba de acuerdo que sonaba como algo demasiado pesado.

Es por eso que para ese desafío se eligió a los mejores estudiantes del Rango B.

Jordán, Alexey, Nicole, Érica y Leslie.

Los demás serían los estudiantes que elegirían el ‘desafío grupal’.

Se dejó el ‘desafío espartano’ a los estudiantes de Rango A que, si bien seguramente se enfrentarían a un gran número de enemigos, eran muy fuertes.

Dejando a Alice de lado, Clémentine y Rachael eran armas perfectas para ataques grupales.

“La verdad es que el torneo es más interesante de lo que pensé.” Comento Andrés honestamente.

Estos desafíos sonaban muy interesantes, no podía negarlo.

“¿Te arrepientes de no participar?” Pregunto Cristian con curiosidad.

Andrés agitó la cabeza de inmediato.

Ahora tenía trabajo y si bien el torneo internacional era importante por su premio, no podía negar que realizar su trabajo era algo que lo emocionaba y le gustaba.

Mirando la hora en su reloj holográfico, Andrés pregunto. “¿No iras a la fiesta?”

La fiesta empezaría en unas horas y si deseaba ir, era mejor prepararse ahora mismo.

Era cierto que iba a ser una fiesta muy formal, pero el Emperador Víctor regalo a todos los estudiantes un conjunto para que puedan asistir a la fiesta.

Tan solo tenían que ir a cualquier las tiendas de lujo en la Ciudad Elelín y elegir los trajes acordes a la situación.

Esas tiendas ayudarían a los inexpertos a elegir el traje y el conjunto que fuera mejor para la ocasión… Eso era para reducir a los nervios de la fiesta.

Para aquellos que no deseaban pasar vergüenza, era un buen método al aceptarlo.

Claro, como era un regalo pago, ayudaba a los estudiantes que no tenían demasiado dinero y no podían pagarse trajes de lujo.

“Me da demasiada vergüenza…” Respondió Cristian y con una sonrisa avergonzada, añadió. “Asistirán personas demasiado importantes. No tengo los modales, ni la etiqueta para esos ambientes.”

Andrés asintió de acuerdo con ese comentario.

Al igual que él, Cristian fue elegido por una beca y venia de una familia promedio.

Esa clase de fiesta tan importante, no era algo que sería de su agrado y a pesar de que según decía iban a ver dos salas para que los estudiantes pudieran tener su propia atmósfera, no ayudaba cuando se pensaba en el alto nivel de las personas.

“Yo tampoco iré. Será demasiado estresante.” Comento Andrés sinceramente.

En cierto sentido había conocido a personas importantes como lo era la Cardenal Brousseau o Urfin como miembro de las autoridades de Grecia y el Imperio Falion, pero una fiesta… Era un tema aparte.

Agregando su trabajo, no tenía razón para aparecer en esa clase de fiesta tratando de hacerse conocer y era lo mismo para Cristian que deseaba servir a su país.

“Entonces, vamos a ver los eventos con los demás.” Señalo Cristian con una sonrisa.

Ellos no eran los únicos que se negaron a asistir a ese tipo de fiesta, así que podían divertirse a su manera durante esta noche.

Los eventos de realizados por el torneo internacional era un buen punto, dejando el estrés a los demás.

***Nota del autor:

Recuerdan que les debia capitulos por que no subi a principio de mes? No? Bueno yo tampoco…

No, hablando seriamente les debo 5 capitulos y estaba pensando en que era mejor.

Una idea era subirlo estos dias y la otra era ver si querian esperar y entonces cuando nos acerquemos al final del volumen lo suba todo -basicamente serian los seis antes del final-. (Aviso: A ustedes le falta menos de dos meses para llegar al final del volumen… Subo un capitulo por dia ustedes veran cuanto debera faltar. No digo exactamente por que no se si lo consideran spoiler).

Dejen su respuesta para ver que opinan. Eso es todo gracias por pasar y leer!

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.