Para usar el Modo Noche debes estar Registrado e Iniciar Sesión.
A- A A+

TG – Capítulo 168: Prioridades.

Capítulo 168: Prioridades.

“Es una pena que se retiren tan temprano.” Dijo el Emperador Víctor a Cithrel y al Duque Kristoph.

Aurora cuyo humor había decaído, fue atrapada de vuelta tras revisar que su amiga se encontraba bien.

“Puede que sea de un miembro apoyo, pero tenemos algunos eventos mañana.” Respondió Cithrel mirando al grupo de estudiantes que la estaban esperando.

¡En unas horas empezarían los desafíos!

Si bien todos los desafíos estaban repartidos durante algunos días, intercalando los desafíos de los no combatientes, tendrían varios días pesados.

Cada academia no realizaba tantos desafíos, pero cada uno de ellos eran de por si agotadores.

“Entiendo.” Respondió el Emperador Víctor y mirando al dúo de amo y sirviente, comento. “Espero que le haya gustado la fiesta, tal vez no tenga comida de su agrado, pero espero que lo hayan disfrutado.”

Su comentario fue dicho con una expresión entretenida e hizo que Aurora que estaba siendo acompañante temblara sutilmente, pero hizo como si no escuchara nada.

Las dietas de algunas razas eran muy especiales y eso era cierto con los vampiros.

El Duque Kristoph dio una mirada seria al Emperador Víctor, pero este devolvió la mirada con una sonrisa.

“Cuando una raza vive hasta tal punto, encuentran métodos para disfrutar cualquier comida humana.” Respondió Cithrel con una sonrisa sin que su expresión cambiara y con un saludo casual, se retiró.

Aurora la acompaño en silencio, tratando de evitar la mirada del Duque Kristoph en ella.

La estaba mirando por una simple razón…

—Esa fue una advertencia para ti.

El comentario del Emperador Víctor no fue dado para ser descortés, sino que fue realizada de forma indirecta para que ella tuviera cuidado de un vampiro como el Duque Kristoph.

Los vampiros bebían sangre eso era innegable y si bien era cierto que los vampiros actuales de Terra nova tenían formas de permanecer ‘vivos’ y disfrutar las cualidades ‘humanas’, sus platos principales seguían siendo sangre.

“Su Alteza me retiraré.” Dijo el Duque Kristoph cuando abandonaron el palacio llegando a la entrada de la mansión e inclinándose con respeto, agrego. “Por favor, no se olvide de comunicarse conmigo si necesita algo.”

“Está bien, puedes irte.” Cedió Cithrel con una sonrisa y cuando el Duque Kristoph desapareció, miro a los estudiantes y bromeo. “No tienen que estar tensos, no es como si se los comería.”

“La presión viene no de que sea un vampiro, sino que sea alguien tan importante.” Respondió Edward con una media sonrisa.

“Si se le agrega su expresión, entonces debilita a cualquiera.” Murmuro Nicole con una expresión extraña.

Los demás asintieron.

El Duque Kristoph no dio sonrisas, con una expresión fría y seria hizo parecer como si todo lo que hiciera se tratara de una acción importante.

Cithrel se rio débilmente y realizando un hechizo de magia espacial volvieron a la sala del hotel.

“Bien, mañana el único combate que tendremos será el mío, pero los estudiantes no combatientes tienen su propio desafío y los demás tendremos que conocer a la Academia Cernunnos.” Comento Edward con un tono serio.

“Me encargaré de prestarle atención a los estudiantes no combatientes.” Señalo Aurora de forma simple.

“Gracias, eso nos permitirá conocer a los estudiantes de la Academia Cernunnos.” Respondió Edward y mirando a los demás, agrego. “Enviaré ordenes al grupo, así que estén atentos.”

No estaban todos los estudiantes presentes, es por eso que necesitaban organizarlos enviando las ordenes por el grupo en donde estaban todos.

Con una despedida los estudiantes se retiraron a sus habitaciones.

Aurora dejo que su amiga fuera a pedir algunos platos de comida al comedor y ella siguió a Cithrel.

Según la propia Alice, que la vinieran a molestar arruino su apetito y tenía que recomponerse… Claramente era una excusa para seguir comiendo.

“Es impresionante como puede comer tanto.” Murmuro Cithrel con un tono entretenido.

Aurora solo dio una media sonrisa como respuesta.

Su glotona amiga, era muy especial…

Cuando llegaron a su piso ellas salieron del ascensor juntos a Venali que siempre era tan silenciosa.

Dirigiéndose hacia sus propias habitaciones, el trío se encontró con Taqiyya que al parecer recién acababa de llegar.

La expresión de Cithrel se iluminó y acercándose con una sonrisa, comento. “Cierto, que tengo que recompensarte.”

Taqiyya al escuchar esas palabras, se avergonzó un poco, pero murmuro. “No es necesario, ustedes ya han sido de mucha ayuda.”

Su tono era sincero y agradable de escuchar, pero Aurora sabía que el galante caballero no la dejaría ir tan fácilmente.

“Como la futura Emperatriz tengo que mantener mis promesas.” Declaro Cithrel de forma solemne y cuando sus labios se inclinaron, agrego. “Además, no es algo difícil de hacer.”

La mirada de Cithrel hizo que Taqiyya dudara, pero cuando el caballero galante dio su mano, la joven la tomo mientras se sonrojaba.

Aurora como una espectadora sintió que miraba a un lindo conejito entrando a las fauces de un depredador, pero como fue de forma voluntaria, se abstuvo a decir algo.

Su expresión permaneció lo más imperturbable que pudo y cuando llegaron a la habitación de Cithrel, ella trato de seguir caminando.

“Aurora.”

La voz de Cithrel sonó a su espalda y Aurora dudo si huir o darse vuelta, pero al final solo pudo darse vuelta.

En realidad, ¡trataba de escapar!

Había estado escapando durante toda la fiesta y ahora deseaba también hacer lo mismo.

A diferencia de Taqiyya no iba a meterse a las fauces de ese feroz depredador.

El galante caballero se dio cuenta de su mirada, pero dio una sonrisa mientras ponía sus manos en los hombros Taqiyya.

“¿No quieres unirte?” Pregunto Cithrel y dando una sonrisa ambigua, murmuro. “Nos podemos divertir todas juntas.”

Era un tono coqueto, seductor y lo suficiente ambiguo como para que aquellos que lo escucharan se avergonzaran cuando pensaron en cosas extrañas.

Las mejillas de Taqiyya se volvieron extremadamente rojas, pero ella no se retiró.

Por su parte Aurora también estaba ligeramente tímida, pero era imposible que cayera ahora.

El galante caballero disfrutaba de aquellos que se avergonzaban fácilmente y ese era su método de ataque.

Y aunque inexperta… ¡Aurora también era una depredadora!

“No… Tengo cosas que hacer.” Murmuro Aurora tratando de dar un paso atrás de la forma más sutil posible.

¿Pero cómo ese galante caballero la dejaría escapar ahora?

Había fallado toda la noche en obtener su venganza y no iba a retroceder.

“¿Es así?” Pregunto Cithrel con ojos brillantes y cuando estuvo por realizar otro ‘ataque’, se detuvo y miro al pasillo.

Caminando con una bolsa de papitas, Alice miro detenidamente la situación y una mirada fría se dirigió a Cithrel.

Para Aurora era la batalla de dos depredadores que se adentraban en el terreno del otro, solo que su glotona amiga era una rara especie de parásito que solo pide comida realizada por ella.

Ante ese pensamiento, sus labios temblaron y Aurora se retiró al lado de su amiga.

Este parásito era inocuo, así que claramente la eligió a ella.

“Es una lástima.” Murmuro Cithrel golpeándose los labios con una ligera pena evidente, pero dándole una sonrisa Taqiyya, agrego. “Supongo que solo estaremos nosotras solas.”

Taqiyya que seguía avergonzada, murmuro. “Está bien…”

Escuchando esas palabras ambas se retiraron mientras Cithrel daba una sonrisa.

La guarida del depredador cerro su puerta y durante toda la situación Venali se mantuvo como una estatua.

Ambas siguieron caminando y Alice suspiraba cuando la miraba.

Aurora podía escuchar la pregunta que su glotona amiga se estaba haciendo en su cabeza.

¿Qué haré contigo?

Sus labios temblaron tratando de aguantar su risa al ver que Alice agitaba la cabeza con un suspiro.

Al final cuando entraron a su habitación, Aurora solo pudo reírse entretenida ante la situación.

A pesar de que no pudo dar su número a su ‘acosador’, tenía que admitir que su humor mejoro.

“Entrando a la guarida de un depredador, Taqiyya tiene agallas.” Señalo Alice con un tono aburrido y cuando Aurora, lo miro agrego. “Espero que mañana siga viva.”

Al escuchar esas últimas palabras que fueron dichas con un tono tan serio, la expresión de Aurora tembló.

No sabía cómo responder.

******

Leslie siguiendo a Aurora entraron a la enorme área de entrenamiento y cuando noto a los presentes en el interior, respiro frío.

Había visto los combates de la Academia Cernunnos, pero si fuera sincera ver las bestias mágicas luchar desde una pantalla no era lo mismo que verlo de cerca.

Sus compañeros también eran iguales y cada uno de ellos, estaba ligeramente tenso.

Era agradable ver un Addax mágico y también gorilas atronadores, pero la cosa difería cuando había un oso musculoso o una araña gigante cuyo tamaño era igual de grande.

Lo más aterrador era que esas criaturas no eran normales y cada una de ellas era una bestia mágica de Rango B.

El sentimiento era peor cuando uno miraba un ‘Dragón Komodo’ y una ‘Cobra de las Arenas’, eran grandes y aterradores.

Al igual que ellos miraban a sus futuros aliados, la otra parte también devolvía la mirada.

Eran aliados, pero como ambas academias eran fuertes muy seguramente en el futuro se enfrentarían.

“Nuestro líder Edward no ha podido venir y se disculpa por ello.” Dijo Aurora tras saludar cómodamente.

“No hay necesidad de disculparse, sé que tiene el ‘Desafío de Resistencia’.” Respondió Daniel y mirando a los estudiantes de la Academia de Héroes, agrego. “Mientras todos estén aquí, es suficiente.”

Tras esas palabras todo se quedó en silencio y Leslie pudo sentir la atmósfera extraña de los alrededores.

No era una tensión de rivalidad, sino que una tensión natural causada por los estudiantes que analizaban a sus futuros aliados.

“El combate grupal será bastante pesado, tendrán que competir contra muchos individuos de diferentes estilos, pero al menos no somos los primeros y tenemos tiempo para prepararnos.” Comento Aurora con un tono serio.

Edward le pidió que ella dirigiera al grupo y tratara de que ambos se relacionaran entre sí.

Si bien estaban otros miembros del grupo, que un tercero que no participaría en el torneo dirigiera era la mejor decisión que un miembro del grupo para organizar todo.

Además, fue ella quien hizo posible el contacto.

Es por eso que nadie de su grupo dijo algo.

“Tienes razón, creo que no ser los primeros nos da un mayor alivio.” Comento Daniel estando de acuerdo y mirando a sus estudiantes, agrego. “Tenemos la ventaja de tener un mayor número, pero esa ventaja no funcionará en este desafío.”

“Seremos aplastados por números.” Anuncio Daniel de forma solemne.

Esa declaración atrajo la atención de todos los estudiantes al dúo que lideraba.

“Los organizadores dejarán posibilidad de victoria, pero esa posibilidad dependerá de nosotros.” Agrego Aurora y dando una sonrisa, añadió. “Supongo que es mejor centrarnos en la defensa. Ganar defendiendo.”

Los estudiantes de la Academia Cernunnos eran considerados como dos oponentes del mismo rango que su bestia, eso significaba que era muy posible que enviaran el doble de contrincantes para ellos.

Su grupo también era fuerte teniendo a Alice que estaba oculta, pero era muy seguro que los organizadores ya conocieran su fuerza.

Eso significaba que también enviaran un número más elevado por ellos.

En ese sentido centrarse en la defensa era la mejor decisión y más cuando desconocían en que área y como sería este tipo de desafío.

“Entonces, ¿cómo empezamos?” Pregunto Daniel con curiosidad.

Aurora dio una sonrisa entretenida y respondió. “Simple, con una batalla.”

Las miradas fueron a parar a ella, pero continuo.

“Podemos enfrentarnos en el futuro, pero ahora somos aliados. Podemos tratar de mantener nuestras cartas ocultas, pero será inútil. Este desafío es grupal y si desconocemos la fuerza de nuestros aliados, será muy peligroso.” Explico Aurora seriamente y dando una mirada a los estudiantes de la Academia de Héroes, declaro. “Que se enfrenten entre ellos y que presionen a sus rivales, esta es la mejor manera para conocer a sus compañeros.”

Esta no era una situación real y se trataba de un torneo en donde la estrategia debía ser aplicada cuidadosamente, pero este desafío sería muy difícil debido a la fuerza de ambas academias.

Ahora ambas academias estaban en el mismo ‘bote’ y era inútil tratar de ocultar su fuerza cuando se enfrentaban a este desafío.

Era mejor saber la fuerza del otro grupo, para de esta forma usarla a su favor y preparar una mejor estrategia.

¿En cuanto a si se enfrentaban en el futuro?

No importan las cartas ocultas que cada uno tenga, su capacidad individual definiría todo.

“Me parece bien.” Respondió Daniel y mirando a los estudiantes, pregunto. “¿Quién quiere empezar?”

Nicole fue la primera en levantar su mano emocionada y al ver que todos la miraban, pregunto. “¿Puedo luchar contra uno de los gorilas atronadores?”

Las miradas se hicieron extrañas, pero ella continuo.

“He visto que son muy fuertes, me gustaría enfrentarme a ellos.” Explico con una sonrisa simple y honesta.

Sin embargo, Leslie podía sentir como sus ojos se llenaban de vigor.

“Tan feroz como nuestros compañeros.” Murmuro un gorila y al ver que lo miraban, ella dio una mirada a sus camaradas de Rango B y pregunto. “¿No están emocionados?”

Los gorilas atronadores no podían hablar directamente como ese gorila de Rango A, pero tenían artefactos que le permitían el habla.

“Nosotros seremos su rival.” Respondió un estudiante de Rango B junto a su compañero que se golpeaba el pecho.

Por lo que Leslie recordaba ese joven era un luchador de Rango B y su gorila atronador tenía el mismo rango.

Es decir que Nicole se enfrentaría a dos oponentes cuya fuerza era alta, pero todos vieron como una sonrisa aparecía en Nicole.

Leslie sabía que su compañera ya estaba en el camino del luchador… Uno muy feroz.

“Esta mañana será muy larga, espero no terminar tan cansada para ver el desafío de Edward y el torneo de Vanessa.” Murmuro Érica con un suspiro.

A su lado Clémentine no supo que responder y Leslie solo dio una sonrisa.

“Si no terminamos cansados no es entrenamiento.” Señalo Leslie entretenida.

¿Cómo podían quedarse atrás de Nicole?

Tal vez no eran tan feroz como ella, pero cada una deseaba mejorar lo máximo posible y esta era una oportunidad para mejorar.

¿En cuánto al combate de Edward y el torneo de Vanessa?

Ambos eran muy hábiles y los estudiantes tenían confianza en ellos.

“Lo único que espero es terminar rápido, tengo cosas que hacer.” Murmuro Alice a su lado y cuando la miraron, explico. “Tengo que reponer mi stock de papitas.”

Su explicación fue tan seria que hizo parecer como si se tratara de una tarea muy importante.

Los que lo escucharon se quedaron sin respuesta… Alice verdaderamente conocía sus prioridades.

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.