Para usar el Modo Noche debes estar Registrado e Iniciar Sesión.
A- A A+

TG – Capítulo 17: En lo único que pensaba.

“¿Las has visto?” Pregunto un joven a su compañero.

“¿A las estudiantes de la Academia Merlín? Si las he visto… ¡Son guapísimas!” Exclamo otro joven con una sonrisita alegre.

El primer joven que había preguntado asintió sin dudarlo.

“¡Maldición! Los de primer año tienen suerte… Han invitado a los estudiantes de una prestigiosa academia de magos, para que invoquen criaturas para ellos…” Murmuro el primer joven.

Ambos se miraron en silencio, pero el segundo joven comento. “Eso no es nada, he visto su programa y parece agotador… Prefiero haber entrenado lentamente y recién luchar, que empezar a actuar tan rápido.”

El primer joven asintió.

Luchar contra criaturas invocados no era ningún problema, ellos en el año que ingresaron lo hicieron, el problema era el programa de los de primer año se había adelantado.

Luchar contra criaturas invocadas, limpiar mazmorras y practicas…

¡Era demasiado pesado!

En cambio, los de otros años pasaron por un programa difícil donde se centraba en mejorar la base, pero no pesado a la hora de los combates constantes.

Y el problema principal era…

“¡Cállense idiotas y dejen de mirar a las magas!” Dijo Oliver golpeando a sus compañeros que prácticamente estaban babeando.

Los dos jóvenes lo miraron con ira, pero como las magas empezaron a prestarle atención, ellos desviaron la mirada.

No solo se trataba de las guapas estudiantes con sus túnicas elegantes las que se ganaban las miradas, sino principalmente era la profesora que los dirigía.

Cécile Leroux, un Archimago de Rango S y una importante invocadora también conocida como el ‘ejercito de una sola mujer’ debido a sus fuertes habilidades de invocación.

Una mujer fuerte y poderosa, pero también muy hermosa.

Con la belleza de una mujer adulta, la elegancia de un aristócrata se fusionó con la frialdad de un Rango S y al final se convirtió en una belleza lejana con los que los estudiantes varones y en algunos casos mujeres, solo podían soñar.

Esa era la razón por la que muchos maldecían a su suerte por no estar cerca de la profesora… Aunque incluso si estuvieran solo podrían admirarla.

Oliver al ver a sus compañeros decepcionados, soltó una sonrisa tonta y pregunto. “¿Quieren ir al ver el entrenamiento de los de primer año?”

El dúo lo miro de inmediato pareciendo expectantes, pero también dudosos.

Oliver se rio.

El Director Vincent había pedido invocadores de una prestigiosa academia de magos y todo eso era para el entrenamiento de los de primer año.

Era sabido que en esta clase de entrenamiento solo era visible para los profesores, la mayor parte de la razón era que al final de año los estudiantes de diferentes años podrían enfrentarse entre sí para probar sus habilidades.

A muchos no le gustaba que lo vieran, era por eso la razón de la privacidad, pero había excepciones.

“El otro día estuve limpiando unas mazmorras y debido a mi actuación me gané algunas concesiones… La elige para ver el entrenamiento, ¿qué tal? ¿Quieren venir?” Pregunto Oliver.

El dúo se miró por un momento y…

“¡Claro!”

*******

Aurora miro a su pequeño grupo que lo había estado rodeando.

“Hemos estado entrenando durante un mes, creo que todos vamos a pasar esta fase.” Dijo Aurora para animar al grupo.

El Profesor Miller le había dado mucho tiempo para prepararse para la primera etapa y obtener experiencia práctica.

Era cierto que, hasta la mitad de año tenían que pasar por dos combates grupales, pero esa no era la mayor razón por la que estar nerviosa.

“Las criaturas invocadas serán fuertes contra nuestras debilidades… Eso me pone nerviosa.” Murmuro Nicole con una sonrisa tímida.

Para un estudiante como ella que su mayor debilidad era el nerviosismo, encontrarse con una criatura que explotara esa debilidad sería una pesadilla.

Dar el primer paso y superarlo era lo más difícil para la mayoría.

“Solo haz lo que hicimos en el entrenamiento.” Declaro Alice mirando a su grupo.

El grupo asintió.

Habían estado entrenando juntas durante bastante tiempo, y Leslie se había ofrecido a prestar su sala de entrenamiento lo que hizo que mejoraran más rápido.

Aunque tenían otras clases, el grupo había mejorado bastante tanto individual como grupalmente.

Aurora y Alice hicieron lo mejor para ayudarlas y aconsejarlas siguiendo sus propia experiencia y habilidad, lo que ayudo bastante.

“Si, solo debemos dar nuestro mejor esfuerzo.” Declaro Clémentine con una sonrisa.

Leslie que estaba preparando su arma y revisando los diferentes tipos de balas, asintió de acuerdo con las palabras de Clémentine.

Aurora no pudo evitar sonreír en este ambiente.

Ahora se encontraban en la sala de entrenamiento, pero algunos magos ya habían preparado un portal para viajar a una pequeña arena en otra parte de la academia.

En esa arena donde se realizarían los combates.

Habría sido más fácil solo ir directamente a la arena, pero este ambiente era más pesado para algunos y era una forma de comprobar la resistencia mental de los estudiantes.

—Las cámaras de la sala están activa, supongo que los profesores deben estar en otra sala analizando la situación.

Aurora asintió ante los comentarios de su sistema.

Esta situación de espera era común en la realidad, ya sea esperando para entrar a una mazmorra, para cazar a una criatura o simplemente esperando ordenes mientras una situación grave estaba en proceso.

La tensión en gran cantidad era un gran problema… Claro, la relajación completa también era un problema.

El punto medio entre ambos, era lo que se buscaba.

Aurora miro a su amiga que estaba comiendo papitas mientras los demás estudiantes se estaban preparando o estaban intentando relajarse.

Su imagen sin duda no concordaba con el ambiente.

“¿Creen que invocaran una criatura de Rango A, para luchar contra Alice?” Pregunto Leslie con curiosidad.

“¡Espero que sí!” Respondió Clémentine con los ojos brillantes, y al ver que todos los miraban sonrió tímidamente y comento. “Creo que Alice podrá contra una criatura de Rango A… Y también quiero verla luchar.”

Nicole y Leslie asintieron al unísono ante ese comentario.

“Escuche que algunos estudiantes de segundo y tercer año han trabajado duro para poder mirar los combates.” Informo Leslie y al ver la mirada de Nicole, explico. “Por lo general los estudiantes de segundo año ya están actuando por su cuenta bajo algunos héroes, gremios o grupos de mercenarios, y venir a ver a los estudiantes de otros años es la mejor forma para reclutarlos.”

“¿Reclutarlos?” Pregunto Nicole aturdida.

“Aunque somos héroes, podemos entrar a gremios, grupos de aventureros o mercenarios y por supuesto ser contratados por organizaciones internacionales, empresas, etc… Pero como es difícil que los de afuera vengan a mirar a los estudiantes, otros estudiantes ayudan a comprobar a los mejores estudiantes y luego ver si pueden invitarlos a unirse junto a ellos.” Explico Clémentine con una suave sonrisa.

Era conocido que los gremios de aventureros contrataban talentos sin importarle si eran de otros países, o trabajaban como héroes o mercenarios.

La Academia de Héroes no ‘vendía’ a sus estudiantes como otras academias que creaban torneos públicos para todo el mundo, permitiendo que los gremios, grupos de aventureros, países u organizaciones vinieran a clasificarlos y elegirlos.

Esa era la razón por la que los entrenamientos estaban restringidos solo a aquellos que se ganaban el permiso para mirarlo.

Claro, gran parte de la restricción era por los estudiantes que eran muy competitivos y estudiaban a sus rivales para el combate a final de año.

Pero eso era bueno, ya que trabajaban para conseguir el permiso.

Entre ese grupo había héroes que respondían a intereses de aquellos para los que trabajaban que no solo eran gremios sino también otros héroes importantes.

Después de todo, poder tener a héroes talentosos bajos sus alas y ayudarlos era para muchos una gran motivación.

“¿Alice tu grupo mercenario está comprobando a los estudiantes?” Pregunto Leslie pareciendo indiferente, pero su mirada brillaba con curiosidad.

Alice comió sus papitas y comento. “Claro, aunque somos un grupo mercenario pequeño, nuestro objetivo es ayudar como los héroes, es por eso que analizamos las habilidades y las personalidades de los estudiantes.”

Al escuchar esas palabras los ojos del grupo empezaron a brillar.

Eso se debía a que la mayor razón para unirse a un determinado grupo no era el dinero, sino que sus objetivos e ideas estuvieran alineados, después de todo era fácil ganar dinero, pero era difícil conseguir un lugar decente para trabajar.

Los labios de Aurora temblaron al escuchar las palabras de Alice.

Era cierto que su objetivo estaba alineado con los de los héroes que básicamente buscaban ayudar, alejándose de la idea de solo trabajar por dinero que tenían los mercenarios, pero Alice lo hizo ver como si su grupo mercenario estuviera examinando a todos los estudiantes con una red completa…

La verdad era que solo ellas dos se encontraban examinando a los estudiantes… Y eso solo porque ambas estaban de ‘vacaciones’.

Su madre podría haber sido demasiado exagerada en enviarla a la academia para que se alejara de todo, pero Aurora estaba bastante contenta.

Se había acercado a más personas en la academia que cuando estaba trabajando en áfrica… Aurora sabía que se había cerrado bastante durante los últimos años y que su familia y amigos estaban preocupados ya que solo se había dedicado al trabajo.

—Aunque esto sigue siendo trabajo para ti.

Al escuchar el comentario de su sistema los labios de Aurora temblaron, pero no lo pudo negar.

Ya que incluso cuando ayudaba a los demás y le enseñaba, ella consideraba que ayudaría en su ‘trabajo’.

Después de todo su trabajo no era ganar dinero como mercenaria, sino simplemente ayudar… Y cualquier persona que tuviera el mismo objetivo y fuera una persona decente, recibiría el apoyo de Aurora.

Mientras pensaba eso, el Profesor Miller junto a una hermosa mujer entro a la sala de entrenamiento, seguido de varios estudiantes con túnicas de magos como uniforme.

Aurora la reconoció al instante.

Cécile Leroux, un Archimago de Rango S.

Conocida como unos de los grandes magos de la rama invocación, y que trabajaba como profesora de la prestigiosa Academia Merlín de Londres reconocida mundialmente como unas de las academias más prestigiosa del mundo.

Aurora había conocido egresados de esa academia y tenía que admitir que la Academia eran unas de las mejores academias de magos.

“Espero que estén preparados. Hoy ha venido un Archimago de Rango S, especialmente para ayudarles en su entrenamiento.” Informo el Profesor Miller y mirando a Cécile pregunto. “¿Profesora Cécile tiene algo que decir?”

Cécile asintió y miro a los estudiantes examinándolos a todos.

“Aunque he venido a ayudar a la Academia de Héroes, en realidad mis estudiantes son los que se encargaran de invocar a las criaturas para que ustedes se enfrenten.” Comento Cécile y al ver como algunos suspiraron aliviados, agrego. “Solo me disculpo si mis estudiantes invocan a una criatura más fuerte de lo normal, por lo general ese error es bastante común entre los invocadores.”

Al principio habían suspirado ya que todo era mejor que un Archimago de Rango S invocara personalmente, pero tras escuchar esas últimas palabras, sus expresiones temblaron y esperaron que Cécile dijera que era una broma… Lamentablemente no estaba bromeando.

¿Esta era parte del entrenamiento que le estaban dando?

¿Sondeando la fuerza de voluntad de los estudiantes y su capacidad de controlar sus emociones?

No importa cuál era la razón, Aurora pudo sentir la tensión de este próximo entrenamiento que parecía convertirse en un combate peligroso.

Cuando miro a sus compañeros descubrió sus expresiones serias antes las palabras de un poderoso Archimago de Rango S.

La única indiferente ante este ambiente era Alice.

“Espero que terminemos antes del desayuno…”

Que en lo único que pensaba era en comer.

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.