Para usar el Modo Noche debes estar Registrado e Iniciar Sesión.
A- A A+

TG – Capítulo 18: Combate.

Nicole fue la primer en entrar al portal tras haber recibido el deseo de suerte de su grupo.

Estaba nerviosa, pero controlaba su respiración para mantenerse en calma.

Inhalar y exhalar, redujo sus nervios.

Cuando entro al portal sus alrededores cambiaron y sin ninguna molestia por haber sido teletransportado, Nicole llego a una arena.

Este lugar parecía un coliseo, y Nicole se encontraba en el centro de la arena.

Nicole agradeció que no hubiera público a la vista, pero estaba segura de que la estaban mirando.

Reforzando su cuerpo con energía mágica se preparó.

“¿Estás lista?”

La voz del Profesor Miller sonó por los alrededores, Nicole respiro hondo y asintió.

Había estado entrenando duro para esto y se había esforzado junto a su grupo.

Alice y Aurora la había aconsejado mucho, así que ella estaba preparada para no arruinar no solo su duro trabajo sino el apoyo de los demás.

Nicole choco sus puños blancos y miro al centro de la arena donde la energía mágica se empezaba a condensar.

Un círculo mágico fue grabado en el centro de la arena y mientras Nicole se concentraba para enfrentarse al enemigo, una criatura salió desde el círculo mágico.

“…” Nicole se congeló al ver a la criatura.

Un cuerpo musculoso de piel gris como roca, sus facciones eran grotescas mientras olfateaba los alrededores.

El par de alas a su espalda le daban el toque final para convertirlo en una criatura clásica de las películas de terror.

Una gárgola.

Solo que esta gárgola no era de piedra, sino que parecía ser de carne y hueso.

Nicole no se congeló por lo aterrador que era la criatura, la verdad tenía una expresión feroz y atemorizante, pero la razón de su congelamiento era que esperaba una criatura más grotesca.

“¡WAaa!” Dando un grito que levantaba su propio espíritu de batalla, ella decidió cargar hacia la gárgola.

La gárgola se asustó debido a la mujer humana que se le acercaba como una lunática, pero revelo una sonrisa feroz y bestial cuando noto que solo era una simple mujer humana que parecía débil.

Como una criatura de Rango C, no tenía una alta fuerza y tampoco un alto grado de inteligencia, solo guiándose por las apariencias.

Golpe tras golpe tras golpe, Nicole dejo salir su miedo con cada golpe que daba.

Era como si estuviera desahogando su temor en el rostro de la gárgola.

Había aprendido a realizar ‘combos’ de Aurora y ahora que tenía una ‘bolsa de boxeo’ no estaba dispuesto a soltarlo rápidamente.

“Grhhh…” La gárgola gruño débilmente y uso sus garras para alejar a Nicole.

Nicole rápidamente se retiró, mientras estaba en posición de combate.

Su respiración seguía siendo ligera y su concentración estaba en perfecta condición.

“Grrrr…” Gruño la gárgola con ira.

A Nicole no la intimido debido a que a la gárgola le faltaba varios dientes que ella misma le había sacado a la fuerza.

Su cara estaba magullada y un líquido que Nicole identifico como sangre caía por su rostro.

Sintiendo la voluntad de Nicole por golpearlo, la gárgola empezó a flotar y elevarse.

La arena era bastante grande lo que podía permitir un combate fluido tanto en la tierra como en al aire.

Aunque la gárgola no podía escapar ya que el techo estaba cerrado y el límite de la arena se encontraba reforzado con barreras, la gárgola tenia espacio para volar libremente.

“¡Waaa!” Nicole volvió a gritar y a cargar mientras su expresión cambiaba.

No podía dejar que esa criatura volara a sus anchas, ella no tenía la capacidad de volar y si se enfrentaba a los ataques aéreos de la gárgola sin duda se le complicaría todo.

Nicole reforzó su cuerpo con energía mágica y luego salto hacia donde estaba volando la gárgola.

Aurora era alguien que luchaba en todas partes, usando los alrededores y controlando su cuerpo en general, era ella quien le enseño a Nicole como aumentar su peso o disminuirlo.

En el vuelo disminuyo su peso con su energía mágica y luego cuando pudo agarrar la pata de la gárgola, condenso su energía mágica e hizo que todo su cuerpo se volviera pesado.

*Boom*

La gárgola golpeo el piso y Nicole rodó por el suelo debido a la fuerza con la que había tirado a su enemigo, pero rápidamente se movió y atrapo a la gárgola en el piso dándole patadas y puñetazos con su cuerpo reforzado en energía mágica.

Leslie era alguien que siempre les disparaba a las criaturas cuando estaba en el suelo alegando que podía ocurrir una situación como las películas de terror donde se levantaban tras ‘morir’.

La gárgola parecía sacada de una película de terror y Nicole no estaba dispuesta a ‘filmar’ una escena…

******

“Wow, esa chica es salvaje. ¡Me gusta!” Exclamo Oliver con una sonrisa entretenida.

Él se encontraba en los parcos privados del coliseo y tenía una vista real de la situación.

Claro, también podía conectar decenas de pantallas que mostraban el combate desde diferentes perspectivas, pero para Oliver no había nada mejor que lo real.

“Tengo que admitirlo… Yo podría no haberla derrotado en su momento.” Confeso unos de los compañeros que Oliver había invitado.

“Yo creo que hubiera podido ganar.” Dijo el otro estudiante con un tono digno.

Uno era un luchador y otro era un arquero, claramente uno tendría más ventaja que el otro.

Oliver como un luchador le gusto como Nicole actuó buscando derrotar a la gárgola en el suelo.

La razón era que los luchadores de Rango C o B que no tenían objetos mágicos dedicados a volar, eran básicamente inútiles cuando su enemigo se elevaba en el cielo.

Y esos objetos para los estudiantes comunes salían bastante caros.

“Veamos otro…” Murmuro Oliver mirando las pantallas con diferentes combates y cambiándolos.

En realidad, no solo había un coliseo sino varios en toda la academia.

Los más importantes estaban a la vista y los demás estaban bajo tierra, para reducir espacio.

Pero como estos eran los parcos privados se podía conectar a los demás coliseos y mirar el combate como si lo estuviera viendo directamente.

El Profesor Miller había usado todos los coliseos, debido a que eran cerca de 70 estudiantes y sería difícil terminar todo en un día.

Mientras cambiaba la pantalla, un combate le llamo la atención.

Cristian Cortés, un espadachín estaba luchando con un ‘Jabalí de Piedra’, esa criatura era un poco más grande que un jabalí normal, pero su piel tenía el aspecto y textura de rocosa… Solo parecía ya que su resistencia era mayor a algunas piedras.

Ese espadachín tenía problemas para cortar a su enemigo debido a su alta defensa, Oliver de inmediato se dio cuenta de que le faltaba estudiar las características de las criaturas y monstruos.

Los ‘Jabalí de Piedra’ tenían una defensa completa, pero débil en su trasero… Podía parecer que estaba protegida con piedra en todas partes, pero una vez golpeado en su trasero el jabalí chillaría como un cerdo.

La razón era simple… Los jabalís no podían estar cubiertos con piedra en todas partes y más en la zona trasera por donde hacían sus necesidades…

Oliver cambio a otros combates.

Se encontró con una arquera enfrentándose a un ‘pequeño’ conejo con cuernos que se movía muy rápido y que le esquivaba las flechas a su contrincante.

Era del tamaño de un perro adulto, pero su velocidad era rápida.

Mientras los combates terminaban otros entrenaban y más criaturas aparecían.

Un mago de hielo se enfrentó a otra gárgola y ella tuvo que lanzar hechizos rápidos para alejarla y luego lanzar un hechizo más fuerte para derrotarla.

Tuvo ligeros problemas con lo primero, pero en el segundo su lanza de hielo fue devastador.

Luego una psiónica apareció y se enfrentó a un conejo con cuerno.

La jovencita creo una barrera a su alrededor y el conejo se movió rápidamente a su alrededor buscando penetrarla con su cuerno, entonces cuando hizo su última carga, la jovencita abrió una brecha y encerró a la pobre criatura.

Al final hizo que la barrera se empezara a reducir y… Lo siguiente fue una escena grotesca, así que Oliver siguió cambiando.

“Ya está por empezar un combate importante.” Le dijo uno de sus compañeros.

Oliver rápidamente cambio el canal y atentamente miro el combate.

Clémentine Delacroix, unas de las mejores estudiantes que lidero a su grupo en la prueba.

Oliver le prestó atención a esa psiónica de gran fuerza.

“¿Cómo se encuentra todo?”

En ese momento una voz sonó y Oliver miro a la puerta.

“Gregorio, Frank tomen asiento y miren a unas de las personas que los derroto.” Dijo Oliver con una sonrisa entretenida.

Gregorio el espadachín de Rango A que había liderado a los ‘maleantes’ en la prueba rápidamente se sentó y su mirada tembló al ver a Clémentine.

Luego el psiónico Frank hizo lo mismo e inconscientemente froto su cien.

“Maldición, nunca más acepto trabajar contigo…” Escupió Frank a Gregorio con un tono tembloroso como si recordara el dolor de cabeza que Clémentine le había ocasionado.

Gregorio se rio entretenido y solo miro el combate que estaba por empezar.

A Clémentine, una psiónica de Rango B, le tenía que tocar una criatura que pusiera sus límites a prueba.

“Está jodida…” Murmuro Frank con una expresión seria al ver al elemental de fuego con la forma de un ciervo.

Clémentine era conocida por su telequinesis, pero le era imposible controlar a un elemental que naturalmente tenia barreras mágicas que repelían su control.

Aunque ese elemental había tomado la forma física de un ciervo hecho de fuego, era una criatura mágica.

Era conocido que la energía psiónica y mágica se repelían entre sí de forma natural.

La expresión de Clémentine no cambio y con un rápido movimiento hizo que la tierra bajo sus pies se empezara a mover lanzado rocas al elemental.

La arena del coliseo podía romperse y usarse en contra de sus enemigos, era la razón por la que Clémentine pudo romperla.

El elemental de fuego agito su cuerpo y envió decenas de bolas de fuego contra las rocas chocando entre ellas.

En medio del combate, el ciervo cargo hacia Clémentine intentando dañarla con sus cuernos de fuego.

“Ughh…”

Clémentine solo pudo defenderse creando una barrera psiónica para retener al ciervo y el calor que este emanaba.

Pero el fuego era mágico y hacia que la barrera psiónica de Clémentine fuera difícil de mantener.

Clémentine no dudo e intento encerrar al ciervo en una barrera, pero este detuvo su carga y agito su cuerpo creando una pequeña explosión.

“Perfecto…” Alabo Frank al ver que Clémentine flotaba en el aire rodeada de una barrera.

Uso la fuerza de la explosión del ciervo para alejarse y levito para no tener que chocar contra el suelo a la vez que aprovecha toda la onda expansiva.

El ciervo agito su cuerpo y lanzo pequeñas bolas de fuego a Clémentine, que esta última esquivo elevándose en el aire y luego…

“…” Ambos se miraron.

El ciervo no podía volar debido a que había tomado la forma física de un ciervo para luchar en la tierra y al igual que Clémentine solo era un elemental de Rango B, que no podía controlar el elemento para elevarse en el cielo.

Clémentine sonrió y abrió sus brazos.

Decenas de dagas psiónicas fueron creadas.

Estas dagas parecían ‘luces’ que resplandecían de forma incandescente, y cubrieron la visión del ciervo.

El ciervo lanzo sus bolas de fuego mientras agitaba su cuerpo, pero las dagas eran superiores en cantidad.

“¡Ve!” Grito Clémentine y envió todas sus dagas en un bombardeo sin paragón.

Algunas dagas y bolas de fuego chocaron entre sí, pero al final el ciervo fue golpeado por las dagas y desapareció dejando a una psiónica extremadamente agotada.

Dando fin a su combate.

“Los de primer año están lleno de monstruos.” Comento Gregorio agitando la cabeza sin ocultar su propia sorpresa.

“Si, ella es un verdadero monstruo…” Agrego Frank acariciando su cabeza.

“¿Monstruo? Por favor…” Se burló Oliver y al ver que la persona que le dio una paliza estaba por comenzar su combate, declaro. “¡Esto es un monstruo!”

Las pantallas cambiaron y revelaron a Alice comiendo unas papitas con una expresión perezosa.

Mirar a una jovencita de gran belleza comer unas papitas, parecía más ‘tierno’ que ‘monstruoso’, es por esa razón que todos miraron a Oliver como si fuera un idiota.

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.