Para usar el Modo Noche debes estar Registrado e Iniciar Sesión.
A- A A+

TG – Capítulo 195: Caótica batalla.

Capítulo 195: Caótica batalla.

Aurora miró la pantalla con la boca abierta y luego miro a Rupert, notando que él estaba tieso con una fruta cerca de su boca.

El Anciano Kernen solo daba una sonrisa extraña, pero entretenida.

Si le preguntaran que clase de batalla esperaba, Aurora respondería una cruenta batalla de rivales.

De esas en donde antiguos aliados se enfrentaban entre ellos por diferentes objetivos, pero ahora al ver la situación.

Mirando como los murciélagos volaban por todas partes atacando a cualquier estudiante o Alice creando un caos junto a sus compañeros resistiendo a la mayoría de los estudiantes de Rango A de la Academia Cernunnos, Aurora no supo que decir.

Entendía la razón por la cual los murciélagos vampiros persiguieron al joven luchador.

Esas criaturas eran muy territoriales y cuando una lanza de Érica fue disparada a la cueva, causo que se enfurecieran y por eso todos los murciélagos persiguieron al joven luchador.

También podía entender a Gregorio, Niels y Frank.

Gregorio era Rango A, pero también Alvis con su rinoceronte y en cuanto a Niels y Frank, el primero era rápido y centrado en el sigilo mientras que Frank era bueno para la defensa.

El domador del oso musculoso y la araña gigante junto a Alvis no realizaron una ‘estampida’, sino que una persecución muy bien planeada.

Tratando de que esos tres estudiantes no se dividieran y eso fue posible gracias a que eran seis contra tres… Las bestias podían perseguirlo, pero los domadores de bestias podían actuar como pinzas para mantenerlo en el camino correcto.

Al final, quien no logro entender fue a su glotona amiga.

Quien extrañamente decidió usar una forma extraña que si fuera sincera era bastante aterrador si tal individuo te perseguía.

Su control para crear sus patas de arañas fue tan real que hizo sentir a los espectadores que, en realidad, dentro del cuerpo de esa guapa joven se encontraba una grotesca araña.

Cuando en realidad solo se encontraba una glotona.

“…”

Hubo otro silencio cuando desde el bosque llego Nicole persiguiendo a la joven curadora que tenía una Quelonia Gigante.

Esa mariposa que volaba con su compañera parecía ligeramente alterada al ver que Nicole estaba persiguiendo a su domadora, pero fue cuando vio que había cientos y cientos de murciélagos en una batalla caótica, cuando no pudo aguantarlo.

“¡¿Qué demonios?!” Grito Jaffar maniobrando con su escorpión nocturno mientras trataba de esquivar los ataques de Alice y a la vez los murciélagos vampiros.

En el cielo Edward y Daniel junto a su compañera Jane seguían luchando.

Eso significaba que en el cielo se desarrollaba una batalla de rango S, en la tierra tenía que protegerse de los murciélagos vampiros que atacaban con un gran número y como si fuera poco estaba Alice.

Era cierto que Gregorio, Frank, Niels y Alice eran un grupo menor que el que estaba presente de la Academia Cernunnos, pero debido a que la ‘glotona’ era un Rango S, generaba mucha presión.

“No lo hagas… No…”

*Bang*

Antes de que su domadora pudiera controlar a su Quelonia Gigante para que no soltara una nube tóxica, un disparo resonó desde lo lejos sin saber de dónde vino.

Lo siguiente que pudieron ver fue a la jovencita domadora ser golpeada de tal manera que su barrera personal se rompió y la barrera del torneo tuvo que sacarla.

Un solo disparo derribo a una curadora de Rango B y lo peor fue que hizo que la Quelonia enloqueciera.

Se notaba que su relación era muy profunda y eso a veces era bueno, mientras que otras veces era peligroso.

Leslie exploto esa relación al ‘matar’ a su compañera.

Al ser un Rango A centrado en el veneno esa mariposa libero una enorme nube tóxica que hizo que los murciélagos empezaran a caer y se extendió a donde estaba la batalla.

“Oh, mierda…”

Ese fue él murmuró de Jaffar al ver la nube que se acercaba y antes de que pudiera huir, la pierna de su escorpión se hundió en una masa negra.

Alice había extendido su sombra a sus pies y alrededor de decenas de metros de ella, creando un pantano negro de donde se extendían manos para atrapar a todos sus enemigos.

Como si fuera poco Gregorio, Niels y Frank decidieron quedarse.

“Vamos, ¡quédense a jugar!” Grito Niels con una risa entretenida atacando al oso musculoso con su enorme rapidez.

Gregorio detuvo al rinoceronte y Alvis, dejando a Frank enfrentándose a la araña gigante y su domador.

“¡Malditos lunáticos!” Grito Jaffar con un tono trágico, pero ese joven ya había sacado su metralleta y estaba disparando con una sonrisa.

Como si fuera poco caótico Nicole empujo aún más a la Quelonia Gigante tratando de que se acercara en el centro y luego conteniendo la respiración, cargo hacia Alvis iniciando una batalla.

Cuando el Dragón de Komodo trato de sacar a su compañera de esa nube tóxica, una enorme esfera de hielo la golpeo.

Érica que se había ocultado en las montañas se encontró con Clémentine y mientras una creaba esferas de hielo, la otra era usada como una catapulta para dispararla.

Sin embargo, ellos se quedaron afuera tratando de que sus enemigos fueran tragados por el veneno de su compañera.

Era fuego amigo, pero no era como si pudieran hacer mucho ante el veneno que no diferenciaba amigos de enemigos.

Tampoco tenían curadora y eso se debía a que el curador del grupo de la Academia Cernunnos estaba lejos y Ruby que era curadora se había encontrado con Rachael.

Claro, la Academia de Héroes tampoco tenían curadores debido a que Vanessa estaba muy lejos junto a Alexey y Marc quien estaban luchando con algunas bestias mágicas sin compañeros.

No importa cuánto Daniel y Jane tratarán de ayudar a su equipo, Edward con una sonrisa malvada lo estaba deteniendo incluso arriesgándose a recibir golpes.

“Ugh… Mierda.”

*Bang*

Jaffar quien estaba maldiciendo se distrajo lo suficiente y Leslie lo derribo con un gran disparo en el pecho.

Aurora que estaba mirando como espectadora noto a Leslie agachada en una montaña, recargando su arma y mirando a sus objetivos con frialdad de un francotirador.

Ese disparo muy posiblemente hubiera asesinado a Jaffar en una batalla real, pero ahora solo lo derribo.

“Mi cuerpo, se está haciendo pesado… ¿Alguien siente su cuerpo pesado?” Pregunto Niels mientras su cuerpo empezaba a caer en silencio.

El veneno de la Quelonia Gigante era muy letal y tóxico, pero dañaba los pulmones y la garganta, así que esos síntomas eran muy diferentes.

Y eso se debía a que el Dragón de Komodo lo había paralizado con su veneno.

Se había dejado rasguñar por sus garras y ahora estaba sufriendo las consecuencias.

Antes de que Alice que se había ocultado en su capullo pudiera atraparlo y tirarlo lejos con su brazo, el Dragón de Komodo cargo y con su boca lo aplasto.

La barrera de seguridad de Niels se activó y desapareció dejando al Dragón de Komodo agitando su cola enfurecido al no tener presa.

Los estudiantes de ambas academias a pesar de que llevaban sus respectivas armaduras y trajes de combate, se volvieron morados tratando de aguantar respirar, todo mientras luchaban.

Lentamente empezaron a debilitarse al igual que las criaturas.

Solo Alice escondida en su capullo y el Dragón de Komodo que parecía tener alguna clase de resistencia a los venenos, se movieron cazando a los estudiantes o tratando de salir.

Pero debido a Clémentine, Érica y los demás quienes detenían los refuerzos y sus intentos de escapar, lentamente se estaban debilitando.

La primera criatura en caer fue el oso musculoso que no pudo soportarlo más debido a sus bruscos movimientos y desapareció cuando la barrera se activó para protegerlo.

Su domador era un psiónico que creaba barreras y trato de ayudarlo, pero no lo logro.

Entonces, los demás lo siguieron lentamente cayendo.

Se había perdido varios estudiantes, pero la balanza se estaba inclinando a favor de la victoria de la Academia de Héroes… Todo a causa de una caótica batalla.

******

Cuando se declaró la victoria de la Academia de Héroes, todos los estudiantes de ambas academias fueron teletransportados a la misma sala.

Hubo un silencio y todos se miraron entre ellos.

“Lo siento… No es que ella se asuste con facilidad, pero se enoja cuando alguien trata de hacerme daño.” Murmuro la jovencita cuya compañera era la Quelonia Gigante.

Annie verdaderamente estaba apenada, que estuviera presente en el torneo dejaba ver que era buena como una domadora y debido a su profundo vinculo, algunos decían que era muy buena.

Pero ahora causo que la mayoría de los Rangos A fueran derrotados lo que llevo a su perdida.

Los estudiantes de la Academia de Héroes se quedaron en silencio.

A pesar de que algunos estudiantes como Érica lograron causar un desastre al principio, en realidad en otras partes tuvieron problemas.

Las bestias mágicas domadas podían no ser completamente inteligentes, pero superaban la inteligencia de aquellas que eran salvaje.

Atacaban no guiadas por su instinto, sino que dejaban ver el entrenamiento por el cual atravesaban.

La primera persona en hablar fue Daniel que soltó risa y luego se rio entretenido.

“Esta fue la batalla más caótica y sorprendente que he tenido.” Declaro Daniel sin poder evitarlo.

Por lo general era serio y parecía frio, así que se sorprendieron cuando se rio.

“Yo sigo sin entender como todo término de esta forma…” Murmuro Edward con una sonrisa.

Su combate empezó serio y solemne, ambos estaban queriendo usar todas sus cartas, pero cuando todo ese caos estallo fue difícil mantener la atmósfera seria y más cuando Jaffar y Niels gritaban como locos.

El combate paso de algo serio a algo que se realizaba por diversión y más porque estudiantes de ambas academias se quedaron en esa nube tóxica.

“¡Todo fue la culpa de Érica!” Grito el luchador que había llevado el enjambre de murciélagos y cuando Érica dio una mirada inocente, el luchador declaro. “¡Poner una barrera de hielo fue un movimiento bajo! Y el caballero de hojalata fue derribado.”

Su voz sonaba enojada, pero su sonrisa decía otra cosa.

“¡¿A quién llamas caballero de hojalata?! ¡Bastardo me abandonaste!” Grito el caballero y con un tono trágico, murmuro. “Nunca entenderías lo que se siente ser mirado por cientos de ojos… Ni mi armadura pudo resistir sus colmillos.”

Con eso señalo su estómago donde estaba perforado por dientes.

“De verdad no quise abandonarte… Pero fue aterrador y si no rompía la barrera, seguramente hubiera acabado como tú.” Declaro el luchador lo más inocente que pudo y con una sonrisa, señalo a Érica y agrego. “Por eso ella tiene la culpa.”

“Ahora que lo pienso hubiera tratado de congelar tus pies… Me arrepiento de no haberlo hecho.” Dijo Érica con una sonrisa malvada.

Los demás se rieron ante ese comentario y el ambiente cambio completamente.

“Los murciélagos no son nada, de ellos por lo menos puedes escapar…” Dijo Jaffar señalando a Alice.

“Ustedes también la sufrieron eh… Bueno, escuchar eso me hace sentir bien de no haber podido huir de la estampida.” Declaro Niels con una risa entretenida.

Las conversaciones estallaron de ambos lados y algunas carcajadas se extendieron por todas partes.

Hablando de la seriedad de Edward al tomarse los combates sin darle piedad a nadie o la letalidad de Jane quien había cazado a tres estudiantes de la Academia de Héroes.

Lucas fue uno entre los que terminaron ‘desagarrados’ por solo una mancha blanca… Ser descalificado y solo ver una mancha blanca, era de por sí aterrador.

La tigresa era así de aterradora.

Apreciaron lo aterrador que era el Dragón de Komodo… Lo aterrador de Alice y por supuesto de Leslie quien derribo a varios estudiantes como francotirador.

El Águila Silenciosa y sus ataques furtivos, Rachael y su magia de fuego.

Las batallas a gran escala como estas tenían lados llamativos y deslumbrantes mientras que en otras partes en menor escala se encontraba batallas también excelentes.

Los Rangos A eran quienes por lo general creaban mayor caos en la batalla, pero eso no significaba que los Rangos B no hicieran de lo suyo.

Si bien esta semifinal termino más rápido debido al descontrol y al caos que hizo imposible predecir la situación, fue divertido.

Esa fue la conclusión de ambas academias.

Era cierto que algunos estudiantes de la Academia Cernunnos estaban decepcionados, pero eso no significaba que estuvieran muy molestos o irritados.

Era cierto que el primer y el segundo premio eran demasiado atractivos, pero cada uno dio lo mejor que pudo en este combate.

Hubo errores y no solo por parte de Annie cuya Quelonia desato su veneno, sino que se podía hablar de errores de otra parte.

Un ejemplo claro fue el grupo que fue emboscado por Érica, ellos trataron de asesinar al oso y robar el arma sin mantener la seguridad adecuada de sus alrededores.

Es por eso que, en vez de pensar en el pasado, la mayoría se soltó bromeando con sus compañeros y sus rivales.

La Academia Cernunnos tenía que definir el tercer lugar al enfrentarse con la Academia Elementalista.

Por otra parte, las otras academias también tenían sus pequeños desafíos y duelos.

Los tres puestos eran los principales, debido a que había premios, pero los duelos al azar se mantuvieron por parte de las autoridades para dar algo de diversión antes y después de los enfrentamientos principales.

El premio del tercer puesto eran cien millones… Básicamente cinco millones para cada uno de los estudiantes que participo en el torneo desde los estudiantes que combatieron o aquellos que participaron en los torneos extras.

Sentirse amargado por perder no solucionaría nada y por eso que, en vez de decepcionarse o quejarse, los estudiantes de la Academia Cernunnos se relajaron y planearon para su futuro.

Esa era la capacidad de una academia que había llegado lo suficientemente lejos y tenía unos ideales muy estrictos cuando se trataba de su amistad con sus compañeros, logrando volverlos profesionales.

Además, quienes ganaron no fueron otras academias que desconocían, sino que sus antiguos aliados a quienes conocían su fuerza.

“Creo que los ganadores deben pagar una gran cena grupal. Ya saben cómo premio de consuelo.” Dijo Jaffar y cuando fue mirado por todos, dio una sonrisa y declaro. “Claro, si es que tienen tiempo para la final de mañana.”

“Oh, esa es una buena idea. También podemos dar uno que otro consejo, ¿no es cierto líder?” Pregunto Alvis mirando a Daniel que acariciaba el pelaje de Jane.

“Si, apoyar a nuestros antiguos aliados es mejor que apoyar a desconocidos.” Declaro Daniel con un tono serio y miro a Edward esperando la respuesta.

Al día siguiente se desarrollaría la final y no sabían que tendrían que hacer los estudiantes de la Academia de Héroes.

Debido a la barrera no salían heridos, pero si cansados.

Eso significaba que tal vez quieran descansar o mirar los combates de la Academia Merlín para prepararse para la tan esperada final.

La Academia Merlín no era un rival fácil y al igual que la Academia Cernunnos era uno de los mayores pesos pesados.

Contra tales rivales era muy difícil decir que tenían la victoria garantizada incluso cuando usaban una carta como Alice.

Después de todo, su líder de Rango S había demostrado ser un invocador con dos bestias y como si fuera poco su grupo de Rango A era completamente aterrador.

Edward miro a los estudiantes y tras pensarlo asintió.

“Aceptaremos toda la ayuda que puedan dar… Y claro, pagaremos la cena.” Dijo Edward y al notar que Alice lo miraba con ojos brillantes, declaro. “Una muy buena cena.”

No estaba mal descansar y relajarse de vez en cuando.

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.