Para usar el Modo Noche debes estar Registrado e Iniciar Sesión.
A- A A+

TG – Capítulo 196: Un solo camino.

Capítulo 196: Un solo camino.

“No hay ninguna noticia del grupo de expedición del portal.” Dijo Urfin tras saludar casualmente.

“Sin noticias eh…” Murmuro Aurora al escuchar esas palabras.

Golpeando su reposabrazos, ella no pudo evitar sentirse ansiosa.

“Deben tener momentos difíciles para realizar un ritual a la Diosa del Orden. Si su aura atrae a monstruos, no lo harán al menos que estén completamente seguros.” Supuso Urfin con un tono simple para tratar de calmarla.

“Si es verdad lo que dicen y el tiempo pasa diferente, entonces que no tengan posibilidades de hacer un ritual significa que el lugar es muy peligroso.” Analizo Aurora con seriedad.

Tiempo tenían, pero era posible que las circunstancias no estuvieran a su favor.

Lamentablemente no había mucho que analizar en la última carta y no ayudaba demasiado para comprender la situación.

“Tal vez. Conozco personas que han ido a reinos demoniacos corruptos por el caos y según lo que he escuchado son áreas de peligro extremo debido a los constantes enemigos.” Comento Urfin y agitando la cabeza, declaro. “Al final, los medios para comunicarnos son deficientes.”

Para alguien como Urfin que venía de Terra nova y que había vivido más de cien años, era muy posible que conociera a muchas personas o el mismo hubiera explorado áreas muy peligrosas.

En ese sentido, Aurora no tenía experiencia contra muchos monstruos, pero como alguien que se había enfrentado a oleadas de enemigos sabía del peligro de los números.

En este tipo de casos hacer un ritual para un dios, sería bastante difícil.

“¿El portal se ha estabilizado?” Pregunto Aurora cambiando de tema.

El portal se auto selló cuando el grupo entro y según los expertos que estaban analizando se estaba estabilizando de forma lenta.

“Si, pero el sello no ha desaparecido. Tenemos Archimagos de magia espacial analizando el portal, pero no es como pudieran hacer mucho. Nadie desea desestabilizar el portal en los alrededores y causar un desastre.” Respondió Urfin y con una media sonrisa, agrego. “Lo único bueno, es que se encuentra un equipo de la Empresa Cosmos llevando sus experimentos con la cooperación de la Iglesia del Tiempo y el Espacio.”

Aurora asintió ante sus primeras palabras.

Había leído algunos informes y documentos sobre los resultados de las investigaciones de esos Archimagos.

Este portal abismal parecía demasiado inestable y esa era la razón por la cual no deseaban intentar nada directamente.

Una enorme explosión como la que sucedió cuando un portal abismal se intentó formar en Japón era lo mínimo que podía suceder.

Desgarrar la barrera dimensional y traer cientos de criaturas de toda clase del vacío exterior, era lo que nadie deseaba.

En cuanto a las segundas palabras, la verdad era agradables de oír.

La Empresa Cosmos diseñó portales con tecnología y su conocimiento sobre el ‘espacio’ era extremadamente alto.

Su sede que resultó ser un enorme edificio más grande de lo que se veía desde afuera, era un claro ejemplo de sus hazañas.

Los portales en Zerzura que podían enviarlo a cientos de kilómetros alrededor de toda áfrica, era otro ejemplo claro.

Una vez que cooperaba con la Iglesia del Tiempo y el Espacio quienes representaban a un ‘Dios Primordial’ que decían que era el ‘tiempo’ y el ‘espacio’ mismo, entonces se podía ver un poco de luz en este momento.

Tal vez ellos podrían descubrir algo que los ayudara.

La verdad era que para Aurora los Portales Abismales se sentían como bombas de tiempo.

“¿No hay noticias de demonios?” Pregunto Aurora con curiosidad.

Lo único que dividía la ciudad Constanza en Rumania de Turquía en donde se encontraban las ‘tierras sin ley’ y habitaban los demonios, era el Mar Negro.

Y esa división no era nada para algunos ‘Señores Demonios’ de Rango S y ni hablar de los individuos de rango superior.

“No. Todo está en silencio. Nuestros aliados en Turquía… Bueno, en los restos de Turquía, han dicho que todo está tranquilo, demasiado tranquilo.” Dijo Urfin con un tono serio y mirando a Aurora, dio un suspiro y comento. “Incluso aunque hay naves de guerra modernas en el mar negro, ya sabes cómo es esto… Nunca se sabe lo que puede suceder.”

“Según el protocolo rumano se ha puesto en cuarentena la zona alrededor y el ejército junto a otros gremios nacionales están presentes y los equipos extranjeros como el nuestro, también vigilan.” Agrego Urfin con un tono peculiar.

“No dejando que nadie extranjero entre a los portales, pero a la vez usando a otros para protegerse…” Murmuro Aurora entendiendo la razón del tono peculiar de Urfin.

Esta era la forma en la que se podía ver.

Los equipos extranjeros podían quedarse en la zona para aliviar las tensiones y la incertidumbre no solo de los portales abismales, sino que, de las miradas de los individuos peligrosos, que seguramente estaban pendiente del área.

La Ciudad Constanza era grande y no podían asegurarla completamente, así que era posible que se encontraran demonios y sectas demoniacas o hasta cultos religiosos.

El enano solo pudo dar una sonrisa falsa ante ese murmuro, sin dar su opinión personal.

Como individuos que vinieron de Terra nova por designio de un Dios para ayudar a la humanidad contra los demonios, en cierto sentido la gente de Terra nova estaba preparada para casos como estos en donde solo podían ver al margen o ser ‘usados’.

Las palabras de Aurora no eran una crítica solo estaba comprendiendo lo que sucedía.

Tras una corta despedida, Aurora se quedó en su sofá mirando la nada.

“¿Qué crees?” Pregunto Aurora en voz baja.

—Es un lugar peligroso. Como lo fue la Calamidad No-Muerta, la Guerra europea-demoniaca y la anterior guerra dirigida por un lunático que deseaba conquistar el mundo.

Las palabras del sistema formaron un texto en su mente y Aurora no cambio de expresión al leer esas palabras.

Su sistema había estado en silencio estos últimos días sin dar ningún comentario y ahora este comentario comparativo era esclarecedor para Aurora, pero a la vez nada agradable.

—Sin embargo, tal como las veces anteriores has hecho lo posible y eso es todo lo que cuenta.

¿Hizo lo posible?

Aurora no supo que decir ante esas palabras y solo cerro sus ojos, respirando hondo.

Algunos recuerdos agradables llegaron a su mente y desaparecieron ante la crueldad de otros recuerdos, pero ahora no se inmutó como antes.

No sabía si hizo lo posible o no, pero sintió que podía haber hecho más.

Eso no solo se extendía a su pasado, sino que también a su presente y es por eso que estaba apoyando el proyecto de Liam, estaba relacionándose con Urfin y estaba prestando mucha atención a Zerzura.

A diferencia de cuando entro a la Academia de Héroes, ahora no se sentía abatida, perdida o tratando de encerrarse en su trabajo.

Tal como le dijo a Edward, ya había perdido su brújula, había caído y se había levantado, ahora podía ver un camino de lo que ella deseaba hacer.

Tal vez estaba oscuro debido a que siempre sus objetivos parecían tan poco definidos que era difícil utilizarlo como meta, pero, aun así, estaban allí.

Ese objetivo era ayudar… Y ahora quería ver que tan lejos podía llegar.

Abriendo sus ojos y soltando una bocanada de aire, Aurora se levantó.

Ahora mismo sintió que había hecho todo lo posible para acercarse a su objetivo con sus recursos disponibles y eso era lamentable, pero a la vez agradable y agobiante.

Lamentable debido a que como ahora, solo pudo mirar como otros se adentraban en los portales abismales y en cierto sentido no pudo cambiar mucho de la situación.

Agradable a causa de llegar a este punto la hizo darse cuenta de que estaba tratando de hacer algo y estaba moviéndose como debía.

Ya sea acercarse a los portales abismales para evitar el peor resultado o prepararse con Liam para sus futuros movimientos.

Era cierto que ahora tenía como objetivo los portales abismales, pero tampoco había olvidado de que en áfrica había muchas cosas que hacer.

Al final, todo resultaba agobiante.

Estar al borde a causa de los portales abismales pendiente de que sucederá, de qué demonios no intervengan, de que esto no se transforme en una calamidad que dañe inocentes… Agobiante al darse cuenta de que incluso en esta cruel espera, sintió que podía hacer más.

Con un sistema extraño y ‘mágico’, con maestros que eran extremadamente hábiles y fuertes, era normal que pensara que podía hacer más.

Aun así, salió de su habitación y se acercó a su amiga.

“Vamos a la cena, los demás ya deben estar preparándose.” Dijo Aurora con una expresión simple.

A pesar de que tuvo ese sentimiento, entendió que todo comenzaba con un paso a la vez.

******

“¿Cómo puede alguien disparar con tanta precisión como Leslie? Eso es aterrador.” Dijo Jaffar con un tono serio.

En una larga mesa en donde los estudiantes de la Academia Cernunnos y la Academia de Héroes, junto a los miembros de apoyo como Aurora, Cithrel y Venali todos estaban viendo la repetición del disparo que derribo a Annie.

*Bang*

Andrés no pudo evitar respirar frio cuando vio que Annie era derribada.

Tenía sus barreras activadas, pero la bala fue tan precisa y potente que atravesó la barrera y golpeo a Annie.

Era muy posible que, si no hubiera una barrera en el torneo, Annie terminara muy gravemente herida o incluso muerta.

“¡Vieron eso!” Exclamo Jaffar y mirando a Leslie, declaro. “Aterrador…”

“Completamente aterrador. Nunca me di cuenta como terminé fuera.” Confirmo Annie con una expresión solemne.

Leslie había estado en las montañas escondida, así que su disparo fue realizado desde bastante lejos, pero la precisión para ser francotirador y su letalidad hizo que todos sintieran que no deseaban enfrentarla en un combate a distancia.

“Solo es entrenamiento y mi arma que me dio las posibilidades de realizar tal disparo.” Respondió Leslie con una sonrisa simple.

“Bah, eso es demasiada humildad.” Dijo Jaffar mirando la proyección en donde era derribado.

También era un maestro de armas y usaba un rifle de asalto como arma.

Leslie tenía un excelente rifle de tecnología aún más avanzada y lo suficiente potente como para derribar a un Rango B a distancia, pero eso no significaba que pudiera darle todo el crédito al arma.

Un arma era inútil en manos inútiles… Andrés lo sabía claramente.

La conversación siguió y se pasó varias repeticiones, la derrota de Niels, la persecución de Alice, los combates de Alexey, Marc.

El enfrentamiento de Ruby y Lucrecia, contra la maga de fuego Rachael.

Los platos de comida siguieron llegando y si bien no había bebidas alcohólicas debido a que todos querían mantener su mejor estado, si sirvieron toda clase de bebida.

Estaban en un gran restaurante y su gran mesa llamaba mucho la atención de otros, pero nadie se molestaba debido a que el restaurante de por sí era ruidoso.

Aparte de la música agradable, se encontraban otros estudiantes en otras partes y también toda clase de turista.

Lamentablemente las habituaciones privadas eran pequeñas y no pudieron usarla debido a su número, pero eso no importo para que todos se diviertan.

Como se podía proyectar diferentes combates, algunos como Edward y Daniel analizaban los combates de la Academia Merlín, otros miraban las repeticiones de su combate de hoy y otros estudiantes hablaban de otros temas.

Que Cithrel y Venali fueran invitadas junto a Aurora, no fue por cortesía.

Algunos podían ver a Jaffar o Alvis dándole miradas innegables a Cithrel, mientras que Daisy y las estudiantes femeninas también daban miradas a Venali.

Cuando todos empezaron a soltarse, Andrés se rio al ver que algunas estudiantes de la Academia Cernunnos invitaban a Venali a bailar.

Lo más entretenido fue que Cithrel la apoyo directamente.

“Hace dudar a todos…” Murmuro Andrés reprimiendo su risa.

Ese ‘joven’ frio y elegante era guapo y delicado con una apariencia andrógina, su frialdad le daba ese toque único y atractivo de un galante joven.

Sin embargo, era una guapa mujer que se ocultaba perfectamente.

Cuando recibió miradas de los estudiantes de la Academia Cernunnos, solo se quedó en silencio.

Esperando que fuera engañado como todos ellos lo fueron.

“Es una verdadera glotona…” Murmuro una estudiante asiática a su lado mirando directamente a Alice.

Andrés reconoció a la joven que era la domadora del ‘Dragón de Komodo’, Leí Ming.

Dirigiendo su mirada a Alice, no se sorprendió al verla comer en silencio al lado de Aurora.

Ella era esa clase de persona que, en las cenas o almuerzo, su prioridad era la comida.

“Supongo que su título es correcto.” Comento Andrés con una sonrisa logrando que sus compañeros a su lado asintieran de acuerdo.

La cena continuo y Andrés tomando un rol de espectador, no pudo evitar sonreír al ver que Niels trataba de coquetear con Leslie, pero se encontraba con expresiones frías de esa francotiradora.

También vio sus compañeros acercarse a estudiantes femeninas del a Academia Cernunnos, y del otro lado era igual.

Cithrel era de por sí imposible, ya que ella solo daba sonrisas cordiales dando una sensación de alguien intocable.

Alice también era un camino al abismo, debido a su indiferencia y que prácticamente se había encerrado en su mundo y solo estaba comiendo.

Aurora estaba cerca de Cithrel así que esta última parecía ayudarla a rechazar los pretendientes, pero eso no significaba que los estudiantes masculinos de la Academia Cernunnos no tuvieran ‘objetivos’.

La elegante Clémentine, la sofisticada Érica, la animada Nicole, la poderosa Rachael, la alegre Vanessa o la tímida Dalia o Taqiyya.

La única que estaba fuera era Leslie debido a que Niels bromeaba con ella tratándola de hacerla reír.

Al ver a sus compañeros también tratando de conseguir, aunque sea el número de una estudiante de la Academia Cernunnos, Andrés se dio cuenta de que estaba en esa edad.

Salir, divertirse, conocer a alguien y pasar un buen momento.

Al darse cuenta de eso, Andrés solo pudo sonreír para sí mismo entretenido.

Lo que pensaba era su trabajo, el torneo internacional, mejorar sus habilidades y tratar de ascender de rango… E incluso mantener sus habilidades en los juegos para así mantener una buena ‘relación’ con su actual jefa, era más importante.

Levantándose en silencio se dirigió al baño del restaurante.

Alabando en su mente la hermosa decoración del baño, entro a una cabina y tras realizar su asunto salió, congelándose al ver que alguien había entrado.

“Buenos días.” Saludo un hombre.

Su aspecto parecía el de un maleante o tal vez el estereotipo de uno.

Una mirada intimidante, tatuajes como si hubiera estado en algún tipo de pandilla y una postura de alguien que había golpeado a muchas personas.

¿Estaba dejándose llevar por su apariencia y los estereotipos?

La mente de Andrés le llego la información de su objetivo… Estuvo en prisión hace años por trabajar en un cartel, con varios crímenes sobre sus hombros que eran difíciles decir de si logro redimir o salió usando métodos corruptos.

“¡Andrés!”

Antes de que el hombre pudiera dudar, Cristian entro emocionado y al ver que había alguien más, tosió y se acercó.

Andrés logró recuperar su calma y se lavó las manos mirando a su amigo que estaba cerca.

No tenía miedo, solo estaba sorprendido y había una razón para ello…

¡Ese hombre no debería estar aquí!

Y lo sabía mejor que nadie debido a que su IA estaba vigilando la localización de su reloj holográfico.

“¿Qué sucede?” Pregunto Andrés a su amigo como si no hubiera pasado nada.

En su mente estaba conectada con su IA y estaba analizando la situación, encontrando que supuestamente ese hombre estaba a unas calles de aquí.

“Quería que me ayudaras a acercarme a Leí Ming.” Dijo Cristian sin notar la mirada de Andrés.

Andrés se terminó de lavar las manos y por el espejo noto al hombre saliendo.

Trato de mantenerse indiferente, pero pudo notar que no llevaba un reloj holográfico.

Por dentro Andrés tuvo muchas dudas, pero dio una mirada a su amigo y le dio una sonrisa pícara.

Trataba de hacer parecer como si él no conociera a ese hombre y en que realidad no era su objetivo.

“Sabes mi ayuda costará caro.” Declaro Andrés cruzando sus brazos pareciendo jugar con su amigo.

“Vamos, hombre. Solo ayúdame, luego te ayudaré con lo que desees.” Dijo Cristian notando algo, pero siguió con su juego.

Revisando de reojo que ese hombre se fue, Andrés no suspiro al sentir que se había quedado esperando al otro lado de la puerta por un momento.

Tal vez había sentido su mirada a pesar de que quiso pasar desapercibido.

Cristian dudó un momento, pero Andrés continúo bromeando como si no ocurriera nada y cuando se dio cuenta de que no había nadie del otro lado, soltó un suspiro.

Estaba tenso para mantener su identidad oculta, pero a la vez no podía negar su curiosidad de su trabajo.

No tenía miedo debido a que, si llegaba a suceder algo él y Cristian podían protegerse durante algunos minutos hasta que Aurora, Alice, Cithrel o Venali llegaran.

Contando a Edward y a Daniel que, si bien no estaba con Jane era fuerte, entonces significaba que había muchos individuos fuertes y los estudiantes eran aún más numerosos.

Dudando un momento, al final le hizo una señal a su amigo y comento. “Bien, te ayudaré solo hazme un favor…”

******

Un hombre con la apariencia de maleante tomando unas bebidas del bar, camino de vuelta a su habitación privada.

Su mirada fue a parar hacia el estudiante que lo estuvo mirando antes, pero al ver que estaba hablando silenciosamente con su compañero sobre pedirle un número a una chica, lo ignoro y se adentró a la habitación.

“Tardaste demasiado. ¿No tienes miedo de que alguien te vea?” Pregunto una mujer con una expresión seria.

Era una mujer elegante vestida con traje como si fuera una mujer de negocios.

“Eso es preferible a que no pueda ir al baño… ¿O quieres que lo haga en una botella?” Pregunto el maleante con una sonrisa burlona y al ver la expresión fría de la mujer, comento. “Solo me demoré por que vi a un estudiante que me miraba bastante… ¿Ahora un tipo honesto como yo no puede estar en un restaurante elegante?”

No encontró raro la mirada, la verdad era que con su apariencia actual llamaba demasiado la atención y era difícil esconderse.

Y más en lugares tan elegantes como este.

“Tch… Solo cállate.” Dijo la mujer y tomando la bebida que el hombre trajo, pregunto. “¿Ahora qué hacemos? Nuestros contactos cayeron… Y lo último que escuche fue que los miembros restantes estaban huyendo a la República de África Occidental. Dicen que Greco pudo escapar de las autoridades y está siendo perseguido.”

“¿La mano derecha de la Reina del Norte? ¿Cómo escapo?” Pregunteo el maleante con un tono serio.

“No lo sé. Solo he escuchado esos rumores…” Dijo la mujer y con una tenue palidez, murmuro. “No entiendo nada… Hace solo unos días eran lo suficiente fuerte como para causar problemas al gigante del norte y tras una noche, todo cambio.”

El maleante se quedó en silencio.

El golpe del Emperador Víctor fue vicioso y salvaje… La única razón por la que no entraban en pánico era porque su jefe no fue detenido y ellos eran miembros subsidiarios desconocidos incluso a la Reina del Norte.

“¿No has sido expuesta?” Pregunto el maleante con un tono serio y dando un suspiro, declaro. “He seguido mi personaje, pero incluso con esto me siento tenso… Como si siempre me vigilaran.”

“Yo también. Tal como dijiste, dejé todos mis aparatos electrónicos en un bar cercano para ocultarme y vine aquí en secreto sin que nadie me viera o siguiera.” Respondió la mujer con un suspiro.

En ese momento, la puerta sonó con un golpe y ambos se miraron seriamente con una elevada cautela.

Antes de que pudieran hacer algo, un hombre entro y dio una sonrisa amable.

“Guarden la calma.” Dijo el hombre señalando su cristal mágico de comunicación.

Esa sonrisa amable y el cristal mágico, hicieron darse cuenta al maleante y a la mujer empresaria que ese hombre era su jefe.

“Cuando escuché la caída de la Reina del Norte y las otras mafias, pensé que fuiste detenido.” Dijo el maleante con un tono serio.

“Fui descubierto, pero pude escapar.” Respondió el hombre y al recibir la mirada de ambos, comento. “Ya saben lo que dicen, el mejor escondite es el lugar más peligroso.”

Estaban en la Ciudad Elelín, la joya del Emperador y era la ciudad con la mayor seguridad de todo el imperio y para ellos la ciudad más peligrosa.

Todos creían que había huido, pero en realidad el anciano solo se disfrazó y se quedó en la ciudad.

“¿Hicieron todo lo que pedí?” Pregunto el hombre al sentarse en la cabecera de la mesa y al notar que asintieron, declaro. “Es bueno escucharlo… El emperador nos golpeó y nosotros debemos devolver el golpe.”

Al ver la mirada atónita de ambos individuos, el viejo señalo. “Esta es la mejor forma para seguir… Y es la única forma desde que tomaron este trabajo.”

Las palabras eran simples, pero ambos individuos conocían lo aterrador que podía ser el anciano.

No le importaba nada y eso era extremadamente peligroso… Como alguien que había trabajado para él antes sabían lo peligroso que era.

“Pueden intentar irse o delatarme… Sin embargo, le aseguro que esta es la única posibilidad para ustedes de huir y para mí de realizar mi venganza.” Declaro el anciano con un tono frío.

Antes de que la mujer y el maleante pudieran responder, la puerta se abrió de repente revelando a un joven.

El maleante reconoció que ese joven era el amigo del joven que lo miraba mucho en el baño.

La mirada del maleante se entrecerró por un segundo, pero el joven dijo. “Lo siento, me equivoqué de habitación.”

Al cerrar la puerta, todos se miraron, pero una voz se escuchó del otro lado.

“¡Bastardo! ¿Crees que ese tipo era un criminal? Estaba con amigos… Dios, parecía una reunión de negocios por su seriedad y me hicieron sentir que era una espía con sus miradas. Estamos en el siglo 21 y eres un héroe, crees que, ¿por qué alguien lleva tatuajes y tiene una apariencia de criminal es alguien malo?” Dijo la voz del joven que se disculpó antes.

“No es mi culpa. Viste el restaurante… Es demasiado caro, pensé que quería robar o algo así.” Otra voz sonó en respuesta como si no quisiera dejar ver que su actitud fue cuestionable en mayor de los casos.

La expresión del maleante se relajó y la mujer empresaria lo miro con ira, pero fue su jefe quien hablo.

“Disfrazarse de maleante, es llamativo, pero mientras se mantenga una actuación acorde todos bajan la guardia… Al igual que un anciano o una mujer empresaria.” Dijo el hombre y mirando a los tres, declaro. “Muchos murieron por la redada del Emperador y varios de ellos eran mis amigos… Y seres queridos. Quiero vengarme y espero su ayuda. Claro, con su ayuda se abrirá la posibilidad de escapar sin estar relacionado conmigo.”

Su tono era simple, pero a la vez había demasiado por cuestionar.

Aun así, esta era la única persona que lo relacionaba con trabajos sucios e ilegales y eso significa que, si él caía, los dos también lo harían.

No hubo respuesta de ambos, pero ese silencio era la afirmación que el hombre necesitaba.

Había un solo camino por delante y ahora tenía que seguir hasta el final.

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.