Para usar el Modo Noche debes estar Registrado e Iniciar Sesión.
A- A A+

TG – Capítulo 229: Como todos.

Capítulo 229: Como todos.

En el mapa Arminio se movió por la ciudad.

“Lo manteníamos vigilado, ya que es sospechoso, pero me parece extraño que se mueva.” Dijo Aurora con seriedad.

Ahora estaban en una pequeña sala de operaciones en donde solo estaban Liam, Aurora y Alice.

“¿Estás seguro de que es para hacer algo ilegal? Si me trajeron aquí y ese hombre va a un bar estaré molesto.” Declaró Theodore con una mirada seria.

Parecía arrogante, pero en realidad Aurora sabia la razón por la cual estaba molesto.

Estaba dirigiendo las investigaciones y estaba encargado de vigilar a las autoridades que investigaban para descubrir el perpetrador del ataque demoniaco.

Si era traído por algo banal, entonces sin duda estaría molesto.

“Si, a través de su reloj holográfico, hemos captado que ha recibido una misión. Si bien no tengo información precisa sobre su objetivo, es posible que sea algo relacionado con lo sucedido.” Precisó Liam y como si no deseara explicar más, inició una grabación.

Todos prestaron atención.

“Necesito que me pagues por el anterior trabajo. Tuve que sacrificar un local, bueno al menos recibiré dinero del seguro. Esas cosas están aseguradas.”

Esa era la voz de Arminio, sonaba confiado y tranquilo pensando que nadie lo escucharía, sintiéndose muy relajado.

¿No debería haber sospechado de que era vigilado?

Esa era la pregunta que todos tendrían al escuchar la grabación por primera vez.

“¿Un nuevo trabajo? Oh, quieres sacar algo. Bien, te prestaré mi yate. No, te preocupes tiene una alta seguridad y sigilo, me gusta divertirme a veces y también es bueno para eliminar evidencia, así que partirás de inmediato.”

La voz en respuesta no se escuchaba, pero ese hombre era muy hablador.

¿Estaba demasiado relajado?

No sabía que su reloj holográfico estaba grabando su conversación, así que tampoco había intentado ocultarse en su hogar.

Eso era lo aterrador de un mecánico, los relojes holográficos eran parte de la vida diaria de una persona y nadie se lo quitaba.

Después de todo, se activaba unas barreras para evitar ser escuchados, pero se olvidaban de que los relojes holográficos podían grabar y luego enviarlo… Esa era la ventaja de haber tomado el control total y no solo robar información.

Tal vez la barrera evitaba que se enviara información inmediata, pero una vez que acabara la conversación el reloj holográfico enviaría información secretamente.

Es por eso que las conversaciones llegaron a Liam.

“Tiene un muelle privado en donde está guardado su yate, en unos minutos llegara.” Informó Liam con profesionalismo.

Theodore golpeó la mesa con seriedad y luego asintió.

“Nosotros somos tres Rango S, y mi grupo de paladines de Rango A pueden intervenir de inmediato.” Dijo Theodore y mirando a sus paladines que estaban a su espalda, ordeno. “Invita a Dan Stolojan y a Marius Posse líder del gremio ‘Los custodios’… No, mejor solo a Dan, no confió en Marius.”

“Espero que no le moleste, es un curador y todo, pero no le tengo confianza.” Declaró Theodore directamente y recibiendo la mirada, explicó. “Rumania está corrupta hasta la medula es mejor no confiar en los gremios.”

El líder del gremio ‘Los Custodios’, Marius Posse era frecuentemente el representante de Rumania para las fuerzas aliadas, pero aquí Theodore dejaba ver su desconfianza tan fácilmente.

Directo como siempre, pero a la vez muy cauteloso.

Aurora estuvo de acuerdo sobre los gremios, muchos de ellos eran gremios extranjeros que se asentaron en este país, así que no le importaban sus ciudadanos, solo su riqueza.

En ese sentido muy pocos gremios eran confiables.

Liam miró a Aurora como si le preguntaba si necesitaba ayuda.

Los había contado a ellas dos y a él mismo, pero no a Liam.

“Él es un mecánico de Rango S y también puede ofrecer ayuda.” Señaló Aurora con un tono simple.

Theodore frunció el ceño de forma evidente.

“El grupo mercenario los ‘Protectores de Zerzura’ tienen tres rangos A oficialmente, pero todos ellos son Rango S. Bastante peculiar.” Precisó Theodore y mientras daba otras órdenes, agregó. “Actualicen sus rangos o si no serán tratados como rango A y eso significa que aquellos que los dirigen, no tendrán en cuenta su fuerza y se perderá buena mano de obra.”

La expresión de Aurora y Liam temblaron con esas palabras.

Era un consejo y un cumplido, pero se sintió como una crítica debido a su tono.

Se notaba que los había investigado seguramente tras el ataque demoniaco y su fuerza había sido reconocida ascendiendo del estatus ‘estudiante’ a ‘profesionales’.

Sin embargo…

“Prepárense. Necesitamos movernos. Arminio es un Rango S y puede estar relacionado con los perpetradores del ataque demoniaco. Si es así, no sabemos que nos depara.” Declaró Theodore y arreglando su ropa, mencionó. “Esta es una redada improvisada la cual no estamos preparados. Piensen antes de actuar y no arruinen la misión, no quiero tener que arreglar sus cagadas.”

Seguía siendo tan directo como siempre.

******

En la oscuridad de la noche, Aurora miró los alrededores.

Estaban en el muelle privado escondido en donde la luz de la luna no alcanzaba, cerca de unos almacenes.

El muelle privado era bastante grande como se esperaría de alguien bastante rico y se podía ver el yate a la espera.

Ya se encontraba encendido y algunas personas se encontraban en él… No, no eran personas, eran demonios corruptos.

Arminio había llegado primero y su grupo se acercaron en secreto para prepararse y ver lo que estaba sucediendo.

La idea era comenzar la operación cuando su empleador llegara, ya que necesitaban ver quiénes fueron los otros perpetradores.

Que estuviera relacionado con demonios corruptos, ya era notable, pero se priorizaba a la mente maestra.

Theodore y sus paladines estaban escondidos en unos almacenes cercanos usando magia, por su parte Liam y Dan que se había unido estaban actuando como apoyo desde lejos.

Ellas dos estaban cerca para prepararse para el ataque.

Como había dicho Theodore esto era una redada improvisada, no tuvieron tiempo para pensar detalladamente todos los pormenores, prepararse para la seguridad y hacer una comprobación estricta.

Había que actuar para no perder la oportunidad.

“Dos camiones están llegando.” Informó Liam por el sistema de comunicación.

Aurora sacó su espada con calma y miró al muelle.

Alice era quien estaba extendiendo su sombra generando un capullo de oscuridad en donde estaban muy bien ocultos.

El olor, sonido y sus presencias eran eliminadas, pero dejaba la conexión con la red y al mismo tiempo desde adentro se podía ver el exterior.

Era muy posible que si alguien mirara solo viera oscuridad natural, sin detectarlas.

Los ruidos de los camiones se acercaron y estacionaron cerca del muelle.

Eran camiones de carga bastante grandes y era difícil detectar lo que estaba dentro por la distancia, pero no importó demasiado.

Los demonios corruptos bajaron y abrieron la parte trasera del camión mientras Arminio se acercaba.

“¿Goblins?”

La voz de Arminio se escuchó claramente, dejando ver que no había puesto ninguna barrera o medidas de seguridad, tal vez por su confianza al no ser detectado.

Criaturas verdes empezaron a bajar desde el camión, haciendo que la expresión de Aurora temblara.

Un goblin alto y grande, era de la casta superior llevaba algunas ropas cubriendo su cuerpo y en sus brazos se encontraba una pequeña criatura verde.

Entonces, apareció otro y luego otro… Entonces empezaron a bajar ante las órdenes de los demonios corruptos.

Era difícil precisar su número, pero había cerca de treinta de esas criaturas, todos eran goblins medianos y grandes.

Sin ningún diablillo en el interior.

Hombres, mujeres y niños de todas las edades.

Algunos estaban en los brazos de sus madres, otros iban agarrados de sus manos.

Los goblins masculinos trababan de protegerlos, pero los demonios corruptos los empujaron a hacia el yate.

Desnutrición, cansancio y falta de esperanza, era difícil decir cómo llegaron aquí, pero parecían aquellos que fueron abandonados, como si fueran los más débiles.

No había nadie que tuviera algún tipo de fuerza, en ese sentido eran como los humanos normales.

Las pequeñas criaturas que iban de la mano de sus madres miraron los alrededores con la curiosidad infantil de cualquier niño humano y al verlos, sus madres apretaban sus manos con fuerza.

Sentían dolor, pena y miedo… Hacia un futuro que parecía trágico.

“¡Vamos muévanse!” Ordenó una poderosa voz que bajo al final.

Su voz estaba impregnada con energía mágica lo que hizo que pudiera ser entendido al instante por esas criaturas verdes.

El dueño de esa voz descendió.

Un demonio alto y delgado, sus dos cuernos rojos se elevaban de su cabeza entre medio de su cabello rojizo.

Su piel era completamente roja y daba una sensación peligrosa.

“Es el Señor Demonio Pezak. Un Demonio Puro, Rango S. Usa criaturas demoniacas y monstruos como su arma, también es un adepto a la maldición y es ferviente creyente de Larzura. Miembro de su culto, así que es posible que reciba respuesta directa de la diosa.” Informó Theodore con rapidez.

Como miembro de los ‘Ejecutores del Orden’ conocer las identidades de los demonios era algo muy fácil para él, al igual que Aurora conocía a los señores de la guerra en áfrica.

“No podemos permitir que las criaturas se vayan. No sabemos qué cosas tiene el yate, o si los demonios tienen algún pergamino poderoso. Necesitamos detenerlo ahora.” Anunció Theodore liderando directamente.

La barrera que impedía el movimiento espacial rodeaba la ciudad y este lugar estaba incluido, pero si el yate se marchaba la distancia suficiente, entonces era posible usar magia espacial.

Un pergamino que habrá un portal al mar era fácil y si ese yate tenía artefactos para ocultarse era difícil volver a detectarlo otra vez.

No, una vez que desaparecieran era posible que no lo encontraran más… La magia espacial podía conectar lugares lejanos al instante y eso significaba que podían huir muy lejos en poco tiempo.

“Alice y Liam detengan al Señor Demonio, Dan elimina a los demonios corruptos. Yo y Aurora eliminaremos a Arminio mientras los paladines evitan el llamado de un dios. No se contengan, necesitamos acabar rápido esto, para no ir por el extremo.” Ordenó Theodore con claridad.

El extremo… Esas palabras hicieron que Aurora temblara y apretara con fuerza su espada.

¿Qué era el extremo para alguien como Theodore?

Eliminar todo a su paso.

Aurora miró a esas criaturas que parecían perdidas en la desesperación y sus ojos se llenaron de voluntad.

Noto que su amiga dejo las papitas de lado y activo la voz gruesa de ‘monstruo’ que estaba instalada en su reloj holográfico, que solo servía para darle énfasis a su transformación.

Estaba por entrar en su ‘forma de guerrero’ y eso significaba que se centraría en la fuerza y potencia para terminar su trabajo.

Había sentido su tensión.

“El aviso vendrá cuando llegue la luz.” Informó Theodore con frialdad.

Aurora se preparó con su espada en la mano y miró a su objetivo respirando hondo para estabilizar sus emociones.

Su traje de combate de luchador estaba centrado en la movilidad así que no lo cambio, pero su espada empezó a ser rodeada por tres auras coloridas.

Verde, celeste y rojo, pero también había algo más alrededor que no tenía forma y era incolora.

El aura verde empezó a volverse predominante rodeando su espada.

El verde a sus ojos era el color del éxito, de aquello que alcanzaba su objetivo, de lo que siempre funcionaba.

Su aura verde representaba que sus ataques siempre funcionaban, siempre llegarían a sus objetivos y eso necesitaba… Un aura de espada que atraviese todo a su paso y llegue a su objetivo de forma rápida.

Los goblins entraron en el yate ante la mirada de ese Señor Demonio y Arminio, pero fue en ese momento en que el camino estaba libre para atacar, que empezó el cambio.

“Oh, Gran Señora del Orden, míranos.”

Un cántico de diferentes voces rezando al mismo tiempo se extendieron por el muelle y Aurora se movió de inmediato.

El capullo desapareció y ella empezó a cargar a una enorme velocidad que lo hizo sentir como un parpadeo.

La luz cayó a su alrededor iluminando la noche oscura.

“¡Emboscada!” Gritó Pezak con una sonrisa viciosa.

Aurora sin detener su paso agitó su espada extendiendo dos poderosos cortes de color verde que fueron aún más veloces que ella.

Sin perder su carrera pudo ver como su corte llegaba a Arminio y al demonio puro que lograron protegerse.

El luchador la miró de inmediato y reacciono soltando un puñetazo, pero Aurora solo pateo el suelo y dio un giro en el aire para esquivarlo.

*BOOM*

La explosión del puñetazo resonó y Aurora al aterrizar continuo, entonces cuando llegó al luchador se deslizó por el suelo esquivando otro puñetazo y cuando estuvo en la espalda del luchador volvió a cortar con todas sus fuerzas.

“Ugh…”

El corte atravesó la barrera de Arminio y dejo una marca a su espalda, pero no fue profunda.

De reojo pudo ver que un demonio corrupto cerca del muelle era atravesado por una flecha, pero ella saltó hacia atrás.

*BOOM*

El puñetazo de Arminio destrozó el suelo creando un cráter.

“Sucios hum…”

*BOOM*

El demonio puro estaba por insultar preparando su hechizo, pero un monstruo de cinco metros de alto apareció dándole un puñetazo con toda su fuerza.

Su velocidad para moverse fue bastante rápida, pero fue su puñetazo con la fuerza de un luchador del Rango S lo que se llevó toda la atención.

Aurora no se centró en solo su objetivo, sus sentidos tenían que estar en el yate, en el señor demonio y en su oponente… Esto era una batalla demasiado cerca del uno con el otro y era común que se atacaran entre ellos.

“Eres tú…” Murmuró Arminio al mirarla y dando una sonrisa salvaje, declaró. “Morirás aquí.”

Con esas palabras se puso su equipo y cargó hacia adelante con fuerza, pero Aurora hizo lo mismo.

Su velocidad era superior a su oponente y ella tenía confianza en su movilidad, es por eso que cuando el puñetazo cubierto por el aura de combate del oponente fue lanzado, ella ya había retorcido su cuerpo para esquivarlo hacia un lado.

*BOOM*

En donde había estado fue completamente destrozado por un poderoso puñetazo extremadamente destructivo, pero Aurora que había escapado ya estaba atacando de vuelta.

Cortando la barrera de su oponente con su espada, su corte atravesó el estómago de Arminio de forma superficial y cuando ella llegó al otro lado, dio un giro completo lanzando decenas de cortes verde hacia su objetivo.

Arminio trató de esquivarlos, pero los cortes verdes lo persiguieron hasta que lo golpearon, pero solo dejaron cortes superficiales en su cuerpo.

“¿Eso es todo lo que tienes?” Preguntó Arminio con una risa.

Él estaba centrado en la fuerza destructiva, ella en la velocidad… Sus cortes alcanzaban su objetivo, pero el daño no era suficiente para vencer a un poderoso luchador.

El cuerpo de Arminio se empezó a curar, mientras que las flechas empezaban a buscar a los demonios corruptos en el yate.

Estaba claro que el héroe Dan se estaba centrando en ataques precisos para no afectar a los goblins que estaban ahí.

Ante esa pregunta, Aurora solo ajustó su espada desapareciendo su aura verde y dejándola sin forma.

El aura verde era rápida, atravesaría cualquier obstáculo y siempre llegaría a su objetivo, pero no era potente.

Preparando su ataque, Aurora notó como Arminio cambiaba de expresión.

*BOOM*

Una enorme explosión golpeó su espalda y luego salto para esquivar.

*BOOM*

Otra bola de fuego golpeó en donde Arminio había estado y entonces, las llamas restantes se convirtieron en lanzas y salieron disparados.

Arminio recibió esas lanzas con su cuerpo dando golpes rápidos para destrozar esos ataques, pero entonces volvió a saltar a un lado esquivando a Aurora que había viajado a alta velocidad para cortarlo.

Sin embargo, Aurora no se molestó por fallar y balanceó su espada en dirección a su objetivo.

“Ugh…”

A sus ojos toda su visión fue partida por su corte y en él solo Arminio quedo indemne… No, había usado su brazo y su barrera para protegerse.

Si bien su barrera resistió hasta que se rompió, su brazo que recibió el corte tenía una profunda herida limpia.

“¡MUERAN!”

En ese momento del otro lado el Señor Demonio esquivó el puñetazo de la ‘criatura’ en la que se había transformado Alice y gritó con todas sus fuerzas.

Desde el segundo camión monstruos y todo tipo de criaturas empezaron a salir, dejando en evidencia que estaba preparado.

Sin embargo, ellos también.

*BOOM*

Un poderoso rayo láser quemó y cortó a gran parte de esas criaturas logrando que el camión explotara en pedazos ante la potencia de ese ataque.

Por su parte Theodore descendió a espalda de Arminio, mientras creaba llamas preparando su próximo ataque.

La expresión de Arminio era horrible, estaba extremadamente enfadado y sabía que había sido atrapado, pero su salvajismo era notable.

La luz de la oración hacia la Diosa del Orden todavía estaba alrededor, dejando en evidencia que esa existencia ‘miraba’ a este lugar, eso significaba que las criaturas corruptas perdían fuerza.

Aurora preparó su espada otra vez lista para un combate contra Arminio.

Había unos demonios corruptos en el yate, pero gran parte de ellos habían caído ante el arquero que atacaba a distancia.

Quedaban algunas criaturas que habían salido del camión, pero el demonio puro también estaba atado por Liam que actuaba como artillero a distancia y Alice en su ‘forma de guerrero’.

Esa criatura de cinco metros de alto que parecía algún tipo de monstruo salido de una película de terror estaba cambiando sus manos en formas de garras.

Se notaba que Alice atacaría a matar.

Ambos detienen a sus respectivos objetivos y Dan se encargaba de los demonios corruptos asegurando el yate, para impedir el peor resultado.

Los paladines mantenían este estado de oración, pero seguramente otros se acercarían para apoyar a distancia.

Ese era el objetivo de Aurora y ese era lo que deseaba, pero el demonio puro se rio.

“Hahaha…”

Una risa enloquecida como si no estuviera rodeado por enemigos, como si no estuviera en una situación difícil.

Era la risa de un demonio.

“Que comience todo.” Declaró el Señor Demonio Pezak con una voz profunda y tenebrosa.

Arminio estaba aturdido como si no tuviera idea a lo que se refería, pero desde el yate una barrera los cubrió impidiendo que la flecha de Dan llegara.

El Héroe Dan era un arquero de Rango S y a pesar de que esa flecha tenía una fuerza reducida para matar solo a su objetivo, seguía siendo la flecha disparada por un Rango S.

Sin embargo, ahora la barrera parecía tener la suficiente fuerza para soportar ataques de un Rango S y el yate comenzó a moverse logrando que la expresión de todos cambiara.

“De…”

“¡Gahhh!”

Antes de que la orden de Theodore llegara, el Señor Demonio Pezak dejo ver sus habilidades cuando abrió una grieta en la realidad trayendo criaturas demoniacas.

Esos perros demoniacos eran de Rango B o menor, pero eran muchas y atacaron a la criatura de cinco metros mordiéndola por todas partes.

“Hahaha…” Arminio se rio entretenido y atacó de inmediato sintiendo la ventaja.

Aurora sabía que Liam no podía apoyar a Alice a causa de todas las bestias demoniacas tratando de morder a ese gigante, pero ella se concentró en su oponente queriendo acabarlo lo antes posible.

*BOOM*

Esquivando la poderosa explosión del puñetazo cortó el brazo de su oponente dejando una gruesa herida.

*BOOM*

Otro puñetazo que destrozó el suelo fue lanzado, pero ella cortó la pierna de su oponente creando otra herida.

Girando y saltando a sus alrededores, Theodore cuya expresión se volvía seria al ver la situación la apoyaba.

La criatura de masa negra había logrado extender púas atravesando a todos aquellos que mordían su ‘carne’, pero las bestias demoniacas seguían saliendo y el Señor Demonio Pezak estaba atrayendo aún más monstruos.

Perros demoniacos uno tras otro empezaban a extenderse por la zona y llegaron a los paladines quienes comenzaban a luchar.

Liam empezó a eliminarlos con sus drones desde el cielo, pero cada vez más estaban saliendo.

Dejando en evidencia del poderío de un ‘Señor Demonio’.

“Hahaha…” Arminio se volvió a reír mientras protegía sus puntos vitales y Aurora volvió a esquivar su ataque.

Su aura había tomado forma roja preparada para matar a su oponente antes de que la situación se descontrolara más.

Eso era lo que ella buscaba, pero alguien pensaba diferente.

“Dan destruye el barco.” Ordenó Theodore al ver que el barco estaba alejándose.

Esa orden sonó en su oído mientras ella esquiva otro ataque y su expresión tembló.

Ese era el peor escenario y llego más rápido de lo que había imaginado y eso era normal, después de todo…

“Mátalos a todos. Ellos deben ser erradicados y no hay que permitir que su existencia se extienda.” Declaró Theodore enviando una poderosa llamarada a Arminio quien lo detuvo con un puñetazo y al ver que no había respuesta, aclaró. “No importa lo haré yo.”

Con esas palabras se elevó en el aire dejando el combate.

La expresión de Aurora tembló al ver que Arminio ahora tenía tiempo para dedicarse a ella sin necesidad de atender los ataques de Theodore.

Theodore preparó su ataque a larga distancia, su energía psiónica podía ser sentida desde el muelle y Aurora se movió de inmediato.

Su aura roja desapareció sin ser usada y se volvió celeste al instante.

“¡Liam apoyo!” Ordenó Aurora de inmediato.

El dron artillero láser de Liam cambió de los perros demoniacos a Arminio y disparó.

“¡HAHA!”

El luchador recibió el disparo láser de frente cubriendo su cuerpo con su brazo mientras era quemado… Que no fuera cortado a la mitad dejaba ver la fortaleza de su cuerpo.

Por su parte Aurora se elevó de inmediato mientras su aura celeste cubría su espada preparada para atacar.

“Dete…”

Sin darle tiempo para hablar, Theodore soltó una poderosa esfera gigante que parecía un pequeño sol hacia el barco.

Aurora de inmediato agitó su espada con una expresión fría adelantándose al ataque de Theodore y dejando una estela de color celeste.

*BOOM*

Ambos ataques chocaron con potencia, pero la barrera logró su objetivo cuando se hizo pedazo desapareciendo junto al ataque del psiónico.

“¿Qué demonios estás haciendo?” Preguntó Theodore con un rugido.

“Solo cállate. Distrae a Arminio, iré a detener el barco.” Dijo Aurora con seriedad.

Una barrera de Rango S lo estaba cubriendo mientras se iba, pero era posible detenerlo.

Ese fue su pensamiento.

La posibilidad existía… No, desde el principio existía, pero había quienes no tenían interés en esa posibilidad.

Una figura apareció en el cielo como si siempre hubiera estado allí y mientras su túnica revoloteaba por el viento, agitó sus manos sin decir palabras.

Una grieta se extendió por todo el yate superponiendo lo real y lo irreal, lo tangible e intangible.

En esa visión que dejaba ver el poder de un psiónico extremadamente poderoso, el yate fue destrozado en un instante.

Aurora ni siquiera se había movido un paso, antes de que sucediera… Fue rápido, demasiado rápido.

La velocidad de un poderoso rango SS, de un psiónico aterrador.

“Esto ha terminado.” Declaró el Cardenal Auguste mirando a Arminio.

Los ojos de ese luchador se volvieron hacia atrás cuando aullidos y lamentos resonaron en su oído, ante el ataque mental de un poderoso psiónico.

Por su parte, el Señor Demonio Pezak se rio como un lunático y su cuerpo explotó logrando que su carne y sangre cayera en las criaturas demoniacas, haciendo que empezaran a mutar.

Los paladines y las criaturas demoniacas siguieron luchando para exterminarlas, pero Aurora miró al yate totalmente destrozado cuyos restos se hundían profundamente.

No quedaba nadie vivo.

“Esto fue lo correcto.” Dijo Theodore con seriedad pasando por su lado sin molestarse por ser detenido.

¿Esto fue lo correcto?

Había problemas al detener el yate debido a que no podían devolver a las criaturas al lugar de origen y era la Iglesia del Orden quien apoyaba el exterminio… Al final era posible que este fuera el resultado sin importar las maneras.

Pero ella igual se siguió moviendo contra la marea e incluso en ese momento se movería para tratar de evitarlo.

¿Era lo correcto?

A sus ojos no lo era.

No discutió, no gritó y no expreso sus ideales.

Solo guardó su espada y descendió a donde su amiga y luego le hizo una señal a Liam para que la siguiera.

No miró hacia atrás, solo siguió hacia adelante metiéndose en la oscuridad de la noche.

Ambos compañeros se quedaron en silencio, si saber que decir y con sus propios pensamientos, pero Aurora siguió caminando hasta que estuvo lejos.

Tal vez para ellos este camino era lo correcto, Aurora lo entendía.

Cada persona tenía un camino diferente, ideales diferente y opiniones diferentes.

Era similar a ella y al igual que para ellos la exterminación era correcto, ahora ella haría lo correcto.

“¿Todavía sigue en pie tu propuesta?” Preguntó Aurora a Liam.

Liam que llevaba una expresión fría, asintió.

Tenía que hacer lo que ella pensaba que era correcto… Como todos.

******

En un almacén llenó de carne viscosa de color negruzco, algo se retorció en su interior.

Como si estuviera creciendo lentamente en el estómago de una criatura bizarra, una mano se extendió desde adentro queriendo salir y luego unos cuernos rompieron la delgada carne.

Líquido negro y extraño fue liberado del interior, dejando una criatura a la vista, quien se arrastró por el suelo.

La criatura era un demonio rojo, delgado y alto… Era el Señor Demonio Pezak.

“Gracias Señora por permitirme librarme de la muerte…” Murmuró Pezak orando en silencio a pesar de que su cuerpo estaba debilitado.

Había pasado por un ritual conocido como el ‘clon de carne y sangre’, era un ritual que le permitía a un individuo poseer otro cuerpo idéntico creado a partir de una masa de carne y sangre de varios sacrificios.

Teóricamente su ‘alma’ pasaba al otro cuerpo un tiempo y luego regresaba a su verdadero cuerpo, pero era peligroso.

Una barrera que aislé al espacio puede hacer que tal ritual no funcione, o alguna otra clase de interferencia de los individuos que eran conocedores del ‘alma’ también podía hacer lo mismo.

Sin embargo, todo cambiaba con el apoyo de la Diosa Malvada.

Larzura, Diosa de los Hedonistas, el Libertinaje y la Libertad, lo bendijo con la libertad de librarse de ataduras y eso hizo que su ‘alma’ pudiera volver a su cuerpo original.

Esa ‘Autoridad’ hizo que barreras mundanas no pudieran detenerlo.

Tras rezar con su cuerpo extremadamente agotado por el ritual, Pezak se limpió con un artefacto la viscosidad negra y luego se puso ropa.

Con otro artefacto limpió el lugar y salió afuera, sintiendo que no había barrera espacial que impedía sus movimientos.

Eso significaba que estaba lejos de la ciudad Mamaia-Sat y podía irse usando magia espacial o un pergamino.

Afuera de esa pequeña habitación, se encontraba un almacén en el que estaban presentes varios goblins.

Eran los más pequeños entre ellos, los ‘diablillos’ aquellos que parecían no tener tanta inteligencia, tenían una alta tasa de natalidad y sus deseos más oscuros eran más fáciles de liberar.

“Una pena que tenga que sacrificar a los otros, pero sirvió.” Comentó Pezak con una risa animada.

Los otros eran fuertes, sin duda, pero su tasa de natalidad y tiempo de desarrollo se alargaba demasiado y eso significaba que tendría que dedicarle tiempo.

Sin embargo, con estos individuos no era así y si se le agregaba la bendición de su ‘Gran Señora’, podían convertirse en lo que los llamados ‘jugadores’ no deseaban.

“Claro, todo fue gracias a ti.” Dijo Pezak mirando a la oscuridad en donde una figura se cubría usando todo tipo de artefactos.

No deseaba que lo grabaran o que lo identificaran… Era inteligente al intentar ocultarse.

Después de todo, un mago mental o un psiónico centrado solo en la mente podía revisar su memoria si era atrapado y eso significaba identificarlo a través de los recuerdos.

Para decirlo de otra forma era paranoico.

“Espero que no nos volvamos a ver.” Gruñó ese individuo.

Como había cambiado su voz con otro artefacto sonaba gruesa y vil, como una criatura demoniaca.

Pezak se rio entretenido al sentir las emociones de animosidad de la otra parte.

“Arminio fue una perfecta distracción. Era arrogante, confiado y parecía querer tragarse al mundo. En cambio, tú eres más inteligente, tus antecesores estarían orgullosos.” Comentó Pezak con una risa.

Buscar a Arminio Petra para que participara en el ataque demoniaco que preparo y luego que lo ayudara ahora, no fue porque estaba desesperado, simplemente se trató de que era parte de su plan.

El Cardenal Auguste era un hombre aterrador, era muy posible que estuviera en el muelle desde que todo había comenzado sin informarle a nadie.

Esperando paciente, ocultó a la vista de todos.

Arminio y todos esos goblins que fueron sacrificados fue una gran distracción y por eso tuvo que arriesgarse al realizar ese ritual.

Todo mientras un aliado más silencioso aceptaba la tarea de llevar a los demás goblins lejos.

“No me llames y nunca más te comuniques conmigo. Desde ahora no tenemos ninguna conexión.” Gruñó el individuo con una voz fría y uso un pergamino para irse.

Pezak lo vio irse con una gran sonrisa.

Los pequeños ‘diablillos’ no eran su mayor recompensa, eso era…

“Brrrahhh!”

Llantos guturales resonaron en este lugar y Pezak sonrió al ver las pequeñas criaturas de las otras ‘castas’ que había tomado a la fuerza.

Los adultos eran problemáticos de criar, pero si se esforzaba con los pequeños dándole los grandes valores que predicaba su ‘Gran Señora’, entonces ellos se convertirían en individuos perfectos.

Un gran riesgo podría traer una gran recompensa.

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.